Imágenes de páginas
PDF
EPUB

querer la independencia i la república treinta años ántes que los criollos hispano-americanos.

Mas no era ésta la locura que la audiencia se esforzaba por descubrirles. Lo que ella pretendia probar era que su juicio estaba trastocado; que su razon estaba turbada.

Como esto era una mentira crasa, la empresa era dificultosisima.

Con todo, el tribunal hizo cuanto pudo para conseguir su intento. Mandó practicar una investigacion judicial sobre el particular. Se recojieron datos; se tomaron declaraciones. Mas las pruebas que se reunieron fueron tan ridiculas, que habria sido vergonzoso darles alguna importancia.

El único comprobante que se alegaba de la supuesta demencia de Gramuset era sus sueños de riqueza i de poder, i los cálculos halagüeños que formaba en todas sus negociaciones.

En cuanto a la de Berney, no habia mas antecedente, que el entusiasmo i animacion con que solia recitar muchos de los versos que sabía de memoria, i la confesion que él mismo habia hecho de que algun tiempo ántes habia padecido un ataque cerebral acompañado de delirio.

Tales motivos no podian ser suficientes para declarar loca a ninguna persona.

Habiéndolo conocido la audiencia, desistió de su empeño; pero cuando se convenció de que le era imposible encontrar arbitrio para disimular sus verdaderas intenciones, tuvo que resignarse a espresarse con franqueza.

Alvarez de Acevedo habia persuadido a sus colegas que no debian vacilar entre el respeto de las fórmulas judiciales, i la conservacion del imperio español en estas comarcas. Estaban dispuestos a pasar por todo, ántes que permitir la divulgacion de los planes que habian meditado Gramuset i Berney. Sabian que apartándose de los procedimientos determinados por las leyes echaban sobre sus hombros una gran responsabilidad; pero confiaban en la prudencia de los consejeros que rodeaban al monarca.

i

XIX.

Con arreglo a estas convicciones, pronunciaron la siguiente sentencia:

"En la ciudad de Santiago de Chile a 5 de febrero de 1781, estando en acuerdo ordinario de justicia los señores don Ambrosio de Benavídes, caballero de la real i distinguida órden de Cárlos III, brigadier de los reales ejércitos i gobernador i capitan jeneral de este reino; don Tomas Alvarez de Acevedo, rejente; don Luis de Santa Cruz i Zenteno, de la órden de Calatrava; don José de Gorbea i Vadillo; don Nicolas de Mérida i Segura, del consejo de Su Majestad, oidores i alcaldes del crimen de esta real audiencia; presentes los señores fiscales don José Márquez de la Plata i don Joaquin Pérez de Uriondo:

"I vistos los méritos del proceso formado contra Antonio Berney i Antonio Gramuset, con las acusaciones i dilij encias practicadas a consecuencia del auto para mejor proveer de 25 del pasado, con todo lo demas que verbalmente se ha espuesto i se ha tenido presente:

"Dijeron que contemplando en las actuales circunstancias poco ventajoso al servicio de Su Majestad la propalacion i publicacion de esta causa, que sobre ofrecer bastante materia a los reos para una defensa esclusiva de la pena ordinaria, descubre i pone a los ojos de un pueblo leal i fiel al soberano un delito que dichosamente ignora; i siendo mas conforme a sana política i buen gobierno la conservacion de tan laudable ignorancia, que el particular castigo con peligro de la comun inocencia en que tanto se interesa el real servicio; precaviendo que el remedio no sea puerta i entrada de los males que se desean evitar:

"Debian mandar i mandaban se sobresea i pare en la prosecucion i sustanciacion de esta causa, dejando como dejan en su fuerza i vigor cuanto contra dichos reos resulta i han pedido los señores fiscales;

"I en su consecuencia, que remitiéndose los reos en partida de rejistro por la via de Lima a disposicion del supremo consejo de Indias, con testimonio íntegro del proceso, que sacará por si solo el presente escribano de cámara, i el correspondiente informe a Su Majestad, se escriba carta de oficio al excelentísimo señor virrei, a fin de que en primera ocasion se sirva dar las providencias respectivas a su embarque, seguridad i custodia, segun lo exije la calidad i naturaleza de la causa;

"I lo acordado.

