Imágenes de páginas
PDF

nuestra real lncienda, y á los dueños de los navios, naturales y extranjeros, que se recibieren asueldo para servicio de las armadas y flotas, y tendrán satisfacción de que no se les hace agravio: y de que se les pagara lo que justamente hubieren de haber, excusándose los pleitos y dudas que habia , y las molestias que se les recrecían, dilatando la averiguación de las cuentas. Visto en el nuestro consejo de guerra, y con Nos consultado, hemos resuelto derogar (como por la presente derogamos y anulamos) las reglas y ordenanzas que cerca de esto se han usado. Y mandamos que de aqui adelante se midan y arqueen todos lo* navios naturales y extranjeros, que se recibieren a sueldo y fletaren para servicio de las dichas nuestras armadas y flotas, y los que se hicieren por cuenta de nuestra real hacienda, por la drden y forma siguiente.

i. ¥ porque estas reglas presuponen las cinco dimensiones «i partes referidas, en cualquier naví'i que se haya de arquear de los que se fabricaren en estos reinos, han de traer los due ¡tos de ellos certificación de los superintendentes de los distritos donde se hubieren hecho los dichos navios, y de los veedores ó contadores, que conforme á las órdenes que tenemos dadas hubieren de intervenir con ellos á hacer los tales arqueamicntos , y donde uo hubiere los tales superintendentes, han de traer testimonios firmados de la justicia mis cercana, y del escribano del cabildo ó concejo del tal lugar, en que declaren los codos que los tales navios tuvieren de esloria , manga, puntal, quilla y plan, y también de los redeles, y de la cuadra y amura, las cuales dichas certificaciones y testimonios se han de entregar á nuestro secretario de la guerra de mar, para que vistas en el dicho consejo de guerra, se provea lo que convenga, cuanto á remitirlas á quien hubiere de hacer la cuenta de las toneladas, para que conforme á ellas se les paguen los suel dos ó fletes que hubieren de haber, y sean admitidos sus navíor á la visita para navegar en la carrera y flotas de las Indias, sin la cual certificación mandamos que no lo sean , aunque con curran en ellos las calidades que se declara en las últimas ordenanzas de fábricas de navios, que han de tener para navegar en la dicha carrera: y los dichos superintendente y ministros han de enviar á manos del dicho secretario certificación en la misma conformidad que se fabricaren , por cuenta de nut-stra real hacienda, para que siempre que convenga, se tenga la cuenta y razón de ello, y sepan las medidas y porte que tuvieren.

2 Para ratificar la medida de los demás navios , de cuyas dimensiones no se pudiere haber testimonios, se medirán conforme i la orden que se sigue.

3 El codo con que se ha de hacer esta medida ha de tener dos tercias de vara castellana, y mas un treinta y dosavo de las mismas dos tercias.

4 La manga se ha de medir de babor á estribor, por lo mas ancho de la cubierta principal j ora este' en lo mas ancho de la nao, ora esté mas arriba ó mas abajo, y se medirá por la superficie superior de la cubierta pegado á ella, y de tabla á tabla, y de dentro adentra, y los co

dos que se hallaren sera la manga, y si estuviere embarazada con algunos genoles, se tomara el grosero de ellos, y también será manga.

5 El puntal se medirá desde el soler hasta la superficie superior de la misma cubierta principal donde se lomó la manga, de manera que no se exceda de la tal superficie: y en el tomar el altor del puntal en las arcas ó en otras naves extranjeras, no se ha de consentir que se desentable alguna parte del soler , para colar la pira hasta el plan, y tomar desde allí la medida, sino es que para cargar de trigo ó cosa semejante, tenga hecho algún granel , y en este caso se ha de abrir por junto á la bomba, hasta descubrir la orenga y poner encima un pedazo de tabla al grosor de tres dedos ú descontárselos, y de allí se ha de medir el puntal, que será como medirlo desde el soler

6 La esloria se ha de medir desde el branque al codaste por la referida superficie superior de la cubierta sin desviarse de ella , y si la parte de proa estuviere embarazada ron alguna bularcaina ó genol, ó la de popa con algún yugo, se meterá alguna verguilla ó co<a sutil, con que se pueda medir el grosor de la bularcama ó yugo, y lo que esto fuere también se contara por esloria, advirtiendo que no se ha de tomar el grosor del branque ni del codaste, roda ni contraroda, sino hasta la tabla que en ello se coge de dentro adentro.

