Imágenes de páginas
PDF

DE LOS REINOS DE LAS INDIAS.

MANDADAS IMPRIMIR Y PUBLICAR

[graphic][graphic][graphic][graphic][graphic][graphic][graphic][graphic]

1TUESTP.0 S3ÍT0R..

VA DIVIDIDA EN CUATRO TOMOS, CON EL ÍNDICE GENERAL, Y AL PRINCIPIO
DE CADA TOMO EL ESPECIAL DE LOS TÍTULOS QUE CONTIENE.

[graphic]

% TOMO CUARTO.

QUINTA EMCMOSr.

CON APROBACIÓN DE LA REGENCIA PROVISIONAL DEL REINO.

[merged small][ocr errors][graphic][ocr errors][merged small]
[ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors][ocr errors]

DEL LIBRO NONO DEStíE EL TITULO VEINTE Y SEIS.

TITULO TEINTE Y SEIS.

De los pasajeros, y licencias para ir á las Indias y volver

á estos reinos.

LEY PRIMERA.

El emperador D. Carlos y el principe gobernador. Ordenanza 125 de la Casa. D. Felipe 11 en Toledo • 22 de setiembre de 1560. D. Felipe 111 en Valladolid ¿ 25 de noviembre de 1601. D. Cá'los 11 en esta

Recopilación. Véase la ley siguiente. Que ningún natural ni exlrangero pase d las Indias sin licencia del rey ó de la casa de Sevida, en los casos que la pudiere dar.

Declaramos y mandamos que no puedan paMrá las Indias, ni á sus Islas adyacentes, ningunos naturales ni extranjeros de cualquier estado j condición que sean, sin expresa licencia nuestra, sino íuere en los casos en que 'a pueden dar et presidente y jueces de la caá de contratación: y si algunos de los susodichos pasaren sin esta calidad, por el misino hecho hayan perdido y pierdan los bienes que allá adquirieren para nuestra cámara y fisco, menos la quinta parle que aplicamos al denunciador. Y ordenamos que seau luego echados de nuestras Indias : y asimismo mandamos que si los dichos i.alurales ó extranjeros trajeren algún oro, plata, perlas, pieiras, ti otros bienes á la casa de contratación de Sevilla, ó á.otras partes, ó los enviaren ó trajeren por bienes de difuntos de los dichos naturales ó extranjeros , que hubieren ¡ asado sin licencia, no se les entreguen ni den, ni a los que los trajeren ni enviaren, ni á las personas á quien Tienen consignados, ni á sus herederos, ni á nadie que pretenda perlenecerle, por ser bienes y hacienda de los susodichos ni sean oídos sobre ello: y el oro, plata, perlas, piedras, y otras cosas se lomen paia ¡Nos, donde quiera que fueren hallados en estos reinos como cosas aplicadas a nuestra cámara y Gsco, daiido de ello al denunciador la dicha quinta parte (i).

LEY II.

El emperador D. Carlos y el principe gobernador. Ordenanza 1,6 de la Casa Capítulo 5 de Instrucción de Maestres. 1). Felipe 11 en San Lorenzo á 13 de jolio de 1593. D. Felipe 111 en Valladolid á 25 de noviembre de 11)04. En Madrid á i.° de noviembre de 1607. D Felipe IV allí á 25 de marzo de 1622. Y á 20 de julio de 1621. Y á 26 de marzo de 1658.

Que los generales, capitanes, oficiales y ministros Je mrnaijiis y flotas y otros que llevaren ó encubrieren pasajeros sin licencia, incurran en las pctuis de esta ley.

Ordenamos y mandamos á los generales y

(l) Se admi ieron a' indulto el año de 688 en virtud de cédula de 20 de setiembre de 1688. Eli real •¡.¡cu de 10 de setiembre de 1785 se impuso la pona ia tUtiiierro á las Floridas, Pue¡ to-ilicu y Sanio i)o

