Imágenes de páginas
PDF

ocupado el paraje de Bonanza, ley 55., lit. 36, lib. 9. Los generales suban á dar fondo á Tarfia ó Cano nuevo, y no paren en Bonanza, ley 56, tit. 36, lib. 9. En llegando, a Sanlúcar el general envíe aviso al consejo y los despachos á la casa, y no deje salir persona hasta hecha la visita, ley 57, tit. 36, lib. 9. En llegando la armada ó flota se avise al rey de lo que trae, ley 58, título 36, lib. 9. El presidente del consejo avise al rey de los despachos y nuevas que vinieren de las lidias y no los secretarios, ley 59, tit. 36, lib. 9.

.NAVEGACIÓN DE LAS ISLAS DE CANARIA.

rales no pudieren estar en España para el tiempo señalado, internen en la Habana, ley 34, lítalo 36, lib. 9 Invernando en la Habana la armada ó flota, se ponga eo la fortaleza la plata y pólvora: y quién ha de intervenir en el acuerdo sobre la salida de aquel puerto, ley 35, tit. 36, lib. 9. Antes <le salir de la Habana, el general visite las naos y acuerde el viaje, con intervención de los cabos, y dia en que -alilrá, prevenido todo lo neceíaiio, ley 36, lit. 36, lib 9 Las naos de hacienda vengan en el cuerpo de la armada, y toilastraigan dos faroles y guarden la conserva, ity 37, lit 36, l'ru. 9. Los generales traigan en su conserva las naos que con ellos salieren y se les juntaren, ley 38, tit. 36, lib. 9. El general proceda contra los culpa-dos que se apartaren con sus navios de la armada sin causa, ley 39, tita*» 36, lib. 9. El general y almirante, cuenten cada dia las naos y las aguarden y socorran: en que se dá la forma que se debe guardar, ley 4o, lit. 36, lib. 9. Si a'gan navio peleare, vuelvan todos i socorrerle: y en caso imposible preceda lo que se dispone, se las penas de la ley 4i, til. 36 lib. 9. Antes de llegar la armada ó (iota ai las Islas de los Azores se deshagan los camarotes de pasajeros y se pongan las naos en forma de guerra, ley 4a> lit; 36. lib. 9. Pasadas las Terceras, lome el general la d-rrola á Sanlúcar, ley 4.3, tit. 36, lib. 9. En las costas de. España no salga ningún barco a tierra, ley 44» tit 36, lib. 9. Las justicias del Condado de Niebla y puertos de la Andalucía, no dejen salir barcos, ni recibir á los que vinieren de las Indias, ley 45, tit- 36, lib. g. Habiendo principe y general de la mar, le abatan los estandartes las armadas y flotas, y se guarde la ley 98, tit. i5de este libro, ley 46, tit. 36, lib. 9. Los generales de flotas, abatan las banderas á ios de galeones: y sus almirantes y los navios de armada i los generales de flotas, ley 47> '••• 36, lib. g. Los generaos de armada y flota al pasar por las costas de España y Condado, no dejen arrimar barcos á los iiaví-j, ley 48. til- 36, lib. 9. Al pasar por la costa de España vaya la capitana delante, y luego las demás naos, y la última la almiranta, ley 4g> lit- 36, lib. 9. En doblando la armada los cabos no salga embarcación de San'ticar, ni los galeones se arrimen a navios extranjoios, ley 5o, tit. 36, lib. 9. Los generales pongan guardas en los galeones y navios para que no se tés arrimen barcos ni oíros navios, ley 5i , til. 36, lib. 9. Solo por haberse arrimado •barco, fragata ó bajel á galeón, ó navio de armada, ó flota queden convencidos y sean castigados los cabos y oficiales, ley 5a, tit. 36, lib. 9. Lo contenido eo las leyes que prohiben llegarse los navios, barcos y fragatas á los bajeles de galeones y (lilas, y tener comunicación, llegando á las costas de España, sea capitulo de visita contra los cabos y oficiales, y se dé por instrucción á los genera'es, ley 53, til. 36, lib. 9. Las naos de armada y flota y las demás, salgan precisamente del puerto de Bonanza y vuelvan i él y no á la bahía de Cádiz, pena de seis mil ducados de plata efectivos, y otras en la prosecución y determinación de la causa, ley 54, til. 36, lili. 9. Al surgir la armada en Sanlúcar, las naos extranjeras pasen al brazo de la Torre y dejen des

Véase Comercio y navegación de las Islas fie Canaria en el tit. 4« > M». 9

NAVEGACIÓN DE LAS ISLAS DE BARLOVENTO Y OTROS PUERTOS.