7 El plan se medirá por la cuaderna maestra, que corres linde á lo mas ancho de. la cubierta y y se ajustará la medida con las señales ó pantos que están en la escoa, á un lado y i otro de babor á estribor , y la escoa se hallará junto al palmejar que está en la cabeza de lasorengas, 6 planes en la parte de abajo.

8 La quilla , si estuviere fuera del agua, como sucede estando el navio en astillero ú carena , se medirá de codillo i codillo, y los codos que se hallaren será la quilla; pero si estuviere debajo del agua, se medirá por de dentro del navio, lo cual, aunque se ha tenido por tan dificultoso, se conseguirá, como conviene á la certidumbre de la cuenta , con los siguientes medios.

9 Pondráse una regla (que esté dividida en codos) en el sitio del puntal, y perpendicular sobre el soler, y en ella se aplicará otra , de manera que queden á escuadra , y se irá prolongando hacia proa , hasta topar en el albitana, y midiéndose los codos que hubiere desde el puntal á la albitana en la regla que se prolongó, se pondrán aparte y se volverá á aplicar la misma regla en laque está en el sitio del puntal, un poco mas arriba de la primera aplicación , dos ó tres codos, los que se quisiere , y se prolongará hasta topar otra vez en el albitana, y se medirán en ella los codos como primero, es á saber: desde el puntual á la albitana, y se pondrán también aparte, y se hará otra terrera aplicación, dos ó tres codos mas arriba de la segunda , haciéndose lo mismo , y notando los codos que hubiere desde el puntal á la albitana: lingo en el plano de una tabla , 6 en otra cosa que esté bien llana , se hará el patrón siguiente: tírese una línea recta , que se llamará la línea de la quilla, y divídase en sesenta partes iguales , que serán codos, y desde Sd medio se levantará otra, que quede á escuadra con ella , y será la línea del puntal: y se dividirá en quince ó veinte partes ¡guales entre si , y á los de la primera línea, que también serán codos: j desde el lugar donde se cruzan , se pondrán tres puntos en la linea del puntal, que disten del tal lugar los codos que distaren del soler los sitios de las tres aplicaciones de la regla que se prolongó, y por estos puntos se tirarán tres líneas á escuadra con la linea del puntual, y en ellas, hacia la parte en que en el patrón se considera la proa, se contarán los codos que hubo en las tres aplicaciones de la regla , que se prolongó desde el puntal á la albitana., contando en la línea mas cercana á la que representa la quilla , los codos que hubo en la primera aplicación : y en la siguiente los que hubo en la segunda aplicación : y en la otra los que hubo en la tercera , y donde acabare la cuenta de estos codos , señalarán tres puntos en las tres líneas, y por ellos se lirarA ana porción de círculo, buscándole su centro, como se acostumbra , y se extenderá hasla que corte en la linca de la quilla : y las parles 6 codos que hubiere en ella , desde donde la croza la linca del puntal, hasta donde la corta la porción del círculo, serán los codos que tiene la porción de quilla del puntal á proa.

10 Para hallar la porción de quilla del puntal á popa , se prolongará una regla dos veces, desde otra que esté en el sitio del puntal , hasta topar en el codaste, guardándose en todo ello lo mismo que arriba se dice- en el aplicar y prolongar la regla desde el puntal á la albitana, y en cada aplicación de la regla que se prolonga, se contarán los codos que hubiere desde el puntal al codaste, y se guardarán aparte: luego en el referido patrón , desde donde se cruzan la línea de la quilla y la del puntal, se pondrán dos puntos en la del puntal, que disten de la línea de la quilla los codos que distaron del soler los sitios de las dos aplicaciones de la regla que se prolongó á popa , y por los tales puntos se tirarán dos lineas á escuadra sobre la del puntal, y en ellas desde el mismo puntal hacia la parteen que se pene la popa en el patrón , se contarán los codos que hubo en las dos aplicaciones de la regla, desde el puntal al codaste, contando en la línea mas cercana á la de la quilla, los que bnbo en la primera aplicación: y en la siguiente los que hubo en la segunda , y donde acabare la cuenta de e tos codos en las dos líneas , se pondrán dos puntos, y pasando por ellos una regla, se notará donde corta á la línea de la quilla, y las partos de la misma línea de la qnilla que hubiere desde el cortamiento hasta la línea del puntal , serán los codos que tendrá la porción de quilla desde el puntal a popa: los cuales , juntándose con los que tuvo la porción de quilla del puntal á proa, quedará conocida toda la quilla.