"Ambrosio de Benavldes.Don Tomas Alvarez de Acevedo.Don Luis de Santa Cruz.José de Gorbea i Vaditto.Meolas de Mérida.—Ante mí, Francisco de Borja de la Torre, escribano público i real."

Los fiscales protestaron de la sentencia, pidiendo que se salvara su responsabilidad, i solicitando que el tribunal reconsiderase la causa i revisase el fallo.

La audiencia pasó por sobre todas las protestas i objeciones, i persistió en su resolucion.

Despues de todo, no habia por que inquietarse tanto, desde que era el soberano quién iba a decidir en último trámite sobre la suerte de los reos, a quienes trataria como lo mereciesen segun su real concepto (1).

XX.

Entre varios documentos completamente desconocidos hasta ahora acerca del curiosísimo incidente histórico de Gramuset i Berney, hai uno que sirve para hacer saber a ciencia cierta cuál fué el significado jenuino del auto pronunciado por la audiencia de Santiago de Chile el 5 de febrero de 1781.

Este documento es un verdadero comentario de ese auto, trabajado por los mismo oidores.

"Señor. En esta real audiencia se ha seguido causa contra Antonio Berney i Antonio Gramuset, de nacion franceses, por delacion que ante vuestro rejente presentó don Mariano Sara vi a, en que participó el pernicioso i monstruoso proyecto que dichos estranjeros maquinaban de alterar i perturbar la paz pública, excitando una sedicion popular con el fin i objeto de distraer de la benigna i dichosa dominacion de Vuestra Majestad este reino, una de las mas brillantes i preciosas piedras de vuestra real corona, constituyéndolo república independiente.

"La penetracion i perspicacia de vuestro rejente, ausiliada del conocimiento práctico de los reos, i de lo portentoso del proyecto, desde luego echó de ver que el proyecto tenia tanta imposibilidad en su ejecucion, como facilidad en concebirse en la dislocada imajinacion de dos estranjeros, que en esta ciudad eran a todos objeto de compasion por

(1) Espediente contra los franceses Antonio Gramuset i Antonio Alejandro Berney por maquinación de conspiracion i levantamiento.

su pobreza, i de ningun aprecio por su estravagancia; pero recelándose prudentemente que alguna mano oculta mas poderosa en obras moviese a estos hombres para conseguir por medio de su lijereza i fascinacion los depravados e infames intentos que se denunciaban, hizo el aprecio que merecia tan grave i delicada materia, insinuando al delator prosiguiese en observar todos los movimientos de los denunciados, sus conferencias i personas que a ellas concurriesen, i mandó le diese diariamente parte con toda individualidad de sus progresos i adelantamientos, en cuya virtud comunicó el delator las noticias que iba adquiriendo, i son las contenidas en los ocho primeros oficios que están por cabeza de proceso (1).

"Considerando bastantes las noticias comunicadas en dichos oficios, i juzgando peligrosa mayor dilacion, tuvo por consiguiente preciso i necesario sofocar en su nacimiento tan infame idea, ántes que, robustecida con el séquito de la plebe, ignorante siempre de su felicidad, consternase la tranquilidad pública, que en medio de las actuales turbaciones de las provincias vecinas gozan esta capital i reino. Para esto cometió con todo el sijilo que convenia la prision de los reos denunciados a vuestros ministros don José Gorbea i don Nicolas de Mérida, quienes la ejecutaron a una misma hora de la noche, actuando las primeras diligencias por sí i ante sí, con separacion, para mas bien descubrir el fondo del proyecto, i ejecutar prontamente las prisiones de los demas que resultaren reos cómplices, de modo que en la misma noche sintiesen el golpe ántes que el amago (2).

(1) Causa oryinal remitida al consejo, fojas 1 hasta 11.

(2) Causa ordinal, fojas 13 hasta 20.

« AnteriorContinuar »