No se despache navio de permisión sin Meen, cia, y cúmplanse las dadas, ley 1, tit. 4a, lib. 9 Los navios de permisión vayan á los puerto * para donde la llevaren, pena de ser perdidos* ley 2, lit. 4^> lib 9- Los navios de permisión, vayan á sus puertos de derecha descarga: y cuáles han de ser preferidos para volver i las Indias, ley 3, tit. 4a» '■"• 9- A la Española puedan navegar urcas y ftlibotes, siendo de naturales y con fianzas y en conserva de (Iotas, ley 4» titulo 4a, lib. 9. Los filibotes vayan con las flotas de Nueva España, y no con la de Tierra-Firme, prefiriéndose los de naturales, ley 5, tit. {a, libro 9 Los navios de la Margarita, Rio de la Hacha, Venezuela y Santa Marta salgan con Ja armada y (lita de Tierra-Firme y la esperen en Cartagena: y los de Puerto Rico puedan venir sin fl<>ta, ley 6, tit. 4a> l'b. 9- E' navio de permisión para la Habana, vaya con flota de Nueva España, ley 7, tit. 4a» 'ib. 9. Los navios que fueren á Guinea por esclavos, sigan la flota con que salieren ha-ta las Canarias, ley 8, til. 4?, Ubro 9. Los navios que fueren con flota ó galeones, se aparten en los parajes que se ordena, ley 9, til. 4a, lib. 9. Los navios que salieren con armada ó flota no se aparten sin licencia del general, y no se la dé sin parecer del almirante y pilotos mayores, ley 10, tit. 4*, l'b. 9. Loa navios que fueren á la Margarita sarjan en el puerto de Mornpatar, ley n, tit. 4.a» lib. íj. Los navios que entraren en la Nueva Zamora, hagan allí su descarga, ley ia, tit. 4a» lib. 9. Los navios que fueren á la Nueva Zamora carguen los frutos de ella, prefiriendo en esto sus vecinos, ley i3, tit. 4-2, lib. 9. Los vecinos de Maracaibo no tomen lo que fuere registrado para los de Vaiinas, ley 14, til- 4'i l'b • 9. Los gobernadores de las Islas de Barlovento castiguen á los que por las de Canaria llevaren mercaderías, ley i5, tit. 4> 1 lib. 9. Las mercaderías de navios de permisión no se saquen para otras partes, ley 16, tit. 4a> l'b. 9. De las Islas de Barlovento se puedan Iraginar las cosas de comer y de beber que se llevaren de estos reinos, ley 17, tit. 4a» lib. 9. El navio que llegare a Puerlo-llico pueda vender sus mercaderías, cargar frutos, y pasar i Tierra-Firme, ley 18, lit. 4a* I»''- 9- En la Isla Española puedan los ijue quisieren tratar *n jenjibre, y traerlo á estos reinos, ley 19, tit. 4ai , lib. g. Los vecinos de la gobernación de la Grita puedan traginar sus frutos en los navios que tuvieren, ley 20, tit. £a, lib 9. Los navios que recibieren carga de frutos, reciban los decimales, pagando sus fletes, ley 31, tit. 42, 'ib. 9. Los navíosque de Yucatán sacaren grana para estos reinos, guarden la arden qae se declara, ley aa, titulo 42i l'b- 9- Los navios de Santo Domingo vengan artillados y visitados como los demás de la carrera, ley a3, tit. 4ai ''I*- 9- Los navios de la Española, S. Juan de Puerto Rico, Cuba, Honduras y Yucatán, vayan a esperar la flota i ía Habana, ley a4> tit. 4=, lib. 9. Los generales ile armadas y Ilotas traigan en su conserva y amparo los navios de la Española que se les juntaren, ley a5, tit. 4a> lib. 9. Los navios de la Española puedan venir sin flota como vengan seis juntos, ley afi, tit. 4ai '•'»• 9- Los navios de la Española y Puerto-Rico puedan descargar en Cádiz con Ja distinción que se refiere, ley 37, tit. 4a» lib. g. El presidente y jueces de la casa envien cada año testimonio á la Española de los navios que de aquella Isla llegaren á Sevilla, ley 38, tit. 4a) l'b. 9. La casa de Sevilla favorezca en lo posible á los que trataren en la Isla Española, ley ag, tit. 4a, l'b. g.

NAVEGACIÓN AL RIO DE LA PLATA.

El repartimiento de la permisión del Rio de la Plata y Paraguay se haga con igualdad, ley 3o, tit. 42> lib. g.

