Imágenes de páginas
PDF
EPUB

En la ciudad de Cartago y casa de Gobierno, á los diez y ocho días del mes de Setiembre de mil ochocientos doce años. En cumplimiento de lo mandado en el auto anterior se juntaron el Noble Ayuntamiento de esta dicha Ciudad, los Ministros de Real Hacienda, los Alcaldes ordi narios de las poblaciones de Vallehermoso y Heredia y muchos de los vecinos principales de éstas y este vecindario; y habiéndose hecho lectura de estas diligencias y en su consecuencia enterados todos del fin á que se dirige esta Junta, después de haber conferenciado y reflexionado maduramente sobre el particular, se acordó lo siguiente:

Que sea libre la fábrica de Aguardiente por los que puramente sean dueños de trapiche ó cañaveral, y sea prohibido todo aguardiente que no sea hecho de caldo de caña. Que sea prohibida la fábrica de aguardiente hecha de dulce ó de otro cualesquiera mixto. Que el aguardiente que se ha de hacer de caldo de caña sea de buena calidad, del que se llama de cordón, siendo libre el precio á voluntad del vendedor. Que en cada lugar sólo se pueda vender el aguardiente que en el mismo lugar se fabrique, y se pierda todo el que se vaya á vender á distinto lugar. Que en las poblaciones de Matina, Esparza, Bagaces y Las Cañas, que no hay cañaverales, se haga de dulce, sin otro mixto. Que para que los jueces puedan celar las embriagueces, señalen en cada lugar, y no en varios, el vendedor ó vendedores que sean necesarios para el abasto, á quienes los fabricantes pagarán el vendaje en que se convengan. Que el aguardiente que se venda por cualquiera otro que los vendedores señalados caiga en decomiso. Que á los ebrios se ponga la pena del bando del superior gobierno, y que á los Españoles y Mestizos se imponga la de dos meses de obras públicas, y si incurriese algún pudiente en las penas de ebrios, podrá librarse de la que le corresponda por un donativo de veinte y cinco pesos para sostener la guerra contra los Franceses. Que los vendedores no pueden vender el aguardiente de la oración para adelante, y si lo vendieren incurre el vendedor en la pena de ebrio, de que podrá eximirse con los veinte y cinco pesos de donativo. Que se publique por bando esta providencia para su debida inteligencia y cumplimiento que deberá observarse en todas sus partes después de ocho días de su publicación,

[ocr errors]

cuyo término se concede para el consumo de los aguardientes fabricados hasta ahora. Que igualmente se reitere el bando contra los portadores de armas prohibidas, insertándose en éste los párrafos que corresponda, cuyo cumplimiento de todo se encarga estrechamente á los respectivos jueces de esta Ciudad y Poblaciones. Con lo cual se concluyó esta junta que firmaron los Sres. de que se compone, de que doy fe. = Juan de Dios de Ayala = Rafael Barroeta = Miguel Angel Núñez del Arco=Féliz Alvarado=José Ram.o Ugarte=Pedro Anto Solares = Camilo de Mora = José Ana Ximénez = José Angel Pérez=José Maroo de Valenzuela=Maroo Montealegre=Baltasar de Echavarría=Man. Garca Escalante= Man. Alvarado=JosefYgno de Rucabado=Gregorio Vlloa =Joaq.o Ydalgo = Blas Pérez = Ylario Zeledón = Fran.o Castro=Cypriano Fernández=Benito Alvarado=Mauricio Zalinas de Almengola=Juan Man. Cervantes=José Gabro del Campo=Pedro Antonio López=Ante mí=José Stos. Lombardo. En la misma fecha se libró el bando prevenido.

Autos hechos con motivo de una exención de derechos de aduana pedida por D. Antonio Figueroa. —Años de 1810 á 1812 (0.

Exelentísimo Señor=Con motivo de haber exijido los oficiales reales de Portovelo á Don Antonio Figueroa el tres por ciento de mil pesos que embarcó en la Goleta Santísima Trinidad para las islas de San Andrés, consulta V. E. en carta de diez y nueve de Diciembre del año próximo anterior si al dinero que sale de aquel Puerto para dichas islas y costas de los Mosquitos se ha de hacer esta exacción, según dispuso el visitador Don Juan Gutiérrez de Piñeres el año de mil setecientos ochenta y uno, ó si ha de ser libre en su vista, se ha servido el Rey declarar por indebida é injusta la exacción hecha á Figueroa, mediante á que por la real orden de veinte de Noviembre de mil ochocientos tres se exhime de toda contribución al comercio que hagan aquellas malsanas costas con nuestras colonias. Por consiguiente, aun cuando el auto de Piñeres estuviera aprobado por S. M. se entendería derogado por la orden posterior, y es su real voluntad que se devuelva á Figueroa lo cobrado sobre los mil pesos, previniendo V. E. aquellos oficiales reales sean más exactos en cumplir las órdenes del Rey y las franquicias que se conceden á beneficio del Comercio, sin vejar á éste con exacciones indebidas. Lo comunico á V. E. de su real orden para que disponga su cumplimiento. Dios guarde á V. E. muchos años. Aranjuez, veinte y tres de Junio de mil ochocientos seis.= Soler=Señor Virey de Santa Fe—Ks copia = 5a«ta Fe, primero de Abril de mil ochocientos siete.^Recibida por la vía de Caracas en veinte de Marzo anterior la Real orden que comprende la copia antecedente, se obedece en debida forma, y para la providencia ó providen

