Imágenes de páginas
PDF

da con don Pedro de la Riva; i en quinto lugar, por fin, al pariente mas inmediato.

Las familias de las dos señoras antedichas no habian venido a América i se hallaban establecidas en España.

Don Francisco Antonio impuso a los poseedores del mayorazgo, entre otras, las obligaciones que siguen.

Primera. Dar alimentos cóngruos a sus hermanos, siempre que carecieran de recursos suficientes.

Segunda. Llevar el apellido Ruiz de Tagle i usar las armas i blasones de la casa.

Tercera. Mandar decir anualmente 52 misas rezadas, una en cada semana de las que componen el año, i pagarlas con la limosna de ocho reales cada una.

Cuarta. Mandar cantar una misa, con vijilia i responso, por la limosna de doce pesos, en las festividades de Nuestra Señora, del patriarca San Francisco de Asis i de San Antonio de Padua, por el alma del fundador, de los padres de éste, de su mujer, de sus hermanos, i demas personas con quienes estuviera obligado.

Don Francisco Antonio se reservó espresamente el derecho de modificar en todo o en parte el mayorazgo establecido por él; e hizo uso de esta facultad en su testamento, otorgado en 2 de octubre de 1793, ante el escribano Melchor Roman (1).

La principal alteracion consistió en agregar al vínculo la hacienda de la Calera, ántes propiedad de la Compañía de Jesus, que don Manuel Ruiz de Tagle remató para su tio en 28 de noviembre de 1783, por la suma de 30,000 pesos, la mitad al contado, i la mitad pagadera

(1) Uno de los protocolos de este notario se halla en el volúmen 360 del archivo de la real audiencia, donde puede leerse el testamento de don Francisco Antonio Ruiz de Tagle.

en nueve años, con intereses del cinco por ciento al año (1).

La hacienda medía 1,871 cuadras i una cuarta de cuadra, segun se lee en la mensura i tasacion que hicieron el maestre de campo don Gabriel de Ovalle i el teniente de infantería reformado i agrimensor don Antonio Lozada i Carvallo: 1,200 cuadras, avaluadas a diez pesos cada una, por tener riego i ser de primera calidad; i las restantes 671 cuadras i una cuarta, a ocho pesos, por comprender serranías, aun cuando era posible regarlas todas.

En la propiedad habia una viña con 35,100 plantas: 17,500 plantas con sus varas i horcones, tasadas a 3 reales cada una; i 17,600, a dos reales (2).

Don Francisco Antonio declaró en su testamento que debian considerarse pertenecientes al mayorazgo, no solo las tierras de los fundos vinculados, sino tambien sus edificios, sus plantaciones i los aparatos para la esplotacion de las viñas.

Con la vinculacion de la hacienda de la Calera, el mayorazgo de Ruiz Tagle llegó a medir una estension de cerca de 6,000 cuadras; lo cual hoi parece enorme, pero que nada tenia de estraordinario en aquellos tiempos, en que los trabajos agrícolas conservaban su sencillez primitiva.

Sin exajeracion alguna, podría sostenerse que en las naciones mas adelantadas de Europa esa estension de terrenos cultivables bastaria para dar sustento a 6,000 familias de labradores.

(1) Volúmen 408 del archivo de la real audiencia.

(2) Esta tasacion habia sido hecha en 25 de octubre de 1771.

En la escritura de 10 de marzo de 1783, don Francisco Antonio habia impuesto a los poseedores del mayorazgo la obligacion de mantener a su suegra, doña María Josefa Ortiz de Torquemada, en la casa de la Plaza Mayor, como si fuera propia de ella, i la de darle una renta de 1,000 pesos al año; pero esta señora falleció ántes que su yerno, i él cambió en el testamento la espresada disposicion por una masjeneral.

Todos los que gozaran del vínculo debian mantener a su lado, de un modo correspondiente a su posicion social, a las viudas de los anteriores poseedores; salvo que ellas no se allanaran a vivir con sus nueras, en cuyo caso estarian obligados a darles una renta de 500 pesos al año, mientras permanecieran en la viudez.