NAVEGAGION A BUENOS-AIRES.

No vayan navios al puerto de Bueno:-Vires, y con los que fueren se ejecute lo que se dispone, ley 3i, tit. 4a, '»b. g.

NAVEGACIÓN Y COMERCIO DE FILI

[ocr errors][merged small]

De ninguna parte de las Indias se pueda tratar en Filipinas si no fuere de Nueva España, ley 1, tit. 45, lib. g. (1). De Filipinas al Japón se "comercie por los vecinos de aquellas Islas, ley 2, tit. 45, lib. g. El gobernador y audiencia de Filipinas provean quien visite las naos de los chinos que allí llegaren, ley 3, tit. 45, lib. g. El gobernador de Filipinas provea quien tenga cargo de los extranjeros y sangleyes que van y se quedan en ellas, ley 4-, tit. 45, lib. g. No haya contratación del Perú, Tierra-Firme, Guatemala y otras partes, con la China y Filipinas, ley 5, tit. 45, lib. 9. Eo las naos de Filipinas se puedan traer á Nueva España doscientos v cincuenta mil pesos de mercaderías y volver quinientos mil en plata, ley 6, tit. 45, libro g. En armada de España á Filipinas no se pueda cargar cosa alguna, ley 7, tit. 45, lib. g. A los pilotos que fueren á Filipinas, se de licencia para que se vuelvan cuando quisieren, ley 8, tit. 45, lib. g. En los quinientos mil pesos que se pueden llevaren retorno de Nueva España :* Filipinas, se incluya lo que declara la ley g,

(t) Sin embargo, se permite h-iccr dicho comercio con la América del Sur ;i la Compañía de Filini- aas en cantidad determinada y por tiempo laminen determinado, el que Se o «tundió después á otros periodos, (n. 1 ib.}

tit. 45, lib. 9. (a). La gente de mar pueda llevar de Nueva España á Filipinas sos sueldos eo dinero, fuera de 'a permisión, ley 10, tit. 45, libro 9. Por la plata labrada que para el oso se llevare á Filipinas, se den fianzas de volverla á la Nueva España, ley 11, tit. 45, lib. 9. Los que fueren á vivir á Filipinas con lianza de re-' sidir ocho años, puedan llevar sus haciendas en dinero, fuera de la permisión, ley ía, tit. 45, libro 9. Los fiscales de la real audiencia de Manila se hallen á las visitas y denunciación de lo que excediere á la permisión, ley i3, tit. 45, libro 9. Li hacienda aprehendida en el camino de Acapulco sea perdida con la recua y esclavos y otras penas en que se incurre, ley i4, tit. 45, libro 9. De Nueva España á Filipinas puedan ir cada año dos navios con la permisión que se declara, ley i5, tit. 45, lib. 9. Los oficiales reales de Filipinas y los del puerto de Acapulco se correspondan y remitan los registros, ley 16, título 45, lib. 9. Las naos de Filipinas no se carguen demasiado y lleven los bastimentos necesarios, ley 17, tit. 45, lib. 9 La carga de las naos de Filipinas vaya en la primera bodega, y lo demás entre cubiertas y traigan jarcia de Manila, ley 18, tit. 45, lib. 9. Las naos que navegaren á Filipinas tengan el fogón debajo del castillo de proa, ley ig, tit. 45, lib. g. Las naos de Filipinas vengan bien armadas y haya persona que cuide de las armas, ley ao, tit. 45, lib. g. En las naos de Filipinas haya para cada pieza un" artillero: y no se de'11 sueldos excusados, ley ai, tit. 45, lib. g. A los artilleros de Filipinas y Maluco se les guarden las preeminencias que á los de la carrera de Indias, ley aa, tit. 45, libro 9. A las naos de Filipinas no se quite la artillería, armas, municiones y pertrechos que llevaren de Nueva España, ley a3, tit. 45, libro g. Los oficiales reales de Manila visiten las naos de Nueva España, y puedan borrar las plazas que se declara, lev 34, tit. 45, lib. g. La provisión de las naos de Filipinas esté á tiempo en Acapulco, ley a5, tit. 45, lib. 9. No se lleve harina a Filipinas por cuenta del rey, ley 26, tit. 45, lib. g.La gante que fuere á Filipinas sea de servicio, y los capitanes no quiten la paga á los soldados, ley 27, tit 45, lib. 9. Los que fueren enviados á Filipinas y se quedaren en otras partes, sean apremiados á ir á ellas , ley 38, tit. 45. lib. 9 El virey de Nueva España no dé licencias para pasar á Filipinas, sino conforme i la ley ag, tit. 45, lib. g. No pase de Nueva España á Filipinas hombre casado sin su moger, ó con su licencia y fianzas, ley 3o, tit. 45, libro 9. Las naos de Nueva España á Filipinas salgan á tiempo que puedan volver por diciembre ó enero, ley 3i, tit. 45, lib. 9. Las naos de Filipinas para Nueva España salgan al tiempo señalado, ley 3a, tit. 45, lib. g, Por la India Oriental no vengan a España pasajeros ni religiosos de Filipinas, ley 33, tit. 45, lib. 9 De las Filipinas no se contrate en la China, y los chinos traigan á ellas las mercaderías: y en qué forma se ba

