Imágenes de páginas
PDF
EPUB

declarado y hecho á uno de los dichos principes entregará luego al instante al rey de Cerdeña. contratantes, y no dejarán las armas hasta que

Articulo 7.0 el emperador esté en posesion de la Sicilia, y En caso de oposicion al trucque de la Sicilia en seguridad de los reinos y estados de Italia, y y de la Cerdeña por parte del rey de España y se le dé satisfaccion justa á la potencia de las por parte del rey de Cerdeña, el emperador tres contratantes que hubiere sido acometida ó acometerá primeramente al reino de Sicilia con agraviada por ocasion del presente tratado. los socorros de los aliados, y luego que le haya

conquistado acometerá la Cerdeña con el núme. Articulo 4.°

ro de tropas que juzgare necesario para una y Si el uno solamente de los dichos dos reyes otra espedicion, ademas de los socorros de los que todavía no han consentido las dichas condi- aliados; y estando sujeta la Cerdeña, su Majesciones de la paz con su Majestad imperial las tad imperial confiará la guarda de ella al rey de acepta , se unirá tambien á las cuatro potencias la Gran Bretaña y á los señores Estados Genecontratantes para obligar al que las rehusase , y

rales hasta tanto que el rey de Cerdeña firme las dará su parte de subsidios segun la reparticion sobredichas condiciones de la paz con el empeque se hiciere.

rador y consienta en recibir por equivalente del Articulo 5.o

reino de Sicilia el reino de Cerdeña, que se le Si el rey católico, movido del bien público y

entregará luego por su Majestad británica y los persuadido a que el cange de los reinos de Sici

Estados Generales; y su Majestad imperial golia y de Cerdeña es necesario para la conserva

zará entretanto las rentas de este reino que escecion de la paz general, consiente en él, tanto

dieren los gastos de la guarda. como en las otras susodichas condiciones de su

Articulo 8.° y

rey católico y del rehusando este trueque persiste en retener la Si- rey de Cerdeña, ó uno de ellos, en aceptar y cilia , en este caso el rey de España restituirá la ejecutar las dichas condiciones de paz que se les Cerdeña al Emperador, quien , salva su sobera

han propuesto obligase á las cuatro potencias á nia sobre este reino, confiará su guarda al se

llegar a los términos de hecho contra ellos ó alrenísimo rey de la Gran Bretaña y á los seño

guno de ellos, se ha convenido espresamente res Estados Generales hasta que estando sujeta

en que el emperador deberá darse por satisfela Sicilia , el rey de Cerdeña firme las dichas

cho de las ventajas estipuladas para él de comun condiciones de su tratado con el emperador, y

consentimiento en las referidas condiciones, consienta en recibir por equivalente del reino

tengan el suceso que tuvieren sus armas contra de Sicilia el de Cerdeña , que se le entregará

los dichos dos reyes ó uno de ellos; quedando entonces por el rey de la Gran Bretaña y los

libre no obstante á su Majestad imperial el recoEstados Generales; y si su Majestad imperial brar por armas ó por negociacion de paz , que no pudiere lograr el conquistar la Sicilia y su

se hiciere despues de le guerra contra el rey de jetarla á su poder, el rey de la Gran-Bretaña y

Cerdeña, los derechos que pretende tener solos Estados Generales le restituirán en este caso

bre las partes del estado de Milan que este rey el reino de Cerdeña, y su Majestad imperial go

posee, y salvo tambien á los otros tres contrazará entretanto de las rentas de este reino que

tantes, en caso que hubieren menester emprenescedieren los gastos de la guarda.

der una guerra semejante contra el rey de Es

paña y contra el rey de Cerdeña, el convenir Articulo 6.°

y señalar con su Majestad imperial en favor de Pero si sucede que el rey de Cerdeña con cual otro principe deberá disponer entonces de siente en el dicho trueque y que el rey de España la parte del ducado de Monferrato que el rey de rehusc el conformarse, el emperador en este caso Cerdeña posee actualmente, con esclusion de acometerá a la Cerdeña con los socorros de los este rey, y á cual otro principe, ó á cuales otros otros contratantes, los cuales se obligan á con- principes deberá dar letras de espectativa que tinuárselos, como su Majestad imperial se obliga contengan la investidura futura de los estados igualmente á no dejar las armas hasta haberse poseidos al presente por el gran duque de Tosapoderado de todo el reino de Cerdeña, el cual cana y por el duque de Parma y de Plasencia

con esclusion de los hijos de la presente reina unánime de los contratantes, se obliga á no dar de España, con el consentimiento del imperio. al rey cristianisimo hasta despues que su MajesBien entendido que jamás, en caso alguno, ni tad imperial hubiere sido puesto en posesion de su Majestad imperial, ni otro principe de la casa la Sicilia ; pero luego que su Majestad imperial de Austria, que poseyere los reinos, provincias esté en posesion de este reino, así la exhibicion y estados de Italia, podrán apropiarse los dichos como la publicacion del dicho acto de las reestados de Toscana y de Parma.

