Imágenes de páginas
PDF
EPUB

á quien venderlos sino á Españoles, éstos se lo han de comprar á cambio de ropas ó lo que necesiten, como lo hacen los Ingleses, y han de tener la libertad de conducirlo á Granada para venderlo en las provincias de Nicaragua, respecto de que se constituyen como los demás vasallos de S. M. Resp.o. No se les inmpedirá lleven el cacao y los demás efectos á las provincias del Reino que quisieren como los demás vasallos de S. M., y para el efecto se le darán por mí los pasaportes necesarios. Prop.o 4. Por la misma razón de someterse al dominio de S. M. se les ha de permitir siembren haciendas de cacao en el valle de Matina, para lo que se les han de dar tierras como los demás vecinos. Resp.” Concedido y se les darán las tierras que quieren, respecto de haberlas abundantes. Prop.o 5. Los indios Moscos pequeños han de poder venir á esta ciudad á aprender Castilla, leer, escribir y Doctrina Cristiana, en donde los han de educar y baptizar. Resp. o Como en esto se intereza la honra de Dios pueden venir todos, antes hoy que mañana. Prop.o 6. Siempre que con la licencia de este gobierno pasasen sus piraguas á Granada con cacaos ú otros frutos, el castillo no los hacer daño alguno. Resp.o Pasaré los oficios que correspondan al gobernador de Nicaragua para que no los incomoden en el Castillo ínterin que el Muy Ilustre Señor Presidente manda al Castellano lo que tuviere por conforme. Prop." Al Almiral Dilson se le ha de mandar por el gobernador de Cartago un bastón con su puño de plata, en señal de que no se faltará á cosa alguna de lo aquí estipulado. . Resp." Este ya se le ha remitido. Me ha parecido conveniente trasladar á V. S. este interrogatorio, así para no hacer mi narrativa más difusa como para que V. S. pueda formar idea del carácter de esta nación, porque en términos fueron capitulados conmigo según se advierte. Su ingenio y capacidad se descubren superiores á los demás que he visto, y aunque la inconstancia, carácter inseparable de todo indio, da mérito para vivir desconfiado de cuanto ofrecen, como no hay otro camino que seguir para llegar al punto de su redución, parece que la de éstos se halla cercana, así por el afecto que muestran á la cristiandad como porque para abrazarla no tienen que despreciar religión alguna, porque sólo viven á su libertad, sin adoratorios, ídolos ni otras cosas comunes á los demás gentiles, á excepción de algunas supersticiones no difíciles de desterrar por el mucho ingenio de estas gentes.

Para procurar radicar la amistad de estos indios contemplo preciso el que V. S. dispense se pueda sacar aguardiente, porque no siendo posible tenerla aquí del Perú, es una gente muy inclinada á esta bebida y que en negándosela les parece los tratan mal y se disgustan; y cuando V. S. tuviere á bien así mandarlo es necesario exortatorio del Señor Obispo Diocesano, para que suspenda la censura por lo perteneciente á este caso; y respecto á que exponen vendrán muchos más á esta ciudad con freqüencia se ha de servir V. S. prevenirme si para darles algunas menudencias de cintas, cosa tan precisa en su codicioso genio, sombreros, &.a, podré usar de algún caudal de esta real caja y también de dónde y cómo se les ha de dar ó no pólvora, balas y escopetas en cambio del carey, como lo solicitan, atendiendo á que negándoles esto es imposible apartarlos de los ingleses que es constante se lo facilitan, suplicando á V. S. se digne prevenirme sobre todos los particulares de su capitulación expresada con la posible brevedad, respecto á que á fines de octubre próximo han quedado de volver y piensan quitar á los ingleses de la costa en el venidero Marzo.

No escuso decir á V. S. que estos Moscos han expresado que el inglés Enrique Corriente, que vive en la costa de Blaufil, quiere fortalecer el mismo sitio que yo expongo en mi informe de este día y que para ejecutarlo no aguarda más que la guerra con España, que no tardará en declararse; y consiguiendo tener de nuestra devoción esta gente es importantísima para anticiparnos á su pensamiento, por la utilidad de contar con estos enemigos menos y con sus piraguas para el transporte de tropa, víveres, &., que en este caso pueden salir parte para el valle de Matina y lo demás necesario para la laguna de Granada, siendo la operación de mi proyecto en este caso mucho más fácil y menos arriesgada.

Nuestro Señor guarde la importante vida de V. S. muchos años. Cartago, 14 de Julio de 1769.=Muy Ilustre Señor=Beso la mano de V. S. su más atento servidor= Josseph Joachín de Nava.

