Imágenes de páginas
PDF
EPUB

En la junta celebrada en esa ciudad sobre esta materia hice presente á V. S. cuanto me pareció conveniente en el particular, pues como V. S. es en quien solamente residen facultades para deliberar lo que se debe practicar con el fin de evitar sigan estos daños, lo verifico nuevamente, protestando los perjuicios que en lo subcesivo puedan esperimentarse, principalmente en los que corremos con esteramo; y suplico á V. S. encarecidamente se sirva resolver con arreglo á las superiores determinaciones que tenga sobre el particular del Exmo. Sor. Presidente, con la brevedad que le sea posible, lo que estime conveniente, dándome recibo de este oficio. = Dios guarde á V. S. muchos años. Población de San José, Enero 28 de 1812. = Manuel Alvarado = Señor Gobernador D. Juan de Dios de Ayala.

Sor. Gobor. y Comandante de las Armas=Don José María de Peralta, Capitán retirado, Procurador Síndico, y don Manuel Sáenz, Teniente de este Batallón de Milicias Provinciales, ante V. S., como más haya lugar, parecemos y decimos que de los cinco estanquillos de aguardiente establecidos en esta ciudad se remataron dos de ellos en nuestro favor en el año próximo pasado, cuyo arrendamiento dió principio en primero de Octubre del mismo año y debió correr hasta en igual fecha del presente, según consta de la correspondiente escritura; pero como ocurrió la novedad en la Población del Sr. San José de esta gobernación, que hizo presente á V. S. por escrito Don Manuel Alvarado, y ésta manifestó V. S. á la junta que á efecto de resolver lo más acertado convocó V. S. á su casa, resultó de ella el que se mandasen suprimir todos los de la Provincia en presunción de que la altanería de los que atropellaron al estanquillo de la citada Población no se fuese propagando; mas de resultas de esta providencia siguió un sin número de sacadores y públicos vendedores de Aguardiente establecidos á su antojo y en tales términos que en las calles y plazas de esta ciudad se tropieza con las botas de aguardiente, en perjuicio no sólo de nuestro derecho y gravísimo quebranto de los intereses que hemos invertido para la sostención de dichos dos estanquillos, sino también de aquel ingreso que hacíamos á Real Hacienda; en cuya virtud, habiendo cesado ya, como han cesado, las miras que motivaron la espresada providencia, ya es tiempo de que V. S. mande, como rendidamente le suplicamos, se nos restablezca á la posesión de nuestros estanquillos que legítimamente administrábamos, para que en alguna parte restauremos del quebranto grave que hemos sufrido y la Real Hacienda haya este interés que necesita más que otras veces, según las grandes atenciones del día; y respeto de que ya en todo este reino se disfruta de la mayor tranquilidad, gracias á nuestro dignísimo Capitán General, no hay mérito de que por este restablecimiento haya altanería, pues bien persuadidos están de los superabundantes recursos de V. S. para escarmentarlos; á que se agrega que el vecindario de esta ciudad jamás intentó tal perjuicio á la Real Hacienda y sí apetecen el restablecimiento y orden de estos Estanquillos en cuyo crédito aseguramos á V. S. ser grande el número de personas que nos ha hablado para que hagamos á V. S. esta petición, que hemos omitido hasta esta fecha con respeto á que el Noble Ayuntamiento tenía hecha representación á S. E. al mismo efecto; pero no habiendo resultado contestación, hacemos á V. S. nuestra súplica, satisfechos de que en el Guanacaste y Nicoya, lugares de la Intendencia de León, se pusieron según antes estaban; y nos prometemos que á imitación del restablecimiento de los de esta ciudad sigan los otros de esta Provincia, en que ingresa la caja una regular cantidad sin hacer erogación alguna.

Por tanto, habiéndonos V. S. por presentados, esperamos se sirva V. S. promulgar bando para que nadie nos perjudique en nuestra posesión y venta de aguardiente, facultándonos para el zelo y esterminio del clandestino, por ser así de justicia que pedimos, y juramos no proceder de malicia. Cartago, once de Setiembre de mil ochocientos doce.=José Mar.a de Peralta = Manuel Sáenz.

Otro si decimos que por puestos en posesión que seamos, se nos ha de reemplazar el tiempo que hemos perdido y se deducirá por la fecha del bando en que se suprimieron hasta la que volvamos á entrar en posesión, pues nuestra escritura se contrae á un año entero. = Peralta = Sáenz.

En lo principal y otrosí, con el expediente que motivó la suspensión de los estanquillos, pase este pedimento al Ledo. Don Rafael Barroeta, con cuyo dictamen se proverá. Lo mandó y firmó el Señor Don Juan de Dios de Ayala, Gbor. y Comandante Gral. de esta Provincia, en Cartago y Setiembre doce de mil ochocientos doce años, por ante mí, de que doy fe. = Ayala—José Stos. Lombardo.

En la misma fecha pasé este pedimento, con el espediente que se previene, al estudio del Sr. Lcd. Don Rafael Barroeta, todo con fojas- 12 útiles: quedó conocimiento. = Lombardo.

Señor = Propagándose de día en día con rapidez lamentable el vicio de la embriaguez, me veo en la precisión de suplicar á V. S. que en obsequio de la honrra de Dios, bien espiritual de las almas y tranquilidad pública se digne adoptar la más seria providencia á fin de cortar con tiempo los funestos progresos que está haciendo el aguardiente, pues cada día es mayor el número de los ebrios y por consiguiente mayores las consecuencias que trae consigo la destemplanza. Espero pues de V. S., que siendo una de sus primeras providencias el restablecimiento del estanco, detallará en lo demás conforme á mi súplica.