nuncias de su Majestad imperial se hará al priArticulo 9.o

mer requerimiento del rey cristianisimo , y esPero si su Majestad imperial, despues de ha tas renuncias tendrán lugar, haya ó no firmado ber empleado las tropas suficientes con los me el

rey

católico su paz con el emperador , puesto dios y los socorros de los aliados , y despues de que en este último caso la garantia de las potenhaber hecho las diligencias convenientes, no cias contratantes deberá tener lugar para el empudiere hacerse dueño de la Sicilia por fuerza perador de la misma seguridad que las renuncias de armas , ni establecerse en la posesion de este del rey católico hubieren dado a su tad reino, las potencias contratantes convienen y imperial por la Sicilia y los otros estados de declaran que en este caso su Majestad imperial Italia, y por las provincias de los Paises-Bajos. quedará enteramente libre y absuelto de todas

Articulo 11.o Las obligaciones en que ha entrado por este pre Su Majestad imperial se obliga á no intentar sente tratado, consintiendo en las referidas con cosa alguna contra el rey católico ni contra el diciones de la paz que se ha de hacer entre el y rey de Cerdeña , ni generalmente contra la neulos reyes de España y de Cerdeña; pero sin tralidad de Italia durante los tres meses que se perjuicio de los otros artículos del presente tra

han concedido á estos dos principes para aceptado que miran mútuamente á su Majestad im tar las referidas condiciones de su paz con el perial y á sus Majestades cristianísima y britá emperador; pero si durante este tiempo de los nica, y á los señores Estados generales de las tres meses el rey católico en lugar de aceptar Provincias-Unidas.

las dichas condiciones continuase en sus hostiliArticulo 10.o

dades contra su Majestad imperial, ó si el rey de No obstante, siendo la seguridad y el reposo Cerdeña acometiese de mano armada los estados de la Europa el objeto de las renuncias que que posee en Italia, en este caso sus Majestades se han de hacer por su Majestad imperial y por cristianisima y británica y los señores Estados su Majestad católica, por si mismos y por sus generales se obligan á dar inmediatamente á su descendientes y sucesores de tener pretensio Majestad imperial para su defensa , los socorros nes por una parte al reino de España y de las que han convenido en darse mútuamente para la Indias, y por la otra á los reinos, provincias y defensa reciproca de sus estados por la alianza estados de Italia y á los Paises-Bajos austriacos, firmada el dia de hoy, junta ó separadamente, las dichas renuncias se harán de una y otra par y aun sin esperar que el término de los dos mete del modo y en la forma que se ha estipulado ses señalados por la dicha alianza para aplicar por los artículos 2.0 y 4.° de las condiciones de los oficios amigables se haya pasado. Y si los sola paz que se debe hacer entre su Majestad im corros especificados en el dicho tratado no basperial y su Majestad católica; y bien que el rey tasen para el fin propuesto, las cuatro potencatolico se escusase de aceptar las referidas con cias contratantes convendrán sin dilacion entre diciones, el emperador no obstante hará despa si en los demas socorros que se han de dar á char los actos de sus renuncias; pero la publica su Majestad imperial. cion se dilatará hasta que se firme la paz entre

Articulo 12.o el emperador y el rey católico, y si el rey cató Los once articulos de arriba quedarán secrelico persistiese en no querer firmar esta paz, tos entre sus Majestades imperial, cristianisima Majestad imperial dejará entre tanto al rey de la y británica y los Estados generales , por el tiemGran Bretaña al mismo tiempo que se hiciese el po de tres meses que se han de contar desde el cambio de las ratificaciones del presente trata dia que se firmaren, si no es que las cuatro podo, un acto auténtico de las dichas renuncias, tencias contratantes de comun consentimiento el cual su Majestad británica de consentimiento tuvieren por conveniente el acortar ó prorogar

su

este término; y aunque los dichos once artícu entre nos los infrascritos ministros de sus Malos de arriba sean separados del tratado de jestades sacra imperial, sacra cristianisima y alianza firmado este dia entre las dichas cuatro sacra británica se haya convenido en que su potencias contratantes, tendrán no obstante la Majestad católica pueda dentro del término de misma fuerza que si estuvieren insertos en el tres meses, que se han de contar desde el dia de palabra por palabra, entendiéndose que son parte la firma de dicha convencion, aceptar el tratado esencial suya, y las ratificaciones se entrega firmado en Londres el dia 2 de agosto de 1718 rán al mismo tiempo que las del tratado.

