Imágenes de páginas
PDF
EPUB

En semejante estado de cosas, se concibe fácilmente que los encomenderos de la rejion pacificada de Chile tuvieran mucho interes en renovar con indios traídos de Arauco, sus diezmadas encomiendas.

La esclavitud de los indíjenas en la acepcion estricta de la palabra, esto es, la venta de los indíjenas por dinero sube en Chile a los primeros tiempos de la conquista.

Cuando Pedro de Valdivia determinó enviar a España a Jerónimo de Alderete para que le obtuviese del rei la gobernacion i otras mercedes, vendió, a fin de proporcionarse fondos para costear aquella comision, los indios que habia reservado para sí en la ciudad de Santiago desde que la po

[ocr errors]

Jerónimo de Alderete hizo otro tanto con los suyos. .

De este modo juntaron entre los dos mas de treinta mil pesos.

Para salvar la disposicion legal que prohibia estas ventas de indios, Valdivia pretendió que como él i Alderete habian cedido sus indios à conquistadores, aunque fuera por dinero, aquello debia reputarse, no venta, “sino ayuda que les hacían para sustentar el reino” (1).

Si desde el principio hubo la idea de que podian celebrarse estos contratos de carne humana, se tuvo con mayor fundamento la de que era lícito i conveniente trasladar por la fuerza a los indíjenas a largas distancias de su residencia para apartarlos del lugar en que eran peligrosos, i aprovechar su trabajo.

"Mándame Vuestra Majestad, decia al rei Ro

(1) Góngora Marmolejo, Historia de Chile, capítulo 14.

drigo de Quiroga en carta de 2 de febrero de 1576, destierre algunos indios de los bulliciosos para las provincias del Perú, en entrando que entre por los estados de Maregüeno, de Puren, Arauco i Tucapel, que son los que hacen la mas guerra."

Rodrigo de Quiroga no ejecutó este mandato al pié de la letra, sino que se permitió modificarlo en beneficio suyo i de sus amigos. Prefirió tomar todos los indios que pudo para trasportarlos, no al Perú, sino a la jurisdiccion de Santiago o la Serena, donde se empleaban en sacar oro para él o sus parciales; i como naturalmente le gustaba hacer estas traslaciones con el menor riesgo e incomodidad de su parte, buscó su botin de hombres, tanto en las tribus que estaban de guerra, como en las de paz.

Esta conducta fué imitada por muchos de sus sucesores.

La tierra de Arauco, ya estuviera rebelada, o ya pacífica, llegó a ser desde entonces una especie de oficina gentium, de la cual se sacaban indios para proveer de ellos a las despobladas encomiendas del norte.

"En este reino, agregaba Quiroga en la carta ántes citada, procuraré haber a las manos, así por via de paz como de guerra, los mas de los indios belicosos con el menos daño que yo pudiese, de los cuales convendrá desterrar alguna buena parte de ellos de su naturaleza, i trasplantarlos en los valles i tierras fértiles, así de esta ciudad de Santiago, como de la Serena, lo cual pondré en ejecucion i castigo de sus delitos, con los cuales se sacará oro, con que se podrá dar entrenimiento a algunos soldados i personas que han servido i sirven a Vuestra Majestad en esta tierra, i se sustentará la jente de guarnicion que necesariamente algunos años ha de haber en la frontera de este reino, con lo cual vuestros reales quintos serán aumentados i reservados de muchos gastos que hasta aquí de ellos se han fecho en la guerra, aunque los vecinos en quien están encomendados los tales indios de guerra pretenden contradecirlo, diciendo que pues los tales indios son de sus repartimientos i encomiendas se los han de dar a ellos."

Se advierte desde luego que lo que Rodrigo de Quiroga proponia al rei era precisamente todo lo contrario de lo que estaba ordenado por las reales cédulas. El monarca habia mandado repetidas veces, i con la mayor formalidad, que no se exijiera a los indios mas que un tributo pecuniario. Miéntras tanto, Rodrigo de Quiroga, a pesar de disposiciones tan reiteradas, pedia que se impusiera a los indios el servicio personal, i no uno cualquiera, sino el mas rigoroso.

