Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ocho y medio en que brilla la antorcha de la fe, se ha conocido el fin y término de innumerables reinos, imperios y naciones, miles de trastornos en los pueblos, sus idiomas, leyes y usos, desapareciendo unos tras de otros sin trasmitir mas que una memoria confusa de su åntigua nombradía, mientras que la Iglesia de Dios, figurada en la parábola del grano de mostaza , levanta su cabeza

segun

la estaba vam ticinado sobre todas las islas, mares , climas

y regiones, y mira unidos sus numerosos hijos al mismo gobierno con que la dejó fundada Jesucristo. ¿ Cómo pudieran los Obispos haber intentado, proseguido ni propuestose llevar á cabo tan portentosa empresa, si el Espíritu Santo no les asistiese en su gobierno ? Ahora bien, siendo innegable tal prodigio , se deduce hasta la evidencia que la autoridad temporal no puede invadir el gobierno de la Iglesia sin oponerse á la ordenacion de Dios. Bien sé que los novadores nos contestan que no intentan someter la Iglesia en lo respectivo al dogma, sino tan solo en la disciplina; pero aun pasando tan insidiosa esplicacion me permitirán replicarles que profesan una doctrina herética, mil veces anatematizada, en atencion á que la Iglesia desde su nacimiento necesitó de 'disciplina para gobernarse, y por consiguiente la formó, mantuvo y varió a su agrado con absoluta independencia; y•les añadiré tambien, que la mano de Dios se ha manifestado visiblemente en esta parte, castigando de un modo

conocidamente prodigioso al soberbio Titan del siglo que la atacara. En efecto, Napoleon en su rompimiento con la Santa Sede no intentó nunca impugnar los misterios de la fe ni la divina moral del Evangelio, sino precisamente dominar la Iglesia arreglando la disciplina á sus planes políticos, con particularidad en punto á la confirmación de los Obispos y gobiernos de los nombrados, teniendo para el efecto á su favor, además del prestigio de su nombre, medio millon de bayonetas y doscientos mil

il ginetes, y por adversario un anciano Pontifice de cerca de ochenta años, privado de sus consejeros, y sin pluma, papel, ni aun Breviario con que rezar las horas. Todo parecia ya dispuesto para trastornar el gobierno de la Iglesia , y gozosos en esta confianza lo anunciaban asi los enemigos de la Santa Sede en el Parlamento inglés y en los escritos públicos que salieron a la prensa entonces; y es necesario confesar,

, que humanamente hablando no habia un pronóstico mas verosimil. Pero el que en tiempo de Heliodoro atendió a los ruegos del gran Pontífice Onías, sabido es que oyó en esta ocasion los lamentos del ultrajado Pio VII, y'envió, en su auxilio, de un estremo á otro de Europa y confines de Asia, cosacos, calmucos, prusianos , alemanes, ingleses, españoles, y cien torrentes de legiones de todas lenguas y cultos, paganos, cismáticos, hereges, protestantes y católicos que, obedientes todos á la voz de Dios, se arrojaron sobre la Fran

cia, asiento del tirano. Un escritor ruso, tes. tigo. de aquel memorable suceso , ha pintado como incomprensible el terror, amilanamiento é inaccion del pueblo y tropa del imperio francés a la vista de sus enemigos, tanto mas cuanto que nadie puede disputar a aquellos naturales su heróico valor, su distinguido ingenio, y sobre todo una fogosidad en las batallas nuncă desmentida desde el Cesar. Sin embargo, á los ojos de la fe no hay suceso mas facil de entenderse , considerando que la mano de Dios obraba milagrosamente en aquel crítico momento, y que la Francia atónita representaba entonces la persona del sacrilego Heliodoro, azotado

por
el ángel por

haber intentado ella despojar de su autoridad al gefe de la Iglesia.

12. Delante de un ejemplar tan próximo y terrible, se diria que no hubiera juelto á .empeñarse otra vez una cuestion semejante ; pero los novadores, siempre incorregibles, no escarmientan, y bajo el pretesto de que una näcion constituida ó representada en Cortes goza de facultades omnimodas en cualquier clase de negocios, han querido someter los Obispos á esta teoría abominable, como si la Iglesia hubiera estado esperando el año 92 del siglo pasado en Francia, ó el 12, 20 y 37 del corriente en España: es decir, esperando la Iglesia á que, desenfrenada la impiedad abortada por los enciclopedistas, poblase las naciones de emisarios suyos ateos, indiferentes, apóstatas ó materialistas, para renunciar de la asistencia del

Espíritu Santo, y depositar su confianza en el mundo, siempre enemigo de Dios. ¡Qué blasfemia y absurdidad al mismo tiempo! Los Obispos españoles, pues, partiendo del principio inviolable que profesan de reconocer en el Gobierno la supremacía temporal, y guardar constantemente á V. M. y la Constitucion la fidelidad que han jurado a la cabeza de su clero, protestan unánimemente contra cualquier tentativa a la independencia de la Iglesia, en virtud de cuya declaracion reputan por nulo y atentado cuantas, providencias hayan dimanado en tal sentido de las Cortes, violentadas sin duda

por el terror de los anarquistas. Con todo, para que no se imagine que, escudado únicamente en ciertos principias generales , esquivo . entrar en la cuestion de Cortes, voy a examinar los fundamentos que alegan los referidos novadores, y haré ver prontamente sus defectuosos raciocinios.. Constituida una nacion en junta, dicen dogmáticamente, estos políticos, reune por el mismo hecho en su seno la voluntad general de todos y cada uno de los ciudadanos de la monarquía, y por consiguiente disfruta un derecho indisputable para hacer, reformar leyes y abolirlas; y repasando las instituciones y reglamentos que la dirigian, para derogar lo que le pareciese, sin consideracion alguna á la posesion y prescripcion de antiguo ó de presente, porque todo debe ceder en contraposicion del bien público, principal objeto á que se consagra una bien ilustrada legislacion,

13. El examen de estas ideas me emplearia poco tiempo si hubiera de emprenderlo en calidad de Obispo ; pero además de Obispo soy ciudadano tambien, y atendiendo á que el Apostol no consideró ofendido su ministerio sagrado aprovechándose en cierta ocasion de tal prerogativa , yo me honraré de valerme de Ja

que ahora se me ofrece, con protesta de no servirme del ejercicio de ella sino por via de enlace, y para introducirme despues mas desembarazado en la cuestion, ventilándola canónicamente como Obispo. Presupuesta pues esta advertencia, diré ahora con la libertad de ciudadano, que los q que se conducen

por

la doctrina antes sentada relativa al derecho de las Cortes, semejantes a algunos antiguos cruzados que, á pretesto del nombre de Cristo, iban sembrando la desolacion por los paises y asombrando al Oriente con su barbarie, licencia y ferocidad, ellos han renovado la misma escandalosa escená atropellando en nombre de la libertad los vínculos mas sagrados de la tierra y el timbre mas glorioso de la justicia. Gracias á la Providencia, el segundo, error no ha sido de tanta duracion cual el primero, pues aunque fue proclamado por los asambleistas de Francia á fines del siglo pasado, la mayor parte de la escuela de los enciclopedistas, y

llevado en triunfo

por la irreligion é inmoralidad, cayó en el fango prontamente cuando menos se pensaba : diré la causa brevemente.- Al mismo tiempo que la revolucion francesa aborto

« AnteriorContinuar »