Imágenes de páginas
PDF
EPUB

don Andres de Toro, segun i como en el dicho cargo segundo se contiene i prueba, por no haberse descargado suficientemente, le debo de condenar i condeno en ochocientos pesos de a ocho reales.

"I en cuanto al tercer cargo sobre que por el tiempo de su gobierno tuvo prestada una chácara del jeneral don Pedro de Prado i Lorca en el pago de esta ciudad, i que se le prestó graciosamente, i en ella sembró trigo i otras legumbres, i tuvo yerba para el sustento de sus caballos i muías, i los carneros para el gasto de su casa, le debo de condenar i condeno en doscientos pesos de a ocho reales.

"I en cuanto al cuarto cargo sobre que siendo su sobrino i familiar don Mateo Ibáñez, marques de Corpa, que trajo en su compañía cuando vino al gobierno de este reino, i que hoi se halla ausente por haber pasado a los reinos de España, le permitió i fomentó sus contrataciones i negociaciones cuantiosas que tuvo en esta ciudad i sus partidos, habiendo comprado la estancia nombrada Chocalan del partido de Rancagua en precio de catorce mil novecientos cincuenta pesos, solicitando que para este efecto se vendiese en pública almoneda por causa de acreedores que formó contra la dicha estancia i sus poseedores, i que compró ganados para hacer matanzas i beneficiar sus frutos, i que dichos ganados se compraron con ropas i mercaderías que remitió a los dichos partidos, interviniendo dicho señor don Franoisco Ibáñez en las dichas contrataciones, especialmente en la que tuvo con el maestre de campo don Martin Ruiz de Gamboa i en el ajustamiento i liquidacion de la cuenta i alcance de ella, estándole prohibida por derecho la intervencion i solicitud de negocios ajenos, segun «como en el di

cho cargo se contiene, de que no se descargó como le convenia, le debo de condenar i condeno en quinientos pesos de a ocho reales.

"I en cuanto al octavo cargo sobre que prendió al veedor jeneral del ejército de este reino don Juan Fermin Montero de Espinosa, porque defendió en la junta de ministros que se formó para la distribucion del situado de dicho ejército la causa i derechos de los dichos soldados i que fuesen enteramente pagados, i de la dicha prision resultó la suspension del dicho don Juan Fermin Montero de Espinosa en el uso i ejercicio del dicho su oficio, i procedió a nombrar veedor interino al capitan don Tomas Ortiz Carrasco a costa de la situacion del ejército, gravándola con este nuevo salario, la determinacion de este cargo la debo de remitir i remito a Su Majestad i a su real i supremo consejo de Indias por la dependencia que tiene con lo proveído i mandado por Su Majestad en su real cédula dada en Madrid a 30 de marzo de 1705 años, de donde parecen estar en dicho real consejo los autos e informes hechos a Su Majestad sobre el mismo caso i haberse mandado restituir el dicho veedor jeneral al uso i ejercicio del dicho oficio i que se le pagasen los sueldos devengados, como consta de la dicha real cédula a f. 20 del primer cuaderno de esta residencia; i porque de la certificacion de los oficiales reales de la ciudad de la Concepcion, que está a f. 108 del primer cuaderno de esta residencia, parece no haberse nombrado veedor interino, i que el dicho oficio se ha servido por teniente de veedor i con el salario acostumbrado que tiene esta plaza en concurso del mismo veedor.

"I en cuanto al cargo nueve sobre haber ómitido la copia i traslado de las reales cédulas, órdenes i provisiones de Su Majestad que recibió en el tiempo de su gobierno en el libro que para este efecto está destinado, le debo de condenar i condeno en cincuenta pesos de a ocho reales.

"I en cuanto al décimo cargo sobre haber omitido formar i tener libro en que se asentasen todas las condenaciones i penas que fuesen impuestas por las justicias de estas provincias aplicadas para la cámara de Su Majestad, gastos de justicia i otras obligaciones, i que le debió entregar a su sucesor en los oficios de su cargo con los demas papeles de la secretaria de gobierno, segun i como en el dicho cargo se contiene, le debo de condenar i condeno en cincuenta pesos de a ocho reales.