(N. S.) y gozar de las ventajas prometidas so

lemnemente por dicho tratado á su favor: haARTICULO SEPARADO.

biendo la dicha Majestad católica aceptado pura Habiéndose comunicado a los altos y muy po y plenamente por un acto firmado de su real mano derosos señores Estados generales de las Pro- el dia 26 de enero de 1720, cuya copia está advincias-Unidas de los Paiscs-Bajos el tratado junta en este instrumento , la convencion hecha ajustado y firmado el dia de hoy entre su Ma en París en 18 de julio de 1718, cuyas condijestad cesárea , su Majestad cristianisima y su ciones y artículos todos, palabra por palabra, Majestad británica , el cual contiene en si, tanto son los mismos que se contienen en el tratado las condiciones que se han tenido por justisimas de Londres; y habiendo su dicha Majestad cay muy aptas para establecer la paz entre el em

tólica autorizado al marques Beretti Landi , su perador y el rey católico , y entre el dicho em

plenipotenciario en el Haya, con sus órdenes y perador y el rey de Sicilia, como las condicio- plenos poderes bastantes para concluir esta nes de la alianza establecida para conservar la obra; nos los infrascritos ministros de sus Mapaz pública entre las dichas potencias contra- jestades imperial, cristianisima y británica, para tantes y como los artículos separados y secretos que negocio tan saludable logre su deseado fin, firmados tambien hoy (y que contienen las cir autorizados con los plenos poderes para firmar cunstancias que han parecido admitirse para po la referida convencion hecha en el Haya, por ner en ejecucion el referido tratado) se han de la cual se concede al rey de España la libertad proponer a los mismos Estados generales, luego de acceder pura y plenamente, dentro del térel deseo que aquella república manifiesta de res mino de tres meses, que se han de contar desde tituir y restablecer la tranquilidad pública no el dia de la firma de dicha convencion, á las conda lugar alguno para dudar de que ella adherirá diciones espresadas en el tratado de Londres; al mismo tratado con ánimo muy pronto; por hemos declarado y declaramos por las presentes lo cual los dichos Estados generales , como par que aceptamos la accesion de su Majestad catótes contratantes se incluyen nominatim en el lica pura, simple y plena á todos y á cada uno mismo tratado con esperanza muy fundada de de los artículos del referido tratado de Londres. que ellos adherirán á él tan presto como les per Y yo el infrascrito ministro plenipotenciario mitan las fórmulas acostumbradas en su estado. de su Majestad católica, autorizado por dicha

Pero si contra lo que se espera y de los deseos de Majestad con plenos poderes para firmar con los las partes contratantes (lo que en ninguna manera ministros de los Estados generales la convencion sedebe presumir) los dichos señores Estados ge hecha en París en 18 de julio de 1718 (N. S.), nerales, no tomaren la resolucion de adherir al

habiéndose advertido que el ministro de su Mareferido tratado, se ha convenido y concordado jestad imperial no habia firmado la referida espresamente entre las dichas partes contratan convencion hecha en París, pero que esta hates en que el tratado ya referido y firmado el bia recibido su complemento por el tratado de dia de hoy, no obstante esto, tendrá su efecto Londres de 2 de agosto de 1718 (N. S.) por entre ellas y se ejecutará en todas sus cláusulas medio del infrascrito ministro de su Majestad y artículos del mismo modo que en él está cons imperial, y que el conde de Windischgratz , su tituido, y sus ratificaciones se entregarán á los ministro plenipotenciario no tendria poder para plazos señalados.

aceptar la accesion de su Majestad católica, si la Continúa la accesion del rey de España.