En otra carta de 2 de enero de 1577, dirijida tambien al rei, Rodrigo de Quiroga espresa todavía de una manera mas categórica el motivo de una contradiccion tan decidida a los mandatos siempre acatados del soberano. "Sobre la tasa de los tributos de los indios de este reino, por otro escrito digo a Vuestra Majestad que la guerra i pacificacion que tengo entre manos es gran estorbo para ello, porque estos indios es jente desunida i tan bestiales, que no viven en pueblos juntos ni conforme a la lei natural, i entre ellos no hai ninguna orden de justicia ni vida política, ni tienen haciendas, ni crian ganados en cantidad que baste para mantenerse i dar sus tributos; i así convendria que la tasa fuese de tributo personal, i que se reformen al ser de hombres para que vengan de tener capacidad i reciban lumbre de cristianos.”

Talvez Rodrigo de Quiroga no habria participado al rei que se oponia a que se aboliese el servicio personal, si no hubiera tenido las revelaciones del obispo de la Imperial, con quien habia tenido una acalorada controversia precisamente porque el obispo exijia que se cobrase el tributo en dinero conforme a lo que estaba mandado, en lugar de que se obligase a pagarlo en servicios, para lo cual no se retrocedia ante imponer a los indios violentas traslaciones. · Los conquistadores de Chile, arrastrados por la sed del oro, entendian, o pretendian entender que las cédulas en que el monarca autorizaba para castigar con la muerte a los indios rebeldes facultaban para someterlos a la esclavitud. Si era permitido quitarles la vida, ¿por qué no lo habria sido privarlos de la libertad?

Sentado este principio por la ignorancia o la mala fe, la codicia se encargó de estenderlo en sus aplicaciones.

Los comerciantes de carne humana juzgaron que era mas cómodo proporcionarse su mercancía entre los indios sumisos, que entre los alzados; i naturalmente buscaron a los primeros con preferencia a los segundos para su excecrable especulacion. Las tribus de Arauco que solian estar de paz tenian bajo este aspecto que sufrir mas que las de guerra.

El 6 de enero de 1610, el doctor Gabriel de Zelada, oidor de la real audiencia de Chile, informaba al rei “que se habian hurtado i llevado vendidos a Lima muchos mas de las tierras de paz, que cojidos en la guerra, siendo todo tan injusto i contra la voluntad i espresas leyes i ordenanzas de Su Majestad”.

Pero la aprension de los araucanos, aun cuando estuvieran quietos, i sobre todo cuando estaban rebelados, no era siempre empresa fácil. Era aquella una caza de leones que necesitaba de diestros i osados cazadores. Así los españoles, que no gustaban mucho de entregarse a ella, la hacian ejecutar por medio de los indios amigos o de servicio, a quienes lanzaban a la persecucion de los hombres de su propia raza.

Los indios amigos, refiere, el gobernador don Alonso García Ramon como si fuera cosa mui inocente, en carta dirijida al virrei del Perú en 31 de marzo de 1608, “eran los que hacian la presa respecto de ser la tierra tan áspera como era, i ser jente desembarazada i acostumbrada a andar por breñas, i así a arrojarse a las quebradas, i hacer la presa con resguardo de los españoles, que de ninguna manera se atreverian, ni lo hicieran”.

Segun el mismo García Ramon, esta caza humana era pagada conforme a una tarifa establecida. “Un capotillo o capa de paño a que los indios son mui inclinados, dice, i con que se hallan bastantemente pagados, es el precio de cada pieza de mujer o niño que toman”.

Todavía se daba mas por la captura de un caballo: doce ovejas. · Pero ¿cuál era el precio de un hombre, de un guerrero araucano?

García Ramon no lo dice.

Hai constancia de que esta tarifa tan sumamente módica esperimentó, al cabo de cuarenta i tantos años, algun pequeño aumento; pero no obstante, el negocio continuó siendo uno de los mas lucrativos.

"Estas piezas que llaman de lei (los indios esclavos), dice la audiencia de Santiago en acuerdo de 22 de noviembre de 1651, se comercian de los

« AnteriorContinuar »