Imágenes de páginas
PDF
EPUB

consejo se determine i finalice, i se aplique a los reos la pena correspondiente a su delito, mediante a que se ha juzgado mui peligroso el regreso de los reos a este reino, cuyo sosiego i traquilidad, en medio de tantas turbaciones de las provincias vecinas, ha sido fruto de la vijilancia i prontitud con que esta audiencia cortó en su primera fermentacion las avanzadas ideas de estos estranjeros, cuya separacion mantuvo al público de este reino en la dichosa i feliz ignorancia de tan enorme crimen, i este motivo ha influido tambien para no ratificar los testigos de la sumaria de foja 27 hasta foja 57, fuera de que la notoriedad del delito i naturaleza de la causa eximen de esta solemnidad comunmente necesaria, aun cuando cesase el peligro que hai de renovar aquí la memoria de tan sacrilego proyecto. Por tanto, no restando por ahora mas que esponer a la soberana atencion de Vuestra Majestad, parece que ha llenado esta audiencia vuestra real confianza, i solo espera merecer vuestro real agrado, que es su mayor premio i gloria. "Dios guarde la católica real persona de Vuestra Majestad los muchos años que estos reinos i la cristiandad necesitan. Santiago de Chile, i diciembre 15 de 1782.—Ambrosio de Benavídes.Don Tomas Akarez de Acevedo.Don Luis de Santa Cruz.José de Gorbea i Vadillo."

XXII.

Con fecha 17 de diciembre de 1782, la audiencia de Santiago de Chile escribió al virrei del Perú enviándole el proceso orijinal formado contra Gramuset i Berney, i pidiéndole que remitiese estos dos reos a España en la primera oportunidad.

Sin embargo, los dos franceses permanecieron todavía varios meses en Lima.

El siguiente oficio esplica las causas de semejante tardanza.

"Excelentísimo Señor. Habiendo resuelto esta audiencia remitir a disposicion del supremo consejo de Indias los reos Antonio Berney i Antonio Gramuset, de nacion francesa, con la causa que se formó i sustanció contra ellos por el gravísimo crimen de conjuracion que maquinaron con el fin de sublevar este reino, sustraerlo de la justa i dulce dominacion de nuestro soberano, i constituirlo república independiente, pensó i meditó al mismo tiempo el modo mas prudente i acertado de ejecutarlo en las delicadas circunstancias de una guerra con la nacion británica, de una conmocion jeneral de las provincias vecinas i de la feliz ignorancia en que se hallaba la lealtad de este reino de tan horrendo i nuevo crimen, sin que los primeros pudiesen traslucirlo por el perverso uso que harían de su noticia, ni este reino por conservarle en su dichosa ignorancia.

"En este conflicto, procuró apartar cuanto ántes de la vista de estos fieles vasallos del rei tan indignos hombres como estos dos infatuados estranjeros para que en ningun tiempo pudiese infestar al público la noticia de su delito, i los remitió con el mayor secreto a disposicion del virrei de Lima, a quien se encargó su custodia sin comunicacion alguna, logrando por este medio el fin que deseaba esta audiencia de conservar este reino en su quieta i notoria lealtad.

"Despues que cortó tan maligno cáncer en sus principios, i consiguió preservar la salud pública de este reino con tanta felicidad, aun quedó esta audiencia en la mas congojosa perplejidad; pues por una parte, conocia la necesidad de cerciorar a Su Majestad por manos de Vuestra Excelencia la novedad ocurrida, i por otra, el peligro evidente de que cayesen en manos de enemigos de la corona los pliegos que la conducian, i por ellos se hiciesen capaces de tan perniciosas ideas.

"Entre estas dudas, prevaleció el dictámen de reservar para el tiempo de la paz la noticia de lo ocurrido en este reino con estos estranjeros mediante a no haber necesidad de suplicar providencia por estar enteramente cortado el mal que le habia amenazado, i mucho ménos de contristar el ánimo de Vuestra Excelencia con tan ingrato asunto. Pero habiendo llegado ya ese oportuno tiempo de la paz, ponemos en noticia de Vuestra Excelencia estar los reos con la causa criminal que los acompaña en el presidio del Callao en disposicion de salir en los primeros navíos que se hagan a la vela para esa Península, i remitimos a sus manos el duplicado de los informes que con los autos remite al consejo esta audiencia, no haciéndolo tambien de éstos por no fatigar demasiado su atencion.

Dios guarde a Vuestra Excelencia muchos años. Santiago de Chile i junio 4 de 1783.—Don Tomas Alvarez de Acevedo.

"Excelentísimo Señor Don José de Gálvez."

Miéntras tanto, los dos franceses estaban en el Perú encerrados en dos seguros calabozos, i custodiados de vista, como lo exijia lo gravedad de su crimen.

Así permanecieron durante muchos meses.

Su vida fué como la de todos los reos de estado, llena de sinsabores i amarguras.

Gramuset tuvo que sufrir aun mas que su compañero de infortunio; pues habituado a la accion i al movimiento, al aire i al Sol, se encontró solo, encerrado dentro de cuatro paredes i consumido por el fastidio.

Berney, mas dichoso que su compañero, halló un consuelo en el estudio i un solaz en la meditacion. Siempre mas literato que conspirador, buscó una distraccion a sus penas en la redaccion de su funesta aventura. Consignó por escrito prolijamente i sin embozo todo lo que habia sucedido. Apénas se tomó el cuidado de disfrazar bajo nombres supuestos a los personajes verdaderos, llamando Caton a Rójas; Pedro, a GramusetjcBlas, a Saravia; Tito, a Pacheco; i Juan, a sí mismo. Escepto esta variacion, relató el suceso tal como habia pasado, i con la franqueza i sinceridad de que habria usado revelándolo a un confesor.

Vése por este documento que nunca receló que Saravia le hubiera traicionado. No se imajinó por un instante que el autor de su desgracia fuese aquel en quien habia depositado su confianza. Atribuia equivocadamente el descubrimiento de la conspiracion a una imprudencia de Beyner.

Aunque el prisionero escondiese su manuscrito, no pudo impedir que cayese en manos de los carceleros. Fué ésta una nueva prueba, añadida a las otras, de la realidad de la maquinacion.

Berney, siempre tímido delante del juez, cuando fué interrogado sobre la significacion de aquel papel, inventó desde luego una patraña mal forjada, i confesó en seguida la verdad dando la clave de los falsos nombres que habia empleado en su relacion.

El virrei del Perú envió al punto a la audiencia de Chile aquella importante pieza i la declaracion esplicativa de Berney, a fin de que el supremo tribunal practicara respecto de Rójas i de los otros que se mencionaban las indagaciones que el caso requeria.

Merece leerse la contestacion que dió al virrei el rejente Alvarez de Acevedo a nombre de la audiencia.

"Excelentísimo Señor. Con carta de oficio de este año de la fecha, hemos recibido dos testimonios concernientes a la causa criminal formada en esta audiencia contra don Antonio Berney i don Antonio Gramuset, franceses, que contienen los papeles que en el calabozo de esa real cárcel se le hallaron al primero, i la sumaria que con este motivo i de órden de Vuestra Excelencia, escribió el señor don José de Rezabal i Ugarte, cuyos documentos remite Vuestra Excelencia, para que, agregados a la causa principal, obren los efectos a que haya lugar en derecho.

"En su contestacion, debemos decir a Vuestra Excelencia que los testimonios remitidos quedan agregados a la causa principal que se conserva en el archivo de esta real audiencia; pero estando ésta del todo esclarecida con las actuaciones posteriores a la remision que en 14 de febrero del año pasado de 1781, se hizo a esa capital de los mencionados reos,. i no hallándose méritos bastantes en las varias declaraciones del reo don Antonio Berney para envolver en tan sacrilego proyecto a las personas que se designan, sino ántes bien para confirmarse en el dictámen de que todo ello fué parto monstruoso de la cavilosa imajinacion de esos estranjeros, notados aquí de alguna fatuidad i debilidad de cerebro, convendrá que Vuestra Excelencia mande agregar dichos papeles i actuaciones orijinales a la principal causa que para remitir a España con los reos, tiene Vuestra Excelencia en su poder, tambien orijinal.

« AnteriorContinuar »