n Hase de advertir, que si por la mucha distancia desde el puntal á la albitana ó codaste, no se pudiere poner en el sitio de! puntal la regla en que se ha de aplicar lo que se prolonga .se podrá poner mas cerca de la popa 6 proa, como sea en lo llano del soler, no pasando de los rédeles, y se harán desde alli todas las ope

raciones que arriba se ordenaron , como si estuviera la reg'a en el sitio del puntal , asi en el aplicar y prolongar la regla,' hasla topar en el albitana A codaste, como en lo demás; pero hünse de medir los codos que distare del puntal , á popa ó proa, el sitio en que se pone la regla, para poner en el patrón la misma distancia en la linea de la quilla, por sus codos, desde donde la cruza la del puntal, hacia la misma parte en que se pone la proa ó popa en el mismo patrón, para tirar donde acabare la tal distancia, una linea á escuadra sobre la de la quilla , y desde ella hacer lo mismo que se hizo desde la línea del puntal, para hallar la porción de la quilla á pepa y i proa. También se pueden añadir los codos que montare la misma distancia á los que hallaren en cada aplicación, desde el sitio en que se puso la regla , hasta la albitana ó codaste, y asi se podrá obrar en el patrón, como si se hubiera puesto la regla en el sitio del puntal.

la Asimismo se advierte, que la primera distancia ó sitio donde se aplica la regla , que se ha de prolongar á popa y á proa, ha de distar tantos codos del soler, que pueda calarse la regla que se prolonga , hasta topar en el albitana ó codaste, sin que embarace en lo que se levantan los delgados desde los redeles hacia popa. ( ó proa, y los demás sitios de las otras aplicaciones , cuanto mas pudieren distar del primero y entre sí, según la grandeza del puntal , serñ mejor para conseguirse la medida de la quilla con, la precisión que se pretende : y de haberse lomado estas medidas en la forma referida , traerá el dueño del navio certificación ú testimonio, como se declara en el capítulo primero de estas Ordenanza*.

i3 Sabidos los codos que tiene la manga,, puntual, esloria, quilla y plan, de cualquier navio que se haya de arquear , asi de los que queda dicho que se fabricaren en estos reinos, como de los que vinieren de fuera de ellos , y se fletaren ó recibieren á sueldo para servicio de nuestras armadas, se podra practicar y hacer la cuenta por ano de los tres modos y regla siguiente.

Primer modo.

i4 Sí el navio que se ha de arquear tuviere el plan igual á la mitad de la manga , como quiera que tenga Ja esloria, y quilla y puntal, se multiplicarán los codos que tiene la manga por los que tuviere la mitad del puntal , ó los de la mitad de la manga por todo el puntal, que es lodo uno , y lo que de esto procediere ,se ha de multiplicar por la mitad de la soma de la esloria y quilla , y saldrá la cabida del buque en codos, que partidos por ocho, queda reducida á toneles. '■

iS Pero siendo el plan mayor ó menor que la mitad de la manga , se hará primero la cuenta como si fueran iguales, como se dijo en el capítulo precedente , y luego se sacará la diferencia que tiene el plan de la mitad de la manga , restando los codos que tiene el plan de los que tuviere la.mitad de la manga, si el plan fuere menor que ella , ó al contrario, si fuere niajor: y la milad de la tal dif rencia se uiultiplicará por la mitad de los codos del puntal , y lo que de esto resaltare , se multiplique por la mitad de la eslofia y quilla ¡untas , y lo que saliere se lia de quitar el valoró cabida del buque, colegid» como si tuviera el plan igual á la mitad de la manga, si la mitad de la manga fuere mayor que el plan ; ó se le ha de añadir, si fuere menor, y quedará del valor del buque.

