Imágenes de páginas
PDF

facultad para ello, o usase de ella, aunque sea concedida de propio motu, lo que hiciere sea en sí ninguno, i de ningun valor ni efecto, i por el mismo hecho quede despojado i privado de la posesion de dicho vínculo, i la tome i aprenda el siguiente en grado, como si el tal sucesor fuere muerto naturalmente o no hubiese nacido. ítem, que, si alguno de los sucesores de este mayorazgo, lo que Dios no permita, cometiera delito de herejía, o crimen ¡oeste majestatis, u otro cualquier delito por donde pueda perder el dicho mayorazgo, a parte de él, o por el mismo hecho que le cometiere o tratare de cometer, le pierda, i suceda en él el siguiente en grado, así en la posesion como en la propiedad, porque el que incurriere en estos delitos no ha de poder gozar ni suceder en dicho mayorazgo, ni por razon de ellos la cámara, ni fisco de su Majestad, ni en su usufructo ni en propiedad, ni en otra manera alguna, por cuanto nuestra voluntad determinada es que los que hubieren de entrar a gozar i servir este mayorazgo precisamente sean católicos, cristianos, i obedientes a la santa iglesia romana, i fieles i leales vasallos de su Majestad i de los reyes de Castilla, i a los que no lo fueren no los llamamos, i ántes los habemos por escluidos de la sucesion de dicho mayorazgo. ítem, queremos i mandamos que los sucesores en él se hayan de llamar por primero apellido el de Prado, a ménos que la piedad de su Majestad se digne concederles algun título, i que traigan nuestras armas en el mas preeminente lugar, i, no cumpliéndolo así, pase la sucesion al siguiente en grado, habiendo pasado un año sin haberlo cumplido despues de estar cerciorado de estas circunstancias, sin que para ello sea necesario interpelacion, amonestacion ni otra dilijencia alguna. Ítem, si alguno de los llamados naciese loco, mentecato, mudo i juntamente sordo, o le sobrevinieren estas enfermedades o cualquiera de ellas despues de nacido, deberá pasar el mayorazgo al ¡siguiente en grado, siendo de la obligacion de éste el mantenerle hasta su fallecimiento con buena, regular decencia i comodidad. Ítem, que no suceda ni pueda suceder el clérigo de órden sacro, ni ningun relijioso ni relijiosa profesos, a escepcion si fuese de órden militar o caballería, que a éstos no les escluimos, a ménos que segun sus constituciones i establecimientos les esté prohibido el casarse, que en tal caso no deben entrar, i, porque pudiera suceder que alguno a quien le tocare la sucesion quisiere ordenarse de clérigo, éste no podrá entrar al goce, pero sí el subsecuente está obligado a contribuirle con doscientos pesos anuales, a fin de que por tan piadoso

destino no pierda en él todo lo que la naturaleza le franqueaba, i éste será obligado a aplicarnos veinticinco misas todos los años por término de su vida. ítem, que, pasado este mayorazgo de un sucesor en otro conforme a la disposicion de él, aunque sea del primero en el segundo llamado, o en los demas, ninguno de ellos pueda sacar cuarta falsidia ni otra cosa alguna por razon de restitucion ni por otra causa ni motivo, aunque aquí no se esprese ni declare. ítem, que, dentro de seis meses de como cualquiera de los llamados a este mayorazgo suceda en él, sea precisamente obligado a hacer inventario solemne jurado de todos los bienes que entrasen en su poder i en que sucede, so pena de que, si no lo hiciere dentro del dicho término, se deferirá al juramento ad litem del segundo en grado, en órden a la falta de ellos, i por él lo pagarán sus herederos i sucesores, sin que se requiera otra prueba. ítem, que lo acrecentado en los bienes de este mayorazgo siga en toda la naturaleza del principal, i que, si alguna cosa se deteriorase i desmembrase en el dicho mayorazgo por culpa del sucesor, sean obligados a pagarlo sus herederos, aunque la deterioracion haya sido sucedida por culpa leve del poseedor i no haya habido dolo. ítem, que, si conforme a los llamamientos viniese a suceder algun hijo de familia su padre no pueda gozar de los bienes del mayorazgo, sino únicamente lleve para sí la décima parte del usufructo, i todos los demas, despues de cumplidas sus pensiones i obligaciones aquí contenidas, se convierta en aumento del mayorazgo, especialmente en agregarle algunas mas tierras, i en su defecto, por no encontrarse a comprar, en los adelantamientos que se hallasen por mas útiles. ítem, que si el sucesor fuese pupilo menor de catorce años, queremos que solo goce de la tercera parte de los frutos i rentas del mayorazgo miéntras cumple los veinticinco años, i todo lo demas se aplique i convierta en su aumento en la conformidad que en la cláusula antecedente se previene; i todo lo que se aumentare se consolide con el dicho mayorazgo, i siga su misma naturaleza, i cumplidos los veinticinco años goce el poseedor de todo el usufructo. ítem, queremos que los poseedores i sucesores han de ser obligados a mantener en las haciendas precisamente todas las herramientas, vasijas i ganados mayores i menores que al presente hai, o que hubieren existentes al tiempo de entrar en posesion nuestro hijo llamado, a ménos que se esperimente alguno o algunos años estériles, i que por esta razon dicte la prudencia al poseedor serle benéfico hechar mano de algunos ganados, temeroso de su ruina, lo que podrá hacer con moderacion i

