Imágenes de páginas
PDF
EPUB

lijereza i falta de reflexion con que se ha manejado hasta ahora en su patria, en donde, si siempre eran peligrosos sujenioi modo de pensar, se hacen mas arriesgados en el dia en que aquel puerto se frecuenta por estranjeros a favor de la pesca de la ballena, i no es prudente ni fundado creer deje de ser en adelante lo que ha sido hasta aquí. Espero que Vuestra Señoría Ilustrísima concurrirá conmigo a dar este paso del servicio de nuestro soberano, a quien voi a dar cuenta de esta determinacion para su intelijencia; i luego que la haya evacuado con testimonio completo de lo actuado, devolveré a manos de Vuestra Señoría Ilustrísima la sumaria formada anteriormente en esta curia episcopal por otros excesos del mismo Moran, que se han tenido ahora presentes. Dios guarde a Vuestra Señoría Ilustrísima muchos años. Osorno 16 de enero de 1796.—El Baron de Ballenary.—Ilustrísimo Señor Obispo de Santiago Doctor Don Francisco José de Maran."

"Habiéndose visto este asunto en mi Consejo de las Indias, con lo espuesto por mi fiscal, he resuelto, decia el rei al presidente O'Higgins en real cédula fecha en Aranjuez a 17 de junio de 1796, por representaciones del obispo Maran, que unido con el referido reverendo obispo sustancieis i determineis la mencionada causa del presbitero don Clemente Moran, conforme a derecho i su naturaleza, a la mayor brevedad, i dando cuenta con justificacion; todo sin perjuicio del derecho i jurisdiccion que a cada uno corresponda."

A pesar de la terminante disposicion real que acaba de leerse, la causa del afrancesado presbítero Moran estaba todavía sin fallarse en 12 de diciembre de 1798, época en que su tenaz perseguidor don Ambrosio O'Higgins habia sido ya ascendido de presidente de Chile a virrei del Perú (1).

VIII.

El incidente que acabo de referir, ademas de suministrar un ejemplo característico de la estremada i suspicaz vijilancia empleada par los ajentes de la metrópoli para impedir la difusion en América de doctrinas contrarias al sistema colonial, manifiesta que sus precauciones, por puerilmente minuciosas que fueran, no eran suficientes para conseguir el objeto a que aspiraban.

En efecto, las teorías filosóficas que produjeron en Europa la gran revolucion de fines del siglo XVIII habian penetrado en el nuevo mundo, i aun en el apartado Chile, a pesar de los formidables obstáculos que el gobierno español habia levantado para prohibir la introduccion en sus dominios ultramarinos de los conocimientos que pudieran serle desfavorables. El contrabando de las ideas era tan grande, como el de las mercancías.

Sin embargo, esto no quiere decir que el atolondramiento del presbítero Moran tuviese muchos imitadores, ni aun en chanza.- Los que hubieran osado declararse partidarios de la revolucion francesa habrian sido reputados locos, o monstruos, segun los casos. La negacion de la autoridad divina del rei habia sido equiparada a la de uno de los dogmas de la relijion.

El pensamiento de la independencia era una insensatez, un delirio, un horror.

Pero la ajitacion europea habia venido a pro

(1) Oficio dd marques de Atriles al obispo Muran, fecha de 12 de diciembre de 1798.

ducir en Chile dos movimientos intelectuales mui notables, el uno económico, podemos llamarlo así; i el otro político. · Algunos criollos eminentes veian con disgusto sumo el estado de atraso i de abatimiento a que las malas leyes i una administracion peor tenian reducido a un país como Chile, tan privilejiado por la naturaleza; i aunque siendo todavía vasallos mui fieles i sumisos, anhelaban por la plantacion de reformas materiales a que el réjimen existente ponia embarazos de todo jénero.

Palpaban la estremada miseria pública, i ardian en deseos de remediarla.

Estaban mui prontos a acatar a su rei i señor; pero al propio tiempo pretendian con empeño que los vasallos fuesen ilustrados i ricos.

En el candor de su entusiasmo por el bien, vi.. vian persuadidos de que el mejor modo de servir al soberano de las Españas i de las Indias era hacer que sus súbditos fuesen felices i opulentos.

Estos reformadores clamaban con ardor por la fundacion de escuelas i la apertura de talleres, por la realizacion de cien mejoras, que no concebian pudieran ser perjudiciales a los intereses del monarca.

El desengaño de tales ilusiones habia de venir pronto.

Coincidia con esta ansia de progreso material la adquisicion por algunas intelijencias aventaja. das i mas atrevidas del conocimiento de las teorías políticas modernas, fundadas en el mayor provecho, no de unos pocos, sino de todos. · Algunos comenzaban a leer, en vez de Solórzano i de los comentadores de las Partidas, a Montesquieu, Raynal, i aun a Rousseau. Don José Antonio Rojas habia introducido un ejemplar de la

ascendido de presidente de Chile
rú (1).

VIII.

El incidente que acabo de refc
suministrar un ejemplo característ
mada i suspicaz vijilancia empleac
tes de la metrópoli para impedir
América de doctrinas contrarias a1
nial, manifiesta que sus precauciono
mente minuciosas que fueran, no er
para conseguir el objeto a que aspir;'

En efecto, las teorías filosóficas
ron en Europa la gran revolucion di
glo XVIII habian penetrado en el n
i aun en el apartado Chile, a pesar de
bles obstáculos que el gobierno espai
vantado para prohibir la introdúcelo» -
minios ultramarinos de los conocimieii
dieran serle desfavorables. El contraL
ideas era tan grande, como el de las mi

Sin embargo, esto no quiere decir qu
dramiento del presbítero Moran tuvk
imitadores, ni aun en chanza.- Los qu
osado declararse partidarios de la revo
cesa habrian sido reputados locos, o
segun los casos. La negacion de la auto
na del rei habia sido equiparada a la
los dogmas de la relijion.

El pensamiento de la independencia c sensatez, un delirio, un horror.

Pero la ajitacion europea habia veni

[ocr errors]

(1) Oficio de l marques de Aviles al obispo Moran, fecha ciembre de 1798.

[merged small][ocr errors]
[merged small][ocr errors][graphic]
« AnteriorContinuar »