Imágenes de páginas
PDF
EPUB

SUECIA Y NORUEGA.

(MISION ESPECIAL)

Una mision especial cerca del Gobierno de Suecia y Noruega fué confiada, á principios del año anterior, al E. E. y M. P. en España, con el objeto de estrechar las buenas relaciones y promover otros asuntos de alto interés económico para la Nacion.

Los documentos que siguen explican los antecedentes que tuvo el Gobierno para enviar esta mision especial, y los resultados satisfactorios que ha producido justifican este primer paso en el sentido de abrir el intercambio de los productos de la industria sueconoruega con los que tan abundantemente produce nuestro país.

Legacion

de la República Argentina.

Madrid, Diciembre 17 de 1890.

Señor Ministro :-He tenido el honor de recibir la nota de V. E. no. 52, fecha Noviembre 18 ppdo., en la que, en respuesta á la mia del 16 de Octubre último, se sirve manifestarind su conformidad con las ideas en esta manifestadas respecto á la cuestion de anticipo de pasaje á los emigrantes europeos.

Es para mi una viva satisfaccion que las opiniones formadas por una larga práctica de las cosas europeas, sean corroboradas por la competencia excepcional de V. E. cuyos estudios anteriores á su entrada al Ministerio, le han preparado admirablemente para dar una direccion de positivos resultados al servicio de inmigracion.

Del tenor de la nota que V. E. se ha servido contestar, como del informe pasado en fecha 27 de Octubre, en respuesta á la circular de V. E. recabándolo, se desprende mi completa conformidad con los fundamentos de la circular fecha Setiembre 28 ppdo. que sirve de base al decreto fecha 15 del mismo, que las sintetiza. El anticipo de pasajes en sí mismo es un sistema excelente; pero como toda institucion saludable, no solo se esteriliza, sino que se hace nociva, cuando se desnaturaliza y se abastarda por la ingerencia de intereses de lucro. Dejados los pasajes al arbitrio de las compañías contratantes, he demostrado á V. Ę. que el interés de éstas está en embarcar lo primero que encuentran, que es, naturalmente, como calidad de emigrantes, lo más malo que hay. Entregados los mismos pasajes á los grandes productores agrícolas, á los sindicatos de las colonias, está en el interés de éstas elejir bien la gente cuyos servicios, seg'ın su calidad redundarán en aumento ó diminucion de su propia produccion. A ningun plantador de trigo ó maiz se le ocurrirá hacer venir, garantizándole el pasaje á un chulo de Madrid ó un cantaor de Málaga para levantarlo. Como siempre en este caso, la sana doctrina aconseja tomar en cuenta y poner en juego los intereses de los hombres para obtener buenos resultados.

Respecto a los emigrantes de Suecia y Noruega, que V. E. quisiera ver afluir á nuestro país, me permitiré recordar á V. E. que por una feliz coincidencia, me cupo el honor, encontrándome de Ministro en Viena, de iniciar relaciones oficiales entre ese Reino Unido y la República, poniéndome de acuerdo con el Ministro de Suecia en Viena y elaborando un

Tratado general de paz, comercio y amistad entre ambos paises, que despues de haber sido aprobado por los dos Gobiernos, espera, desde hace cinco años la sancion del Congreso Argentino. Debo observar á V. E. que en ese tratado obtuve, no sin esfuerzo, la primera ccnsagracion que se registra en nuestros pactos internacionales del principio de la ciudadanía natural. Esta advertencia no tiene más objeto que hacer más palpable la necesidad de la aprobacion de ese Tratado. En las notas que entonces dirijí á mi Gobierno y que obran en el archivo de ese Ministerio, hice presente los móviles francamente manifestados por el Ministro de Suecia al desear entablar relaciones de mayor intimidad con nuestro país. Su Gobierno, decía, constata cada año la emigracion de más de 50.000 de sus súbditos, precisamente de la gente más robusta y trabajadora. Todos ellos se dirijen á los Estados Unicos, donde no favorecen ni un ápice los intereses comerciales de Suecia y Noruega, no solo por el rėjimen prohibitivo que impera en la gran República, sino porque los productos primordiales de Suecia y Noruega, el hierro y sus transformaciones industriales, no pueden hacer competencia con los similares americanos, tan enérgicamente favorecidos. La casi nulidad de nuestra industria en ese ramo, nuestra abundante produccion de materias primas indispensables en Suecia y Noruega, fuera de las condiciones generales ya favorablemente conocidas de nuestio país, movian al Gobierno Sueco á tomar la iniciativa, bajo la forma de un Tratado General para aproximar el Reino Unido de Suecia y Noruega con la República Argentina.

V. E. escusará haya entrado con alguna extension en esa referencia, pero he creido deber hacerla á V. E. en apoyo de las ideas que ha manifestado en la Circular de 15 de Setiembre ppdo. No creo necesaria la creacion de una Legacion en Suecia; pero paréceme seria sumamente conveniente enviar allí, en corta mision especial, á algunos de los Ministros Argentinos acreditados actualmente en Europa, aprovechando las vacaciones del verano y con el único objeto de poner en relacion ambos Gobiernos é indagar si es posible, con la

aprobacion expresa ó tácita del de Suecia, organizar una robusta corriente de emigracion hacia nuestro país.

En cuanto al reclutamiento de emigrantes labradores y artesanos, por cuenta de sus fiadores en la República, esta Legacion como todas las oficinas de su dependencia, prestarán su preferente atencion a favorecerlo con toda eficacia. V. E. puede contar con mi completa dedicacion para hacer fructificar un sistema que conceptúo el más racional de todos los que hasta hoy se han puesto en práctica en nuestro país en persecucion del patriótico ideal de poblarlo y enriquecerlo.

Saludo á V. E. con mi más alta consideracion.

MIQUEL CANÉ.

A S. E. el Sr. Dr. D. Estanislao S. Zeballos, Ministro de R. E.

Ministerio

de

Relaciones Exteriores.

Buenos Aires, Enero 13 de 1890.

Señor Ministro:— En vista de las razones que V. E. se sirvió exponer en su nota número 85, de 17 de Diciembre último, tengo la satisfaccion de comunicar á V. E. que segun decreto dictado con fecha de hoy, S. E. el Señor Presidente de la República se ha dignado nombrar á V. E. Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario en mision especial cerca de S. M. el Rey de Suecia y Noruega.

Adjunto á V. E. en copia el decreto á que me he referido, las Cartas Credenciales que acreditan á V. E. en su nuevo destino y las instrucciones del caso.

Tanto S. E. el Señor Presidente de la República, como el infrascrito, esperan fundadamente que la Mision confiada al reconocido talento y patriotismo de V. E. producirá benéficos

« AnteriorContinuar »