Imágenes de páginas
PDF
EPUB

tura se hallan en apatía, su comercio casi sin movimiento, por haverse ido perdiendo á proporción de la escasez de unos frutos y la destrucción de otros, aislándose por consiguiente al del añil que se halla muy abatido. Las minas ricas de todos metales, aun de azogue, que se encuentran en León, Costa Rica, Comayagua y parte de San Salvador, se ven las de las dos primeras sin cultivo y en muy poco las últimas, y la marina sin fomento, sobre la que copia un párrafo de sus instrucciones relativo á que las Cortes señalen arbitrios para la construcción de buques en aquellos dominios, particularmente en Goatemala.

Para remediar, pues, estos males considera necesaria la separación de los ramos de administración y al mismo tiempo indispensable para su adelantamiento que la inspección inmediata que se tenga sobre ellos no sea en un territorio demasiadamente extenso, así como la Península, que siendo menor que Goatemala, no se vería como se ha visto tan floreciente sugeta á sólo un Gobernador; con menores motivos supone se dividió en Nueva España Guadalaxara y Campeche, y hace un juicio comparativo de estas dos Provincias con las de Nicaragua y Costa Rica. Pone la gran distancia de León, Capital de su Provincia, á Goatemala de 200 leguas, 400 desde esta misma á Cartago. Capital de la Provincia de Costa Rica, y 500 los últimos lugares por donde confina con la América Meridional, quando Guadalaxara no dista más que 100 de México y Campecche poco más de 150. Además que los Caminos de estos dos pueblos á su Capital son planos y sin grandes impedimentos, y los de su Provincia y la de Costa Rica son intransitables por lo fragoso y quebrados, resultando de esto la falta del tráfico y la escasez de correspondencia que no se recive en Cartago hasta pasados dos meses; por todo lo qual juzga que la causa pública se halla interesada en que se practique en tan remotas Provincias lo mismo que tan oportunamente se hizo en Nueva España, estableciendo Capitanías generales en Guadalaxara y Campeche.

Con el fin de dar á conocer más de cerca la necesidad de eligir un sugeto que bajo la inmediata protección y dependencia de V. A. cuide y vele de la prosperidad de su Provincia, llama la atención sobre sus particulares circunstancias, por lo que copia un párrafo de las instruccianes de su Cabildo elector. Se reduce á manifestar que la Provincia de Nicaragua, por sus ricas producciones y su situación local, despiertan las esperanzas más lisongeras de sostener un Comercio Universal; que un terreno llano, tres Puertos á la mar del Sur y dos al Norte, una laguna y Ríos navegables, Montes de las mejores maderas, materiales abundantes de Jarcia y Velamen, breas y alquitranes, facilitan el establecimiento de magníficos Astilleros; que el añil, la grana, el Cacao, el Palo de Brazil, la Zarza, el Carey, el Caracol, las Perlas, las Conchas, la baynilla, el algodón, las sedas de monte, el café, el Achiote, el Tabaco, la Azúcar, los bálsamos, la Peletería, el oro, la Plata, el Plomo, el cobre y el fierro son los frutos y produciones más comunes; el carácter de sus havitantes es apacible, amantes de la hospitalidad y con disposiciones para las ciencias y artes, pero se lamentan de que todo se halla en manos de la naturaleza; que en medio de unas riquezas positivas la miseria tiene asentado su trono, y que el país más delicioso camina á su ruina si no se les quita el pesado yugo de trabas que ni sus Padres ni ellos han podido sufrir.

Por último, después de tocar ligeramente sobre la consideración de que son dignos los frutos preciosos relacionados por su cabildo, apoyando la idea de éste por las proporciones que hay en Nicaragua para hacer ventajosamente el Comercio Universal, se extiende más sobre la situación local que para ello tiene la Provincia, describiéndola en esta forma: «Se halla bañada en sus mejores puntos por ambos mares; la Capital dista 4 leguas del mar del Sur y 30 del Norte por caminos planos; la misma ó menos distancia tienen de ambos mares los partidos principales de Granada, Rivas de Nicaragua y Nicoya y otros menores que intermedian; de modo que el gran lago de Nicaragua, que tiene de ámbito 80 leguas y desagua en el mar por medio del Río de San Juan, conservando la misma latitud en su embocadura, hace comunicables los dos mares de Norte y Sur, con la sola distancia de 3 á 4 leguas de uno á otro por la parte de Rivas de Nicaragua (1)»; y

(1; Ofrece informar por separado del único paso que ha dado sobre el proyecto de abrir un canal de comunicación.

que Granada se halla situada á la orilla de la misma laguna, por lo que los naturales y extrangeros que han viajado por aquel Reyno convienen en que la Capital correspondía estubiese entre León y Granada, tanto por ser el centro aproximado del Reyno como por las ventajas del Comercio; sin embargo, de todo su solicitud se limita, según queda indicado, á que las 15 provincias de que se compone Goatemala se reduzcan á 12, sin contar con los establecimientos militares, separando á León de Nicaragua, Costa Rica y Comayagua, aunque con respecto á esta última no insiste por su inmediación á la Capital, se erija de las tres ó bien de las dos una Capitanía General en los términos en que se hallan establecidas las de Guadalaxara y Campeche, que atienda y vele sobre su prosperidad, con lo que juzga se allanará el paso á la Constitución en el artículo relativo á la división del territorio Español encargado al poder executivo, interesándose además en ello la administración de justicia, el gobierno interior, el fomento de la agricultura y artes, y más que todo la hacienda pública; pues nada, dice, le encargaron sus comitentes con más instancia, persuadidos accederá V. A. á lo que propone; y que será el Capitán General que se nombre el primer Gefe que succeda al actual Governador Intendente.