Segundo modo.

16 Al navio que tuviere el plan igual á la mitad de la manga , se le hará la cuenta , como arriba se hizo; pero si tuviere el plan mayor ó menor que la mitad de la manga , se sacará su diferencia , restando el plan de la mitad de la manga , 6 al contrario, como queda dicho , y la mitad de la tal diferencia se quitará de los codos que tuviere la manga, si fuere su mitad mayor que el plan , ó se le añadirá si fuere menor: y la manga, habiéndosele quitado ó añadido esto, se multiplicará por la mitad del puntal, y lo que de esto saliere se multiplique por mitad de la suma de la esloria y quilla, y quedará el valor y cabida del buque que se arquea. Tercer modo.

17 A cualquier navio que tenga el plan igual á la mitad de la manga , ora sea mayor , ora menor , se tomaran las tres cuartas partes de la manga y se juntarán con la mitad del plan, y lo que esto fuere se multiplicará por la mitad del puntal, ó la mitad de ello por todo el puntal, y loque resultare se multiplique por la mitad de la suma de la esloria y quilla , y saldrá el mis mo valor y cabida del buque en los modos pasados.

18 H.ise de advertir que el valor que dá en el buque cualquiera de los tres modos de la regla del arqueamiento, ajusta con el navio que tuviere la cubierta en lo mas ancho¡ pero en el que tuviere lo mas ancho sobre la cubierta , se le ha de quitar tres por ciento al dicho valor, por cada medio codo del que asi la tuviere, y al que la tuviere lo mas ancho debajo de la cubierta, se le ha de añadir en el valor del arqueamiento tres por ciento por cada medio codo, y para esto se ha de reconocer lo mas ancho de la nao, y del valor que diere la regla del arqueamiento, habiéndosele añadido los tres por ciento, ó habiéndosele quitado si se hubiere de hacer conforme á lo que contiene este capítulo, se quitarán cinco por ciento, y á lo que quedare se ha de añadir veinte por ciento por todo lo que hay entre cubiertas, y por los alcázares, y quedará el justo valor en codos que se debe de cabida al navio que se arquea, que partidos por ocho quedará reducido á toneladas.

19 Adviértese que el fundamento de la regla del arqueamiento presupone que las superficies del plan y de la manga, desde sus medios hacia popa y proa, tengan diminución conocida y cierta, y según ella teniendo la manga diez y seis codos, ha de haber un codo de diminución en la línea que pasa por la cuarta parte de la esloria, y de la manga á proa donde se suele poner la amura y dos codos en la línea , que pasa por la misma cuarta parle de la esloria, de la manga a popa donde está la cuadra; y asimismo en la cuar

ta parle de la esloria, desde el medio de la superficie del plan acia proa y popa, donde se po nen los redeles, ha de haber en cada uno de diminución U mitad del plan, de manera que si fuere el plan ocho, ha de haber cuatro en cada redel. Y para que esta diminución de las superficies del plan y mangas, se guaide proporcionalmente en todos los bajeles, ó a lo menos en las cuatro lineas que se han señalado, para obviar los fraudes que se pueden intentar contra la regla del arqueamiento, se tomará en el buque que se arquea, la medida de las dos lineas que pasan por la superficie superior ó inferior equidistantes de la manga, y que se aparten de ella hacia popa y proa la cuarta parte de la esloria; y también se medirán en el soler las líneas que atraviesan de babor á estribor por tales sitios que disten del plan á popa y proa la misma cuarta parte de la esloria ; y en el tomar todas estas medidas, se guardará lo que se ordenó en el lomar las de la manga y plan: luego para ver si las dos líneas que se midieron en la cubierta del navio que se arquea colaterales á la manga , tienen debida proporción con ella, se multiplicaron los codos de la misma manga por quince, y lo que de ello resultare se partirá por diez y seis, y si salen en el cuociente ó cuarto número los codos que se hallaron en la linea que se midió hacia proa, tendrá con la manga la proporción que requiere la regla del arqueamiento; pero sien el cuarto número salieren masó menos codos , que los que tuvo la tal línea, se guardaran aparte, y también se multiplicará la manga por catorce, y lo que de ello procediere se partirá por diez y seis; y si salieren en el cuarto número los codos que «e hallaron en la línea que se midió hacia popa, estará bien , y si no salieren, se notarán los que fueren mas ó menos, y luego se dividirán por ocho los codos de la mitad de la manga del mismo navio, y por Cada una de estas octavas partes que faltare en cada uno de los cuatro números de las dos reglas de tres, para igualar á los codos que se hallaron en cada una de las dos líneas referidas, se añadirá uno y medio por ciento al valor que diere la regla del arqueamiento en el buque en que se midieron, y por cada octava parte de las mismas en que excedieron los cuatro números, a los codos hallados en cada una de las mismas dos líneas , se quitará uno y medio por ciento del valor que da la regla.

