Imágenes de páginas
PDF
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small][ocr errors][graphic][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]
[graphic][graphic][graphic][merged small]

DE LOS REINOS DE LAS INDIAS.

MANDADAS IMPRIMIR Y PURLICAR

[ocr errors][graphic][graphic][graphic][graphic][graphic][graphic][graphic][graphic][graphic][merged small]

VA DIVIDIDA EN CUATRO TOMOS, CON EL íNDICE GENERAL, Y AL PRINCIPIO
DE CADA TOMO EL ESPECIAL DE LOS TÍTULOS QUE CONTIENE.

[graphic][merged small]

QWMVTA EMCWON.

CON APROBACIÓN DE LA REGENCIA PROVISIONAL DEL REINO.

[merged small][ocr errors][graphic][merged small]
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][merged small]

TITULO PRIMERO.

Del dominio y jurisdiccion real de las indias.

LEY PRIMERA.

El emperador don Carlos en Barcelona á 14 de setiembre de 1519. El mismo y la reina doña Juana en Valladolid i 9 de julio de 1520. En Pamplona a' 22 de octubre de 1523. Y el mismo emperador, y el principe Gobernador en Monzon de Aragon a' 7 de de diciembre de 1547. Don Felipe II en Madrid á 18 de julio de 1563. Don Carlos II, y la reina Gobernadora en esta Recopilacion.

Que las Indias Occidentales esten siempre unidas d la corona de Castilla , y no se puedan enagenar.

Por donacion de la «anta Sede apostólica y otros justos y legítimos títulos, somos señor de las Indias Occidentales, Islas y Tierra-firme del mar Océano, descubiertas y por descubrir, y estan incorporadas en nuestra real corona de Castilla. Y porque es nuestra voluntad, y lo hemos prometido y jurado, que siempre permanezcan unidas para su mayor perpetuidad y firmeza, prohibimos la enagenacion de ellas. Y mandamos que en ningun tiempo puedan ser separadas de nuestra real corona de Castilla, desunidas ni divididas en todo ó en parte , ni sus ciudades, villas ni poblaciones, por ningun caso ni en favor de ninguna persona. «Y considerando la fidelidad de nuestros vasallos, y los trabajos que los descubridores y pobladores pasaron en su descubrimiento y poblacion , para que tengan mayor certeza y con1ianza de que siempre estarán y permaneceran unidas á nuestra real corona, prometemos y damos nuestra fe y palabra real por Nos y los reyes nuestros sucesores, de que para siempre jamás no serán enagenadas ni apartadas en todo ó en parte, ni sus ciudades ni poblaciones por ninguna causa ó razon, ó en favor de ninguna persona; y si Kosó nuestros sucesores hicieremos alguna donacion ó enagenacion contra lo susodicho, sea nula, y por tal la declaramos.» TOMO II.

LEY II.

Don Felipe II en el Bosque de Segovia á 16 de julio de 15/3. En Lisboa a' 17 de febrero de 1583. En el Pardo á 16 de noviembre de 1595.

Que los alcaldes ordinarios de las ciudades donde residiere audiencia no impartan el auxilio.

Mandamos á los vireyes, presidentes y oidores de nuestras audiencias, que ordenen a los alcaldes ordinarios de las ciudades donde residieren las audiencias, que no cumplan ni ejecuten auxilio invocado por cualesquier jueces eclesiásticos contra indios ni otros , y los jueces de los demas lugares vean si los autos estan justificados por informaciones , y estándolo, los cumplan y ejecuten , y no de otra forma.

LEY II!.

El mismo en el Escorial á 23 de mayo de 1563.

Que los prelados y jueces eclesiilsticos den d los jueces secularos ayuda y favor necesario.

Rogamos y encargamos á los arzobispos y obispos, y i los demas jueces eclesiasticos de las Indias, que den la ayuda y favor necesario en todos los tiempos y ocasiones que convenga, á las audiencias y ministros reales , para que los oidores , alcaldes y otros nuestros jueces administren y ejecuten libremente justicia , y no les impidan el uso de sus oficios.

LEY IV.

El emperador D. Carlos y la princesa G. en Valla

dolid á 17 de julio de 1555. D. Carlos II y la R. G.

en esta Recopilacion.

Que entre Ja jurisdiccion eclesiditica y secular haya

toda pai y conformidad, y se guarden las leyes de

estos reinos de Castilla.

Deseamos que entre las jurisdicciones real y

r

« AnteriorContinuar »