Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Sálas anota en este documento, que no estaba destinado a ver la luz pública, las menores incidencias de la familia real de que tenia noticía, con el mismo interes, o mejor dicho, devocion, que sus visitas a las iglesias i relicarios.

Ha cuidado aun de mencionar dos grandes honores que tuvo la felicidad de recibir.

El 30 de mayo de 1778, dia de San Fernando, fué admitido a besar las augustas manos de las personas reales.

El 25 de diciembre del mismo año, vió comer al rei.

Sin embargo, aquel fidelísmo vasallo habia de volver a Chile a fomentar, sin advertirlo i sin quererlo, el espíritu revolucionario.

III.

Antes de que el laborioso i emprendedor Salas pudiera intentar en su país alguna obra de utilidad pública trascurrieron varios años, probablemente a causa de los obstáculos de toda especie que se suscitaban por parte de las autoridades a los que trataban de promoverlas, i de la poca o ninguna cooperacion de los chilenos en los cuales habia echado raíces el hábito de la desidia.

Solo encuentro que a fines de 1787, perseverando en las perdurables solicitudes do pretendiente, de que jamas desistian los criollos, adelantó su informacion de méritos para implorar del monarca que tuviera a bien colocarle en una plaza togada de alguna audiencia de América, o en algun empleo fiscal, en consideracion, no solo a sus servicios personales, sino tambien a los de su padre i abuelo.

El siguiente oficio, fecha 6 de enero de 1793 en que el presidente de Chile don Ambrosio O'Higgins de Vallenar recomienda al ministro don Pedro Acuña la peticion que Sálas habia comenzado a ajitar desde cinco años ántes menciona algunos de los nuevos trabajos que aquel insigne patriota fué ejecutando gratuitamente en beneficio comun.

[graphic]

"Excelentísimo. Señor. Don Manuel de Sálas ha ocurrido con el memorial adjunto acompañado de relacion impresa de sus méritos propios i heredados, que ha puesto en mis manos, para que lo traslade a la superioridad de Vuestra Excelencia, solicitando sea colocado en plaza togada de alguna de las reales audiencias u otro ministerio de real haeienda de esta América. Siendo uno de los vecinos i rejidores de mejores circunstancias de la ciudad de Santiago, creí conveniente conferirle la comision de superintendente de obras públicas, sin interes, conforme a la lei, en la que ha mostrado su honor, vijilancia i capacidad, proporcionando considerables adelantamientos, con ahorros i buena cuenta de los caudales aplicados para las fábricas que ha gobernado, entre las cuales es de la mayor importancia la de tajamares para resguardo contra las avenidas del rio Mapocho de aquella capital, que se está actualmente ejecutando de órden de Su Majestad. I uniendo a la bella literatura, grados en jurisprudencia por la real universidad de San Márcos, i ejercicio de abogado de la real audiencia de Lima de que está adornado, su acreditada conducta en todos los cargos de república i administracion de justicia que hasta ahora ha obtenido, i consta ser segun espone en su representacion, lo considero acreedor por su parte, i que el real servicio será bien desempeñado en cualquiera cle los destinos propuestos que Su Majestad se digne emplearlo; i en consecuencia dirijo su recurso para que Vuestra Excelencia le dé el espediente que a su superior justificacion le parezca mas arreglado. Nuestro Señor guarde la importante vida de Vuestra Excelencia muchos años. Plaza de los Anjeles, 6 de enero de 1793.—Ambrosio O'Higgins Vallenar.—Excelentísimo Señor don Pedro Acuña."

El gobierno español espidió desde luego i sucesivamente en favor de Sálas dos decretos para que se le tuviese presente a fin de colocarle en algun destino de hacienda o de justicia.

Los criollos llamaban chistosamente a las resoluciones de esta clase, que eran mui comunes, hostias sin consagrar, porque la esperiencia habia manifestado que solían no pasar de pura fórmula.

Sin embargo, al fin de cinco años, la corte, al erijir por real cédula de 26 de febrero de 1795 el consulado de Chile, se acordó de nombrar a Sálas, no oidor o empleado fiscal, como lo habia pretendido, sino síndico de la nueva corporacion (1).

