Imágenes de páginas
PDF
EPUB

dian el restablecimiento puro i simple del antiguo sistema colonial, negándose a cualquiera concesion.

Carrera i O'Higgins i los dos bandos patriotas que acaudillaban se reconciliaron delante del gran peligro que amenazaba al país.

Se representó entónces una de aquellas comedias de que la historia suele ofrecer ejemplos.

El jeneral realista don Mariano Ossorio intimó al gobierno nacional que prestara juramento de fidelidad a Fernando VII, i durante su cautividad, a la constitucion i cortes de España.

Carrera le contestó, entre otras cosas, acompañándole una gaceta de Rio Janeiro, donde se leia una real cédula del monarca, fecha 4 de mayo de 1814, por la cual anulaba la constitucion i las cortes, i conservaba hasta la reunion de un nuevo congreso las autoridades establecidas. Carrera deducia de esto que Ossorio venía a contrariar las disposiciones del soberano.

Efectivamente, la junta gubernativa de Chile no tuvo reparo en declarar a Ossorio i a todos los que le seguian traidores al Mei i a la Patria.

Habria sido de desear que no se hubieran empleado procedimientos tan puerilmente sofísticos, que si se hubieran tomado a la letra, sin darles su verdadera significacion, habrian presentado a los realistas como los defensores del réjimen constitucional, i a los patriotas como los sostenedores de la monarquía absoluta.

Miéntras tanto, Carrera habia vuelto a enarbolar la bandera tricolor.

Por esto, Ossorio, en su última intimacion de 29 de setiembre de 1814, escribia a los que mandaban en Santiago de Chile: "Rómpase desde ahora la bandera tricolor, i acójanse Ustedes con el oficial i el soldado a las de mi ejército."

Lbs patriotas no se rindieron, pero fueron completamente vencidos en Rancagua.

Todo Chile se sometió de nuevo a la dominacion española.

Aquel último esperimento de un sistema absurdo i tiránico habia de ser decisivo en favor de la independencia absoluta.

Los aj entes de la metrópoli se portaron tan torpes, tan arbitrarios, tan duros, que perdieron los amigos que aun conservaban en el país, i convirtieron en revolucionarios exaltados a muchos chilenos que hasta entónces, o habian sido indiferentes, o habian prestado a los innovadores una cooperacion demasiado tibia.

La reconquista de Chile perjudicó a los españoles mas que una desastrosa derrota.

VII .

Despues de la restauracion del réjimen nacional que se operó en Chile como resultado de la victoria que el ejército de los Andes al mando del jeneral don José de San Martin obtuvo en Chacabuco el 12 de febrero de 1814, los patriotas chilenos no disimularon ya sus propósitos de llegar a una pronta declaracion de la independencia absoluta.

Entre los fundamentos que alegaba en 9 de abril de 1817 la Gaceta del Supremo Gobierno de Chile para sostener que se debia tomar semejante determinacion sin muchos trámites i formalidades, mencionaba el uso ya adoptado "de un sello i pabellon especial, abatidos los leones i los castillos de España."

Esta alusion manifiesta que inmediatamente despues de la victoria de Chacabuco, se en arboló una bandera chilena.

¿Era la de la Patria Vieja, o la moderna, que ha llegado a ser definitivamente la insignia de Chile?

El primer documento oficial relativo al uso de una bandera nacional chilena despues de la batalla de Chacabuco es una órden del dia firmada por el célebre jeneral de Napoleon I don Miguel Brayer, que a la sazon desempeñaba el cargo de jefe de estado mayor en el ejército de los Andes.

Se trataba de solemnizar en Santiago el 25 de mayo, aniversario de la revolucion de Buenos Aires, que los arjentinos denominaban dia de América, así como a mayo mes de América.

Con este motivo se impartió el 24 la órden a que me he referido.

Héla aquí en la parte que hace al caso:

"Se nombrará una compañía de granaderos del batallon número 8, que deberá estar formada a las nueve de la mañana del 25, delante del palacio del jeneral (don José de San Martin) con toda la música, i municionada a tres cartuchos sin balas por hombre.

"Una partida de veinticinco hombres de cazadores de la escolta al mando de un oficial, así como cuatro piezas de artillería a tres tiros sin bala por pieza, asistirá al palacio.

"Se nombrarán dos oficiales porta-estandartes en la clase de capitanes, uno del ejército de Chile, i otro del de los Andes, para conducir los pabellones nacionales, entendiendo que el del ejército de Chile llevará el de las Provincias Unidas, i vice versa.

"A la salida del jeneral con su comitiva, cuatro hombres i un cabo de cazadores de la escolta se colocarán a vanguardia, abriendo el paso; seguirá la comitiva; i a su retaguardia, la compañía de granaderos de infantería, llevando en su centro al porta con el pabellon de las Provincias Unidas, i detras las piezas de artillería, dirijiéndose al palacio del director supremo (don Bernardo O'Higgins), i cerrando la marcha el resto de cazadores de la escolta.

"Al llegar al palacio, se formarán en batalla; i batiendo marcha, con las armas presentadas, recibirán el pabellon de Chile, que se colocará a la derecha del de las Provincias Unidas, quedando la tropa con las armas al hombro hasta la incorporacion del director supremo a la comitiva, en que volverán a su formacion de columna, siguiendo a marcha regular hasta el templo (San Francisco) .

"Los pabellones se colocarán en el presbiterio en dos pedestales, llevando siempre el de la derecha el de Chile.

"Al evanjelio tomarán los portas los pabellones; i dirijiéndose así al diácono que lo canta, los dejarán en medio. En este acto, la oficialidad, poniéndose el sombrero, mantendrá las espadas desnudas hasta concluirse el evanjelio. Entónces los pabellones serán colocados en sus pedestales, i las espadas en la vaina.

"Al alzar, los portas tomarán otra vez sus pabellones, i con una rodilla en tierra los mantendrán inclinados sobre su frente hasta que baje el cáliz.

"Finalizada la funcion, volverán los portas a tomar los pabellones; i bajando a tomar el centro de la compañía que estará formada en el atrio del templo, regresarán a la posada del jeneral, acompañándole con la comitiva.

"La infantería i artillería de la comitiva harán tres salvas: una al comenzar la misa, otra al alzar, i otra a la conclusion.

"El 25, al salir el sol, se hará una salva en el fuerte de Santa Lucía, de quince tiros.

"Todos los oficiales francos asistirán a las ocho del 25 a la casa del señor jefe del estado mayor.

"El cuerpo de artillería de Chile dará el capitan que ha de servir de porta de la bandera de Buenos Aires.

"El batallon número 8 dará el capitan que ha de conducir la bandera de Chile.—Miguel Brayer."

El 2 i el 3 de octubre de 1817, se hicieron en Santiago solemnes exequias por el descanso de las almas de los que habian perecido en la batalla de Rancagua el año de 1814.

Don Bernardo Vera i Pintado hizo para aquella fiesta varias inscripciones en verso, en una de de las cuales se esplica la variacion del color amarillo por el rojo que se habia efectuado en la bandera nacional de Chile.

Mirad ahí que otra vez en sus baluartes
El estandarte tricolor flamea.
La sangro de los héroes de Bancagua,
Dignamente vengada por la fuerza,
La triste palidez del amarillo
En rojo animador el color trueca.

Sin embargo, voi ahora a dar a conocer un documento del cual resulta que hasta aquella fecha, el nuevo gobierno de Chile no habia dictado todavía ninguna disposicion oficial referente a la bandera.

Es una nota del gobernador de Valparaíso.

« AnteriorContinuar »