(2) Debiéndose teñe ■ presente que la prohibición del comercio entre el Perú, Méjico, Tiet ra-Firme y Guatemala se alzó y quitó por resoluciones postciiores, (u. 2 ib.)

di hacer este comercio, ley 34, lít. 45, lili. 9. En el vender los forasteros lo que trajeren de Filipinas por menor, se guarde la forma de la lev 35, tit. 45, lib. g. K11 los astilleros de Filipinas haya siempre maderas, jarcia, pertrechos y bastimentos, y bastante provisión de lo necesario, ley 36, tit. 45, 1 tl>- 0- A los marineros extranjeros que sirvi reo en Filipinas, no les obliguen a que se compongan, ley "ij, (it. 45, lib. g. Los navios de particulares no lleven la gente de mar y gaerra que fuere necesaria para Manila y navios del rey, ley 38, tit. 45, lib. 9. Habiendo pilotos prácticos y examinados para la carrera de Filipinas sean preferidos, ley 39, tit. 45, lib. 9. El gobernador y capitán general de Filipinas nombre cabos y oficiales para las naos de aquella carrera, ley 4°, '■'• 45, lib. 9. Trátase de las obligaciones de veedor y contador de Filipinas: su salario y prohibición de cargar en las naos, ley 4», tit. 45, lib. 9. Los cabos y ministros de la carrera de Filipinas den fianzas y residencia, ley 4a y 43, til. 45, lib. 9. El gobernador de Filipinas reparla la permisión entre lot vecinos de ellas, ley 44, lil- 4^, ''"• 9. En el repartimiento de las toneladas se guarde lo ordenado y sea capítulo de residencia, ley 45, lítalo 4^, 'ib. 9. El repartimiento de las toneladas y cosas de la real hacienda, se haga con intervención del fiscal de Manila, ley /fü, tit. 45, libro 9. Del repartimiento de las toneladas que se hiciere en Filipinas, se envié relación al virey de Nueva España, para el que ha ie hacer, ley 47, tit. 45, lib. 9. Los cabos, almirantes y oficiales de la carrera de Filipinas nocarguen en las naos ni se les repartan toneladas, ley 48, tit. 45, libro 9. Haya moderación en las toneladas que para su matalotaje se reparten á los cabos de la carrera de Filipinas, ley 4g, tit- 45, lib. 9. A los cabos y oficiales de la carrera de Filipinas se les socorra con cuatro meses de sueldo en una y otra parte, ley 5o, tit. 45) lib. 9. Procúrese que los marineros y grumetes de las naos de Filipinas, sean efectivos, ley 5i, tit 45, lib. 9. Los marineros de las naos de Filipinas no traigan para su vestir mas que la ropa necesaria, ley 5a, tit. 45, lib. 9. Los indios grumetes de las naos de Filipinas traigan ropa para abrigarse, y el fiscal de la audiencia los defienda:y sobre otras prevenciones, ley 53, tit. 45, lib. 9. No se permita traer esclavos de Filipinas: y en qué número se pueden permitir, con distinción de personas, ley 54, tit. 45, lib. 9. Ninguno traiga en las naos mas de un esclavo, y pague los derechos eomo se dispone, ley 55, tit. 45, lib. 9. En el viaje de Filipinas no se traigan ni lleven esc'avos. y se reconozca si vienen mugeres casadas, ley 56, tit. 45, lib. 9. La audiencia de Filipinas tase lo que bali de llevar los maestres en Acapalco por la guarda de las mercaderías, ley 5y, tit. 4-', lib. 9. Los aforos y registros de Filipinas pasen ante los oficiales reales, é intervengan to el nombramiento y examen de pilotos, maestres y otros, ley 58, tit. 45, lib. 9. Los fletes de las naos de Filipinas se moderen y repartan conforme i la ley 5g, tit. 45, lib. 9 En Acá puteóse abran los registros de.Filipinns, se reconozca la carga y envíen á Méjico donde todo se avalúe y cobren los derechos, ley 60, tit. 45, li

