Imágenes de páginas
PDF

Don Pedro murió, como se ha leido, ántes de la revolucion de 1810.

Su sobrino don José María, aunque ya habia alcanzado carta de ciudadano chileno, no tuvo intervencion efectiva en la caida de don Bernardo O'Higgins, ni tampoco en los sucesos de 1830, pues falleció en el curso de este último año.

La hacienda de Bucalemu fué esvinculada en conformidad a la lei; i gozan actualmente de los réditos censuales (1)los hijos de don Manuel José Balmaceda, el mayor de los cuales, don José Manuel, fué, como es notorio, presidente de la República en el quinquenio de 1886 a 1891 (2).

VI

Muerto sin descendientes don Pedro Fernández Balmaceda, tocaba poseer el mayorazgo fundado por el oidor a la línea de don Juan Francisco Ruiz de Balmaceda.

Este último, como su primo hermano don Pedro,

canónico. Los tres caballeros ántes nombrados contrajeron matrimonio con señoras chilenas: don Manuel Fernández Cereceda, con doña Ana María Iñiguez i Ovalle; don Braulio Fernández Arnedo, con doña Amalia Vicuña i Guerrero, hermana del señor senador de la República don Claudio Vicuña; i don Domingo Fernández Matta, con doña Enriqueta Jaraquemada i Vargas.

(1) En arcas fiscales se halla redimida la cantidad de 552,000 pesos, que al cuatro por ciento de interes da una renta anual de mas de 22,000 pesos.

(2) Estos son los últimos parientes de don Pedro Fernández Balmaceda que tienen derecho al censo. Despues de ellos, debe pasar al arzo bispo de Santiago.

obtuvo grados militares, i en 1780 era comisario jeneral de la caballería en el ejército de la frontera.

Don Juan Francisco desempeñó ademas por muchos años el cargo de tesorero de la real renta de tabacos. En 1791 era administrador de la contaduría jeneral de este ramo (1).

Antes de que muriera su tio el oidor, don Juan Francisco habia contraido matrimonio con doña Antonia de Ovalle i Aguirre, nieta del marques de Montepío e hija de don Miguel de Ovalle (2) i de doña Juana de Aguirre.

De esta union nacieron los hijos que siguen:

1) Don Ignacio.

2) Don José Francisco, presbítero.

3) Doña Pabla, casada con su primo don Gaspar de Ovalle.

4) Doña Josefa, casada con don Francisco Valdivieso Ordóñez.

5) Doña María Mercedes.

6) Doña Manuela, relijiosa del monasterio de la Victoria.

7) Doña Juana, relijiosa del mismo monasterio.

8) Doña Mariana.

9) Doña María del Cármen.

10) Doña María del Rosario (3).

(1) Rosales, El primer Balmaceda. He comprobado por raí mismo en el archivo de escribanos las noticias apuntadas.

(2) Don Miguel de Ovalle habia nacido del matrimonio de don Jacinto de Ovalle i Ureta, bisnieto del fundador de la familia Ovalle en Chile, i de doña Ana Llamez i Quero. Don Miguel casó en segundas nupcias con doña Teresa de Ustáriz i Meneses, nieta del presidente Ustáriz i bisnieta del presidente Meneses; i otorgó su testamento ante Nicolas de Herrera en 12 de julio de 1778.

(.5) Estas tres últimas habian fallecido cuando su padre, don Juan

En 9 de febrero de 1784, Ruiz de Balmaceda habia rematado la hacienda de las Tablas, que habia sido de los jesuitas, en la cantidad de 52,025 pesos, pagaderos a nueve años plazo (1).

Don Juan Francisco fué sepultado en la iglesia de Santo Domingo a 1.° de noviembre de 1792 (2); de tal manera que al fallecimiento de su primo don Pedro, en 1808, debia gozar del mayorazgo don Ignacio Ruiz de Balmaceda i Ovalle.

Desgraciadamente, éste se hallaba en demencia, i el vínculo pasó a manos del presbítero don José Francisco.

Las virtudes que adornaban a este sacerdote, al decir de sus biógrafos, eran superiores a las que merecen elojios en la jeneralidad de los casos.

Don José Francisco Ruiz de Balmaceda i Ovalle era considerado como un santo (3).

