Imágenes de páginas
PDF
EPUB

volverse a pulsar, como han corrido desde que so encargó por la primera vez en una lei de Indias.

"El consulado, encontrando digna de tentarse la fábrica del cardenillo, pide a Vuestra Excelencia noticias sobre esta materia. Aunque siempre serán útiles, pero talvez con las que he adquirido, lograré hacer unos ensayos que llenen los deseos, luego que con las vendimias vengan los materiales necesarios para su formacion. Seguiré las ins. tracciones que contienen las memorias de Mr. Montet, que se hallan en la Historia de la Academia de los años de 1750 i 1753; i que puede tener a la vista el que se encargue de colectar i rectificar las -que ahora se piden.

"Lajunta reserva informar sobrela construccion de planchas de cobre para cuando yo presente el resultado de mis investigaciones i tentativas. Trato incesantemente de hacerlo; i no dudo que aun cuando no se hagan con la perfeccion que denotan las muestras que tengo, pueden ponerse en estado de ir a recibir la última preparacion en los cilindros, miéntras que tenemos esta máquina, i martinetes, mucho mas fáciles de ejecutar aquí, que en Europa, si a la abundancia de maderas i corrientes de aguas, se añadiesen las instrucciones necesarias. Todo se conseguirá con el tiempo; i espero ántes de mucho, remitir algunas.

"Cuando consiga que estos dos objetos i otros estén en la misma situacion que la academia i el lino, tendrán mas apoyo; su ejecucion distará ménos, al paso que se hagan sensibles sus ventajas.

"Se me ha comisionado para hacer venir las semillas, i cultivar aquellas plantas que ofrecen esperanza de formar nuevos ramos de esportacion, i principalmente las que llevan a España los estranjeros, o se producen allí con embarazos que aquí no tenemos, que ocupan muchas tierras, o las emplean mucho tiempo en perjuicio de objetos mas necesarios. La rubia, que a mas de estos inconvenientes, necesita molinos para pulverizarse, debe mirarse con preferencia, donde sobran campos incultos i proporciones para molerla. La gualda, el pastel, el lumaque i otras muchas materias para las artes i farmacia se hallan en el mismo caso. De ellas pido simientes al consulado de la Coruña, i muestras de clavos i planchas de cobre ántes de recibir la última mano. A su llegada, nada omitiré para completar el encargo, guiado de la esperanza de que el logro de un solo objeto de éstos hará el mismo bien que la trasplantacion del café a las Antillas, accion que dió tanta gloria al jeneroso vasallo que espuso su vida por conducir un arbusto. "Para que sepamos los precios, usos i consumo que tienen en las fábricas i medicina las gomas, resinas, sales, semimetales, fósiles, planchas, betunes i otras muchas materias que apénas conocemos, i sobre todo sus preparaciones, adopta el consulado mi pensamiento de que se pida a Su Majestad mande venir un sujeto que una a estas nociones principios químicos. Su enseñanza, no solo será ventajosa al comercio, sino a la minería, tan atrasada por falta de tales nociones. Deberá para hacer útil su venida emplear parte del año en dar lecciones en la academia, i aquel tiempo en que las estaciones permiten viajar, salir a reconocer estos países vírjenes. Recorrida la vasta i varia superficie del reino por uno que conozca bien la física i economía, asociado con quien a los conocimientos locales junte los medios de facilitar por su celo i conexiones la inspeccion de los objetos de un viaje económico, puede conseguirse mas fruto que de los que a tanta costa se han hecho en obsequio de las ciencias. Cualquiera hallazgo compensará con exceso los gastos i fatigas. Talvez la molibdena, que tan misteriosamente se saca en Inglaterra; las tierras lijílidas, que se recojen un solo dia en Lémnos; el carmin, que tanto produce a Ñápoles; la puzolana, que enriquece al país que le da el nombre; la momia mineral, que constituye una renta al rei de Persia, que se creyó hallar en Lorestan, segun Savari; algun criadero de piedras preciosas, cuya invencion es probable, segun los indicios que se encuentran, i porque la naturaleza, siempre consecuente en sus producciones, ha situado tales riquezas en lugares que tienen igual positura en el globo; alguna cosa de éstas, u otras de semejante importancia, seria el término feliz de tan benéfica espedicion. No hai seguramente teatro mas digno de ella, por vasto, por nuevo, por fecundo, i porque solo así será útil a su madre patria. El naturalista que actualmente lo examina con solo el fin de acopiar materiales para el real gabinete ha encontrado preciosidades que le asombran; i excitan en todos el sentimiento de que sea tan limitada su comision, como estendidas las rejiones en que va a ejecutarla. Podria encargarse al sujeto nombrado que despues de instruido en los fines de su venida, con la lectura de éste i los demas informes, al pasar a la Coruña, viese en Tubia la fábrica de planchas, i el método de dulcificar el cobre. Las luces que suministraria por este medio, no solo cederian en beneficio público, sino que aprovechando a los particulares dueños de trabajos que por ignorancia de esta operacion u otras los suspenden, o los tratan con flojedad, le compensarian a proporcion del bien que les resultará; de modo que encontrará ocasion de ilustrarse sirviendo a la Patria, i de enriquecerse. El costo del laboratorio, la conduccion de un profesor i su salario deben sacarse de los fondos de los cuerpos que inmediatamente reciben el beneficio, pues son mas que suficientes para ello, i desde luego no se les presentaria un empleo mas conforme a los fines con que se han gravado los comerciantes i mineros. Todos conocen que sin esta enseñanza i la que se prepara en la academia, nada adelantarán; pero quieren que recaiga sobre otros el peso, o que lo sufra la real hacienda. Cuando los caudales existentes no sobrasen para estos fines, se podrian mui bien sostener la academia i el químico con la supresion de empleos ménos útiles i gratificaciones escusadas; lo que convendria encargarse a este capitan jeneral, como presidente de la junta i comisionado para el establecimiento de ella. En vista de todo, con audiencia de ambos cuerpos i del síndico, hallará seguramente medios de proveer al lleno de esta empresa, de cuyo éxito estoi tan persuadido, que no temo asegurar a Vuestra Excelencia de que así hará a estos países i a la nacion un bien capaz de lisonjear al mas jeneroso corazon. Nuestro Señor guarde a Vuestra Excelencia muchos años. Santiago de Chile i marzo 12 de 1798.—Manuel de Sálas i Corvalan."