dicha accesion se refiriese solamente a la con

vencion hecha en París; y como reconocidos y Como por la convencion firmada en el Hayal examinados la dicha convencion hecha en Paris

y el dicho tratado firmado en Londres, se haya particular de lo que unos y otros contienen, y hallado que concuerdan entrambos palabra por doy por bueno, firme y valedero por la presenpalabra, de suerte que la convencion de Paris te: prometiendo en fé y palabra de rey y por y el tratado de Londres son enteramente una todos mis sucesores y herederos seguir y cummisma cosa ; me hallo con la autoridad necesa plir inviolablemente segun su forma y tenor , y ria para firmar el tratado de Londres ; el cual mandarle seguir, observar y cumplir de la mistratado, como tambien la convencion de París, ma manera como si yo lo hubiese tratado en acepto por parte y en nombre del rey de Espa propia persona, sin hacer ni dejar hacer, en na, mi amo, en todos y cada uno de sus articu cualquier modo que sea, ni permitir que se haga los pura y plenamente , sin reserva alguna. cosa alguna en contrario ; y que si se hiciese al

Este instrumento de accesion de su Majestad guna contravencion de lo contenido en el refecatolica se ratificará por todas las partes contra rido tratado la mandaré reparar con efecto, sin tantes, y las ratificaciones despachadas en de dificultad ni dilacion, castigando y mandando bida forma se cambiarán y se entregarán reci castigar los delincuentes: obligando para el efecprocamente en el Haya dentro del término de to de lo susodicho todos y cada uno de mis reidos meses , que han de contarse desde el dia de nos, paises y señorios: y asimismo todos los la firma , o antes si fuere posible.

otros mis bienes presentes y venideros, como En fé de lo cual, nosotros los plenipotencia- tambien mis herederos, sin esceptuar nada. Y rios de las partes contratantes , autorizados con para firmeza de esta obligacion, renuncio todas los referidos despachos de los plenos poderes las leyes, costumbres y todas otras cosas conreciprocamente presentados, hemos firmado trarias á ellas. En fé de lo cual, mandé despalas presentes de nuestras manos, y selladolas char la presente firmada de mi mano, sellada con nuestros sellos. Dado en el Haya á 17 de con el sello secreto y refrendada del infrascrito febrero de 1720.-Leopoldo, conde Windisch- primer secretario de Estado y del Despacho. gral:.- El marques Beretti Landi. Fleuriau Dada en Aranjuez á 20 de mayo de 1720.- Yo de Morville.-Cadogan.

el rey. D. José de Grimaldo. El cual tratado aqui escrito é inserto, como El rey de Francia ratificó la aceptacion de la arriba queda dicho, habiéndoseme remitido por accesion de España el 15 de marzo ; el emperael referido marques Beretti Landi , despues de dor el 27: y el rey de Inglaterra el 31 de dicho haberle visto y examinado maduramente pala marzo de 1720. Habiendo accedido como parte bra por palabra ; yo por mi, mis herederos y integrante á este tratado el rey de Cerdeña en 18 sucesores, como tambien por los vasallos , súb de noviembre de 1718, su plenipotenciario Juan ditos y habitantes de todos mis reinos, paises y Bautista Despine aceptó la accesion de Espaseñorios, apruebo y ratifico todo lo espresado ña por acto separado de 18 de marzo de 1720; en él y en los articulos secretos, distintos y se y el rey católico ratificó en 13 de abril del misparados que en él se incluyen, y cada punto

mo año.

[ocr errors]
[ocr errors]
[ocr errors]

NOTAS.

(1) La casa de Borbon habia visto al ho recompensados sus esfuerzos de medio siglo y los inmensos sacrificios de una guerra sostenida doce años contra casi todas las potencias europeas para reemplazar á los sucesores de Carlos V en el trono español. La paz de Utrech acababa de afirmar esta corona en las sienes de Felipe V; pero el ejemplo de los demas principes no habia sido bastante para que el emperador le reconociese como rey de España. Este á su vez tampoco se hallaba satisfecho de las desmembraciones territoriales á que se vió precisado en favor de la casa de Austria. Habíanse terminado , pues , las Conferencias de aquel congreso sin que los dos competidores entrasen en relaciones.

Complicóse esta embarazosa situacion con la muerte de Luis XIV, acaecida el 1.• de setiembre de 1715; dejando por sucesor de la monarquia francesa á Luis XV, niño de cinco años y en cuya menor edad entró

[ocr errors][merged small]

el duque de Orleans å ejercer la regencia. El cardenal Alberoni, ministro de Felipe V, dotado de un caracter activoy emprendedor y que dominando las circunstancias políticas de España acababa de organizar la hacienda pública, de aumentar la marina real y de dar un gran impnlso a todos los ramos de la administracion, creyó oportuno aquel momento para que España recobrase sus cesiones de Utrech, para abrir la sucesion eventual de Francia al monarca español, empezando por apoderarse de la regencia y para cambiar en fin la dinastia reinante en Inglaterra, protegiendo los intereses del llamado el Caballero de San Jorge, hijo de Jacobo II.