[ocr errors]

con preciso cargo de reintegrarlos. ítem, que el sucesor no pueda casarse sin licencia de su padre o madre, o tutor, si le tuviere, ni con hijo o hija, ni pariente del tal tutor o curador, sino es que haya salido de la tutela o curaduría por haber cumplido los veinticinco años, ni tampoco se podrá casar con quien tenga mala raza de moro, judío, ni penitenciado por el santo oficio, ni de mulato o negro, ni de otra cualesquiera mala cualidad que pueda causar ignominia o desestimacion. ítem, que, luego que sucedieren en este mayorazgo o vínculo, los llamados a él, ántes que tomen i aprendan la posesion, sean obligados a hacer pleito homenaje segun fueros de España en manos de una persona que sea caballero hijodalgo, de guardar i cumplir todas las cláusulas, condiciones i gravámenes contenidos, no solo en este instrumento, sino en los demas que por cualesquiera de los dos impositores se otorgaren, con el motivo de añadir, estender o ceñir algunas pensiones, o agregar al vínculo algunos mas bienes, en virtud de la facultad que desde luego reservamos por los dias de la vida de cualquiera de los dos, para poder alterar, mudar, añadir, o quitar todo lo que nos pareciere, i damos poder bastante uno a otro, aunque sea en llamamientos, sin que en ellos se nos ofrezca la menor dificultad. Mas no por esto se entienda innovacion en cuanto a la institucion i fundacion de este mayorazgo, que consiste en que las fincas i bienes a él afectas sean perpetuamente vinculadas e indivisibles, i que no se puedan enajenar en todo en parte, si nosotros no lo hiciéremos mejorando otras, como hemos dicho, ni empeñar, obligar, ni hipotecar por ninguna causa, motivo ni pretesto, aunque sea piadoso, ni de pública utilidad, ni por urjentísima necesidad, ni por otra causa, aunque sea insólita i nunca acostumbrada, ni inpensada, porque nuestra intencion i deliberado ánimo es que desde hoi quede este mayorazgo firme i valedero en cuanto a su intencion i fundacion, para siempre perpétuamente, por mejora de tercio i remanente de quinto, i por lo que toca a doña Javiera por el todo, contrato intervivos e irrevocable en el todo dél, o por aquel instrumento que mas haya lugar en derecho. ítem, han de ser obligados los sucesores que entraren al goce de este mayorazgo, desde el primero hasta el último, a mandarnos decir todos los años doscientas misas, por nuestras almas primeramente i de nuestros descendientes, i por todos aquellos que en justicia i caridad seamos obligados, o por quien la reina santísima madre de Dios María del Rosario fuese servida aplicarlas. ítem, seran obligados a pagar dichas doscientas misas con la limosna acostumbrada, primeramente a frai Pedro Prado, nuestro hermano, a quien se contribuirá por mesadas, solo a éste; o. por fallecimiento de éste, se deberan pagar precisamente a frai Cruz Infante i Prado, nuestro sobrino; i por fallecimiento de éste se deberán pagar precisamente las ciento al maestro de novicios que fuere del convento de predicadores de nuestro padre Santo Domingo, i las otras ciento al rector del colejio de dicho convento, siendo de la precisa obligacion de estos capellanes decir la misa los dias de precepto en el oratorio que tuviese el sucesor en su casa, o en las haciendas, cuando se retirase a ellas, alternándose seis meses el maestro de novicios i otros seis el rector. Mas, en caso de no tener el sucesor decencia para oratorio, las podrán decir en su convento, sobre que les encargamos las digan en el altar de nuestra señora del Rosario, haciendo el mismo encargo para cosa de ciento, poco mas o ménos, que pueden exceder de las que puedan decir en oratorio, para que oiga misa la familia del sucesor. I sobre todo las doscientas misas nos deben ser aplicadas por la limosna de otros tantos pesos, que deberá pagarles indefectiblemente el sucesor. ítem, que igualmente tendrá la pension de costear unos ejercicios todos los años, en el tiempo que, de comun acuerdo con el administrador de la casa de ellos de esta ciudad, hallasen por conveniente, cuyos ejercicios es nuestra voluntad sean terminados a solo cincuenta hombres de campo, i nó de ciudad, donde solo podran tener lugar éstos en el caso de no haber de campo que quieran lograr de este particular beneficio espiritual, que éstos deberan ser a eleccion del sucesor en el mayorazgo, a fin de que pueda distinguir, i solicitarles en el campo, aquéllos que le parezcan mas convenientes al servicio de Dios i beneficio espiritual de sus almas. I, en el caso de que éste i otro cualquiera sucesor tenga proporcion o halle por conveniente dar dichos ejercicios en la chácara o estancia vinculada, le podrá hacer allí, i quedará libre de la pension de costearle en la casa de ejercicios de esta ciudad, sobre cuyos dos beneficios espirituales encargamos i rogamos a los correspondientes prelados eclesiásticos esten a la mira de su mas puntual cumplimiento, con declaracion que el costo anual de los ejercicios deberá ser de doscientos cincuenta a trescientos pesos, i nó mas. ítem, mandamos que, si alguno de los sucesores fuese de alguna tan irregular conducta, lo que Dios no permita, que de esto resulte el no tener facultades para cumplir con las dos citadas pensiones, no debiendo éstas quedar por ningun caso insolutas, es nuestra voluntad el que las fincas afectas sean ejecutadas, en solo sus frutos, hasta