2.a PARTE.

bro 9. Castigúense y evítense las molestias qne en Acapuleose hacen á los que vienen de Filipinas, ley 61, tit. 45, lib. 9. Las avaluaciones de las memorias de Filipinas se hagan en Méjico, cámo, y por los ministros que se manda, ley 63, tit. 45, lib. 9. Si por olvido se quedare algnn registro en Filipinas, se haga sobre ello justicia á las partes, ley 63, tit. 45, lib. 9. En cada flota de Nueva España se envié copia de Jos registros. que fueren i Filipinasy vinieren de ellas, ley 64, tit. 45, lib. 9. Los fletes y derechos de las naos. se remitan de Nueva España y tanto menos va* ya de Méjico: y se envié relación de ello cada, año al consejo, ley 65, tit. 45, lib. 9. De las mercaderías de Filipinas se cobre alcabala,, y los fletes que se acostumbran, ley 66, tit. 45, li-. bro 9. La ropa de China que se denunciare y otras cosas se remitan á la casa de Sevilla, ley 67, tit. 45, lib. 9. La ropa de China que se trajere á Nueva España, se consuma en ella, ley 68, título 45, Üb. 9. No se lleve al Perú ropa de China, ley 69, tit. 45, lib. 9. Hallándose ropa de China en algún bajel, sean habidos por delincuentes los que se declara en la ley 70, título 45, lib. 9. No puedan ir bajeles a la China ni á Filipinas, sino los permitidos, so la pena do la ley 71, tit. 45, lib. 9. Los prelados regulares no consientan que en sos conventos sé oculte ropa de China, ley 73, tit. 45, lib. 9. En descaminos de ropa de China en el Perú se pague la parte del denunciador en dinero, ley 73, tit. 45, lib. 9. El virey de Nueva España provea alcalde majorca Acapulco, ley 74, tit. 45, libro g. Las leyes dadas sobre el tranco y comercio de Filipinas, se bagan cumplir y ejecutar, y sean cargo especial de residencia, ley 75, titulo 45, lib. 9. El virey del Perú ejecute la prohibición de ropa de China, y nombre nn oidor por juez, ley 76, tit. 45, lib. 9. Los navios del Callao y Guayaquil y otros del Perú, no pasen al puerto de Acapulco, ley 77, tit. 45, libro 9 (3). Prohíbese el comercio y tráfico entre el Perú y Nueva España, ley 78, tit. 45, lib 9. Los ministros puedan llevar sus haciendas registradas en el viaje del Perú á Nueva España, jurando que son propias, ley 79, tit. 45, üb. 9.

NAUFRAGIO.

En casos de naufragio se procure salvar la gente y hacienda, y vaya persona de satisfacción á quien se entregue. V. Navegación y viaje en las leyes 17, y 18, til. 36, lib. g.

NAVIOS.

Para salir de los puertos los navios y personas, no es .iccesaria licencia de los inquisidores. V. Inquisición to la ley 29, núm. 11,tit. ig, lib. 1. Para descubrimientos por mar sean dos por lo menos, y de que porte: lleven dos sacerdotes en cada uno: naveguen de dos en dos: vayan bien abastecidos y prevenidos para un año: lleven á treinta personas: y los pequeños basquen puertos. X. Descubrimientos por mar en las leyes a, 3, 4, 5, 6 y 7, tit. 2, lib. 4. Que

[merged small][ocr errors]