ao El reconocer la proporción que tienen con el plan las dos lineas que se midieron con el soler, será fácil, porque si en el navio en que se miden es cada una la mitad del plan, estarán bien; pero si no lo fueren, se dividirán por ocho los codos que tuviere el plan, y por cada octava parte de estas, que faltare en cada una de las dos lineas referidas para serla mitad del plan, se quitará del valor queda la regla del arqueamiento ano y un cuarto por ciento; y por cada octava parte de las mismas que tuviere cada una de las dos líneas mas que la mitad del plan, se añadirá uno y un cuarto por ciento al valor que da la

regla.

La cual dicha orden y reglas, mandamos que se observen y ejecuten puntualmente por nuestros superintendentes de fábricas de nuestras armadas y flotas, y por los proveedores, y las demas personas á cayo cargo fuere medir, y arquear los navios que ?e recibieren á sueldo y dolaren para servicio de las dichas armadas y (lulas, y por esta orden se tomen las cuentas.

LEY XXVI.

D. Felipe lll en Caslro-Calvon á 15 de octubre de 1601.

Que los navios que se embargaren y compraren para

servicio del rey se hagan luego arquear, tasar y

pagar.

Los navios que el presidente y jueces de la contratación, ó los generales de armadas y flotas embargaren ó tomaren por compra á á sueldo de personas particulares, naturales ó extranjeros, para servir en armadas y flotas, ó para otro efecto de nuestro real servicio, el presidente y jueces hagan arquear, tasar y pagar luego á sus dueños y no les dilaten la paga de lo que hubieren de haber por el preeio ó sueldo de sus navios, de forma que no los desamparen, ni se excusen de servirnos con ellos de buena voluntad , ni tengan esta causa de quejarse.

LEY XXVII.

El mismo en Lerma á 19 de julio de 1608.

Que los gastos en nao merchanta para de guerra, recibida al sueldo, no se carguen al dueño.

Cuando se embargare alguna nao merchanta para servir de armada en la carrera de Indias, los gastos que se hicieren en mudarla de mercbante en nao de guerra, no se carguen al dueño y sueldo de ella, mas si la nao se recibiere y tomare por concierto de un tanto por el viaje, lodo se debe comprender en el concierto; y manV. damos que asi se haga, cumpla y ejecute.

LEY XXVIII.

D. Felipe IV en Madrid á 24 de febrero de 1652.

Que el capitán de la maestranza de Indias asista con

los ministros del Occc'ano a señalar sitios para el

lastre y zahorra que se sacare.