MAYORAZGOS—T. II 24

su debido cumplimiento, mas de ningun modo enajenables, ni divisibles. Con lo cual instituimos i fundamos este nuestro vínculo o mayorazgo, debajo de las condiciones, gravámenes, llamamientos, sustituciones i pensiones que van declaradas, i las demas que despues añadiremos o quitaremos por instrumentos separados, testamentos, codicilos, o en otra cualquiera forma i manera que sea, por cualquiera de los dos impositores; i por la presente, desde ahora i para siempre, apartamos de nos i de los demas nuestros hijos, herederos i sucesores todo el derecho, accion, dominio i propiedad que a los bienes vinculados teníamos, i los cedemos i renunciamos en los sucesores, reservando en nosotros la posesion miéntras durare nuestra vida, de cualquiera de los dos, hasta que sea nuestra voluntad dársela al primeramente llamado, i en el entretanto nos constituimos por sus inquilinos, tenedores i precarios poseedores, sobre todo lo cual, i, para la mayor firmeza de este instrumento i cumplimiento de esta nuestra voluntad, habernos por espuestas i repetidas todas las demas cláusulas, requisitos, sumisiones i renunciaciones de leyes necesarias, obligándonos como nos obligamos a ello, i a no lo revocar ni intentar por ninguna manera, sino en los casos que tenemos reservados; i damos poder cumplido a las justicias de su Majestad, de cualesquiera partes que sean, i en especial a las de esta ciudad i corte, a cuyo fuero i jurisdiccion de cada uno nos sometemos, i renunciamos el nuestro propio, domicilio i vecindad, i la lei que dice que el autor debe seguir el fuero del reo, para que a ello nos compelan i apremien, como por sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada, sobre que renunciamos todas las leyes, fueros i derechos de nuestro favor i la jeneral que lo prohibe i derechos de ella, i, especialmente las del veleyano senado consulto, i demas del fuero de las mujeres las renuncia i se apartó de ellas. I la dicha doña Francisca Javiera, bien instruida i enterada de su ausilio i remedio, a mayor abundamiento, juró por Dios nuestro señor, i una señal de cruz que hizo en forma de derecho, de haber por firme este instrumento, i todas i cada una de las cosas en él mencionadas, ahora i enlodo tiempo, como que he venido a su otorgamiento de mi libre i espontánea voluntad, sin el menor apremio ni violencia, ni por respeto de dicho mi marido, sino por el amor que tengo a los hijos de doña Mercedes Sotta, mi»sobrina, i por conocer cuán útil i conveniente es la fundacion de este mayorazgo, por las razones, causas i motivos que se relacionan en el principio de este instrumento, i otras mas que me han venido a mover a ello, intelijenciada

« AnteriorContinuar »