Imágenes de páginas
PDF
[ocr errors]

La fecundidad que distingue el matrimonio de don Domingo de Valdes con doña Francisca de Borja de Carrera contribuyó a aumentar la esfera de influencia de la familia Carrera, cuya parte fué tan considerable en la revolucion de 1810.

El fundador de esta última familia es don Ignacio de Carrera Iturgóyen, uno de los mas valientes soldados de la conquista de Chile en la segunda mitad del siglo XVII.

Natural de Guipúzcoa, don Ignacio de Carrera habia tenido por padres a don Juan de Carrera i a doña Francisca de^lturgóyen.

Cuando don Ignacio llegó a nuestras playas, hacia un siglo completo que Pedro de Valdivia habia empezado la conquista de este pais; pero aun entónces la guerra con los indíjenas se hallaba lejos de estar terminada.

Don Ignacio de Carrera vino en compañía de un hermano de su madre, don Bernardo de Iturgóyen i Amasa, quien ya habia estado en Chile en época anterior, combatiendo contra los araucanos.

Durante mas de cuarenta años, hasta el dia de su muerte, don Ignacio debia prestar activos e importantes servicios en pro de la civilizacion de esta comarca.

Su constancia, su enerjía i el exacto cumplimiento de sus deberes le hicieron subir grado por grado desde los mas humildes hasta los mas altos empleos militares.

Desempeñó tambien los cargos de gobernador de Chiloé i Valdivia, i los de alcalde ordinario i correjidor de Santiago.

Solo le faltó ser nombrado presidente i capitan jeneral.

Hé aquí su hoja de servicios. En el gobierno del marques de Baides tuvo los empleos que siguen.

Soldado en la compañía de caballos que el capitan Diego de Morales levó en Santiago por agosto de 1640. Jentilhombre de armas. Jentilhombre de guion.

Alférez de la compañía del maestre de campo de Concepcion.

Capitan de infantería de una de las compañías del tercio de Arauco.

El presidente don Martin de Mujica le nombró capitan de caballos lijeros lanzas españolas de una de las compañías del tercio de Tucapel.

El sucesor de Mujica, don Alonso de Figueroa i Córdoba le confió el cargo de comisario jeneral de la caballería, i mas tarde la gobernacion de Chiloé, que desempeñó en dos períodos diversos.

El infortunado presidente don Antonio de Acuña i Cabrera nombró a don Ignacio, en junio de 1655, correjidor de Santiago i su lugarteniente de mar i tierra; pero los graves sucesos militares de aquel año obligaron al capitan jeneral a designar como sucesor en el correjimiento, con fecha 3 de noviembre, a don José Morales Negrete (1), a fin de que Carrera pudiera acompañarle en su espedicion al sur contra los indios.

(1) Actas del cabildo de Santiago. Archivo municipal.

Con este objeto, Carrera fué nombrado sarjento mayor del reino, cabo i gobernador del tercio de Santa María i de las fronteras de Bio-Bio.

Estas distinciones con que le honró Acuña i Cabrera no fueron parte a que el nuevo gobernador, don Pedro Porter Casanate, menospreciara los servicios de Carrera.

Por el contrario, siguió prestándole igual confianza que su antecesor en la presidencia, i, como a segundo del maestre de campo don Francisco Núñez de Pineda i Bascuñan, a don Ignacio de Carrera le cupo la honra de libertar a la plaza de Boroa, seriamente amenazada por los indios, despues de varios reñidos combates en los meses de febrero i marzo de 1656 (1).

Con fecha 16 de noviembre del mismo año, Porter Casanate nombró a Carrera maestre de campo jeneral, o sea jefe de la infantería (2).

Con las estensas facultades que le daba tan alto cargo, Carrera tomó parte en las diferentes campañas realizadas contra los indíjenas en los años posteriores.

El presidente Meneses debia colocar a don Ignacio en situacion mas encumbrada aun.

Por decreto de 27 de diciembre de 1663, firmado en la ciudad de Mendoza, en vísperas de trasmontar la cordillera, le dió el mando de todo el ejército, con el título de gobernador de las armas, i predominio sobre los otros dos maestres de campo jenerales, don Martin

(1) Barros Arana, Historia Jeneral de Chile, tomo 5.0, pajina 12.

(2) Todos los nombramientos recaidos en la persona de Carrera, ya sean civiles o militares, hasta el de maestre de campo jeneral que acaba de mencionarse, se hallan certificados en el tomo 562 del archivo de la Capitanía Jeneral.

MAYORAZGOS—T. II 13

[ocr errors]

de Erizar i don Francisco Bravo de Saravia, futuro suegro este último del mismo Meneses (1).

Desgraciadamente, Carrera no subió tan arriba sino para caer mui abajo.

Son conocidos algunos actos de violencia i de injustificado atropello que caracterizan el gobierno de don Francisco de Meneses.

Una de las víctimas fué el maestre de campo don Ignacio de Carrera.

Disgustado éste con el presidente por asuntos del servicio, se le encerró como a reo vulgar en el fuerte de San Pedro, a orillas del Bio-Bio.

Don Ignacio consiguió, sin embargo, huir de su prision, i mas tarde retirarse a su hacienda de Aculeo, en el distrito de Santiago.

Amenazado nuevamente por las persecuciones de Meneses, Carrera vióse obligado a escapar, i a embarcarse en Valparaiso con direccion al Perú, donde contribuyó a la caida de su enemigo (2).

El sucesor de Meneses en el gobierno de Chile, devolvió a Carrera, con fecha 14 de noviembre de 1668, su cargo de maestre de campo jeneral, i al año siguiente le nombró gobernador de las armas del ejército (3).

El último puesto militar de importancia que desempeñó don Ignacio de Carrera fué el de gobernador del presidio i fortificaciones de Valdivia, nombrado por el virrei del Perú, conde de Lémos, en 8 de mayo de 1671 (4).

(1) Archivo de la Capitanía Jeneral, tomo 562.

(2) Barros Arana, Historia Jeneral de Chile, tomo 5.0, pajinas 78 i 79.

(3) Tomo 562, ya citado, del archivo de la Capitanía Jeneral.

(4) Capitania Jeneral, tomo 562.

La plaza de Valdivia, que dependia militarmente del virrei, acababa de ser amenazada por una espedicion de filibusteros ingleses.

En el año 1673 desempeñaba este mismo cargo don Francisco Núñez de Pineda i Bascuñan, autor del Cautiverio Feliz, bajo cuyas órdenes habia combatido Carrera en el ataque a los indios sitiadores de Boroa.

De la anterior relacion se desprende que durante veinticinco años, esto es, un cuarto de siglo, desde el gobierno de don Martin de Mujica hasta el de don Juan Henríquez, don Ignacio de Carrera fue uno de los jefes mas prestijiosos del ejército español en Chile.

Su hoja de servicios está formada, nó con simples títulos de papel, sino con verdaderas acciones de guerra, en las cuales espuso cien veces su vida.

[graphic]

La direccion militar de don Ignacio de Carrera contribuyó por mucho a dar solidez al edificio de la monarquía española en esta rejion de América.

Puede afirmarse sin figura de retórica que este vale

« AnteriorContinuar »