Muy señor mío: se ha examinado con la correspondiente circunspección y pulso el asunto que contiene la de Vmd. de 14 de Julio de este año sobre la salida y propuestas de los tres capitanes Mosquitos Yasparal, Yani y Bersa; y de resulta he resuelto en cuanto á la primera capitulación aprobarla y aceptarla, remitiendo para el Almiral Dilson la patente de gobernador de los Moscos por S. M. C., como lo ejecutaré por el siguiente correo. En orden á la segunda también la apruebo en cuanto al cange de Caribes á cambio de cacao ó de otros frutos del país, al precio regular que Vmd. expresa, aceptándose los socorros que facilita la caridad y apostólico zelo de los R.R. P.P. Misioneros para este fin hasta donde alcanzen, y ministrándose lo demás de cuenta de S. M. Llegado el caso de verificarse el rescate de algunos de estos infieles, queda á la discreción y prudencia de Vmd., de acuerdo con los R. R. P.P. Misioneros, el destinarlos á las reduciones que parezca conveniente y el procurar alejarlos cuanto se pueda de los confines de los de su nación y de las montañas rayanas á los Zambos Mosquitos, para evitar así toda ocasión, no sólo de fuga sino de sospechosa comunicación, pues debe precaverse el que algunos de éstos los introduzcan con título de cange los Zambos y Mosquitas ó los ingleses por su mano, para que les sirvan de exploradores ú otras ideas perniciosas á la seguridad del Estado. Y en cuanto á su buen trato y atención á su enseñanza y cultivo de los dogmas de la Religión, juzgo superfluo cualquiera recuerdo, estando á cargo de los R.R. P.P. Misioneros y respectivamente de Vmd. esta importancia. Sobre la capitulación quinta me ha parecido muy bien la pronta condescendencia de Vmd. y el deseo que les manifestó de que con la mayor brevedad pusiesen en ejecución el designio y ofrecimiento de conducir á esta ciudad los niños pequeños para aprender nuestro Castellano, leer, escribir y los dogmas de nuestra religión, pues de estos párbulos se debe esperar mayor fruto y constancia que de los adultos. La séptima igualmente la apruebo. En cuanto á las demás que no van mencionadas doy cuenta á S. M., dejando á su soberano arbitrio la mejor resolución, y en el ínterin no se les debe permitir lo que en ellas solicitan, dándoselo así á entender con modo tal que no se disgusten y esperanzándolos de que siempre que nos den pruebas reales de su fidelidad y constancia con nuestra amistad y obediencia á S. M., no sólo se le concederán dichas propuestas sino que serán distinguidos de los demás indios de la monarquía, con privilegios, exempciones y favores de nuestro soberano, como vasallos que voluntarios le han reconocido por dueño y señor. Por lo respectivo al fuerte que Vmd. propone en su informe de la misma fecha, deseoso de anticiparse con este proyecto al del inglés Henrique Corriente que vive en la costa de Blaufil, no se puede hacer novedad sin orden expresa de S. M. Aunque también debe ésta esperarse para acceder á las capitulaciones que van excluidas, por el riesgo del comercio y otras consideraciones importantes debe Vmd., sin embargo, tener presentes las disposiciones de las leyes primera y novena del título cuarto de las Recopilaciones de estos reinos, libro cuarto, pues de este arbitrio se puede usar en virtud del que nos deja S. M. en ellas. Sobre todo Vmd. procure informarse y asegurarse si los Zambos se hallan unidos ó no con los Mosquitos para sacudir el yugo de la dominación inglesa, y si en el caso de no unirse con los Mosquitos serán capaces de sojuzgarlos. También convendrá el que Vmd. haga entender á los Mosquitos que la primera y principal prueba que deben darnos de su inclinación y amor al dominio de nuestro soberano es el hostilizar á los ingleses establecidos en nuestras costas, pues estamos en el concepto de que sus fuerzas son muy superiores á las de los Ingleses y que mientras los permitan vivir con quietud en nuestras costas deberemos desconfiar de su sinceridad. Espero del acreditado zelo de Vmd. que continuará con esta nación los oficios más oportunos para mantenerla á nuestra devoción, de suerte que no llegue á desconfiar de nuestra sinceridad y deseos de su redución con ventajas á los alivios que logran entre los Ingleses, y que continuará Vmd. con intermisión dándome los avisos correspondientes de cualquiera novedad y de lo demás que sea del servicio de ambas Majestades: la divina guarde á Vmd. muchos años. Guatemala, 15 de diciembre de 1769.=Besa la mano de Vmd. su mayor servidor = Pedro de Salazar = Señor Don Joseph Juachín de Nava,

« AnteriorContinuar »