Cuando entró en posesion del mayorazgo, se creyó obligado a pasar largas temporadas en la hacienda de Ibacache, donde enseñaba a leer, escribir i contar a los hijos de los inquilinos.

Patron igual no conocieron los moradores del fundo.

Los pobres eran favorecidos a manos llenas por el señor Ruiz de Balmaceda. Para ellos, nunca hubo malas cosechas.

El hospital de mujeres de San Francisco de Borja,

Francisco Ruiz de Balmaceda, otorgó su testamento, ante el escribano Antonio Centeno, en 31 de octubre de 1792.

(1) Barros Arana, Historia Jeneral de Chile, tomo 6.0, pajina 299.

(2) Archivo de la parroquia del Sagrario.

(3) Léase la biografía que le consagra el prebendado don Francisco de Paula Taforó en la Galería de hombres célebres de Chile, tomo 2.', 1854, pajina 118.

del cual fué capellan, mereció de su parte una consagracion de muchos años.

Su jenerosidad i su espíritu de sacrificio no tuvieron límites.

Esta vida entregada por entero al ejercicio de la caridad, no contribuyó por cierto al progreso de las propiedades que constituian el mayorazgo. Antes, por lo contrario, fué una causa poderosa de menoscabo.

Apoyado en estas consideraciones, don Francisco Valdivieso Ordóñez, marido de una de las hermanas del presbítero, a la cual tocaba la sucesion del mayorazgo, se presentó a la justicia ordinaria en el mes de agosto de 1824, solicitando se diera desde luego el goce del vínculo a su mujer, la señora doña Josefa Ruiz de Balmaceda i Ovalle.

Por sentencia de 7 de enero de 1825, don José Gabriel Palma mandó poner en posesion interina del mayorazgo al señor Valdivieso Ordóñez, con la obligacion de dar alimentos cóngruos a su cuñado, el presbítero don José Francisco.

Probablemente aconsejado por algunos amigos, el señor Ruiz de Balmaceda apeló al arbitrio de hacer donacion, por escritura pública de i.° de febrero, al hospital de mujeres de San Francisco de Borja de todos los frutos del mayorazgo, por el término de nueve años.

A pesar de las nuevas influencias que con este motivo se hicieron valer, el tribunal superior confirmó la resolucion del señor Palma (1).

Este mismo juicio volvió a repetirse ocho años despues, por haber otorgado el presbítero Ruiz de Balma

(1) Archivo jeneral de los tribunales de justicia

ceda una segunda escritura, en 13 de julio de 1833, por la cual donó al mismo hospital de San Francisco de Borja la mitad de los productos del mayorazgo.

La Corte, por sentencia de 11 de octubre de 1837, declaró nula esta donacion i confirmó las sentencias ya dictadas sobre este asunto (1).

Don José Francisco Ruiz de Balmaceda i Ovalle murió en Santiago a 2 de noviembre de 1842 (2).

Su cuñado don Francisco Valdivieso Ordóñez era hijo de un rico agricultor, i habia nacido en la hacienda de Apaltas, en la Requínoa, a 4 de octubre de 1764(3).

La familia Fernández de Valdivieso, a la cual pertenecia, i uno de cuyos miembros mas distinguidos fué el arzobispo de Santiago don Rafael Valentin Valdivieso, reconocia por su fundador a don Silvestre Fernández de Valdivieso i Arbizú, natural de Lima, pero hijo de padres españoles (4).

Don Francisco Valdivieso Ordóñez i doña Josefa Ruiz de Balmaceda tuvieron seis hijos.

El mayor de los varones, don Manuel José Valdivieso i Balmaceda, casado con la señora doña Cármen Calvo, murió ántes que su madre, i fué sepultado en el Cementerio Jeneral a 16 de enero de 1844 (5).

(1) Archivo de los tribunales de justicia.

(2) Este presbítero se firmaba de este modo: José Francisco Ruiz de Ovalle, segun la costumbre moderna. En cambio, sus contemporáneos le llamaban malamente José Francisco Ruiz de Ovalle i Balmaceda, como si este último hubiera sido el apellido de su madre. Véase la inscripcion de su mausoleo en el Cementerio Jeneral.

(3) Papeles de familia.

(4) Ambros1o Valdes, Carrera, pajina 445, nota 10.

(5) Archivo del Cementerio.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »