Imágenes de páginas
PDF
EPUB

A S. E. el Sr. Joaquin Tomas do Amaral, Ministro de S. M. el Emperador del Brusil, etc. etc.

Cuartel General en marcha, 3 de Noviernbre de 1859.

Exmo. Señor:

Ayer he tenido el honor de recibir la comunicacion de V. E, fecha del dia anterior, en que me avisa que S. M. el Emperador del Brasil, animado por los sentimientos de amistad y particular estimacion que profesa á la Confederacion y á mi persona, deseaba contribuir con su interposicion amistosa y sus buenos oficios para el restablecimiento de la paz entre la Confederacion y la Provincia de Buenos Aires, y que se ha dignado nombrar á V. E.

para desempeñar tan honrosa comision.

Agradeciendo los sentimientos personales de S. M. el Emperador, en quien fio y á quien correspondo, me encuentro en el caso de espresar á V. E. que, estando pendientes algunos asuntos entre el Gobierno Argentino y el de S. M., y no conociendo su actualidad, me es imposible aceptar de plano la mediacion ofrecida. Tengo ademas otras consideraciones que escuso espresar á V. E., pero de que oportunamente será instruido el Gobierno de S. M. por el or gano que corresponde.

Saluda á V. E. con la mayor consideracion.

[blocks in formation]

REPUBLICA ORIENTAL

ANEXOS

D. E.

LEGACION ARGENTINA.

Montevideo, Setiembre 13 de 1859. Exmo. Sr. Ministro de Relaciones Esteriores de la Confederacion Argentina, Dr. D. Balılomero Garcia.

En mi nota de 2 del corriente, informe á V. E. de la negociacion iniciada en Buenos Aires por el Cónsul General del Brasil, D. Juan Carlos Pereira Pintos, para obtener la neutralizacion de la Isla de Martin Garcia y la espulsion de los buques Argentinos de este puerto.

Acompañé á V. E. en copias las notas cambiadas con el Exmc. Sr. Ministro de Relaciones Esteriores de esta República, y espuse que aquella sorprendente negociacion habia sido favorecida por el Ministro del Brasil, cerca de este Gobierno, el Sr. Amaral. Con este motivo, y anunciado en el acuerdo de este Gobierno, fecha 10 del corriente, que habia tenido lugar efectivamente la interposicion del Sr. Amaral, considerè que esta Legacion no podia permanecer impasible, puesto que oficialmente se revelaba la intervencion de un Agente Diplomático del Brasil, en un arreglo sobre la Escuadra de la Confederacion, y dirigi á S. E. el Sr. Ministro del Impero la nota que acompaño con el N.o 1. Habiéndose ausentado el Sr. Amaral un dia despues de haber recibido mi reclamacion, contestó el Secretario de la Legacion con la nota que lleva el N.° 2, que fuè replicada con el N. 3, cerrándose asì una correspon. dencia de la que no podria ya esperar otras esplicaciones.

V. E. en vista de las indicadas comunicaciones, resolverá lo conveniente a los intereses de la Confederacion.

Dios guarde á V. E. muchos años.

[blocks in formation]

Exmo. Sr. Ministro Residente de S. M. el Emperador del Brasil, cerca del Estado Oriental del Uruguay, D. Tomas Joaquin do Amaral.

El infrascrito, Encargado de Negocios de la Confederacion Argentina, tiene el honor de dirigirse á V. E. y el de pedirle le permi. ta escitar su atencion a algunos accidentes que han tenido lugar re: cientemente en Buenos Aires y en esta Capital, y que mal esplicados pudieran discordar con las relaciones existentes entre la Confederacion y el Brasil, cultivadas hasta hoy por el Gobierno Argentino y el del Imperio, con el solicito esmero que aconsejan la buena armonia, los intereses y la prosperidad de ambos Estados.

La prensa de Buenos Aires ha revelado esplícita y uniformemente que el Sr. Pereira Pintos, Cónsul del Brasil en aquella Ciudad, se ha presentado solicitando la neutralizacion de la Isla de Martin Garcia y ofreciendo en cambio de ella, cuando menos, el alejamiento de los buques Argentinos del Puerto de Montevideo y y de las aguas Orientales.

El infrascrito no cree necesario significar á V. E. que apesar del estricto silencio que el Sr. Pereira Pintos ha creido deber observar sobre esos anuncios, aun en presencia de la trascendencia de ellos, y de las graves y escepcionales circunstancias que constituyen la actualidad de la Confederacion, la Legacion Argentina los re. chazó plenamente al principio, porque no le era permitido aceptar la posibilidad de una negociacion, que por la forma en que se presen. taba, desprendia las mas graves é inconvenientes circunstancias.