Don Francisco Antonio estableció ademas, entre sus últimas voluntades, la de que los poseedores del mayorazgo debian protejer a sus hermanos menores de edad.

Por su parte, él legó diversas sumas de dinero a los miembros de su familia, tanto a los que residian en América como en España.

El testamento terminaba con el encargo de muchas obras de devocion i de caridad.

Don Francisco Antonio Ruiz de Tagle falleció en Santiago a 21 de noviembre de 1793, i su cadáver fué sepultado en la iglesia de San Francisco.

III

Don Manuel Ruiz de Tagle i Torquemada solo gozó del mayorazgo seis años i ocho meses; pero algun tiempo ántes habia empezado ya a administrar las haciendas de su tio (1).

Con fecha 4 de agosto de 1786, don Manuel habia contraido matrimonio con doña María del Rosario Portales i Larrain, hija del alférez real don Diego Portales Irarrázaval, i de la señora doña María Teresa Larrain Lecaros.

Dió la bendicion nupcial el dean de la Catedral de Santiago don Estanislao de Irarrázaval, i fueron padrinos don Francisco Antonio Ruiz de Tagle i doña María Josefa de Lecaros (2).

De este matrimonio nacieron los hijos que siguen:

1) Don Francisco Antonio, casado con su prima hermana doña María del Rosario Larrain i Rojas.

2) Doña María del Tránsito, mujer de su primo hermano don Pedro Larrain i Rojas.

3) Don Juan de Dios, casado con doña Rosa de Irarrázaval i Alcalde.

4) Don Manuel, casado con su prima hermana doña María del Tránsito Portales i Larrain.

5) Don Bernardo, casado con doña María Mercedes Lecaros i Alcalde.

6) Doña Cármen, mujer de su primo hermano don Diego de Echeverría i Larrain (3).

La anterior lista ofrece a la vista uno de los rasgos mas característicos de la aristocracia colonial de Chile. Encerradas las familias nobles i ricas de nuestro pais

(1) Testamento de don Francisco Antonio, ántes citado.

(2) Archivo parroquial del Sagrario.

(3) Torres Saldamando, Los Títulos de Castilla en las familias de chile. Tomo 1.°, pajinas 323 i 24.

MayorazgosT. 11 19

en un estrecho espacio, cual era la antigua ciudad de Santiago; sin comunicacion libre con la Península, i ménos aun con las otras naciones de Europa; con la espectativa de un viaje difícil al virreinato del Perú, que mui pocos comerciantes podian realizar; sin recibir a otros huéspedes estraños que a una docena de españoles, ántes deseosos de hacer fortuna que de establecer hogar en esta lejana comarca, se veian aquellas familias obligadas a ir estrechando mas i mas, de año en año, sus lazos de parentesco.

La revolucion de la independencia aumentó de un modo considerable este aislamiento.

Así se esplica, como acaba de leerse, que de los seis hijos de don Manuel Ruiz de Tagle i Torquemada, cuatro contrajeran matrimonio con primos hermanos; el quinto, don Juan de Dios, con su prima en cuarto grado canónico, doña Rosa de Irarrázaval; i el sesto, don Bernardo, con la señora Lecaros i Alcalde, con la cual tenia relaciones de consanguinidad.

Las consecuencias de estos repetidos matrimonios entre parientes cercanos, por dos, tres i mas jeneraciones sucesivas, se dejan sentir hasta hoi entre nosotros, i no es, por cierto, uno de los menores males que nos legó el réjimen español,

Don Manuel Ruiz de Tagle i Torquemada murió en el mes de julio de 1800, i, como su tio don Francisco Antonio, recibió sepultura en la iglesia de San Francisco (1).

Del mismo modo que su tio, don Manuel se distinguió por su espíritu de caridad. En union del prior del

(1) Archivo de la parroquia del Sagrario.

« AnteriorContinuar »