TOMO IV

almirantes de armadas y flotas, que pongan rnny particular cuidado y diligencia en no permitir, ni dejar que vaya en los bajeles de su cargo ningún pasajero sin licencia , con apercibimiento que si se averiguare ó entendiere, que por su consentimiento ó disimulación fueren alguno ó algunos sin-ella á las Indias ó Is'as adyacentes, incurran en privación de sus oficios, y mandaremos hacer la demostración que convenga: y los capitanes de mar y guerra , alféreces y sargentos, veedores, contadores, maestres de piala, y otros oficiales que los llevaren, disimularen 6 encubrieren, incurran en privación de sus oficios y en las demás penas que les mandaremos imponer: yr;los maestres, pilotos, contramaestres, maestres de raciones , ó guardianes de navios de armadas ó flota, refuerzo ó aviso mercante ú otro bajel que saliere de los puertos de estos nuestros reinos ó Islas de Guiaría, para las Indias ó Islas Occidentales, y llevare, encubriere ó disimulare pasajero sin licencia nuestra , ó del presidenta y jueces de la casa de contratación de Sevilla, eo ¡os casos que conforme á estas leyes la pueden dar fuera de los marineros, pages y grumetes, y de los soldados, que siendo de navios de guerra no han menester licencia, incurran en pena da privación de oficio y perdimiento de todos sus bienes para nuestra cámara, de que haya la quinta paite el denunciador. ¥ mandamos en cuanto á las penas, respeto de los pasajeros, que se guarde la ley i.a de este título. Y asimismo es nuestra voluntad y mandamos que en las lianzas que din los maestres por sus oficios, se ponga cláusula especial de que cumplirán y guardarán las leyes y pragmáticas dadas y promulgadas en esta razón: y los fiadores se obliguen á ¡¡ue el maestre no llevará pasajeros sin ucencia , pena de pagar lo juzgado y sentenciado, y mas mil ducados para nuestra cámara y tisco. Y asimismo ordenadnos y mandamos, que los visitadores de armadas y Ilotas pongan en la averiguación muy extraordinaria diligencia, y que el presidente y jueces estén muy atentos y vigilantes cu materia de tanta consideración, disponiendo y proveyendo todo lo conveniente á la ejecución y observancia, de suerte que mediante su cuidado no aprovecha i los cabos, capitanes y maestres , y los demás contenidos en esta ley, el que punen en conlra

míngo conti a los Polizones; pero un leal cédula de 15 de setiembre de l"90, se lia declarado que esto se entienda con los solteros V no con los casados, coa quienes se guardaran las leyes y reales disposiciones ai. leí ¡ules.

venir á lo ordenado, sin reparo del esceso y delito que come'en en deservicio nuestro y daño de estos reinos.

LEY III.

D. Felipe IV en Madrid á 18 He setiembre de 1647. D. Caries II cu esta Recopilación.

Que se procure averiguarlos pasajeros y otros que

van sin licencia para introducir fuera de registro

y en confianza.

Sin embarga de estar ordenado repetidamente, que no se embarque ninguno en el viaje de las Indias en armadas, flotas ni navios sueltos, sin expresa licencia, se lia experimentado en esto tanto exceso, que pasan á ellas muchas personas sin este requisito preciso, las cuales no tienen otro oficio que llevar hacienda fuera de registro, y de la misma suerte traen la plata de sus retornos y la demás que hallan en confianza; y porque los daños e' inconvenientes «on tan conside rabies y dignos de remedio: Ordenamos y mandamos i los generales, almirante* y gobernadores del tercio, capitanes , y i los demás cabos de la armada y flotas, y á los maestres, contramaestres y pilotos de ellas y de los demás navios sueltos, que no lleven ni oculten en los bajeles de su cargo uingunos pasajeros, ni los consientan llevar sin licencia nuestra , ó en los casos que la pudiere dar la casa de contratación de Sevilla ; y si algunos de los dichos cabos ó capí tañes los embarcaren , el maestre, contramaestre y pilotos den cuenta al general, al cual, y al almirante ó cabo de cualquier naví >, encargamos que tengan muy particular cuidado de los requerir, reconocer y premier á los que hallaren sin licencia nuestra d déla casa de contratación, trayéndolos á estos reinos presos, y los entreguen en la cárcel de la casa donde se conozca de sus causas. Y asimismo mandamos á los veedores y con tadores de las armadas y flotas, que en las visitas que se deben hacer en el mar a los galeones, flotas y naos de su conserva, hagan particulares diligencias en inquirir y saber los que \an en cada bajel, y prender á los que no luvii-ren licencia, tomando juramento al cabo, piloto y contramaestre, para que declaren sobre lo referido; y en caso que aveiiguen lo con'rario, sean castigados conforme á derecho. Y ordenamos que al tiempo de la embarcación en Porlobelo, Car tagena, Vera-Cruz y la Habana, de vuelta de riaje á España, tengan el mismo cuidado los generales, almirantes, cabos, veedores y contadores , para que no se queden en las Indias ningunos de los que fueren con plazas de soldados, guardando lo ordenado por la ley C8, <¡t. i5 de este libro , y las demás que de esto tratan cerca de las penasen que incurren los desertores, y procediendo los ministros referidos con la entereza y cuidado que la materia requiere, sin disimular ni tolerar cosa alguna, pena de que los cabos, capitanes, veedores y contadores incurran en suspensión de sus oficios, y de otros cualesquiera en la carrera de Indias: y con los principales culpados é inobedientes, se proceda segun se hallare por derecho y leyes de esta Recopilación , dejando al arbitrio de los jueces la determinación en los casos que no estuvieren prevenidos, ó fueren dignos de mayor pena.

