Imágenes de páginas
PDF
EPUB

"Lo comunico a Vuestra Excelencia de real órden de Su Majestad el rei nuestro señor, i en su nombre de la junta suprema central, para su intelijencia i puntual cumplimiento.

"Dios guarde a Vuestra Excelencia muchos años, 1.° de marzo de 1809.—Martin de Garai.— Señor Capitan Jeneral del reino de Chile."

"A consecuencia de cuanto prevengo a Vuestra Excelencia de real orden en oficio de esta fecha, debo añadirle de la misma real órden, que si por alguna fatalidad se llegase a verificar el desembarco de los reyes padres en cualquier punto del territorio del mando de Vuestra Excelencia, disponga inmediatamente que se les detenga, i se aseguren sus personas eon cuantas compongan su comitiva, i que todos sean remitidos a España con toda brevedad, dirijiéndose de preferencia al puerto de Cádiz, i en tal caso con aquellas precauciones que las presentes circunstancias exijen por si pudiese estar ocupado entónces por los enemigos algun punto que no lo esté ahora. Será del cuidado de Vuestra Excelencia disponer asimismo que sean tratados Sus Majestades con el alto decoro i atenciones que merecen sus reales personas.

"Lo prevengo a Vuestra Excelencia de órden de Su Majestad para su intelijencia i puntual cumplimiento.

"Dios guarde a Vuestra Excelencia muchos años. Sevilla, 1." de marzo de 1809.—Martin de Garai.—Señor Capitan Jeneral de Chile."

El presidente de este país puso al pié de los despachos copiados la siguiente providencia:

“Santiago, agosto 7 de 1809. Comuníquese a los gobernadores, i subdelegado de Coquimbo.-Carrasco."

VI.

Se ocurren fácilmente los efectos mui naturales que las comunicaciones mencionadas i otras de su especie debian producir en los ánimos de los hispano-americanos.

Los habitantes de las posesiones españolas en este continente se habian apresurado con el mayor entusiasmo a jurar a Fernando VII por su soberano, no solo lejítimo, sino tambien mui amado.

Como todos los demas, los chilenos habian lle.. nado gustosísimos este deber de buenos vasallos, segun consta de la siguiente acta, que inserto aquí, porque entiendo que antes de ahora no ha sido publicada:

"En la ciudad de Santiago de Chile a 25 dias del mes de setiembre de 1808 años; en cumplimiento de lo mandado en real cédula dada en Madrid a 10 de abril del presente año acerca de la exaltacion al trono de nuestro católico monarca don Fernando VII por abdicacion que de la corona hizo su augusto padre el señor don Carlos IV, en la que se ordena se alcen pendones i se practiquen los demas actos que en ella se relacionan; i despues de estar todo prevenido para este dia, pasó el mui ilustre señor presidente, acompañado de los señores que componen el superior tribunal de la real audiencia, del ilustre cabildo con su alférez real, que llevaba el real estandarte, real universidad, cuerpos de plana mayor militares, i otros vecinos de la primera nobleza, a un tablado que estaba preparado en la Cañada, i en él, despues de leída por

mí el presente escribano i secretario, fué obedecida, así por el indicado señor jefe del reino, como por el superior tribunal de la real audiencia e ilustre cabildo, quienes la besaron i pusieron sobre sus cabezas, como carta i mandato de nuestro rei i señor natural, i así en este lugar, como en otro tablado que habia formado en medio de la plaza mayor, hizo Su Señoría el juramento que sigue:-Yo Don Francisco Antonio García Carrasco, brigadier de los reales ejércitos, gobernador i capitan jeneral de este reino, i presidente de su real audiencia i chancillería, juro por Dios Nuestro Señor, i su santa cruz, i los cnatro evanjelios, de hacer pleito homenaje i reconocimiento de sujecion, obediencia i vasallaje a nuestro católico monarca el señor don Fernando VII; que defenderé este reino i a sus habitantes, como soi obligado.-I en ambos se practicaron las demas dilijencias i ceremonias de que habla el testimonio adjunto. I para que conste, lo pongo por dilijencia, que firmaron el mui ilustre señor presidente, i los señores rejente i oidores de la real audiencia e ilustre cabildo, de que doi fe— Francisco Antonio García Carrasco.Juan Rodréguez Ballestero.José Santiago de Aldunate.-Manuel de Irigoyen.Pedro Diaz de Valdes.Santos Izquierdo. - Diego Larrain.- Pedro José Prado Jara Quemada.Marcelino Cáñas Aldunate.Justo Salinas.-Francisco Diez de Arteaga.Doctor JoJoaquin Rodriguez Zorrilla.-Doctor Pedro Jose González Alamos.Nicolas Matórras.-Francisco Ramírez.José María de Vivar i López Lisperguer.