Dios guarde á V. S. muchos años. Valle Hermoso, Setiembre 11 de 1812.=José María Esquivel = Sor. Gbor. Don Juan de Dios Ayala.

Estando el vicio del aguardiente en el centro de esta población y sus términos tan estendido de que ya hasta los muchachos, mujeres y demás lo beben como agua, y que en las más de las casas se hallan las botijas llenas, siendo lo peor que ni aun aguardiente bueno vende nadie sino malísimos, que parecen unas chichas, por lo que en cumplimiento de mi obligación salí de ronda y amonesté de que no se vendiesen aguardientes pena de cinco pesos de multa y ocho días de cárcel, y el aguardiente que se encontrase derramado, con el fin de que sólo en una parte ó dos se vendiese bueno y que no se estendiese tanto el mal vicio de la embriaguez; y á los ocho días se me dieron varias denuncias de que seguían sin haber hecho caso de lo mandado, por lo que volví á salir, y habiendo encontrado el aguardiente en casa de los mismos que estaban reconvenidos, les boté algún poco y los mandé á la cárcel por la falta de obediencia. De esto ha resultado que el Alcalde Salinas me ha perdido el respeto y me ha dicho públicamente que todos han de vender aguardiente y que así mismo les ha de dar licencia para que lo saquen generalmente, como también lo ha de vender él públicamente en los corredores de su casa, para ver si allí le iba yo á estorbar que lo vendiesen, y otras muchas desvergüenzas producidas contra mi honor, queriendo salvarse con decirme que él era de la patria y que había de ver por ella, dándome á entender de que yo hacía injusticia. Con buen giro, Señor, quiere este sugeto hacer progresar á su país. En esta virtud y en la de que ya me es imposible el poder seguir ejerciendo la jurisdición acompañado con semejante sugeto, pues quedo espuesto á que me vuelva á perder el respeto, suplico á V. S. se digne depositar mi vara en otro y así mismo indemnizarme de que Salinas no tenga que intervenir en asuntos míos. Y debo decir á V, S., para su gobierno, que anda diciendo que los sacadores de aguardiente están alborotados y que él les dice hacen bien; pero si es así, él es el que los anda sugiriendo. 4 Dios guarde á V. S. muchos años. Heredia y Setiembre 14 de 1812.=Pedro Ant.o Solares=Sor. Gbor. de esta Provincia Don Juan de Dios de Ayala.

Éste y el anterior oficio del P. Cura del Valle Hermoso pásense al Lcdo. Don Rafael Barroeta en donde pára la solicitud de Don José María Peralta y don Manuel Sáenz que tratan sobre la materia. Lo proveyó, mandó y firmó el Sor. Don Juan de Dios de Ayala, Gobor. y Comandante Gral. de esta Provincia, en Cartago y Setiembre quince de mil ochocientos doce años, por ante mí, de que doy fe.= Ayala=José Stos. Lombardo.

El asesor dice que en los asuntos que tienen trascendencia con la tranquilidad pública ha tenido V. S. la práctica de determinar en junta de Cabildo y vecinos. En ella se determinó la estinción de los estanquillos en veinte y nueve del inmediato Enero, y aunque se dió cuenta al Exmo. Sor. Capitán Gral., nada ha resuelto S. E. sobre restablecimiento de estanquillos y sí aprobó por oficio la supresión que se había decretado con calidad de «por ahora» en la citada junta.

Para proveer, pues, sobre el particular que solicitan Don José María Peralta y Don Manuel Sáenz sobre establecimiento de estanquillos, en lo que coinciden el Párroco del Vallehermoso en su oficio de once del corriente y Don Pedro Solares, Alcalde ordinario de Heredia, en otro igual de catorce del mismo, me parece que V. S. se sirva citar Junta de Cabildo y vecinos, extendiéndola de éstos á los de Heredia y Vallehermoso, por haber dado lugar las conmociones esperimentadas en esta Población á la supresión decretada y por enunciarse que en Heredia se piensan sostener los sacadores de aguardiente en la libertad de sacarlo; y en esta junta podrá proveer V. S. sobre remedio de los males que ha producido esta libertad de aguardiente, consultando siempre á la pública tranquilidad. Cartago y Setiembre 15 de r812.=Rafael Barroeta.

Hágase como parece al Ledo. Don Rafael Barroeta, y en su consecuencia pásese oficio á los Alcaldes ordinarios de Vallehermoso y Heredia para que con los Ministros de Real Hacienda y vecinos principales de aquella población asistan á la junta que para el indicado efecto se ha de celebrar el viernes diez y ocho del corriente, para cuyo día por el portero de cabildo se hará igual citación en esta ciudad.

Lo proveyó, mandó y firmó el Sor. Don Juan de Dios de Ayala, Gobor. y Comand." Gral. de esta Provincia, en Cartago y Setiembre quince de mil ochocientos doce años, por ante mí, de que doy fe.=Juan de Dios de Ayala=José Stos. Lombardo.

En la misma fecha se pasaron los oficios prevenidos y se dió la orden al Portero de Cabildo para la citación mandada hacer.=Lombardo.

« AnteriorContinuar »