[graphic]

XVI.

Leídas las dos apremiantes i patrióticas solicitudes que acabo de insertar, ha llegado la oportunidad de conocer la determinacion que el soberano dictó con motivo de ellas.

Esta determinacion espresa perfectamente el profundo egoísmo que animaba el réjimen colonial.

"Visto en mi consejo de las Indias, con lo espuesto por mi fiscal, decia el rei, i teniendo presente que, a mas de no acompañar la junta de ese consulado la justificacion mandada, cuanto propone viene a ser en perjuicio de mi real erario, de los interesados en los diezmos i otros, no obstante la prevencion hecha en la real órden de 20 de marzo de 1797, he resuelto remitiros las adjuntas copias rubricadas de mi infrascrito secretario, de las representaciones do la junta de ese consulado i su sindico don Manuel de Salas de 12 de marzo de 1798, para que oyendo al reverendo obispo i cabildo de esa iglesia catedral, interesados en los diezmos, a los oficiales de mi real hacienda, i al fiscal de esa mi real audiencia por los derechos de mi real erario, i el voto consultivo del acuerdo, informeis con justificacion i brevedad, como os lo mando, sobre todos los medios que en dichas representaciones se indican de adelantar la poblacion, la agricultura i las artes en ese reino, lo que contemplareis mas conveniente a las circunstancias de él i a esos mis vasallos. Fecha en Madrid a 31 de enero de 1800.—Yo el Rei.—Por mandado del Rei Nuestro Señor, Silvestre Collar."

No ha llegado a mi noticia que se adelantara mas en aquel interesante asunto. . El poderoso soberano de España e Indias, que mantenia bajo su cetro mas reinos, que provincias bajo el suyo otros monarcas, se manifestaba ménos jeneroso en favor de sus súbditos, rehusando desprenderse de una pequeña porcion de sus rentas en beneficio de ellos, que su vasallo don Manuel de Sálas, el cual cedia sin retribucion, por puro patriotismo, tierras, semillas, animales i utensilios de labranza, i hasta dinero, para promover la pública prosperidad.

« AnteriorContinuar »