se descargaren en Cádiz, env/eose i la casa sus registros quedando traslado. V. Juez de Cádiz en la ley 19, tit. 4-> 1 i.L». 9. Sin licencia, se tomen por perdidos. V. Generales en la ley 44> th. 25, lib. g. Para traer el tesoro elija el general, y con qo«¡> intervención. V. Generales en la ley 99, tit. i5, lib. g. Y Generales en la instrucción, ley i33, tit. i5, lib. 9. Señalamiento de navios, cap. 5. Sus visitas, cap. 6 y 7. Defiendan á los navios merchantes, cap. 16. Acudan á su socorro, cap. 17. Visitas particulares de ellos, cap. 20. Los de guerra no lleven carga, cap. 22. Navio al través, cap. 39. Arribados á los puertos donde haya armada, cap. 3a. De otros que salen de los puertos, cap. 33. Con registro, prefieran en las Indias en la carga. Véase Armadas y flotasen la ley i4, tit- 3o, lib. 9. No sean del general ni almirante, ley i5. Su elección para armada ó flota, ley 16. Exclúycnse algunos, y que calidades han de tener, ley 17. Sean estancos, y déseles carena, y cómo, ley 18 y 19. Esclúyense urcas y fílibotes, ley 20. No pasen á las Indias los fabricados en Sevilla y otros que se declara, ley ai. Ni eulranjeros, ley 22. De navios extranjeros denunciados se dé testimonio al consulado de Sevilla, ley a3. Los dueños, maestres y pilotos no cambien los viajes, ley 24. Navios de privilegio, ley 25. Navio del seminario., su alternativa, ley 26. Navios al sueldo, y costa de las obras, ley 27. Cómo se ha de computar el sueldo, ley 28. Regulación de la artillería, ley 29. Guarnecidos, prevenidos y municionados , ley 3o. Armados, como se declara, artillados y prevenidos, ley 3t y 32. Los merchantes, qué artillería han de llevar, ley 33. Los de Honduras artillados, ley 34, tit. 3o, lib. 9. Para armadas y flotas, sn eleecion á quién toca. Véase Armadas y flotas en el auto 36, tit. 3o, libro 9. De fabricadores preferidos. V. Armadas y flotas en el auto 3g, tit. 3o, lib. 9- De privilegio. V. Armadas y flotas en el auto 64» título 3o, lib. 9. Cuánto a su visita. V. risitas de navios en el tit. 35, lib. 9. Apartado del cuerpo de la armada: pena en que se incurre. V. iVavegacion y viaje en la ley 7, tit. 36, lib. 9. De las Islas de Canaria puedan volver a ellas, y qué se les prohibe traer. V. Juez de Canaria en la ley 24, tit. 4°> lib- 9- De permisión. V. Navegación de las Islas de Barlovento en el título 42, lib. 9. Al través, cóbrese almojarifazgo de lo que se vendiere. V. Almojarifazgo en la ley 19, tit. 15, lib. 8. Obligación de quién los llevare. V. Generales en la ley 48, tit. i5, libro 9. Reparta el general la gente de mar y guerra en los demos, y reclute la que faltare como se ordena. V. Generales en las leyes 100 y Ioi, tit. 15, lib. 9. Sus despujos para prevención de utros. V. Apresto en la ley 7 , tit. 32, lib. 9. Sueltos, no pasen á las Indias. V. Presidente de la casa en la ley t8, tit. 2, lib. 9. No puedan ir ni venir de las Indias. V. Armadas y flotas en la ley 55, tit. 3o, lib 9. De Cádiz, cuánto á su visita: forma c intervención de ministros: no se iimida por los generalas y cabos. V. Juez de Cádiz en las leyes 12, i3, i4 y i5, tit. 4, libro g El juez oficial haga pregonar que I03 navivW 'saluden á la capitana y lomen el nombre y n » muden derrota. V. Juez oficial que va al

despacho en la ley 10, tit. 5, lib. 9. Sa porte y fianzas de volver á Sanlúcar. V. Armadas y flotas en la ley 7., tit. 3o, lib. g.

NAVIOS ARRIBADOS, DERROTADOS Y PERDIDOS.

