Historia de la Compañía de Jesús en Nueva España: que estaba escribiendo el p. Francisco Javier Alegre al tiempo de su expulsión, Volumen3

Portada
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Contenido

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 231 - Y habiéndose visto en mi Consejo de las Indias, con lo que dijo mi Fiscal, y...
Página 69 - Con esta ocasión, pareció proponer al reverendo Padre general, Tirso González, que su Paternidad reverendísima se esforzase a conseguir del rey católico don Carlos II, real cédula para que, usando en dicho colegio de los privilegios pontificios, pudiesen darse en él los grados de bachilleres, licenciados y doctores a los que cursasen nuestras escuelas, al modo que lo tenía su Majestad católica concedido en Santa Fe, Manila y Mérida de Yucatán. Favorecía a esta pretensión la distancia...
Página 307 - América; en uso de las facultades que me concede la séptima de las bases acordadas en Tacubaya, y sancionadas por voluntad de la nacion, he tenido á bien decretar lo contenido en el artículo siguiente.
Página 307 - República se ha servido dirigirme el decreto que sigue: Antonio López de Santa-Anna, benemérito de la patria, general de división...
Página 82 - ... había como dijimos, encomendado al Padre Kino la fábrica de un barco en que se pudiese proveer de víveres la desamparada y estéril California. El Padre Kino, aunque deseosísimo de contribuir con todas sus fuerzas a la reducción de aquel país; sin embargo, no pudo poner mano a la construcción de dicho barco hasta los principios de este año de 1694. En los dos años antecedentes, este fervoroso misionero se había ocupado en visitar los demás sitios y poblaciones de pimas y sobas. Estos...
Página 105 - ... varada en tierra, y llevándola monte adentro, la hicieron pedazos con piedras. No se supo del hurto hasta las tres de la tarde, en que al punto el capitán Luis de Torres, con otros nueve hombres bien armados, salieron en busca de los agresores. Encontraron unos pocos que daban muestras de venir a las manos; pero al mismo tiempo se retiraban.
Página 93 - ... vida política y civil? Esto nos cantan en sus primeras entradas. Nosotros, insensatos, los recibimos como unos hombres venidos del cielo para nuestro bien. Pero ¿cuál es el cumplimiento de estas magníficas promesas? Ya lo veis. Muchos años ha que asolan nuestro país los apaches, los jocomes y los janos, talan nuestros campos y roban nuestros ganados. ¿Y nos han defendido sus presidios? ¿Nos han protegido sus armas, o por mejor decir, no les ha sido este un medio para destruirnos?
Página 95 - El fiscal del rey se opuso fuertemente, fundando en las últimas cédulas reales que vedaban intentar de nuevo cosa alguna en California. El Padre Salvatierra respondió breve y sólidamente, que la intención de SM no era ni podía ser cerrar las puertas* de la salud a los infelices californios; que la prohibición era para el tiempo que durase la rebelión de los...
Página 55 - ... turbios y salobres, mal sano el clima y muy caliente; los socorros escasos y tardíos; los indios, aunque muy mansos y amigos, no dejaban de causar algunas inquietudes. Los edues por el mes de febrero con el motivo de haber azotado...
Página 307 - ... por su adhesion á los principios liberales bien entendidos, han recomendado esta medida como muy capaz de contribuir á la seguridad del territorio donde residen las tribus errantes, y que esa institucion es admitida en los Estados-Unidos, y en otras repúblicas de América, sin mengua ni perjuicio de la forma de gobierno republicano ni de las libertades, que tanta sangre ha costado establecer en América...