El empleo no era de gran codicia, ni por la duracion que solo llegaba a dos años, ni por el sueldo que no estaba siquiera fijado, i que en ningun caso podia ser crecido; pero iba a proporcionar a Sálas una brillante ocasion de distinguirse por el celo i constancia en promover cuanto tendiera a la ilustracion i prosperidad públicas.

El consulado debia ser, no solo un tribunal destinado a fallar las causas comerciales, sino tambien una junta encargada de la proteccion i fomento del comercio, del adelantamiento de la agricultura, de la mejora en el cultivo i beneficio de los frutos, de la introduccion de las máquinas i

(1) Real Cédula de ereccion del Consulado de Chile, espedida en Aranjuez a 26 de febrero do 1795, artículo 89.

herramientas mas ventajosas, de la facilidad en la circulacion interior, en suma, de cuanto pareciera conducente al mayor aumento i estension de todos los ramos de cultivo i tráfico, la cual debia proponer al soberano todas las providencias que ella estimara provechosas a la agricultura, industria i comercio del país (1).

Don Manuel de Sálas, en su calidad de síndico, trató de realizar seria i concienzudamente los diversos artículos de tan grandioso prospecto. Precisamente aquella materia habia sido el objeto de sus constantes meditaciones i observaciones. Así concibió i ejecutó en favor del progreso agrícola, industrial i comercial de Chile, mucho mas que todos sus colegas juntos, mucho mas que cualquiera de los presidentes, i que algunos de ellos reunidos, escepto el que a aquella sazon iba a concluir el periodo de su gobierno, el baron de Vallen ar don Ambrosio O'Higgins, que fué un realista rabioso, mas español que un conquistador, pero tambien un administrador empeñoso i excelente, a quien debió mucho el adelantamiento material del país. Hubo un tiempo en que habría podido decirse con la mayor propiedad que el verdadero asiento del gobierno estaba, no en el palacio que el representante del rei ocupaba en la plaza principal arla ciudad, sino en la modesta casa que el sínáii del consulado habitaba en la calle de San.

"El nombramiento de síndico de este i que Vuestra Excelencia se sirve hacer en; Sálas al ministro don Diego de Gardo de 10 de enero de 1796, me proporcion* sion de complacerle, i de ser útil a mi; que ha guiado siempre mi aplicacion.

(1) FUal Cedida citada, artículo 22.

[graphic]
[graphic]

servaciones. Tener oportunidad de llenar estas dos miras de mi ambicion me es mas lisonjero que si viese cumplida la real órden que Vuestra Excelencia espidió en 4 de junio de 1793 para que se me destinase en real hacienda, o si hubiese tenido efecto el real decreto que manda a la cámara consultarme para toga en 13 de octubre de 1794 por varios servicios que informa el actual presidente en 6 de enero de 1793, principalmente por el que hago en la intendencia de obras públicas de esta capital, de que estoi encargado como uno de sus rejidores.

"Ni ésta ni otras atenciones me han impedido contraerme al desempeño de mi nueva obligacion, i sin limitarme a las que literalmente me prescriben, he promovido cuanto se dirije al bien de los ramos que Vuestra Excelencia quiere protejer. A mi solicitud se han señalado ya premios para las memorias que mejor indaguen el oríjen de su decadencia i los medios de reparala. El desórden i abusos que arruinan a los cosecheros i negociantes de trigo, cuya reforma ha ocupado la atencion del gobierno i excitado los clamores del público, un siglo hace contenidos en gruesos volúmenes de autos, se han encargado por la junta a mi cuidado para su exámen. Conociendo la necesidad que hai de una academia de debujo, aritmética i jeometría, promuevo su establecimiento; i para facilitarlo, he ofrecido costearlo, miéntras lo apruebe Su Majestad."

La comparacion de lo que Sálas habia visto en sus viajes con el estado a que Chile se hallaba reducido le habia inspirado la conviccion profunda de que ésta era una de las comarcas mas desvalidas i atrasadas del orbe, cuando podia ser una de las mas ricas i felices.

« AnteriorContinuar »