(1) Archivos Nacionales de Costa Rica.— Sección Histórica.

cias relativas á su cumplimiento pase al Señor Asesor General del Vireinato con el expediente del asunto á que se contrae.= Amar =José de Leiba=Santa Fe, Abril tres de mil ochocientos siete=Guárdese, cúmplase y ejecútese lo que S. M. manda en esta real orden que se comunicará al Tribunal de cuentas y oficiales reales de Portovelo y al Gobernador de la isla de San Andrés, para que haciéndola saber al interesado pueda ocurrir á percibir los derechos que se le manda devolver.= (Hay dos óricas)= Bustamante.=Corresponde con la Real orden y demás insertos que obran en el expediente promovido por el Gobernador de la isla de San Andrés Don Tomás O'Neille sobre la exacción de derechos que se hacen en la Aduana de Portovello á los colonos de esa Isla, sin embargo de las franquicias concedidas por S. M., y lo exijido á D. Antonio Figueroa, á que me remito. Santa Fe y Abril trece de mil ochocientos siete años.= Ramón Bustamante= Es copia de la real orden que se halla en estos Reales oficios de nuestro cargo, á que nos remitimos y de que certficamos. = Real contaduría de Portovelo, ocho de Abril de mil ochocientos nueve.= Lorenzo Corbacho = Manuel Hernández=Es fiel copia de la que queda en el archivo de este Gobierno. Isla de San Andrés, veinte y cuatro de Agosto de mil ochocientos cuatro.=Tomás O'Neille. Señor Gobernador y comandante de las armas=Don Antonio Figueroa, maestre de la Goleta María, procedente de la isla de San Andrés, por los fueros que el derecho me permite é instruido del que me compete, ante V. S. parezco diciendo que habiéndoseme cobrado por el Receptor de alcabalas de esta provincia los derechos de los efectos que portó dicha Goleta á esta ciudad, siendo como es indebido, prohibido é injusto este cobro, como lo hago ver por la real orden que presento y pido se me devuelva para mi resguardo, se ha de servir V. S., administrando justicia, de declararme por libre de este gravamen, con arreglo á lo determinado por S. M. en la indicada real orden. Pido justicia y juro no ser de malicia y en lo necesario, &.a= Antonio Figueroa. Con la copia de la real orden que presenta pase á voto consultivo del Licenciado Don Rafael Barroeta, con cuyo dictamen se proveerá, y désele noticia. Lo proveyó, mandó y firmó el Señor Gobernador de esta provincia Don Juan de Dios de Ayala, en Cartago y Abril veinte y cinco de mil ochocientos once años, de que doy fee.=Juan de Dios de Ayala =José Santos Lombardo, Escribano público, de Cabildo y Gobierno.

En la misma fecha pasé á la casa morada de Don Antonio Figueroa, á quien dí noticia del auto proveído, y de quedar entendido firmó.=Antonio Figueroa=Lombardo.

En el mismo día pasé este espediente al estudio del Licenciado Don Rafael Barroeta con fojas dos útiles: quedó conocimiento.= Lombardo.

Señor Gobernador=El Asesor dice que V. S. se servirá mandar agregar la Real orden de mil ochocientos tres que se refiere en la que ha presentado Don Antonio Figueroa y es regular se haya comunicado al Gobierno de esta provincia, y que con ellos vuelva para exponer mi dictamen. Cartago y Abril veinte y cinco de mil ochocientos once.=Barroeta.

Habiendo introducido en ésta varios efectos Don Antonio Figueroa por el puerto de Matina y constando en el pliego con que los importó, dado por el Señor Gobernador Don Tomás O'Neille, que aquella isla de San Andrés gozaba de libertad de derechos por reales determinaciones, no sólo á la extracción de los efectos sino á la introducción en los puertos de sus destinos, se consultó por esta Renta á la administración principal de León con los documentos del caso. Esta elevó la consulta á la general de Guatemala, quien la pasó al Exelentísimo Señor Superintendente general que se sirvió declarar, con fecha siete de Enero del año próximo pasado, fundado en consulta hecha á S. M. y determinación soberana de ochocientos tres, que no habiéndosele comunicado la posterior al ochocientos siete que refería el expresado Gobernador de San Andrés, no podía regir en este reino, en cuya virtud se me manda proceda al cobro de los reales derechos. Esta determinación vino en tiempo que Don Antonio Figueroa se había ausentado y luego que llegó se le comunicó. Suplicó se le aguardase hasta expender algunas cosas de las que traía para efectuar este pago; se le ha aguardado sobradamente. Posteriormente se le han hecho

T. X - 25

« AnteriorContinuar »