Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Nos es honroso y agradable, reiterar á V. E. las seguridades de nuestra consideracion más distinguida.

MANUEL QUINTANA.
ROQUE SAENZ PEÑA.

A S. E. el Señor Ministro de Relaciones Exteriores, Doctor Don

Estanislao S. Zeballos.

Delegacion Argentina.

Buenos Aires, Junio 25 de 1890.

Señor Ministro:-Los Plenipotenciarios acreditados por el Exmo. Gobierno ante el Congreso Internacional Americano, tenemos el honor de informar al Señor Ministro que nuestra mision ha terminado con la clausura de la Conferencia que tuvo lugar el 21 del próximo pasado Abril.

Elevamos á manus de V. E. la mayor parte de las actas y resoluciones tomadas por la Asamblea, deplorando no haber podido esperar su integracion, por razones de tiempo que V. E. conoce; pero la Legacion Argentina en Washington ha quedado encargada de enviar al Ministerio las que faltan, suponemos que en este momento deben venir en viaje; si para considerar nuestra conducta y pronunciarse á su respecto, V. E. creyera conveniente ampliar los documentos adjuntos con algunas explicaciones verbales, tendremos el honor de suministrar á V. E. todas las que fueren necesarias.

Hemos concurrido al acto de clausura del Congreso y á todas las ceremonias oficiales que la precedieron, pudiendo asegurar al Señor Ministro, que nuestras relaciones con el Gobierno invitante fueron siempre cordiales y amistosas, habiendo merecido especiales atenciones de su Delegacion; si alguna vez nuestros debates revistieron alguna vivacidad, ellos no alteraron nunca la estrecha cordialidad que presi dió nuestras sesiones, sirviendo solo á acreditar la presencia de los representantes de dos pueblos idénticamente libres, que debatian intereses, ideales y aspiraciones, en el terreno infranqueable de sus soberanías.

Lejos está de nosotros la pretension de atribuirnos la consideracion y simpatía que ha merecido la República en el concierto de sus hermanas de América, muy especialmente por parte de los Estados que más alta y digna representacion tuvieron en la ilustre Asamblea; la política argentina no necesita más defensa que su revelacion; hacerla conocer es imponer su apologia y conquistar los sentimientos que se le han venido tributando; la solidaridad que acreditó con sus hermanas desde los primeros dias de su emancipacion, la magnanimidad que siguió de cerca sus victorias, mostrando desprendimientos hasta en las mismas contiendas á que fuera provocada, la probidad con que contrajo y cumplió sus compromisos financieros, su constante incitacion á la fraternidad y á la paz de las naciones, acallando el sentimiento de su fuerza para preconizar el Arbitrage como medio dirimente de los conflictos internacionales, son rasgos y antecedentes que llenan de justo orgullo á los que cumplen el deber de recordarlos, con el corazon levantado por el sentimiento nacional.

La primera palabra que condenó la conquista y propuso el Arbitrage en el Congreso de Washington, nació bajo los auspicios de las Delegaciones Argentina y Brasilera; diez y seis soberanías aceptaron con decision estos principios y otros tantos pueblos los aclaman en estos momentos, entregados á los nobles regocijos de la paz; las declaraciones enunciadas bastarían á nuestro juicio, por sí solas, para justificar la convocatoria de una Conferencia que acaba de condenar como anacrónicas, la guerra y la conquista que el nuevo mundo proscribe del mundo entero con su ejemplo.

No creemos indispensable exponer las actitudes asumidas por esta Delegacion en todas y cada una de las cuestiones sometidas á su estudio; ellas constan de las actas que acompañan la presente nota y V. E. puede considerarlas con la debida atencion.

Si el Exmo. Gobierno se digna aprobar nuestra conducta

y si la Nacion encuentra que hemos representado con acierto sus intereses políticos y económicos, habríamos alcanzado la satisfaccion más noble y grande á que pueden aspirar los que creen haber cumplido con su deber de ciudadanos : lo mismo el que se dirige al retiro del hogar, dejando elocuentes pruebas de su elevacion patriótica en dos misiones continuas de labor incesante, que el que viene á ejercer nuevas y más graves tareas, con la incertidumbre de sus fuerzas, pero con la decision de todos los sacrificios que la Nacion tiene derecho á imponer á cada uno de sus hijos.

