Imágenes de páginas
PDF
EPUB

incalculable; la posibilidad está anunciada; el camino está trillado; i si al fin no se corona vuestro intento, en el discurso hallareis la recompensa. Jamas están sin ella el mérito i la recta intencion bien conducida.

"Si la claridad de esta atmósfera, si la serenidad de este cielo, os descubre alguna vez nuevas constelaciones, vuestras tareas serán sin duda ausiliadas con un observatorio para que hai mejores proporciones que en otros climas, donde los sostiene el amor a la astronomía, cuya relacion con los sublunares es mas íntimo i se conoce mas cada dia. Las ventajas de tal establecimiento están indicadas por sabios viajeros; vosotros servireis a realizarlas.

"No solo estos estudios os harán titiles al país natal, donde podreis dar aguas a los campos, franquear los caminos, mejorar las habitaciones, habilitar los puertos i la navegacion, adelantar las minas; mas, os pondrán en aptitud de servir cerca de la real persona. Libres ya de los riesgos de la niñez, os presentareis en los cuerpos facultativos, donde el mérito solo es la mejor recomendacion, de donde es ilustre individuo el digno maestro a quien lo deberémos todo. Ya el belicoso araucano no ha menester vuestra espada para someterse a la suave dominacion española. Vuestro valor i talentos exijen teatro mas dilatado. Seguid las huellas de vuestros compatriotas; está franca la senda que ellos corrieron, manifestando en diversos tiempos i profesiones que somos capaces de todo, i solo nos faltan los principios que desarrollan las almas. Mirad a Vallejo, Valparaíso, Casafuerte, Covarrúbias, Gamboa, Rivadeneira, Miranda, La Union, Ofarel, Pineda, Molina, Dávila, Flóres, i sobre todo a Concha, nuestro protector, a cuyo tiempo estaba reservada la gloria de presidir los primeros destellos de la lumbrera que iluminará a Chile, recibir las primicias de nuestra educacion i consolidar la obra del benéfico Aviles, nombre ilustre que pronunciarémos siempre con vanidad, i el entusiasmo de la ternura i grititud, i será el oriflama de nuestras dichosas tareas.

[graphic]

"No es este el mundo imajinario de Demócrito; no es una efusion del buen deseo exaltado por vuestra dicha; es una deduccion jeométrica. Vuestro rei os incita; la Patria necesita de vuestras fatigas; vuestra fortuna está unida a sus progresos; menores recursos, con iguales principios, hicieron la felicidad de otros países; con que, todo asegura la nuestra, si tenemos aplicacion i constancia."

La copia de que he tomado el precedente discurso estaba plagada de faltas ortográficas, que he enmendado.

No he podido hacer otro tanto con las numerosísimas incorrecciones de lenguaje que pueden notarse en él.

El discurso es ademas confuso i desaliñado, muchas veces oscuro.

Todas estas eran las consecuencias necesarias de la supina ignorancia en que se mantenia sumergidos a los chilenos.

Pero prescindamos de los defectos literarios de la forma.

No puede negarse que es una pieza curiosísima, en la cual aparece de manifiesto el nuevo espíritu que empezaba a animar a muchas personas de importancia.

En aquel discurso, se hace ostentacion de la fidelidad mas sumisa al monarca; i evidentemente, tal fidelidad era sincera.

Sin embargo, el razonamiento que so desenvol

via llevaba a una trasformacion completa del órden existente.

Se recomendaban las ciencias de observacion i de esperimentacion como las únicas verdaderas i las únicas útiles.

I no era difícil prever los resultados que podia traer para la metrópoli el que algunos criollos a lo ménos se habituaran a investigar la razon de las cosas, i fueran llevados así a inquirir el fundamento i objeto de las instituciones a que se les tenia sometidos.

Se hablaba en aquel discurso, por ejemplo, acerca de las ventajas del comercio, por cuyo medio habia de buscarse el beneficio comun del jénero humano, i que debia encaminarse a establecer entre los pueblos las relaciones mas amistosas. ¿Cómo podia conciliarse semejante doctrina con el réjimen de monopolio i de restriccion que la España mantenia con tanta suspicacia en sus posesiones ultramarinas?

