Imágenes de páginas
PDF
EPUB

dependencias del ejército de ese reino en virtud de sus poderes, a cuyo fin habia pasado de él, faltando a la fidelidad que me debia, se ha ido con los enemigos; i que teniendo su familia, casa i hacienda en ese dicho reino, puede ocasionar, si pasase a él su persona o correspondencia, graves inconvenientes a mi servicio i quietud pública, he resuelto, entre otras cosas, ordenaros i mandaros, como lo hago, que si el dicho marques fuese a esos reinos, prendais su persona, i le conducireis a éstos con toda seguridad i custodia, i que desde luego le embargueis i hagais embargar todos sus bienes i hacienda, depositándolos en personas de vuestra satisfaccion i de mayor seguridad; i que de haberlo ejecutado deis cuenta a dicho mi consejo con testimonio de los autos i embargos, que remitireis a él en la primera ocasion que se ofrezca para que en su vista, poniéndolo en mi noticia, se os avise lo que con dichos bienes i hacienda hubiereis do ejecutar segun el delito que resultare contra el referido marques; todo lo cual observareis puntualmente, cuidando de impedir todas sus correspondencias, a cuyo fin aplicareis vuestra mayor atencion, que así conviene a mi servicio, i es mi voluntad. Fecha en Zaragoza a 18 de febrero de 1711.— Yo el Rei.—Por mandado del Rei Nuestro Señor, Don Bernardo Tinajero de la Escalera."

El rei tuvo luego denuncios de que aquel inquieto marques proyectaba en union de los ingleses nada ménos que la invasion, o talvez el alzamiento del lejano reino de Chile.

"El Rei. Mi gobernador i capitan jeneral del reino de Chile. Habiendo avisos ciertos del apresto que los ingleses ejecutan i la circunstancia de ser el marques de Corpa quien lo promueve i conduce, lo que persuade al recelo justo de que sus intentos i invasiones se dirijan contra ese reino; i contemplando no ser capaz ni posible en la inmensidad de distancia que hai a él, pronto socorro ni otra providencia, he tenido por conveniente no malograr la ocasion de dos tartanas que he mandado aprestar en Cádiz (para otros fines), i advertiros que por todos cuantos medios sean posibles procureis resguardar las costas de ese reino i puertos de la Concepcion, Valdivia, Valparaíso i todos los demas sitios importantes de él; i que para ocurrir a la precaucion de los malos efectos que puedan ocasionar los influjos del dicho marques de Corpa en los parciales, amigos i parientes que tuviere en ese reino, se os participe esta circunstancia a fin de que investigueis los que fueren i observeis con el mayor cuidado i dilijencia sus movimientos, procediendo al remedio de lo que reconociereis le necesita, gobernándoos en esto con la reserva i prudencia que fio de vuestro celo i aplicacion, de suerte que se consiga el intento sin ocasionar estrépito ni desconfianzas que le arriesguen, pero en todo caso asegurareis las consecuencias que puedan resultar de que sus hechuras, amigos i parientes puedan contribuir al logro de sus perniciosos intentos, separándolos a donde no sean capaces de ayudar a ellos. Por tanto, os mando que considerando la importancia de ocurrir al remedio de lo espresado, i al resguardo que se necesita poner para evitar puedan tener en la menor parte efecto los depravados designios del referido marques de Corpa, observeis i ejecuteis con la eficacia, celo i cuidado que me prometo de vuestra fidelidad i amor a mi servicio todo lo que queda referido; i que deis las órdenes convenientes a los gobernadores de las plazas de la Concepcion, Valdivia i Valparaíso i demas puertos de ese reino para que estando todos con el propio cuidado, ejecuten lo mismo, a cuyo fin los fomentareis i asistireis con todo lo que necesitaren, así de medios, como dejente, para la defensa de ellos, de suerte que por negligencia, falta u omision no consigan los enemigos apoderarse de alguno de tan importantes puertos, ni infestar con sus sediciones lo demas, pues para que tenga efecto mi resolucion, i no pueda servir de disculpa a la omision o descuido la falta de medios, de jente i de otras providencias, en despacho de este dia prevengo lo mismo a mi virrei del Perú, ordenándole os fomente i ayude en cuanto se os pueda ofrecer, i que os suministre los medios i jente de que necesitareis para la defensa de ese reino i puertos; i de todo lo que ejecutareis i obrareis en esta razon me dareis puntual cuenta en todas las ocasiones que se ofrezcan, que así es mi voluntad, i conviene a mi servicio. Fecha en Core11a a 20 de julio de 1711.—Yo el Rei.—Por mandado del Rei Nuestro Señor, Don Bernardo Tinajero de la Escalera."