Los navios sigan la flota con que salieren y vuelvan con ella, ley 1, tit. 38, lib. 9. Los navios vayan á los puertos para donde llevaren sus registros: y si arribaren en caso fortuito a otros, se avien y pasen, ley a, tit. 38, lib. 9. Llegando de modo que no puedan pasar adelante, se carguen las mercaderia-s en otros y pasen, ley 3, tit. 38, lib. 9. De malicia sean perdidos, y las mercaderías que llevaren: y los maestres y pilotos incurran en las penas de la ley 4» tit. 38, lib. 9. A puertos de las Indias y penas de los que procedieren con malicia: y las que incurren los gobernadores y oliciales reales, maestres y pilotos, ley 5, tit. 38, lib. 9 Los que salieren de las Canarias, ó yendo » ellas arribaren á las Indias, incurran en la pena de la ley 6, til. 38, lib. g. Ninguna persona pueda comprar, recibir ni vender cosa alguna de navios arribados, so las penas de la ley 7, tit. 38, lib 9 Las parles aplicadas á jueces y denunciadores por navios arribados y otras causas, se moderen si fueren excesivas, ley 8, tit. 38, lib. g. Llegando a Cartagena navio de permisión para los puertos que se declara con pretexto de arribada forzosa, sea perdido, ley 9. título 38, lib. g. El navio que con fortuna llegare á puerto de las Indias, pueda en la fortaleza descargar el oro, plata y mercaderías, ley io, título 38, lib. 9. Loque fuere en navios de arribada no se entregue con fianzas, sino se guarde ó venda: y remítanse los autos al consejo, ley 11, tit. 38, lib. g. Las causas de arribadas de navios de negros se remitan al consejo- y las audiencias de las Indias no conozcan de ellas, ley 1 2, tit. 38, lib. 9. Los oficiales reales de los puertos den cuenta cada año de las arribadas que á ellos fueren: y de otro modo no se cobren sus salario", ley i3, tit. 38, lib. 9. Los visitadores de puertos sobre arribadas de tiempo limitado, conozcan de las que se declara, ley i4, tit. 38, lib. 9. Los navios de Indias no arriben á Portugal, ley i5,tit. 38, lib. 9. A ningún castellano que arribare a Portugal, sirva de defensa lo que hicieren las msticias de él y sea nulo, ley 16, lis. 38, lib. 9. La casa de contratación determine con bre\ edad las causas de arribadas, ley 17, tit. 38, lib. 9. Los gobernadores no den licencia á los navios para hacer escalas, ley 18, tit. 38, lib. 9. Confirmase y se aprueba unauto de la casa sobre escalas de navios y comunicación de mercaderías en J ierra-Firme, ley 19, tit. 38, lib 9. Las caosas de echazón de avería gruesa pasen ante la justicia d oficiales reales, ley 20, tit. 38, lib. 9. De las mercaderías que se alijaren se reparla el daño entre todas las de la nao, ley ai, tit. 38, lib. 9. La hacienda de navios perdidos se ponga á recaudo por las justicias y por los que se delara: y lo que se salvare se envié con los autos y escrituras, precediendo las diligencias de la ley 22, til. 38, lib 9. Los bienes de navios perdidos en las costas del Norte de las Indias se traigan á la ciudad de Sevilla, ley 23, tit. 38, lib. 9. El consulado de Sevilla pueda nombrar quien acuda en Sanlúcar á los navios perdidos, ley 24, til. 38, lib. 9. Derrotados y perdidos, guárdense las leyes dadas sobre esto, y el consejo procure su observancia, ley 2j, til. 38, lib. g. La casa de contratación de Sevilla conozca de las arribadas, con la distinción de la ley 26, til. 33, lib. 9. A las Islas de Canaria pasen con sus registros á la casa. Véate Juez de Cnnaria en la ley a5, tit. 4o, lib. 9. De Indias derrotados, qué carca pueden dejar en Cádiz, y que se ha de reservar para Sevilla. V. Juez de CáiUz en la ley 18, tit. 4> lib. 9. Perdidos, razón de esto en el consulado, y de que lo que se salvare se traiga á la casa de con tratación sin costa de las parles. V. Consulado de Sevilla en la ley 54, tit. 6, lib. 9. Cobro y forma en sus mercaderías. V. Veedor en la ley 39, tit. 16, lib. 9. De Armada perdido, averiguación de los bastimentos, armas y municiones, y cobro en los papeles. V. Veedor en la ley 4a, tit. 16, lib. 9.

NAVIOS DÉ AVISO.

V. Avisos en el tit. 37, lib. 9.

NAVIOS EXTRANJEROS Que" probanzas son bastantes para proceder. V. Descaminos en la ley 17, til. 17, lib. 9. No se les dé licencia. V. Armadas y flotas en el auto 37, tit. 3o, lib. 9. No se arrimen á ellos los galeones. V. Navegación y viaje en la ley 5o, tit. 36, lib. 9. Desocupen el paso de Bonanza cuando vengan las armadas ó (Iotas. V. Navegación y viaje en la ley 55, tit. 36, lib. 9 Prohibidos de ir á las indias de las Islas de Canaria. V. Comercio y ttauegacitn de las Islas de Ca-> naria en las leyes 18, 19 y 30, tit. 4i, lib. 9.

NAIPES.