Concluyendo que para mayor comprovación de todo lo referido se podrá pedir informes á los Diputados de San Salvador, Campeche, Costa Rica y Comayagua, á cuyo efecto ha obtenido ya de las Cortes el correspondiente permiso, á más de otras infinitas personas que existen en diz, á quienes, dice, consta la absoluta necesidad de que se efectúe la indicada separación.

Nota.=La Secretaría, careciendo de las noticias necesarias para ilustrar este expediente, juzga que combendrá oir el parecer del Presidente de Goatemala antes de tomar providencia.=A 8 de Abril de 1812.

Serenísimo Señor=El Diputado en Cortes por la provincia de Santiago de León de Nicaragua, con precedente permiso de las mismas, ocurre á V. A. á manifestar el estado de ella y el medio que fuera de las bases generales puede en su concepto contribuir á su felicidad local. Hablará por consiguiente del reyno de Guatemala en lo que sea necesario, por ser León una de las provincias comprendidas en su territorio. Haciendo desde luego presente que es imposible en el actual estado dar noticias muy exactas, mejor diré, formar un quadro ó hacer una demostración completa de quanto sea concerniente á conocer en todos conceptos dicho reyno, porque los datos y demás documentos que serían al efecto más necesarios, como únicos en su clase y remitidos originalmente, están sepultados en los archibos de Madrid.

El Gobierno pasado de ninguna otra cosa cuidó más que de procurar que las Américas subsistiesen en estado de conquista, es decir, en la ignorancia ó barbarie. Ya se ve era consiguiente al sistema colonial.

De ahí es que se cuidó sofocar sus luces en los ramos todos de la vida civil y social; de ahí que se procuraba ahogar en su nacimiento qualquier establecimiento que se calculase podría ser útil; de ahí que se mandasen suspender otros cuyos beneficios eran ya conocidos; y los goviernos de América no eran más que unos ciegos imitadores del de la Metrópoli.

Era éste su estado quando sobrevino la rebolución y quando se la ofrecieron las más lisongeras esperanzas. Bien sabe V. A. que la voz regeneración fué la que entonces se oyó unánimemente y de la que justamente necesitava toda la Nación. Es claro que no sólo la América tenía justo motibo de quejarse, sino también la España. Todos gemían bajo un pesado yugo; pero con la diferencia de que el sufrimiento de la primera era doble y acaso en mayor proporción que el de la segunda. A la arbitrariedad ministerial se añadía en la América la de los jueces ejecutores.

Permítame V. A. no estenderme más en generalidades bien notorias y que al fin lastimarán sus oídos harto sensibles con relaciones desagradables que le son bien sabidas. Séame sólo lícito, para lo que voy á suplicar, llamar la atención de este Supremo Consejo, no hacia los Españoles americanos y europeos, á quienes con injusticia se nos ha llamado indistintamente opresores, sino hacia el infinito número de habitantes que componen las castas y principalmente hacia los Indios, esta porción embilecida y degradada de la humanidad.

El espacio, pues, que abraza el reyno de Guatemala en la actualidad es mayor que el de la península. Contiene más de 700 leguas de longitud y 200 de latitud. Comprende 15 provincias, á saver, la de Guatemala, en que está la capital, las de las 4 Intendencias de San Salvador, León de Nicaragua, Comayagua y Ciudad Real, la del govierno político militar de Costarrica, las de las alcaldías mayores de Escuintla, los Zacatepeques, Totonicapán, Sololá, Sonsonate y Vcrapaz, y las de los Corregimientos del Valle, Quisaltenango y Chiquimula. De modo que sin incluir los gobiernos militares del Peten, Truxillo y Omoa y el partido de Tegucigalpa, que antes era alcaldía mayor y en el día quizá se habrá hecho ya igual declaratoria por precedente orden de la Corte, y sin separar los grandes partidos que podían reputarse provincia, según la inteligencia común, aunque nada propia dada á esta voz, hay quince en el reyno de Guatemala.

No me persuado que el no haber providenciado el presidente y Capitán general, que entonces era D.n Antonio González, la elección de igual número de representantes hubiese sido con las miras que algunos desde luego coa injusticia le atribuyen, á saber, la de reducir la representación americana y principalmente la de disminuir el número de testigos de su mal gobierno. Creo antes bien que tubo en consideración las escaceses grandes de aquel reyno y que sólo las principales provincias podrían sufragar los gastos correspondientes. No obstante, para que quedase á salvo su derecho, hizo sobre este punto la conveniente reclamación uno de sus diputados y el Congreso, en atención á lo espuesto manifestado por otros, á que quando se celebrara la elección y viniesen los sujetos en quienes hubiese recaído ya se habrían disuelto las presentes Cortes, y á que en la constitución se trata de la forma de elegir Diputados, tubo á bien mandar continuase como estaba la representación de aquel reyno. De todos modos éste se compone del número indicado de yntendencias, corregimientos alcaldías mayores, goviernos militares y una infinidad de partidos.

¿Y será posible, Serenísimo Señor, que un tan vasto territorio, dividido en los términos espuestos, pueda ser bien governado por un solo individuo que reside, no en el

« AnteriorContinuar »