Al separarse en la capital de Francia de su Honorable colega de Delegacion, el Plenipotenciario que suscribe esta nota, contrajo el compromiso de dar cuenta á V. E. del término de la mision, como tiene el honor de hacerlo á nombre de ambos; rogando al Señor Ministro quiera significar al Señor Presidente de la República, nuestro reconocimiento bien sincero por la confianza que le hemos merecido, al constituirnos representantes de su Gobierno en los dos actos más remarcables que señala la política interna · cional del Continente.

Saludo al Señor Ministro, con mi consideracion más distinguida. Por la Delegacion.

ROQUE SAENZ PEÑA.

A S. E. el Señor Ministro de Relaciones Exteriores, Doctor

Don José María Astigueta.

Departamento

de Relaciones Exteriores.

Buenos Aires, Junio 28 de 1890.

Visto lo expuesto en la precedente nota de los Delegados Argentinos al Congreso de Washington y el contenido de las Actas acompañadas que resumen los trabajos de aquella Conferencia Internacional, y

Considerando: que la Delegacion Argentina ha cumplido fielmente las instrucciones que el Gobierno confiara á su inteligencia y patriotismo de la manera más satisfactoria para los intereses de la República y de la América en general por la elevacion de miras con que han discutido los más trascendentales principios de la política y de la economía de los Estados del Nuevo Mundo

El Presidente de la República en Acuerdo General de Ministros

DECRETA:

Artículo 1.o - Apruébase la conducta de los Delegados Argentinos al Congreso de Washington, Doctores Don Manuel Quintana y Don Roque Saenz Peña.

Art. 2.0-Déseles las gracias por los importantes servicios prestados en esta alta comision, pasándoseles copia del presente Decreto.

Art. 3.0-Publiquese por el Ministerio de Relaciones Exteriores las Actas del Congreso de Washington para su distribucion en la forma conveniente. Art. 4.°-Comuníquese, publiquese y dése al R. N.

JUAREZ CELMAN.
J. M. ASTIGUETA.--SALUSTIANO J. ZAVALÍA.

JUAN A. García.--NicoLÁS LEVALLE.

Comision del Ferrocarril Internacional.

(TRADUCCION).

Legacion de Estados Unidos.

Buenos Aires, Mayo 30 de 1890. Señor Ministro:—Tengo el honor, en virtud de instrucciones recibidas de mi Gobierno, de trasmitir á V. E. un ejemplar del Informe de la Comision sobre Ferrocarriles, el que fué

unanimemente acordado por el Congreso Internacional Americano que últimamente se reunió en Washington. Pido así mismo del Gobierno que V. E. tan digaamente representa, acepte á la posible brevedad las recomendaciones de mayor importancia que dicho informe encierra y que sean nombrados los comisionados de la República Argentina de modo que la Comision pueda reunirse en Washington el 1.0 del próximo Octubre ó tan pronto despues de esa fecha como sea posible.

Aprovecho la ocasion para reiterar á V. E. las seguridades de mi distinguida consideracion.

J. R. G. Pitkin.

A S. E. el Señor Ministro de Relaciones Exteriores, Doctor

Don Amancio Alcorta.

Conferencia Internacional Americana.

DICTAMEN DE LA COMISION DE COMUNICACIONES POR FERROCARRIL.

La Conferencia Internacional Americana opina :

Primero: Que un ferrocarril que ligue todas, ó la mayor parte de las naciones representadas en la Conferencia contribuirá poderosamente al desenvolvimiento de las relaciones morales é intereses materiales de dichas naciones ;

Segundo: Que el medio más adecuado para preparar y resolver su ejecucion, es el nombramiento de una Comision internacional de ingenieros que estudie las trazas posibles, determine su verdadera extension, calcule sus costos respectivos y compare sus ventajas reciprocas;

Tercero: Que dicha Comision se componga de tres ingenieros, nombrados por cada nacion y que tenga la facultad de dividirse en sub-comisiones y de nombrar los demás ingenieros y empleados que repute necesarios para el más pronto desempeño de su cometido;

Cuarto: Que cada uno de los Gobiernos adherentes pueda

« AnteriorContinuar »