Por cuanto habic'mlose entendido que los esteros de la puente de Zuazo y Carraca estaban de manera que dentro de pucosdias no se podría dar carena á los navios de nuestra armada del Occc'ano, ni á los de las Indias, flotas y demás naos que van á ellas: Tuvimos por bien de resolver por aquella via , que para su conservación se cometiese al capitán de la maestranza del Ocelario el señalar sitios en que se ha de poner el lastre y zahorra que se sacare de los navios, asi á lo» capitanes de nuestra armada del Occéano, como á los de las Indias y particulares, y que el que no lo cumpliere tenga je pena el gasto que se hiciere en remover el lastre de la parle donde le echaren á la que debieren llevarle, y asimismo de dos pagas: encargando a' nuestro espitan general de la dicha armada del Occéano, y á quien gobernare por su ausencia , cuide mucho de que asi se cumpla, y que señale uno o dos capitanes de mar de los entretenidos en ella, que asistan al de la maestranza, ocupándose en visitar continuamente los canos, y que las penas de pagas se apliquen al dicho capitán de la maestranza, que dará la parte que de ellas le pareciere á los lae JOMO IV.

dieren noticias de los excesos. Y habiéndose dado noticia de esta resolución á nuestra junta de guerra de Indias, para que por ella se diese el despacho necesario para su cumplimiento: Considerando, que para lo que loca á la carrera de las Indias, armada y flotas y demás navios de ellas, tenemos también nombrado capitán de maestranza que asista en la ciudad de Cádiz , y que no seria justo excluirle de que concurra para la ejecución de lo referido con el del Occéano, pues siendo este dependiente de ambas jurisdicciones, debían asistir los ministros de cl/as i su cumplimiento: Tenemos por bien de ordenar y mandar á los nuestros presidente y jueces oficiales de la casa de contratación, que den la orden necesaria al capitán de la maestranza de la armada y flotas de las Indias, para que juntándose con el del Occéano y demás ministros que se nombraren, cuiden todos uniformemente de señalar los sillos en. que se ha de poner el lastre y zahorra que se sacare de los navios á los capitanes de la dicha armada y flotas de Indias, y demás navios de particulares que se aprestaren para ir á ellas, haciendo en esta parte el dicho capitán de la maestranza de la carrera, lo mismo que hiciere y debiere hacer el del Occéa no en lo que le toca; pero principalmenle guardando en ello las ordenes que el dicho presidente le diere cuando asistiere en la dicha ciudad de Cádiz, y faltando de ella las que se le dieren por la dicha casa ti ministros á quien lo cometiere el dicho presidente, asistiendo en todo caso á lo que conviniere obrar, en orden al reparo de los esteros, de conformidad con los ministros de la dicha nuestra armada del Occéano estando cada uno dependiente de sus superiores a quien vayan dando cuenta de lo que fueren obrando, para que con noticia de ello se vayan renovando las órdenes y dando calor al efectivo cumplimiento de ellas, y de lo que hicieren los dichos presidente y jueces oficiales la darán en nuestra junia de guerra de Indias.

NOTA.

Medidas que últimamente mandó el Consejo ejecutar

para fabricar los galeones de ochocientas toneladas

en veinte y dos de mano de mil y seiscientos y

setenta y nueve.

De manga diez y nueve codos, lo mas ancho de ella medio codo sobre la cubierta , y que lo mas ancho de la d.cha manga mantenga un tercio de codo de igual anchura.

Quilla limnia, cincuenta y cinco codos v medio.'

Esloria, sesenta y siete y medio.
Puntal, nueve y un cuarto.
Plan , nueve y tres cuartos.
Cuadra de proa , diez y nueve y nn tercio.
Cuadra de popa, diez y siete.
Redel de popa, cinco y tres cuartos.
Uedel de proa, seis y tres cuartos,
ftasél a proa, dos y medio.

[ocr errors]

a popa, siete y un cuarto.

Yugo, doce y un tercio.

De astilla muerta, dos tercios de codo

Ha de ser de tres cubierlas, y el hueco de la

primera del alojamiento de tres codos, y el de la

segunda para la artillería, de tres codos y

cuarto.

un

10

Ha de recoger circularmente desde la manga al bordo codo y medio por banda , habiendo de ser lo mismo desde el yago á la capotera, tan circular como el costado.

Las carlingas mayores han de sacar del astillero á dos toguinos por banda,que serán dos corLatones que tengan rama para hacer diente en el palmejar.

líaseles de echar contra-aletas y albitanas.

Las rodas se han de empernar contra la albitana y buzarda, y luego asentar su tajamar empernándolo de nuevo.

