Imágenes de páginas
PDF
EPUB

no crian los ganados en manadas, dispersan las vacas, inutilizan mas campo que el que ordenadamente bastaria. Las vacas han de vagar por mas suelo que el preciso para que engorden, mientras los hombres carecen del necesario, o solo pisan el estrecho que precariamente cultivan, manifestando en su semblante un pálido desaliento. ¡Qué contraste tan asombroso! ¡un país tan fértil i sus habitantes tan hambrientos!"

Don Miguel José de Lastarria proponia para remediar una situacion tan miserable el mas estraño de los arbitrios.

Segun su dictámen, el soberano debia ser el único que pudiese comprar el trigo a los cultivadores con arreglo a una proporcion o distribucion que Lastarria cuidaba de fijar, i el único que pu. diese venderlo a los navieros que lo conducian al Perú.

El precio de compra i el de venta debian ser invariables.

El soberano debia comprar a diez reales la hanega, siendo de su cuenta el pago de las bodegas en Valparaíso, i debia vender a catorce reales.

Lastarria se empeñaba por demostrar que su plan mejoraria la condicion de los agricultores chilenos, i dejaria al rei una ganancia de setenta i cinco mil pesos anuales, calculando en doscientas mil las hanegas de trigo que se llevaran a Lima.

Las noticias que acaban de leerse, son suficientes por sí solas, sin necesidad de comentarios, para hacer comprender la situacion económica de Chile en el último siglo del período colonial.

Sin embargo, quiero agregar un nuevo dato que acabará de dar a conocer lo que era el movimiento industrial i comercial de este país en la época mencionada.

Segun documentos oficiales que tengo a la vista, se cobraban, entre otros, el año de 1748, los siguientes impuestos:

El cuatro por ciento de alcabala a las mercaderías traídas de España, i al valor de todas las ventas i permutas que se ejecutaban en Chile;

El cinco por ciento de almofarifazgo al precio en que fueran vendidos los efectos de comercio que entrasen por mar en este reino, a escepcion de los de Castilla, que, como queda dicho, pagaban el cuatro por ciento; i el tres por ciento en razon de almofarifazgo i union de armas a todos los que saliesen;

El dos por ciento a las mercaderías de importacion en razon del derecho de avería para mantener armada contra corsarios en el puerto del Callao;

El de ocho pesos por cada petaca, fardo o tercio de dos en carga de caballería a todos los efectos, mercaderías i ropa de Castilla que vinieran de Buenos Aires, por la cordillera;

El cuatro por ciento de sobrecargo a cada tercio de ropa traído de Buenos Aires, avaluado para este efecto a ochenta pesos;

El cuatro por ciento al precio en que se vendieran en Chile los negros traídos de Buenos Aires;

El cinco por ciento al mayor precio respecto del que hubieran sido comprados en Buenos Aires en que se vendieran los negros de uno i otro sexo;

El de siete pesos cuatro reales sobre cada negro traído de Buenos Aires que se embarcara para el Perú, sin que hubiera pagado entrada.

Habiéndose el año de 1748 puesto en remate público el valor de todos los derechos enumerados, por el término de seis años, se presentaron tres postores, cuyos nombres i ofertas fueron las que siguen:

Don Manuel Diaz Montero, cuarenta i dos mil pesos por año.

Don Juan Antonio de Araos, cuarenta i cinco mil pesos.

Don Martin José de Larrain, cincuenta mil pesos. . Los guarismos que preceden, demasiado elocuentes por sí solos, hacen superflua cualquiera reflexion.

En vista de ellos, fácil es de concebir que los americanos en jeneral, i por supuesto los chilenos, soportasen con sumo debagrado una constitucion económica que les causaba tantos perjuicios i les hacía soportar tantas privaciones.

CAPITULO VII.

DON MANUEL DE SÁLAS I CORVALAN.

Antecedentes biográficos de don Manuel de Sálas i Corvalan.-Su viaje

a España.-Contraste de lo que era el reino de Chile con lo que podia ser, proclamado por Sálas.--El consulado de Chile rechaza el proyecto que le presentó Sálas para abrir una escuela de aritmética, jeometría i dibujo.-Creacion de la academia de San Luis.-Organizacion que Sálas fué dando a este establecimiento.--Primeros exámenes públicos de la academia de San Luis el año de 1801.--Discurso pronunciado en aquella ocasion por el alumno don Joaquin Campino.-Favorable impresion que producen en el ánimo de las autoridades i del público los buenos resultados de la academia de San Luis.-Informe de la junta de gobierno del consulado de Chile sobre los planes de mejoras que proponía Sálas para el mencionado establecimiento. Real órden que manda suspender la academia de San Luis. Derogacion de la real órden precedente.--Memoria sobre la agricultura, industria i comercio de Chile dirijida por Sálas al gobierno español en 1796.-Informe acerca de la misma materia dirijido al gobierno español por la junta de gobierno del consulado. Nuevo informe de Sálas.--Resolucion del rei en el asunto.-Otros trabajos de Sálas en beneficio público.-Su correspondencia con don Manuel Belgrano i don Santiago Liniers.

Las escaseces i privaciones producidas por el pésimo réjimen económico establecido por el gobierno español en sus posesiones ultramarinas despertaron en gran número de los habitantes de América, i por supuesto en algunos de los de Chile, el vehementísimo anhelo de promover una re

forma radical en la organizacion de la industria i del comercio.

Los promotores de aquel movimiento eran tan buenos ciudadanos, como leales vasallos, los cuales ni remotamente pensaban en llevar a cabo una revolucion política; pero como por una parte sus pretensiones eran evidentemente justas, i por la otra, se oponian a su realizacion resistencias mas o ménos declaradas, en las cuales aparecian reunidas la obstinacion i la necedad, aquellas lejítimas aspiraciones de bienestar, no satisfechas, fueron haciendo ver de un modo práctico que cualquiera mejora sería dificultosísima en el sistema vijente, i predisponiendo contra la metrópoli los ánimos de algunos.

El espíritu de reforma económica a que acabo de aludir tuvo en Chile por apóstol a un hombre de un mérito esclarecido i estraordinario, don Manuel de Sálas i Corvalan, quien por un privilejio envidiable, debido a la alta posicion social que supo adquirirse, resume en su biografía uno de los aspectos mas interesantes de la historia del pueblo chileno en aquella época.

Así conviene que examinemos con alguna detencion los antecedentes, i sobre todo, los principales trabajos de Sálas anteriores a la revolucion de la independencia.

Don Manuel de Sálas i Corvalan habia nacido en Santiago de Chile; i era hijo de un célebre togado bonaerense don Perfecto Sálas, que habia desempeñado sucesivamente por muchos años los cargos de fiscal de la audiencia del dicho reino, i el de asesor jeneral del virrei del Perú don Manuel de Amat i Junient, i que habia fallecido con el título de oidor de Cadiz.

Habiendo pasado el jóven Salas con su padre a

« AnteriorContinuar »