Imágenes de páginas
PDF
EPUB

mitir medios para su satisfaccion, de suerte que siempre haya en ella la correspondiente a seis meses de repuesto, respecto de que su territorio es estéril, i que sin esta providencia está espuesta a que esperimente falta con daño considerable.

"Que el gobernador de la espresada plaza de Valdivia tenga buena correspondencia con los indios de paz de aquella cercania por creerse que éstos concurrirán a la defensa en caso que se necesite, precediendo haberlo cultivado ántes con ellos, sobre que vos pondreis especial cuidado, haciendo los tenga gratos, de suerte que esperimenten buen tratamiento i agasajo.

"Que el mencionado virrei provea tambien de pólvora, balas, armas i de las demas municiones i pertrechos necesarios la plaza de Castro, cabeza de las islas de la provincia de Chiloé, para que con esto i su oportuna situacion puedan defenderse en caso que se necesite.

"Que ponga todo cuidado en que los molinos de pólvora que hai en aquella ciudad se mantengan, i continúe su fábrica, no solo para el socorro de ese reino, sino tambien para lo que se necesitare en el del Perú.

"Que ejecuten las mismas provisiones para la plaza i puertos de la Concepcion; i que vos paseis luego muestras mui estrechas de la jente que debe tener ese ejército por vuestra persona, obligando a los alistados a que asistan, i que completeis el número que faltare, poniendo en esa plaza (por ser la mas principal i frontera de ese reino) la mas jente que pudieseis, sacándola de los fuertes i presidios, frontera de los indios, por hallarse hoi todos estos gustosos i de paz.

"Que de las compañías milicianas de esos partidos circunvecinos tengais en dicha plaza la jente que os pareciere conveniente, alternándola porque no esperimenten mucho perjuicio.

"Que las levas para reclutar ese ejército no se hagan en ese reino, sino en el de Quito, de donde han probado mejor i serán mas útiles, porque el paisano, o se huye, o no asiste, ejecutándose este gasto a costa del situado del referido ejército.

"Que el dicho virrei haga las remesas correspondientes de él, pues sin ellas es imposible la manutencion del ejército, i que de su importe remita un tercio de él en especie de moneda, i la restante cantidad en jéneros, con cuya providencia se facilitará mas el que tenga efecto la remision, observando para el mas cómodo precio de ellos lo que queda espresado en cuanto al partido de Valdivia de que se pregone i no se pase a la aprobacion sin acuerdo de aquella audiencia en la mayor parte de ella.

"Que en la misma forma asegure, provea i resguarde la plaza de Valparaíso con jente, armas, pólvora, balas i demas municiones i víveres.

"Que la fábrica de cuerdamecha que hai en ese reino (de donde se provee el del Perú) hagais se conserve de suerte que haya abundancia de ella, aunque no se necesite.

"Que en conformidad de lo que está dispuesto por órdenes sobre que asistais precisamente con continua residencia en la plaza de la Concepcion, o a lo ménos el tiempo del verano, se revalide lo resuelto por ser la principal de ese reino, frontera de los indios rebeldes i resguardo de invasiones de enemigos.

"Que respecto de que la isla de Quinquina, que está frentera del puerto de la Concepcion (segun las noticias que se tienen) parece conviene se fortifique para defenderla, o que no pudiéndose lograr esto, se despueble para que no sea abrigo de los enemigos, i que no siendo fácil hacerse juicio cabal en esta materia, fomente el virrei una junta de hombres prácticos del pais en donde se discurra lo mas conveniente; i en el Ínterin, dareis las mas prontas providencias que juzgareis por necesarias a fin de que dicho puerto, ya que no pueda ser útil, no sea perjudicial en la ocasion de recelarse vayan a él los enemigos.

[graphic][graphic]

"En cuya consecuencia, os ordeno i mando que luego que recibais este despacho, observeis i cumplais puntualmente lo que en él se menciona, i que a ello pertenece, dando las órdenes mas estrechas i prontas a los gobernadores de Valdivia i Valparaíso para el cuidado con que deben estar de cualquier recelo de que los enemigos arriben a aquellos puertos, procurando por vuestra parte, así el mayor resguardo de ellos, como de los demas de ese reino, i defensa de la plaza de la Concepcion, no obstante de que en despacho de la fecha de éste, mando a dichos gobernadores lo conveniente, i en otro del mismo dia prevengo lo mismo al referido mi virrei del Perú por lo que a él toca para que en consecuencia de lo que le ordeno, os asista con las armas, municiones i demas prevenciones necesarias que le hago para que por este medio no consigan mis enemigos sus depravados designios, esperando, como espero, de vuestra fidelidad i amor a mi servicio, tendreis presente la importancia del cargo para el mas puntual cumplimiento de esta mi resolucion por las malas consecuencias que de no ejecutarse todo prontamente pueden resultar a esos mis dominios, i lo grato que será a mi estimacion i memoria la exacta aplicacion que tuviereis a él, que así es mi voluntad; i que del recibo de éste, i de lo que obrareis en su cumplimiento, me deis cuenta en la primera ocasion que se ofrezca con lo demas que ocurriere sobre esta materia. Fecha en Corella a 11 de setiembre de 1711.—Yo el Rei.—Por mandado del Rei Nuestro Señor, Don Bernardo Tinajero de la Escalera."

Por carta de 20 de diciembre de 1711, el presidente de Chile don Juan Andres de Ustáriz puso en noticia del soberano que habia dado ejecucion a la cédula ántes copiada de 18 de febrero del mismo año, esto es, "que habia procedido al embargo de todos los bienes del marques de Corpa, así en la ciudad de Santiago, como en las haciendas de campo; que en efecto habia secuestrado todos los conocidos, segun constaba de un testimonio acompañado; i que quedaba con toda vijilancia para inquirir otros cualesquier bienes."

Ustáriz añadia que la marquesa de Corpa habia opuesto tercería por su dote; pero que el espediente se estaba sustanciando, i luego que estuviera en estado de sentencia, se remitiria al consejo de Indias.

El rei tuvo a bien aprobar todo aquello por cédula espedida en Madrid a 21 de abril de 1714.

Se hallaba el presidente Ustariz ocupado de indagar todos los bienes que el marques de Corpa poseia en Chile, i de atender a varios litijios que con este motivo habian promovido los acreedores del marques, cuando llegó a la audiencia de Santiago una provision despachada por el virrei del Perú don Diego Ladron de Guevara, obispo de Quito, por la cual ordenaba que se dieran a la marquesa de Corpa doña Matea Ibáñez para sus alimentos i los de sus hijos dos mil pesos anuales, sacados de los frutos de las estancias de Chocalan i San Antonio, embargadas por órden del soberano, i de los productos de la encomienda que gozaba el de Corpa, i que ademas se devolviesen luego a la marquesa "todos los vestidos i ropa de su poner, que se habian secuestrado entre los del marques" (1).

He tenido tambien a la vista una real cédula fecha en San Lorenzo a 1.° de noviembre de 1722, en la cual el monarca vuelve a aprobar todo lo que el presidente de Chile habia practicado en el embargo de los bienes del marques de Corpa, i vuelve a recomendarle que prosiga en el asunto, ajustándose a las órdenes que le tenia impartidas.

Nada mas he descubierto sobre el particular.

Probablemente todo se paralizó a consecuencia del perdon que, segun se dice, el rei concedió al marques de Corpa.

(1) Libro de votos de Ja Audiencia de Santiago de Chile, acuerdo de 16 de enero de 1716.

« AnteriorContinuar »