En la proa se han de echar las buzardas á grueso por lumbre , y en la que queda entre una y otra buzarda, echar pernada del mayor largo posible, que cruce para popa y gane cuatro ó cinco maderos en que empernar.

Las curbas de alto á bajo, tanto en las cubiertas como en la bodega se han de echar abalonadas.

En la puente, los costados de la jareta, y et tablado de las toldillas donde se maneja artillería , se ha de entablar de pusa entera.

La tablazón de los costados ha de ser de cíni co en codo hasta la cubierta principal, y de alli i arriba de seis en codo. . ,

Para mareage de galón á galón, codo y cuarto de bordo con su regala.

El gobierno del timón ha de ser en la cubierta de la artillería.

Las arrufaduras no han de pasar de un tercio de codo en cabezas.

En cuanto á los lanzamientos, no han de ser mas que los doce codos que avanza la esloria á la quilla; pero si de esta porción pareciere al maestro moderar algo del codo, que se supone para la popa, podrá hacerlo, porque todo lo que fuere calar el timón mas én candela recae en su beneficio, por manejarse con mas Jijereza y trabajar menos la gobernadura.

TITULO TEIWTE T 117EYE.

> 4 -

De la jarcia.

LEY PRIMEA

D. Felipe 111 en 20 de julio de 1619. En Madrid á 18 de enero de 1620. Ordenanza 1.

Que la universidad de los mareantes pueda nombrar persona que reconozca la jarcia de los navios de la

carrera.

Sin embargo de estar permitido á la universidad de los mareantes de la ciudad de Sevilla nombrar persona hábil y experimentada, con aprobación del presidente y jueces de la casa, que reconozca en blanco y alquitranada toda la jarcia que se labrare en estos reinos y se trajere de fuera de ellos para servicio y apresto de los bajeles que navegaren en la carrera de Indias y aparte y deseche la que no fuere buena: Mandamos que toda la que se trajere á la dicha ciudad y Sanlúcar, y Cádiz, de Flandes, Alemania y otras partes, no se pueda vender sin ser primero visitada por los diputados de la dicha universidad con un oficial cordonero, el que la casa de contratación ordenare, y en Sanlúcar y Cádiz uno de los dichos diputados y el oficial cordonero: y precediendo esta diligencia y habie'ndola re conocido, dé licencia para que se pueda vender la que aprobaren y corte para estopa la demás , que no fuere á propósito ni convenga permitir. Y ordenamos que el salario del diputado y oficial cordonero, que fuere á Sanlúcar ó Cádiz, se les pague de lo procedido de las condenaciones que se hicieren en la dicha jarcia, y contra las personas que contravinieren á las leyes de este título, y en caso que no haya condenaciones, la universidad de mareantes tenga obligación i satisfacerles su ocupación. Y declaramos, que por las visitas que sobre esto hicieren en Sevilla, no han de llevar salario ninguno.

LEY II.

Ordenanza 2.

Que la jarcia del Reino que se vendiere, tenga las caHdades que esta ley manda.

La jarcia que fuere del reino no se traiga quemada en la estufa, y venga bien colchada y sea de buen cáñamo y limpio, y la que no tuviere estas calidades no se pueda vender ni los visitadores den licencia para ello, antes la hagan cortar para estopa.

[graphic]

Que la jarcia que se labrare en Sevilla, Sanlúcar y Cádiz no la puedan alquitranar sin que esté visitada.

Toda la jarcia qoe se labrare en Sevilla, Sanlúcar y Cádiz no se pueda alquitranar, sin ser primero visitada por los diputados de la universidad de mareantes, conforme se ordena por la ley antecedente, pena de perdimiento de la jarcia, y ma3 quinientos ducados para nuestra cama-' ra y gastos de justicia en la casa de contratación y denunciador, por tercias partes.

LEY IV.

Ordenanza 4.

Que los curadores del cáñamo lo labren ádoS puntas.

Los curadores del cáñamo lo labren á doi puntas para poderlo vender, como se hace en Loja, Tarragona, Ñapóles y otras partes, pena de que íi asi no se beneficiare sea perdido, y mas pague el que lo labrare quinientos ducados, con la misma aplicación.

[graphic]
« AnteriorContinuar »