Imágenes de páginas
PDF
EPUB

recurra á V. M., como creo se habrá hecho, para que el Superior Gobierno de este Reino de Guatemala franquee los un mil tercios de Tabaco de esta Provincia para que, provado por los consumidores de aquel Reino, se vea si puede ó no seguir la contrata por los indicados cinco años que propone Marres, en que sin duda resulta ventaja á la R.1 Hacienda. Esta es tan patente, que hallándose en la Costa del Sur de esta Provincia el Puerto de Caldera, grande, abrigado y limpio, donde cargan las embarcaciones el Tabaco que conducen á varias partes de este Reino, pueden cargar en el mismo el que lleven á Lima, siendo la navegación del Mar del Sur más favorable y proficua á V. M. que la del mar del Norte, así por que no se experimenta en aquél en tiempo alguno las borrascas y Tormentas que en éste, como también por que en tiempo de Guerra no hay los riesgos de enemigos que en el mar del Norte, donde los Corsarios superabundan en el Cabo de San Antonio, Costa de Honduras, las de Cartagenay la Guaira, á cuyos riesgos ha de agregarse también á la consideración el Costo crecido de la condución del Tabaco por tierra á Lima. De todo lo cual ó de la mayor parte de estos gastos y riesgos estaría exento V. M. si desde el citado Puerto de Caldera se conduxesen los Tabacos de Costa Rica á los Reinos del Perú y Lima, lo que humilde y rendidamente propongo á V. M., compelido de mi obligación y estimulado de la estrema miseria en que se hallan estos vasallos, quienes absolutamente carecen de todo comercio y que por la retirada situación de la Provincia que habitan no pueden gozar del interior que disfrutan entre sí las demás de este Reino; por lo que á V. M. con toda veneración y respeto suplico se digne inclinar su Real y Paternal corazón hacia á estos vasallos, quienes por el órgano de su Gobernador piden con todo rendimiento tenga á bien mandar al Superior Gobierno de este Reino que inmediatamente se franquee, facilite y remita los un mil quintales de Tabaco de esta Provincia que solicita el Virrey de Lima para prueba, y formalizar la contrata con Don Raymundo Marres, en caso de convenir á V. M. y á aquellos vasallos con la circunstancia de que Concurra el Apoderado que dicho Marres tiene en esta Ciudad á la elección del consabido Tabaco, para precaver por este medio el fraude ó equivocación que pudiera haber en perjuicio de estos y aquellos vasallos: gracia importantísima que esperan recibir estos sus fieles vasallos de la beneficencia de nuestro Católico benigno Soberano que Dios gue.=Cartago de Costa Rica, cuatro de Julio de mil setecientos noventa y ocho.=Señor=A los Reales pies de V. M.=Tomás de Acosta.

Don Tomás de Acosta informa al presidente de Guatemala sobre pompas fúnebres y toques de campanas en la ciudad de Cartago.—Año de 1801 (0.

M. I. S. = Cree el gobernador de Costarrica que en poco lugares podrá darse con más propiedad entero cumplimiento á la soberana real orden sobre la pompa en los funerales y toques de campanas que en esta provincia, tanto por su situación local, que es lejos de todo el mundo, como su ningún comercio, notoria y acreditada pobreza.

El entierro de mayor pompa es menos que el llano de otras partes. El cadáver se conduce en una cuna pintada de blanco, la carpeta que le tapa es de algodón teñido de negro, no lleva cogines bajo la cabeza sino sus propias almohadas que tenía en la cama antes de morir. Las luces no pasarán de veinte y cinco y cuando más cincuenta, éstas como de poco más de tercia de largo y grueso del dedo gordo, de cera negra que se coge en los montes, con una capa de la misma cera que se blanquea, y se compran hasta á dos por medio real.

La tumba ó mausoleo es de dos mesas unidas y sobre ellas un banquillo de tres cuartas de alto y tercia de ancho que nombran tumbilla, y encima de éste se ponen tres candelas y las demás al rededor de las mesas, las cuales, como también la tumbilla, se c1tbren con paños negros de algodón. Así es la práctica en esta ciudad y en sus poblaciones mucho menos.

El toque de las campanas que las iglesias hacen con dos que tiene cada una es arreglado, y sólo en las mismas rezadas que no tienen hora señalada se avisa con un toque de una campana durante como un minuto para que concurran las gentes, que viven algunas retiradas. Es cuanto

(1) Archivos Nacionales de Costa Rica. —Sección Histórica.

puede el que habla en cumplimiento de lo mandado á V. S. en el particular, aunque lato por parecerle conveniente para la mayor inteligencia de lo que es esta provincia. = Dios, etc. Cartago, 2 de Setiembre de 1801.= M. I. S.=Thomás de Acosta=M. I. S. P. Don Antonio González Saravia.

Don Tomás de Acosta representa á la audiencia de Guatemala el incremento que va tomando la lepra en la provincia de Costa Rica.—Año de 1802 (0.

M. P. S.=D.n Thomás de Acosta, gobernador de la provincia de Costarrica, tiene la honra de hacer presente á V. A. que con fecha de 31 de Mayo de 1798 manifestó á ese regio tribunal el incremento que del año 735 ó 738 hasta aquélla había tenido aquí el contagioso, horroroso y mortífero mal de la lepra llamado comúnmente de San Lázaro, al que habiendo dado principio una sola persona por los años indicados, según las noticias que adquirió entonces, se halla hoy extendido en casi toda la provincia. Vuestro gobernador acompañó á aquella exposición una lista de los que había notoriamente conocidos por lazarinos y representó cuanto juzgó del caso para que se recogiesen á un solo y determinado paraje todos los acometidos de lepra para cortar el contagio.

Con fecha de 18 de Marzo de 1800 recibió del escribano de la intendencia de León unas diligencias creadas en esa superioridad sobre el asunto de que trata, las que devolvió evacuadas del mejor modo posible en 11 de junio de dicho año al gobernador intendente de Nicaragua, como se le prevenía; y en 26 de Enero de 801 se expidió por el Señor Presidente D.n José Domás y Valle un despacho en que se conceden las tierras realengas de la Candelaria, siempre que se verifique el proyecto de formar allí la población para los lazarinos como se propuso, expresando el mismo despacho que el expediente sobre la materia volviese á V. A. para la solución de los demás puntos contenidos. Sin ésta no puede efectuarse el proyecto saludable que se solicita, por ser indispensablemente necesario la cooperación de todos los vecinos de esta provincia, sin

(1) Archivos Nacionales de Costa Rica.—Sección Histórica.

« AnteriorContinuar »