LEY IV.

D. Felipe III en Madrid á 31 de diciembre de 1607. Que citando se nombrare juez que conozca de pasajeros que van sin licencia, les den los generales favor.

Cuando Nos cometiéremos á alcana persona que en las armadas ó flotas de la carrera de Indias ejecute lo ordenado, sobre que no vayan pasajeros sin licencia, y haga las visitas necesarias: Declaramos y mandamos que no por esto se impidan á los generales las visitas que por obligación de sus cargos les locan, ni al dicho juez se le impidan las que en virtud de su (omisión debiere y quisiere hacer, antes le den los generales el favor y ayuda que hubiere menester, teniendo con él buena correspondencia; y si alguna causa de estas locare al general, por haberla prevenido, haga justicia de ella, y nos dé cuenta por el consejo de Indias.

LEY V.

D. Felipe 11 allí á 14 de octubre de 1574. Que en saliendo la armada ó flota, avise la casa de los pasajeros x licencias Luego que salgan las armadas y flotas, la ca sa de contratación nos avise del día que hubieren' salido , y de todos los pasajeros que en ellas fueren, con distinción de p.rsonas; y si son clérigos, religiosos ó seglares, y de las partes a donde van , y con qué licencia, de que han de tener libro formado con relación de lo referido.

LEY VI.

El mismo en San Lorenzo á 28 de agosto de 1584.

D. Carlos 11 en esta Recopilación. Que tos licencias para pasar d las Indias se presenten en la casa dentro de dos años, y después no valgan. Mandamos que las licencias para pasar á las Indias, se presenten en la casa de contratación ante el presidente y jueces dentro de dos años, contados desde el dia de la data, y luego en I» primera armada ó flota se use de ellas, y de otra forma no se puedan embarcar los pasajeros; porque nuestra voluntad es , que pasado el tiempo de los dichos dos años, no sean de efecto algano, como si no las hubiéramos dado ni concedido; y porque en el tiempo preciso de la embarcación suelen concurrir muchos pasajeros á presentar sus licencias, y las informaciones que deben llevar, y cómodamente por «xcusar el extravío de los caminos pasan á Cádiz, sin poder llegar á Sevilla á presentarlas en la casa: Ordenamos y dispensamos que las puedan presentar ante el juez que fuere al despacho de las armadas y flotas, el cual observe y guarde las mismas reglas que están dadas respecto de la casa de contratación.

LEY VII.

D. Felipe II en San Lorenzo á 1 de acostó de 1584.

D. Felipe 111 en Madrid á 18 de jubo de lt>17 Que las informaciones para pasar á las Indias y usar

de las licencias, se hagan conforme a esta ley. Algunas personas que pasan á las Indias no llevan informaciones á la casa, hechas en las partes donde son naturales v han residido , y se les admiten en Sevilla y Cádiz, debiendo constar de sus naturalezas y vecindades, y si son casados o solteros, y las demás circunstancias prevenidas por estas leyes: Mandamos que la casa de contratación y juez que fuere al despacho, no dispensen en todo ni en parte, con ninguna peisona en lo susodicho, cumpliendo precisamente lo que está ordenado y mandado.

LEY VIII.

El emperador D. Carlos y el príncipe gobernador en

Toro á 18 de enero de 1552. En Madrid á 5 de agosto

de ¿I. D. Carlos 11 en esta Recopilación.

Que ¿La forma en Cas licencias é informaciones para pasar d Indias.

El presidente y jueces de la casa, reconozcan las licencias para pasar a Indias, y las informaciones hechas en las tierras y naturalezas de los pasajeros, y si concurren las calidades prevenidas por estas leyes, las cuales informaciones, se han de presentar aprobadas por las justicias de las ciudades, villas ó lugares donde se hubieren hecho, declarando si los contenidos son libres ó casados; y con las demás diligencias que se hubieren de hacer en la casa, si constare que no hay contravención, déjenlos pasar, y también i los que llevaren expresas disposiciones nuestras, referidas en las licencias.

LEY IX.