Proyectos de esta especie no podian estar ocultos. Alarmadas las potencias signatarias de la paz de Utrech, Francia, Inglaterra y Holanda, concluyeron para garantirla un tratado de alianza que se firmó en el Haya el 4 de enero de 1717. Son dignos de elogio y de estudiarse los ingeniosos medios con que procuró Alberoni romper esta liga, introduciendo la desconfianza y ofertas alhagüeñas entre los contratantes. Creyó tal vez que aquella no llegaría sériamente al caso de ejecucion, y en tan equivocado concepto dió principio á sus empresas , enviando una escuadra española al mando del marques de Lede, el cual hizo su desembarco el 22 de agosto de este año en Cerdeña, apoderándose de la isla despues de haber arrojado de ella las guarniciones imperiales. En el siguiente año de 1718 llevó sus fuerzas aquel general á la isla de Sicilia, cuyo territorio se intentaba tambien unir de nuevo á la corona de España, echando de él al duque de Saboya.

La corte de Madrid con tales actos acababa de violar la paz de Utrech, habia falseado el sistema de equilibrio europeo tan penosamente tejido en aquel congreso. La Inglaterra y la Francia se pusieron de acuerdo; William Stanhope, el secretario de estado de mas confianza de Jorge 1.' y el abate Dubois, intimo confidente del regente de Francia despues de una larga negociacion redactaron un proyecto de tratado que debian aceptar como término de sus disensiones el emperador, el rey de España y el duque de Saboya. Para llevarle á cabo, concluyeron aquellas dos potencias una convencion que se firmó en Pa. ris el 18 de julio de 1718. Sus artículos fueron los siguientes.

1.• Las dos potencias propondrán inmediatamente y de comun acuerdo al emperador el citado proyecto de un tratado como ultimatum, obligándose á no hacer ni permitir se baga en él variacion ninguna.-2. Sus Majestades británica y cristianisima se prometen y obligan mutuamente hacer firmar y ratificar dicho tratado conforme al infrascrito proyecto, y darán desde luego á sus plenipotenciarios las órdenes y plenos poderes necesarios para firmarle en Londres sin ulterior dilacion, tan pronto como el ministro plenipotenciario del emperador se halle autorizado para hacerlo en nombre de su Majestad imperial.—3.. En el entretanto, sus dichas Majestades seguirán empleando de concierto los mas vivos oficios con el rey de España, con el rey de Sicilia y en todas partes donde fuere oportuno para que se apruebe y acepte dicho tratado.-4.• Termino de la ratificacion.

El emperador aceptó el proyecto de tratado, ó sean las condiciones propuestas por Francia é loglaterra para restablecer la paz entre aquel, Felipe V y el duque de Saboya. Pero como los dos últimos rehusasen darlas su asentimiento, se firmó en Londres á 2 de agosto de 1718 el tratado de la cuádruple alianza, así llamado porque entraron en él la Francia , la Inglaterra, la Holanda y el emperador. Segun se re por uno de los articulos separados, señalóse el término de tres meses para que el rey de España y el duque de Saboya aceptasen las condiciones propuestas para la paz, obligándose los aliados en caso de pegativa å unir sus armas contra estos dos principes. El de Saboya, aunque pesaroso, cedió a la fuerza de las circunstancias, adhiriéndose á la cuádruple alianza el 10 de noviembre de dicho año; pero Felipe V que miraba estas estipulaciones, en la forma atentatorias á la independencia de su corona, y en el fondo como la muerte de los lisonjeros proyectos con que le habia alhagado su ministro Alberoni , rehusó decididamente sujetarse á ellas.

Ioglaterra y Francia le declararon la guerra. Antes de hacerlo formalmente, la escuadra británica mandada por el almirante Bing habia atacado ya y derrotado el 11 de agosto de 1718 las fuerzas navales de España en la costa de Sicilia , sufriendo estas la pérdida de 23 buques, 5.300 hombres y 728 cañones. En 1719 las tropas francesas bajo las órdenes del duque de Berwick invadieron la Navarra, ocuparon la provincia de Guipúzcoa , se hicieron dueñas el 18 de junio de Fuenterrabia, el 17 de agosto de San Sebastian y mientras estendian sus operaciones a Cataluña, los ingleses por su parte desembarcaban en Galicia, apoderándose el 21 de octubre del puerto de Vigo.

Felipe V no pudo resistir tan formidable coalicion. Vióse precisado á separar de su lado al emprende

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »