Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[ocr errors]

En creer osto me resisto,
no por discurso ilusorio,
sino por ser mui notorio
que si esto hubiera querido,
estuviera entretenido
hasta ahora en el lavatorio.

Do oír su estilo me aturdo
i le doi por cantaleta
que es un burro injerto en poeta
de un entendimiento burdo.
Cuanto dice es un absurdo,
pues habla sin consonantes.
¿Cómo se riera Cervántes
si estos disparates viera?
Yo creo que compusiera
obras do poetas andantes.

Al público mui ufano
sus disparates presenta,
sin hacerse esto hombre cuenta
que lo han do tener por vano.
Si lo ves, dalo una mano
a que deje esa jactancia;
poro si le haces instancia,
so dará por ofendido,
pues en este mundo ha sido
atrevida la ignorancia.

Por último, se han callado
cuantos con su lengua ha herido;
yo soi mui poco sufrido,
i hablaré mas que el Tostado;
i si prosiguiese osado
en hablarme retumbante,
para ponerlo hecho un guante,
en su contra escribiré,
i a Coquimbo llenaré
de versos en un instante (1).

(1) Valderrama, Bosquejo Histórico dela poesía chilena, 1.* parto, ipitulo 2, pajina 59 i siguientes, i apéndice pajina 169 i siguientes.

[graphic][graphic]

Algo de cierto debia haber en lo que el padre López tildaba al presbítero Moran, pues consta de documentos auténticos que allá por el año de 1786 o 1787 cierto sujeto habia seguido contra él una causa ante la audiencia episcopal de Santiago por una pasquinada i coplas injuriosas (1).

Pues bien, este clérigo andrajoso i murmurador fué el primero que en Chile hizo pública ostentacion de hallarse contaminado de las perversas doctrinas proclamadas por la revolucion francesa, segun resulta del siguiente oficio del gobernador don Ambrosio O'Higgins de V allenar, que copio íntegro por considerarlo curioso bajo mas de un aspecto:

"Ilustrísimo Señor:

"En la mañana del 25, llegaron a mis manos las dilijencias con que el subdelegado de Coquimbo me informó del inesperado exceso, arrojo i delirio con que el doctor don Clemente Moran, sacristan mayor de la iglesia matriz de aquel partido, apoyaba en sus conversaciones los procedimientos actuales de la Francia, pronosticaba i aun excitaba a seguir su ejemplo en los dominios de Su Majestad. En la misma hora hice que el asesor jeneral instruyese a Vuestra Señoría Uustrísima con la mayor reserva de este asombroso hecho. Desde aquel instante hasta el presente, no he hecho mas que meditar, considerar i pesar las circunstancias de este notable acaecimiento, i el primero en su línea en este reino, en que con particular satisfaccion mia no habia tenido motivo ni aun de sospechar remotamente que hubiera quien pensara de este modo, ni ménos se adelantase hasta proferir

(1) Oficio del presidirte don Ambrosio O.Higgins al obispo don Francisco de Maran, fecha 29 de julio de 1796.

lo, i a hacer a otros de su opinion. He significado a Vuestra Señoría Ilustrísima hoi toda la consideracion que me debe este negocio, i providencias que meditaba tomar en su demostracion. Ahora digo a Vuestra Señoría Ilustrísima que he resuelto mandar traer al espresado eclesiástico a esta capital, i ordenar al subdelegado que reforzando las informaciones en el modo que ya le indicaré, devuelva estas dilijencias a mis manos con tanta brevedad, que puedan llegar casi al mismo tiempo que el reo a esta capital. Entónces diré a Vuestra Señoría Ilustrísima con la misma reserva que ahora el procedimiento que pienso hacer en uso de las facultades soberanas que el rei tiene depositadas en mis manos para proceder aun por las vias de hecho contra cualquiera persona, sea eclesiástica o secular, que ofendiendo a la Majestad intente perturbar con hechos o palabras el reposo, tranquilidad i seguridad de su imperio. Dios guarde a Vuestra Señoría Ilustrísima muchos años. Santiago, 27 de mayo de 1795.—Ambrosio O'Higgins. —Ilustrísimo Señor Obispo de Santiago Doctor Don Francisco José de Maran."

