Imágenes de páginas
PDF

masero, hija del maestre de campo Andres Jiménez de Lorca i de doña Juana Chumasero.

Por escritura otorgada en 9 de agosto de 1643, ante Domingo García Corvalan, la viuda de Jiménez de Lorca prometió al capitan Prado una dote de 16,000 pesos, 6,000 en dinero i el resto en ropa, alhajas i muebles; i, por su parte, don Pedro ofreció a la novia 2,000 pesos en arras.

María de Lorca era hija de un valiente soldado que, despues de combatir en las guerras de Italia, habia servido en el presidio de Cádiz bajo las órdenes del duque de Medina Sidonia.

Jiménez de Lorca habia llegado a Chile, en el año 1605, con el grado de alférez, en el ejército de 1,000 hombres que trajo Antonio de Mosquera, mas tarde gobernador i capitan jeneral de Puerto Rico.

El futuro suegro de Prado habia dado pruebas de su enerjía i entereza de ánimo en las interminables campañas de Arauco, i habia llegado a obtener en 1617 el título de sarjento mayor del reino.

El virrei del Perú marques de Guadalcázar, le habia nombrado en 1627 castellano del castillo de San Felipe (1).

Don Pedro de Prado de la Canal i doña Maria de Lorca tuvieron los siguientes hijos:

1) Doña María Eujenia, mujer del capitan, despues maestre de campo jeneral, don Fernando de la Llana Riva de Herrera. Esta señora recibió de sus padres, como dote, a cuenta de sus lejítimas, mas de 25,000 pesos.

(1) La hoja completa de los servicios militares de Andres Jiménez de Lorca puede leerse en los volúmenes 485 i 506 de la Capitanía Jeneral.

MAYORAZGOS—T. II 21

2) Don Pedro.

3) Maestro don José (1).

4) Doña Petronila, casada con el capitan don Fadrique de Ureta i Pastene, quien tuvo por dote de su mujer mas de 20,000 pesos (2).

5) Doña Juana Margarita, relijiosa del monasterio de agustinas de la Limpia Concepcion (3).

6) Frai Vicente, dominicano (4).

7) Doña Francisca, casada despues de los dias de sus padres con el capitan don José de Ureta i Pastene, hermano de don Fadrique. Estos son los abuelos maternos del conde de la Conquista, don Mateo de Toro Zambrano (5).

Prado de la Canal era dueño de estensas propiedades, pues ademas de las casas de su morada poseia dos grandes haciendas, la de Pudágüel, a siete leguas de Santiago, en la doctrina de Renca, i la de Acuyo, con las quebradas de Ráramo i Tapigüe, que le habia cedi

(1) El grado de maestro que se da en 1682 a este hijo de Prado de la Canal hace suponer que en esta fecha habia recibido órdenes sagradas, pues el título universitario de maestro en artes solo se concedia entónces en Chile en los conventos de Santo Domingo i San Ignacio; i en el primero de éstos, donde probablemente estudió don José de Prado, no se incorporaban sino aquellos jóvenes que habian resuelto ordenarse.

(2) Este capitan casó en segundas nupcias con doña Petronila de Carrera i Elguea, i fueron projenitores de numerosa descendencia.

(3) Esta otorgó,su testamento, próxima a profesar, ante José de Morales, en 21 de junio de 1679.

(4) En el tomo 2." de la Biblioteca Hispano-Chilena de don José Toribio Medina, pajina 366, se da noticia de un informe desfavorable contra el obispo de Santiago don Luis Francisco Romero dado al rei por frai Vicente de Prado en carta de 25 de octubre de 1712.

(5) He tomado los anteriores datos sobre los hijos de Prado de la Canal de su testamento, otorgado en 20 de marzo de 1682 ante José de Morales.

do en 4 de mayo de 1679 su yerno el capitan don Fernando de la Llana (1).

El valle de Acuyo pertenece hoi al departamento de Casablanca, i fué mui codiciado en los primeros tiempos de la colonia, por hallarse en el camino de Santiago a Valparaiso i estar bañado por el mar.

La primera merced de tierras en este valle se hizo a 19 de marzo de 1546 por el cabildo de Santiago a Bartolomé Flores (Bartolomé Blumenthal, segun Vicuña Mackenna), antepasado de los Lisperguer (2).

Mas tarde, en 3 de enero de 1577, Rodrigo de Quiroga hizo otra concesion de tierras en el mismo valle a Alonso de Córdoba el mozo (3).

(1) Catálogo del archivo de la real audiencia. Tomo I, pajina 32.

(2) He aquí el testo de esta concesion, cuya copia me ha sido comunicada por don José Toribio Medina.