V. Estancos en la ley i5, til. a3, lib. 8.
NEGROS.

Libres paguen tributo. V. Mulatos en la ley 1, tit. 5, lib. 7. Los hijos de negros libres ó esclavos habidos en matrimonio con Indias, deben tributar, ley 2, tit. 5. lib. 7 {4^ Libres vivan con amos conocidos para que se cobren los tributos. V. Mulatos en la ley 3, tit. 5, lib '7. Trabajen en las minas, V. Mulatos en la ley 4, tit. 5, lib. 7. Procúrese que los negros casen con negras: y los esclavos no sean libres por haberse casado, ley 5, tit. 5, lib. 7. Si se vendieren hijos de españoles y negras y sus padres los quisieren comprar, sean preferidos, ley 6, tit. 5, libro 7 Y negras libres ó esclavos, no se sirvan de indios ni indias, ley 7, tit. 5. lib. 7. Las audiencias oigan y provean justicia á los que proclamaren á la libertad, ley 8, tit. 5, lib. 7 (5). JNinguno pueda comerciar en Panamá con los esclavos aserradores ni de estancias, ley 9, tit. 5, lib. 7. Libres, inirese por el tratamiento de los morenos libres, y guárdense sus preeminencias, ley 10, tit 5, lib. 7. A los soldados de la com

(4) Encargado nuevamente su cumplimiento, (11. 5 ib.) .

(5) Se manda guardar la real cédula que ordena lo conveniente acerca de la educación , trato y ocupaciones de los esclavos, aliviando todo lo posible su suerte (u. 4 ib.)

pañia de los morenos libres de Tierra-Firme se les guarden sus preeminencias, ley 11, tit. 5, libro 7. No anden de noche por las ciudades, villas y lugares, ley 12, tit. 5, lib. 7. Las justicias tengan cuidado sobre procedimientos de los esclavos negros y otras cualesquier personas inquietas, ley 1 3, til 5, lib. 7. Y loros libres ó esclavos no traigan armas, ley i5, tit. 5, lib. 7. En Cartagena, no traiga armas ningún esclavo aunque sea acompañando á su amo, ley 17, tit. 5, lib. 7.Los ministros de las Indias no den licencia para traer negros con armas, ley 18, tit. 5, lib. 7. Los ranchea* dores no molesten á los morenos libres que estuvieren pacíficos ley 19, tit. 5, lib. 7. Cimarrones, cuando se hubieren de reducir, sea en la forma y con el repartimiento que se declara,, ley 20, tit. 5, lib. 7. Los negros fugitivos cimarronea y delincuentes sean castigados: y sus penas, ley 31, tit. 5, lib. 7 (6). En sd reducción por guerra ó paz se guarde lo que dispone la ley 33, tit. 5, lib. 7. .No se ejecute en ellos la pena que prohibe la ley 23, tit. 5, lib. 7. Puedan ser per-, donados por una' vez por los presidentes y audiencias si se redujeren voluntarios, ley 24, tit. 5, lib. 7- Sobre ocultación de soldados contra cimarrones ó esclavos que se huyeren por temor del castigo: y que los ociosos sirvan en estas facciones, y se guarde lo resuelto en cuanto á las armas, ley 25, tit. 5, lib. 7. En el castigo de motines y sediciones de negros no se hagan procesos, ley 26, tit. 5, lib. 7. Los dueños de cuadrillas de negros tengan en Varinas casa poblada y residencia, ley 27, tit. 5, lib. 7. Negras y mulatas horras no traigan oro, seda, mantos ni perlas, ley 28, til. 5, lib. 7. Sus compras por los inquisidores. V. Inquisición en la ley 3o, número 7, tit. 19, lib, 1. No vivan en pueblos de indios. V. Reducciones en la ley a», tit. 3, li-, bro 6. Hijos de negros é indias, tributen. Véase Tributos y. tasasen la ley 8, tit. 5, lib. 6. ■ Que maltrataren indios, su pena. V. Tratamientos cíe los indios en la ley 19, tit. 10, lib. 6. No se sirvan de indios. V. Servicio personal en la ley 16, tit. 12, lib. 6. Ladinos, no pasen á las Indias: ni se consientan los perjudiciales. V. Pasajeros en la ley 18, tit. 26, lib. g. De los encomenderos no tengan comunicación con los indios. V. Encomenderos en la ley i5, tit. 9, lib. 6. • •

NIXOS.

Mestizos de Méjico, encargado so colegio á los vireyes. V. Colegios cu la ley i4, tit. 23, lib. i.

NOTARÍAS.

Despachada por el consejo, saquen los escribanos y los que tienen esta obligación. V. Escribanos en las leyes 1 y 3, tit. 8, lib. 5. Saquen los escribanos de pueblos de indios. Véase Reducciones en la ley 29, tit. 3, lib. 6.

NOTARIOS.

- Las audiencias despachen provisiones para

(6) Teniéndose presente la real cédula de 51 de muyo He 1789, la que es un rc¡>¡.miento del trato, educación y ocupación de los esclavos, cuya puntual observancia seria de desear en beneficio de la humanidad, (n. 5 ib )

« AnteriorContinuar »