La dilijencia de obedecimiento que se puso al respaldo de la real cédula precedente contiene nuevos datos sobre el notable suceso de que estoi tratando.

"En la ciudad de Santiago de Chile, en 6 dias del mes de junio de 1712 años, el señor don Juan Andres de Ustáriz, caballero del órden de Santiago, del consejo de Su Majestad, gobernador i capitan jeneral de este reino, i presidente de su real audiencia, habiendo visto la real cédula de estas tres fojas, la cojió en sus manos, besó i puso sobre su cabeza, i dijo que la obedecia i obedeció como carta mandada de Nuestro Rei i Señor (que Dios guarde como la cristiandad ha menester); i que habiendo tenido noticia de la traicion del marques de Corpa a principios de enero de este año por cartas que trajeron dos navíos de Francia, luego como principal prevencion pasó Su Señoría recado de sijilo con el marques de la Pica al señor don Francisco Ibáñez, tio del dicho marques, para que sin estrépito de auto ni otro requirimiento público dispusiese su ausencia i la de la mujer i hijos de dicho marques de Corpa i la de su hermana doña Antonia Ibáñez, que vivian juntos con dicho señor don Francisco Ibáñez; no lo quiso ejetar, i le respondió que se lo mandase por escrito, i habiéndole mandado por auto que saliese dentro de breve término, aunque solicitó con escritos resistirse, no se admitieron; i ejecutó su viaje para la ciudad de Lima, a donde llegó; i queda en el cuidado de inquirir sí otros parientes, amigos, i parciales del dicho marques hubiere en la jurisdiccion de este reino, en quienes se reconociere alguna infidelidad a Su Majestad, o deseo de que se aparezca dicho marques para fomentarle a su depravado fin; a los tales los hará salir de este reino i evitará el daño que los tales podian ocasionar, i en todo ejecutará conforme Su Majestad lo manda i conviene a su real servicio; i lo firmó, de que doi fé.—Don Juan Andres de Ustáriz.—Ante mí, Gaspar Valdes, escribano público i de cabildo."

El gobierno de la Península estaba tan persuadido de la efectividad de los planes sediciosos fraguados por el marques de Corpa, que ántes de dos meses dirijió al presidente de Chile una nueva cédula sobre el asunto.

"El Rei. Mi gobernador i capitan jeneral de las provincias de Chile. En despacho de 20 de julio próximo pasado (que se os ha remitido por principal, i ahora seos dirije por duplicado), os avisé de las recelos en que quedaba de que el apresto que los ingleses efectuaban, conducido i conmovido por el marques de Corpa, se dirijiese a ese reino, i os advertí de las providencias que tenia por convenientes a fin de que procuraseis resguardar las costas de él i los puertos de la Concepcion i demas que comprende, i cómo ordenaba a mi virrei del Perú os asistiese i ayudase en cuanto se os pudiese ofrecer, suministrándoos los medios i jente de que necesitareis para que por falta de ellos no consigan los enemigos apoderarse de ninguno de sus puertos. I noticiado ahora de lo indefensas que se hallan las plazas de Concepcion, Valdivia i demas de esa costa, contemplando lo que conviene dar providencia para que estén prevenidas de todo lo que para su resguardo necesitan; i que aun cuando no hubiese el justo recelo con que hoi puede estarse de que los referidos enemigos intenten invadirlas, era preciso procurar i practicar todos los medios que puedan conducir a su mayor seguridad, he resuelto por mi real decreto de 2 del corriente se observe i practique, así por mi virrei del Perú, como por vuestra parte, i por la de los demas gobernadores de esas plazas, lo siguiente:

"Que el referido virrei socorra al presidio de Valdivia de la mas jente que sea posible, enviando con ella algunos artilleros i municiones, pólvora, balas i armas.

"Que asimismo procure la pronta satisfaccion de los sueldos, i que mediante a que la remesa de este situado, se hace en j éneros, para solicitar la mayor conveniencia de ellos, haga se pregone este jénero de asiento, el que ha de aprobar precisamente con acuerdo de aquella audiencia.

"Que la provision de víveres de boca de esta plaza se ejecute desde ese reino, donde los precios son mas acomodados, i que a este fin procure re

« AnteriorContinuar »