D. Felipe II en el Bosque de Segovia á 19 de jutiio, de 1569.

Que el presidente y jueces de la casa hagan parecer

é los pasajeros, examinen las licencias y no hagan

autos.

El presidente y jueces de la casa hAgan parecer ante sí á los que fueren á las Indias por pasajeros, y reconozcan si son los contenidos en las informaciones, y no permitan que en su ausencia se den peticiones por los pasajeros, ni provean autos de remisión al que por su turno hubiere de reconocer las informaciones, ni hagan otros autos, ni ocasionen mas dilaciones á los pasajeros; y si llegaren á entender que en alguna información hay falsedad, d otro exceso ó delito que convenga averiguar y hacer justicia , sobre el tal caso h,i;;an las averiguaciones que convengan , y los autos pasen ante los escribanos de la casa á cuyos oficios toca.

LEY X.

El mismo allí. D. Felipe III en San Lorenzo á 26 de agosto de 1606.

Que con la licencia se lleve despacho de la
presentación cíe la casa.

Ordenamos á los capitanes generales, almirantes y cabos de las armadas y flotas, que excluyan y no dejen pasar á los que no llevaren y mostraren testimonios de los nombramientos de licen cias dados por mandamiento del presidente y jueces de la casa, sacado por escribano de ella, y comprobado por los demás en que vaya anotado, que se tome la razón en el original: y lo mismo hagan con los que llevaren nuestras cédulas y licencias , no habiéndose presentado y dado el despacho susodicho por la casa. Y mandamos á los presidentes, oidores y justicias de las Indias, que de otra forma no den cumplimiento á las licencias: y no dejen ni consientan quedar en las Indias á los que las llevaren y los hagan volver presos i España.

[ocr errors]

El emperador D. Cái los y el príncipe gobernador

Ordenan/.* 121 de l.i Casa. En Toledo á 23 de mayo

de 1559.

Que no pasen clérigos ni frailes d las Indias sin

licencia ilelrey.

Ordenamos y mandamos al presidente y jue" ees de la casa de Sevilla, que no dejen pasar clérigos ni religiosos sin nuestra expresa licencia, porque deseamos saber si son cuales convienen al servicio de Dios nuestro Señor y nuestro, y doctrina y enseñanza de los naturales y vecinos de ellas: y los generales y cabos de las armadas y flotas guarden la ley 3g, tit. i5 de este libro: y si algunos pasaren, los gobernadores y justicias de las provincias j ciudades, villas y lugares, los bagan salir de sus jurisdicciones, y volver á estos nuestros reinos, requiriendo á los prelados y vicarios que los envien y pongan en ejecución lo ordenado por esta ley y las demás , impartiendo cerca de ello nuestro auxilio y brazo real, en ejecución de lo que ordenaren y pidieren los prelados.

LEY XII.

Los mismos en Madrid en 51 de mayo de 1552.

Que en las licencias, aunque se de'n d religiosos y

clérigos, se pongan señas, y se les entreguen

originales.

En las licencias que de Nos llevaren los religiosos y clérigos para pasará las Indias, pongan los jueces oficiales de la casa de Sevilla, si son los contenidos, y las señas, disposición y edad que pareciere tener cada uno, y lo firmen de sus nombres 6 del que tuviere el turno, y entréguenlas originales con estas notas; y en otra forma no loa dejen pasar ni entrar en las Indias, antes los puedan extrañar los generales y prelados, y volver y enviar á estos reinos, conforme se dispone en 'el título de los generales.

LEY XIII.

D. Felipe II en San Lorenzo á 7 de setiembre de 1589.

Que no pasen d fas Indias los del hábito de San Jorge, San Esteban y semejantes, sin licencia del rey.

Mandamos al presidente y jueces de la casa, que no dejen pasar á la.s Indias n ninguna persona que llevare el hábito que llaman de San Jorge, San Esteban , ni otros semejantes, sin expresa licencia nuestra, eu que se lia¿a mención del habito que llevaren.

LEY XIV.

El misino y la princesa gobernadora en Valladolid a 22 de abril de 1559.

Que los nacidas en las Indias y otros contenidos'' no puedan volver sin Ucencia.

Aunque los nacidos en las ludias hijos de españoles residentes en ellas, hubieren ver.ido á estos reinos, (i no fueren nacidos en las Indias, y tuvieren alia sus padres, ó siendo nalura'es de estos reinos no hubieren pasarlo a ellas ron sus padres: Es nuestra voluntad, i\nv c1 presidente y jueces de la casa no los dejen posar sin expresa licencia nuestra.

« AnteriorContinuar »