Pero como inmediatamente hayan coincidido con aquellas reiteradas publicaciones, la llegada del Sr. Pereira Pintos á esta Ciudad, la presencia de la Escuadra de Buenos Aires, y el regreso de ella conduciendo en uno de sus buques al mismo Consul del Imperio, y el Acuerdo de este Exmo. Gobierno fecha 30 de Agosto, celebrado por la respetable interposicion de V. E. y concebido en los términos, en que con antelacion lo anunciaron los diarios de Buenos Aires, el infrascrito no puede ya resistir la idea de que efecti. vamente ha existido una negociacion promovida por el Sr. Cónsul del Brasil, sobre la Isla de Martin Garcia, parte integrante de la Confederacion Argentina.

El infrascrito tiene presente que por el artículo 18 del tratado de 7 de Marzo de 1857 entre la Confederacion y el Brasil, fué espresamente convenido “oponerse por todos los medios, á que la posesion de la Isla de Martin Garcia deje de pertenecer á uno de los Es. tados del Plata, interesados de su libre navegacion.” “Y tratar de obtener de aquel á quien pertenezca la posesion de la mencionada Isla, que se obligue á no servirse de ella para impedir la libre navegacion de los otros ribereños y signatarios de los tratados de 10 de Julio de 1853 y que consienta en la neutralizacion en tiempo de guerra,

No desconoce el que firma que las violencias perpetradas en Martin Garcia por las fuerzas del Gobierno de Buenos Aires, contra el comercio fluvial, hacen ya necesario el cumplimiento de aquella estipulacion calculada para circunstancias como las presentes. Pero no trepida en esponer á V. E. que para verificarla y establecer la

neutralidad de la Isla, juzga indispensable el acuerdo del Gobierno Argentino, sin

que alcance á comprender cómo pudiera llevarse á cabo, sin su participacion, y por convenios aislados con el Gobierno de Buenos Aires, que en el hecho de no haber sido invitado á to. mar parte en la mencionada estipulacion, fué ya considerado sin derecho á legislar sobre la Isla de un modo opuesto á los tratados.

Entretanto, aun prescindiendo de las sorprendentes concesiones que se dicen haber sido ofrecidas por el Sr. Pereira Pintos, y que el decoro del Gobierno Argentino y el respeto que el infrascrito tributa á la Independencia del Estado, le prescriben no admitir ni en hipótesis, parece indudable la existencia de una negociacion. Y el infrascrito, que deploraria llegase ella al conocimiento de su Gobierno, rodeada de las sombras ofensivas á la dignidad de ambas Repúblicas del Plata, con que la prensa de Buenos Aires pretende desprestigiarla, se permite espresar á V. E., cuán agradable le sería que V. E. pudiese honrarle con una esplicacion, tendente á disipar las impresiones que piensa esperimentaria su Gobierno, al saber que han existido proyectos de convenio sobre una parte del territorio de la Confederacion, y en los que parece, que han sido motivos de discusion, los buques de guerra Argentinos y la clausura para ellos de los puertos de un Estado Independiente y ligado por vinculos muy estrechos á la Confederacion, puntos sobre los que el abajo firmado se permite llamar muy especialmente la atencion de V. É.

La buena armonía y las cordiales relaciones que existen entre la Confederacion y el Brasil, son demasiado altas é importantes para que el infrascrito no concurra á su mantenimiento, alejando toda incertidumbre contraria o discordante con ellas; y es por esto que no trepido en solicitar de V. E. algunos informes sobre un negocio, que en su fondo es ya del dominio del público, y en el que el Sr. Pereira Pintos parece haber tenido una parte muy principal, y haberse interpuesto tambien últimamente los respetables oficios de V. E.

ΕΙ
que
suscribe

espera que V. E. verá en esta solicitud, el natural interes de esta Legacion por ilustrar debidamente á su Gobierno, y por hallarse habilitado para sugerirse que las conferencias del Sr. Consul del Brasil con el Gobierno de Buenos Aires, no han sido opuestas á las leales inteligencias que ligan á los Gobiernos de la Confederacion Argentina y del Imperio.

El infrascrito acepta esta oportunidad para reiterar á V. E. las seguridades de su distinguida consideracion.

MARIANO BAUDRIX.

Es copia,

El Subsecretario de Relaciones Esteriores,

Cárlos Guido y Spano.

« AnteriorContinuar »