- Doctor Frnncisco Aguilar de los Olivos.-Ante mí, Don Andres Manuel de Villarreal, escribano de Su Majestad público i de cabildo i su secretario."

Los hispano-americanos, como los peninsulares,

cerraban los ojos para no ver las flaquezas i las indignidades de Fernando.

Frai Melchor Martínez se hacía verdadero órgano de los sentimientos que en aquellas circunstancias animaban a los chilenos cuando al aludir al proceso del Escorial en su Memoria Histórica de la Revolucion de Chile, se espresaba como sigue:— "Eramos sabedores de la opresion i cuasi degradacion en que el privado tenia constituido al príncipe Fernando; pero no podiamos concebir que la malicia, la impiedad i la crueldad llegaran a tan alto punto como maquinar la mas horrorosa escena que han visto los siglos, imputando al inocente i justo príncipe los delitos mas excecrables, presentándolo a la faz del universo como reo de parricidio i rejicidio, que solo podian caber en la infame i negra conciencia i conducta del perverso maquinador Godoi" (1).

El mismo autor manifiesta sin quererlo cuál era la causa de tan singular obcecacion.

"La corte, o por mejor decir, el mismo palacio i domicilio de nuestros reyes, escribia aquel testigo presencial de lo que narraba, estaba convertida en un caos de discordia i confusion, de donde, como de centro, se difundian por todas las líneas de tan vasta monarquía los mismos o peores efectos, conociendo todos a pasos ajigantados caminábamos al último precipicio. Un soberbio i caprichoso ministro obtenia el dominio i gobierno de la gran nacion, abusando de su poder con tanto escándalo, que no se hallará ejemplar semejante en las historias de todo el universo. Sus miras ambiciosas i destructoras apagaban la lealtad i amor a nuestros

(1) Martínez, Memoria Histórica de la Revolucion de ChiU, pajinas 16 i 16.

DE CHILE

CHILE. reyes; i solo este contraste pudo dar a conocer los subidos quilates de la fidelidad española. En estas remotas distancias, recibíamos mas abultadas las noticias de sus violentas i despóticas disposiciones, de su perverso gobierno; i los infinitos enemigos del ministro, que es lo mismo que decir todos los amantes de la justicia i de la nacion, trabajábamos incesantemente, aunque con inútil esfuerzo, por derribar aquel ídolo colosal que nos devoraba, En este reino (Chile), era uno el descontento i universal la abominacion del gobierno supremo. Las conversaciones públicas no resonaban otra cosa que quejas exaltadas del despotismo de Godoi; i estos gobernantes, aunque celosos i fieles al rei, no podian conciliar la lealtad con la tolerancia de tantos males. Entre los muchos motivos de disgusto que conmovian diariamente los ánimos de los chilenos, fué uno de los principales el establecimiento del tribunal de consolidacion, i fué necesaria toda la prudencia i fortaleza del señor presidente i capitan jeneral don Luis Muñoz de Guzman para contener el descontento público. Los destierros i separacion de los mas acreditados i fieles ministros Floridablanca, conde de Aranda, Jovellános, etc, la introduccion de otros ineptos i malignos, los continuados empréstitos i donativos con la nota de la pésima inversion, mantenian en tal ajitacion los ánimos, que anunciaba mui próxima la ruina del estado. En medio de tantos males, no se descubria otro remedio ni consuelo, que la remota al parecer esperanza de la ocupacion del trono por el mas suspirado i deseado sucesor Fernando” (1).

Como se ve, a causa del aborrecimiento que se

(1) Martínez, Memoria Histórica de la Revolucion de Chile, pajina 15.

« AnteriorContinuar »