Por otra parte, el autor del discurso insistia una i otra vez en la idea desconsoladora del miserable atraso a que el país se hallaba reducido, i en la harto halagüeña de la prodijiosa prosperidad a que estaba llamado. Aquel contraste del desconsuelo presente i de la ilusion futura, sobre el cual se llamaba tanto la atencion, debia naturalmente ir inclinando los ánimos a desear una gran mudanza.

El autor del discurso sostenia por último que el rei se consideraba como padre, i no como dueño de sus vasallos. ¿Qué habia de suceder cuando los chilenos se convencieran de lo contrario?.

IX.

El resultado de los primeros exámenes de la academia de San Luis produjo una impresion sumamente favorable en muchos de los personajes mas encumbrados de la sociedad de Santiago.

"Para manifestar a los cuerpos protectores i al público la realidad de la enseñanza, i que se habian hecho progresos efectivos i considerables, decia la junta de gobierno del consulado en un informe al rei, el director de la academia don Manuel de Sálas pidió al gobierno que señalase dia para los certámenes públicos de aritmética i jeometría, que por la primera vez se han visto aquí, como lo informaron los diputados de los cuerpos, lo presenció la audiencia i un numeroso concurso, que oyó con satisfaccion las pruebas de la suficiencia de los alumnos, i el discurso pronunciado por uno de ellos, manifestando cuanto debe esperarse de los nuevos conocimientos en un país tan fértil como vírjen, i que necesita mas que otro de estas nociones para desterrar la miseria, ignorancia i despoblacion."

La audiencia compuesta de los oidores Concha, Aldunate, i Herrera, la cual en aquellas circunstancias estaba ejerciendo el gobierno accidental del país, aprobó por auto de 14 de diciembre de 1801, provisionalmente, "miéntras Su Majestad determinaba lo que fuese de su agrado," las ordenanzas que Sálas habia redactado para la academia.

Aquel alto tribunal aprovechó la ocasion para declarar que la realizacion de la escuela mencionada era debida a Sálas "a pesar de los obstáculos que habian ocurrido," i para "dar a éste las gracias a nombre del rei, exhortándole a que continuase como hasta allí procurando i proponiendo cuanto contribuyese a la subsistencia i progresos del establecimento, cierto de que habia de encontrar en aquella superioridad la proteccion i ausilios que necesitase, i merecia aquella utilísima empresa."

El mismo dia, la audiencia espidió un segundo auto, tan honorífico para don Manuel de Sálas, como aquel de que acabo de hablar.

"Santiago i diciembre 14 de 1801. Vistas en la Real Audiencia Gobernadora las cuentas presentadas por don Manuel de Sálas, director i establecedor de la real academia de San Luis, comprensivas de los gastos hechos desde su ereccion en fines de julio de 1796 hasta fin de diciembre de 1800, con setenta documentos que comprueban la inversion de cinco mil trescientos sesenta i ocho pesos dos i medio reales, i la existencia de setecientos ocho pesos tres i cuartillo reales, que componen la suma de seis mil setenta i seis pesos cinco i medio reales, total que ha recibido en el tiempo corrido desde una a otra fecha, con lo que han informado el ilustre cabildo, el consulado i el tribunal de minería, i espuesto el ministerio fiscal, dijeron los señores que la componen que en atencion a las fundadas razones que esponen dicho ministerio, el cabildo i consulado, i mas que todo, al concepto que justamente merece del público i de este tribunal el comisionado, que, no solo emplea sus conatos, sino que ha hecho donaciones a favor de aquel establecimiento, debian por tanto aprobar, como desde luego aprobaban, las espresadas cuentas, que se archivarán despues de darse al interesado testimonio de esta providencia, agregándose otro a los que se saquen del espediente sobre la aprobacion de las ordenanzas que se han mandado compulsar

[graphic]
« AnteriorContinuar »