El presidente a la sazon de Chile don Ambrosio O'Higgins de Vallenar (o Ballenary, como él se firmaba) era un irlandes de nacimiento, que a fuerza de laboriosidad i de talento, i tambien de la adhesion mas ciega al sistema colonial, se habia ido elevando de grado en grado desde el puesto mas humilde hasta aquel alto empleo, i que estaba destinado a subir mas todavía por los mismos medios en la escala de los honores i distinciones reales. Sea por conviccion sincera, sea por cálculo de aspirante, se manifestó en su carrera pública mas español que los mismos españoles, i mas celoso que otro alguno en la observancia rigorosa de las restricciones coloniales, mostrándose particularmente implacable perseguidor de los estranjeros que lograban penetrar en las colonias hispanoamericanas, i de los criollos que llegaban a proferir la mas inocente espresion contra las prerrogativas del soberano. Hacia dar caza al ingles o frances introducido sin permiso espreso como a animal dañino. Fué él quien mandó formar causa a un individuo, porque en un acto universitario habia defendido con demasiada fuerza i calor por via de argumentacion para hacer probar sus aptitudes a un examinando ciertas objeciones contra el derecho divino de los reyes.

[graphic]

El tono del oficio que acaba de leerse es un testimonio del españolismo efectivo o finjido de aquel irlandes, que habia llegado a ser presidente de colonia nombrado por la corte mas desconfiada de todo lo estranjero.

O'Higgins, de acuerdo con el obispo, intimó a Moran que viniera a Santiago en el término de treinta dias (1).

Al propio tiempo, ordenó al subdelegado de Coquimbo que adelantase el sumario, encargándole que pusiera "desde luego en prision i toda seguridad a cuantos parecieren culpables i comprendidos en tan excecrable hecho por adhesion a las máximas del doctor Moran" (2).

El presidente O'Higgins dirijió poco despues a la audiencia el oficio que va a leerse.

"El proceso adjunto contiene la informacion que hizo el subdelegado de Coquimbo para averiguar

(1) Orden de O.Higgins a Moran, fecha 29 de mayo de 1795.— Oficios del mismo al subdelegado de Coquimbo, fechas 8 i 9 de junio del citado año.

(2) Oficio de O.Higgins al subdelegado de Coquimbo, fecha 29 de mayo de 1796.

e instruirse del exceso i libertad con que don Clemente Moran, clérigo presbítero i domiciliario de aquella ciudad, hablaba de los negocios presentes de Francia, i perversas ideas que iba repartiendo sobre esto en dicho pueblo. Comprende ademas mi órden para hacer venir a este eclesiástico a la capital, una providencia para que reforzase la sumaria por medio de nuevas dilijencias, lo adelantado a consecuencia de esta providencia, i finalmente unos oficios pasados al ilustrísimo señor obispo de esta santa iglesia, sus contestaciones i demas que se hizo necesario para ponernos de acuerdo en este grave i delicado negocio. Como creo que estará próximo a llegar Moran a esta capital en virtud del comparendo que dejo espresado; i que en conformidad de lo que espone el señor fiscal en su vista del 28 de julio próximo, será consiguiente recluir a este eclesiástico, tomarle declaraciones i hacer otras dilijencias a propósito para completar la sumaria o informacion, he creído oportuno pasar al real acuerdo todo lo practicado hasta aquí para que visto en él con la detencion que exije su importancia, me diga sí encuentra en lo actuado algo que merezca reformarse i enmendarse, i cuál será el órden o formalidades a que deberé arreglarme hasta completar un proceso puramente informativo para cortar todo tropiezo i competencia que pueda frustrarle o entorpecerle por lo ménos. Dios guarde a Usía muchos años. Santiago 3 de agosto de 1795.—Ambrosio O'Higgins Vallenar.—Señor Rejente i Oidores de esta Real Audiencia."

El tribunal superior, despues de haber oído al fiscal, proveyó lo que sigue:

"Santiago i agosto 12 de 1795.—Visto en real acuerdo de justicia el oficio de 3 del corriente, remi

« AnteriorContinuar »