Imágenes de páginas
PDF
EPUB

minería, cuyos caudales jamas se emplearán mejor, i que por otra parte están en estado de sufrir mui bien una moderada contribucion temporal, dirijida inmediatamente a llenar los fines con que están gravados los traficantes, los mineros i los cultivadores, esto es, para fomentar sus adelantamientos, que solo podrán conseguirse instruyéndolos en los medios de sacar partido de sus ocupaciones.

"El plan de gastos de esta empresa, formado por el director, de órden del gobierno, es por sí mui moderado, i sumamente pequeño, si se compara con los menores que se han hecho para estos fines sin fruto alguno. Propuso que se señalase al primer profesor la dotacion de mil pesos anuales, lo que creia suficiente, pues en un país barato, puede bastar a sostenerlo decentemente, porque pueden proporcionársele algunos otros ausilios i ahorros por parte de la escuela, i tambien porque debe contar con la recompensa de los particulares a quienes haga algun servicio, como lo han esperimentado siempre los facultativos medianamente hábiles a quienes alguna aventura trajo al reino. Para un segundo que ayude i supla las faltas del primero, propuso seiscientos pesos de salario por las mismas razones, i por la opcion que tendrá a ocupar su lugar. Para gastos ordinarios de laboratorio, reponer utensilios i llevar alguna vez los alumnos a examinar sobre el terreno los objetos de la nueva ciencia, tiene por bastantes cuatrocientos pesos. Para mantener de comida i vestuario a seis individuos, siguiendo en esto la ordenanza de minería, se necesitan setecientos veinte pesos. Un sirviente para las ocupaciones fuertes, a que no bastan los niños, se pagará con cien pesos.

"Siendo necesaria entónces una casa mayor que

la que hoi ocupa la academia, puede conseguirse con el aumento de ciento ochenta pesos de alquiler. De modo que tres mil pesos anuales bastarán en pooos años a radicar en el reino i difundir por todas partes unos conocimientos tan necesarios, como apetecidos, i que devolverán en breve con exorbitancia una erogacion que es despreciable, aunque, contra toda esperanza, no produzca los efectos que debe. Será una tentativa laudable i mui racional, libre de los embarazos que han frustrado otras, i que se manifiestan claramente en la representacion.

"Para costear la venida de los dos profesores, don Manuel de Sálas propone que se les anticipe el sueldo de un año, cuya mitad se les entregará a su llegada a Montevideo, Valparaíso o el Callao, i el resto en viniendo a esta ciudad.

"Como no se tiene idea justa de los instrumentos que deben traer, esto es, de los que no pueden construirse aquí, como tampoco de los libros mas necesarios, no puede designarse su costo; pero siendo fácil conseguirlos de alguno de los laboratorios de Madrid, pueden traerlos con el seguro de que se pagará su valor i conduccion, sirviendo para esto los ahorros de la academia, i otros arbitrios que para entónces habrán facilitado el buen deseo i celo del director. Como es necesario que a los conocimientos elementales que tengan adquiridos, junten noticias particulares de este reino para que tengan ideas de sus relaciones con la Península i de los objetos que deben servir a incrementar el comercio i la industria, ofreció el director encargar a una persona residente en la corte el ministrárselas, igualmente que algunos pequeños ausilios para proveerse de utensilios i libros que no puedan franquearse en los laboratorios, ni los tengan propios los profesores. A mas, será el princi

Í>al cuidado de esta persona procurar que recaiga a eleccion en sujetos hábiles i de buena índole, pues la primera calidad sin la segunda embaraza las mas veces, i retrae a los oyentes, a quienes so vende la instruccion a costa de la humillacion i del desprecio.