«Nos el consejo, justicia i rejimiento de esta cibdad de Santiago del Nuevo Estremo de estas provincias de la Nueva Estremadura, por la presente hacemos merced i damos a vos, Bartolomé Flores, vecino de esta cibdad, de un pedazo de tierras para una estancia de pasto i labor, ques en el término de esta cibdad de Santiago, en el valle que llaman de Acu11o, i lo cometemos a Rodrigo de Araya, alcalde, i a Francisco de Villagra, rejidor, para que vos señalen i amojonen la dicha estancia, i vos metan en la posesion della, conforme a derecho; la cual dicha merced se vos hace con tal aditamento que agora ni de aquí en adelante vos ni vuestros herederos no la podais vender ni enajenar a clérigo ni a fraile, ni a iglesia ni a monasterio, ni a otra persona eclesiástica, e si la vendiéredes o enajenáredes a las tales personas las hayais perdido i quedan aplicadas para propios i rentas de esta dicha cibdad. Dada en Santiago del Estremo, a 19 dias del mes de marzo, año de mili e quinientos e cuarenta e seis años.

t>Juan Fernández Alderete.—Rodrigo de Araya.Francisco de Villa- gra.Pedro Alonso.Pedro Gomez.

Por mandado de los señores justicia i rejidores, Luis de Cartajena, escribano público i de cabildo.»

(3) Catálogo citado. Sobre Alonso de Córdoba, léase el prólogo de Medina en el tomo 17 de Historiadores de Chile.

El valle mencionado pasó en seguida a manos de don Antonio de Zapata, el cual habia sido de los primeros compañeros de Pedro de Valdivia (1).

Don Antonio era natural de Palencia e hijo de Alfonso Ruiz Zapata i de Antonia Saldaña.

Dejó por universal heredero a su sobrino don Jerónimo de Zapata en el testamento que otorgó en Santiago, a 20 de julio de 1589, ante el escribano Alonso del Castillo (2).

Don Jerónimo habia nacido del matrimonio de doña Isabel de Zapata con el licenciado don Diego Gutiérrez de Mayorga, en la ciudad de Palencia; i fué el tronco de la familia Zapata, que tuvo en Chile verdadera importancia social en los siglos XVII i XVIII (3).

(1) Algunos de sus servicios han sido indicados por don José Toribio Medina en el prólogo ántes citado.

(2) Los protocolos de este escribano se han perdido; pero una parte del testamento de don Antonio de Zapata se encuentra en el volúmen 124 del archivo de la real audiencia.

(3) Don Jerónimo de Zapata contrajo matrimonio con doña Constanza Arias de la Fuente, i se dieron mútuamente poder para testar ante el escribano Antonio de Bocanegra en 29 de enero de 1647. El testamento de aquella señora fué otorgado ante Pedro Vélez en 28 de setiembre de 1649, i de esta pieza he tomado las noticias relativas a don Jerónimo, a sus padres e hijos. Estos últimos fueron siete: t.° Don Antonio, muerto en el Perú, soltero; 2." Frai Alonso, relijioso de la Merced; 3." Capitán donjor

je, alcalde ordinario de Santiago en el año del gran terremoto, en 1647; 4." Doña Isabel, mujer de don Tomas de Ovalle i Pastene, hermano del jesuita Alonso de Ovalle; 5." Don Francisco, muerto en el Brasil, casado con doña Jerónima de Benavides, padres de doña Nicolasa de Zapata i Benavídes, mujer de don Antonio Alfonso de Irarrázaval i Aguilera; 6." Don Diego, casado con doña Catalina del Aguila i Salazar, hija del poeta don Melchor Jufré del Aguila, padres, entre otros hijos, de don Jerónimo, el cual contrajo matrimonio con doña Antonia Pizarro Cajal; abuelos de don Jerónimo de Zapata i Pizarro, casado con doña Nicolasa Recalde; i bisabuelos de doña Mariana de Zapata i Recalde, mujer del correjidor don Pedro José de Lecaros i Ovalle; 7." Doña María Magdalena, casada con el abogado de la real audiencia doctor Hernando de Molina.

La cuesta de Zapata, que divide los actuales departamentos de Casablanca i Melipilla, debe su nombre a esta familia.

Don Pedro de Prado de la Canal fué dueño de una gran parte de la estancia que habia pertenecido a don Jerónimo de Zapata i Mayorga.

En su hacienda de Pudágüel Prado de la Canal tenia varias familias de indios apresados en la guerra; i pocos dias ántes de morir solicitó del presidente Henriquez los encomendara a su hijo don José de Prado i Lorca.

Estos indios llegaban al número de 17, de los cuales solo 6 estaban obligados a pagar tributo, ilos 11 restantes eran de menor edad.

El presidente accedió a lo pedido con fecha 1.° de octubre de 1681 (1).

Don Pedro falleció en Santiago a 23 dias del mes de noviembre del mismo año (2); i fué enterrado en la iglesia de Santo Domingo, capilla de San Vicente Ferrer, en sepultura de su propiedad.

Habia dado poder para testar, ante José de Morales, en 21 de noviembre del año de su muerte, a su hijo el maestre de campo don Pedro de Prado i Lorca, a quien mejoró en las casas de su morada, con todos los muebles i pinturas.

Esta propiedad, que lindaba por la calle de San Antonio con la casa de doña María Eujenia de Prado i Lorca, mujer del maestre de campo jeneral don Fernando de la Llana, i por la calle de la Merced con una casita de doña Francisca de Prado i Lorca (3), mujer

(1) Volumen 475 del Archivo de la Capitanía Jeneral,[a foja 357 vuelta.

(2) Certificacion del escribano José de Morales Melgarejo.

(3) Esta señora vivía en la acera del frente, donde tenia su casa prin

« AnteriorContinuar »