"I todas las dichas penas en que condeno al dicho señor don Francisco Ibáñez por cada uno de los capitulos de esta mi sentencia aplico la mitad de ellas a la cámara i fisco de Su Majestad, i la otra mitad a gastos de justicia i a los de esta residencia.

"I asimismo le condeno a que vuelva i restituya a las partes de quien recibió dinero prestado, como se refiere sobre el cargo segundo que se le hizo en esta residencia, lo que les estuviere debiendo de los dichos préstamos, sobre que les reservo su derecho para que usen de él como les convenga.

"I eu cuanto a los demas cargos que al dicho señor don Fracisco Ibáñez le fueron hechos por la dicha pesquisa i averiguacion secreta de su procedimiento en los dichos oficios, de los cuales se descargó, como le convenia, le debo de absolver i absuelvo i le doi por libre de todos ellos, i le debo declarar i declaro por buen juez digno de que Su Majestad le honre i le ocupe en oficios semejantes i en otros de mayor representacion; i por esta mi sentencia definitiva, juzgando así, lo pronuncio i mando con costas, en que condeno al dicho señor don Francisco Ibáñez, de las que en rata le cupiesen, segun lo que yo mandare hacer entre los residenciados con parecer de asesor.—Don Juan Andres de Ustáriz.Licenciado Zerda.—Dió i pronunció la sentencia de suso el señor don Juan Andres de Ustáriz, caballero del órden de Santiago, del consejo de Su Majestad, gobernador i capitan jeneral de 63te reino de Chile i presidente de su real audiencia i juez de la residencia del señor don Francisco Ibáñez de Peralta, caballero del órden de San Juan, del tiempo que fué gobernador, capitan jeneral i presidente de dicha real audiencia, en la ciudad de Santiago de Chile en 17 dias del mes de novienbre de 1710 años, i fueron testigos a su pronunciacion los capitanes don Gregorio Gabiría i don Miguel de Vicuña.—Gaspar Valdes, escribano público, de cabildo i de la residencia."

VIII.

Hemos visto que el presidente Ibáñez trajo a Chile en su compañía a su sobrino el marques de Corpa.

Los cronistas a quienes he citado al comenzar este capítulo atribuyen a este personaje propósitos suversivos, cuya realidad conviene aclarar.

El marques de Corpa fué uno de los principales ajentes de don Francisco Ibáñez de Peralta para sus especulaciones.

El espresado marques fué con su tio a Concepcion en ese viaje de 1702, durante el cual tuvieron lugar los motines de las guarniciones de la frontera.

Cuando regresaron a Santiago, Ibáñez nombró al marques capitan o jefe de una guardia de treinta hombres que trajo consigo "para la asistencia i administracion de la justicia por falta de ministros que lo pudiesen ejecutar," segun informaba al gobierno de la Península; pero probablemente, porque despues de lo que acababa de ocurrir en la frontera, deseaba tener a su lado el respeto de una guardia especial en que pudiera confiar.

[graphic]

Por cédula de 10 de setiembre de 1707, el rei desaprobó esta medida, imponiendo al presidente Ibáñez una multa de dos mil cuatrocientos pesos por haberla tomado.

En marzo de 1708, el marques de Corpa salió para España, encargado de varios asuntos de interes público.

Antes de que hubiera trascurrido un año, el 26 de febrero de 1709, Ibáñez tuvo que entregar el mando superior del reino de Chile a su sucesor don Juan Andres de Ustáriz, quien le sujetó a la estrecha residencia terminada por el fallo que se ha leído poco ántes, i en la cual el ex-presidente tuvo mucho de que avergonzarse, i grandes dificultades para responder a los fundados cargos que se le dirijieron.

Miéntras esto sucedia en Chile, en España el marques de Corpa abrazaba el bando del austriaco; reconocia a éste por soberano, cuando entró en Madrid el 28 de setiembre de 1710; i salia en su séquito, cuando el pretendiente evacuó aquella poblacion.

Con este motivo, el rei dirijió a Chile la siguiente cédula:

"El Rei. Presidente i oidores de mi audiencia de la ciudad de Santiago en las provincias de Chile. Habiéndome mi consejo de las Indias representado cómo don Mateo Ibáñez, marques de Corpa, que se hallaba en Madrid a la solicitud de las

« AnteriorContinuar »