"Pueden concurrir a dar idea de la importancia de esta empresa, de la facilidad de su ejecucion i de algunas materias cuyo exámen puede ser de mas pronta i grande utilidad, la lectura de este espediente, la de un informe difuso que Sálas hizo siendo síndico de este consulado en 12 de enero de 1796, la de otro de 12 de marzo de 1798 i la del que hizo la junta gubernativa con la misma fecha. En ellos se indican los muchos recursos que encierra este reino para hacer un comercio activo, i libertar a la Península de la dependencia de los estranjeros que le venden objetos de que podiamos abastecerlos, si tuviésemos los principios i conocimientos que nos faltan, i que solo pueden radicarlos la enseñanza i la práctica de la química i de la mineralojía. Por eso lo que se pide, i lo que aquí necesitamos, son dos profesores de química, que se hayan contraído particularmente al ramo de mineralojía para que sepan i enseñen elemental mente la primera ciencia, de que es un ramo la segunda, i puedan adestrar nuestra juventud en tratar científicamente los metales i las demas producciones de la naturaleza.

"El ministerio fiscal, por contemporizar, o mas bien, por facilitar la ejecucion de este pensamiento hasta que lo recomienden sus mismos efectos, fué de dictámen que pueden reducirse los gastos a menor cantidad, señalándose al primer profesor, solo setecientos pesos, i al segundo, cuatrocientos; i reduciéndose el número de alumnos agraciados a cuatro; con lo que ascenderia el total de gastos a solo dos mil doscientos pesos, los que podian darse la mitad por el tribunal de minería, i el resto por el consulado i ayuntamiento. Pero la audiencia gobernadora, atendiendo al estado de los fondos de estos cuerpos, i a que la utilidad de la nueva enseñanza fluye principalmente en beneficio de las minas, de la industria, de la agricultura i del comercio, por lo que el consulado hizo esta misma solicitud en 12 de marzo de 1798, resolvió informar al rei que debia hacerse la erogacion por mitades entre el consulado i tribunal de minería; i al mismo tiempo, apoyar la solicitud, esponiendo que para realizarla, convenia que se encargase la ejecucion al autor de ella, don Manuel de Sálas, que habia manifestado su aptitud para este jénero de cosas, i por hallarse en él, aquel celo, actividad i luces que rara vez se encuentran unidas con el deseo eficaz de verificar tales empresas, que ordinariamente se han frustrado por falta de un ajente adecuado."

[graphic]

XI.

Estaba aquel ilustre filántropo fabricando castillos en el aire, cuando esperimentó un terrible desengaño, que, no solo desvanecia las lisonjeras esperanzas que habia concebido de mejorar la academia de San Luis, sino que tambien derribaba desde los cimientos lo que tanto habia costado realizar, i lo que ya estaba dando frutos.

Habrase observado que en varios de los documentos copiados se habla de las enemistades i de las persecuciones que se habia atraído Sálas por motivo de sus patrióticos proyectos.

Algunos de esos adversarios que lograron sentarse en el tribunal de minería, consiguieron hacerse oír en la corte.

Lo cierto fué que el presidente don Luis Muñoz de Guzman tuvo que poner el 13 de julio de 1802 el cúmplase a la siguiente real órden:

"En vista de lo representado por el tribunal jeneral de minería de ese reino en 20 de diciembre de 1799 i de la real órden de 31 de enero de 1798 por la cual se mandó establecer ahí una cátedra de aritmética, jeometría i dibujo, se ha servido el Rei derogar por ahora la citada real órden en todas sus partes, i mandar que ese consulado reintegre inmediatamente al fondo de mineros las cantidades que de él se hayan pagado para el espresado fin. Participolo a Usía de real órden para que disponga su puntual cumplimiento. Dios guarde a Usía muchos años. Aranjuez, 7 de junio de 1801.—Soler."

XII.

Una resolucion como la que acaba de leerse habria desalentado a cualquiera hombre que no poseyese la estraordinaria persistencia de Sálas.

Pero éste no se desanimó, i obtuvo un verdadero prodijio.

¿Sabeis qué?

Consiguió que el presidente de Chile suspendiera hasta que el soberano lo reconsiderara la ejecucion de lo mandado por el gobierno central.

I en seguida, alcanzó que la resolucion misma fuera definitivamente revocada.

La siguiente real órden contiene una relacion del caso a que me refiero.

"He dado cuenta al Rei de la representacion

« AnteriorContinuar »