El agua en sus relaciones con el derecho internacional, constitucional, administrativo y civil

Portada
Oficina Tip. de la Secretaría de Fomento, 1899 - 80 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 49 - El propietario de un terreno es dueño de su superficie y de lo que está debajo de ella, y puede hacer en él las obras, plantaciones y excavaciones que le convengan, salvas las servidumbres, y con sujeción á lo dispuesto en las leyes sobre Minas y Aguas y en los reglamentos de policía.
Página 79 - El Presidente de la República se ha servido dirigirme el decreto que sigue: "PORFIRIO DÍAZ, Presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, á sus habitantes, sabed...
Página 24 - Por donación de la Santa Sede Apostólica y otros justos y legítimos títulos, somos señor de las Indias Occidentales, Islas y Tierra Firme del Mar Océano, descubiertas y por descubrir, y están incorporadas en nuestra Real Corona de Castilla.
Página 24 - Y porque es nuestra voluntad, y lo hemos prometido y jurado, que siempre permanezcan unidas para su mayor perpetuidad y firmeza, prohibimos la enajenación de ellas. Y mandamos, que en ningún tiempo puedan ser separadas de nuestra Real Corona de Castilla, desunidas, ni divididas en todo, o en parte, ni sus ciudades, villas, ni poblaciones, por ningún caso, ni en favor de ninguna persona.
Página 24 - ... prometemos y damos nuestra fe y palabra real, por Nos y los reyes nuestros sucesores, de que para siempre jamás no serán enajenadas ni apartadas en todo o en parte, ni sus ciudades ni poblaciones, por ninguna causa o razón o en favor de ninguna persona. Y si Nos o nuestros sucesores hiciéramos alguna donación o enajenación contra lo susodicho, sea nula y por tal la declaramos.
Página 41 - ... para establecimiento de poblaciones y otros usos públicos ; y en caso de que la isla no tenga esa extensión, se reservará en su totalidad para aquellos usos. Las islas de los ríos, lagos y esteros navegables no se enajenarán sino después de practicados los reconocimientos periciales y de recogidos los informes de la autoridad superior política del respectivo Estado, Distrito o Territorio, que demuestren que no hay inconveniente para efectuar la enajenación.
Página 24 - Y mandamos que en ningún tiempo puedan ser separadas de nuestra real Corona de Castilla, desunidas ni divididas en todo ó en parte , ni sus ciudades , villas ni poblaciones , por ningún caso ni en favor de ninguna persona.
Página 24 - ... de ninguna persona. Y considerando la »fidelidad de nuestros vasallos, y los trabajos »que los descubridores y pobladores pasa»ron en su descubrimiento y población, para »que tengan mayor certeza y confianza de que »siempre estarán y permanecerán unidas á »nuestra real Corona, prometemos y da»mos nuestra fe y palabra real por Nos y los »Reyes, nuestros sucesores, de que para siem»pre jamás no serán...
Página 41 - II. La zona marítima, con una extensión de veinte metros contados desde la orilla del agua en la mayor pleamar y á lo largo de las costas de tierra firme y de las islas: IV.

Información bibliográfica