Imágenes de páginas
PDF
EPUB

bertad del comercio y de la navegacion ha de de la aduana; ni podrá tampoco en ningun tiemser tan àmplia y libre que en el caso de que al po desembarcar cosa alguna de sus mercadeguno de los serenisimos contratantes estuviese rias sin que primero se le haya dado licencia en guerra con uno ó muchos principes ó esta por escrito de pasarlas á la aduana; antes bien dos, los súbditos del otro serenisimo contra se prohibe á los jueces de rentas y á los depentante puedan sin embargo , y les sea licito , pro dientes de la aduana registrar balones , cajas, seguir sus navegaciones y comercio a aquellas toneles ni fardo ó lio alguno que traigan mercapartes con toda seguridad, y de la misma mane derias, ni en el navio ni en la playa, hasta que ra que antes de empezarse la guerra , sea que se esten en la aduana; y aun despues de depositacontinue despues por via recta , ó de un puerto das efectivamente en ella, no se han de abrir enemigo á otro tambien enemigo, y esto , asi sin asistencia del dueño ó de su factor , para que en la ida como en la vuelta , sin molestia, obs pueda el mismo propietario atender mejor á sus táculo ni impedimento alguno. Pero se esceptúa intereses, pagar sus derechos y pedir sobre el caso de que el puerto adonde quisiesen en ello certificaciones y cartas de pago, y despues trar, estuviese actualmente sitiado o bloqueado volver a recoger sus géneros y hacer se les pony cerrado por el mar. Y para quitar toda duda ga el sello de la aduana del lugar. Y ejecutado de lo que se ha de entender bajo de este nom así, podrá el dueño llevar seguramente á su bre, se ba convenido que no se debe tener por casa sus mercaderias sin que esten sujetas desactualmente sitiado ningun puerto , si no estu pues á nueva visita ; y podrá asimismo trasporviese de tal manera cerrado con dos navios de tarlas de una casa á otra y de un almacen á guerra á lo menos por mar , ó con una bateria otro, como sea en el recinto de la poblacion y de cañones de batir por tierra , que no se pu

desde las ocho de la mañana hasta las cinco de diese intentar la entrada sin esponerse á los ti

la tarde , habiendo participado antes á los arrenros de la artillería.

dadores de alcabalas y cientos si es con el fin de Articulo 10.0

venderlas, en cuyo caso se habrán de pagar los Demas de esto se ha pactado y convenido en derechos que estuviesen por pagar; ó si era con que todas las mercaderias, de cualquier especie intento de no venderlas, en cuyo caso se debeque sean, pertenecientes á súbditos de uno ú rán dar al dueño la certificacion y el testimonio otro de los serenisimos contratantes que se en

acostumbrado. contraren en algun navio enemigo, sean con

Articulo 13.° fiscadas juntamente con el buque, aunque no Demas de esto, como no hay cosa mas perjufuesen de la clase de las prohibidas.

dicial al progreso reciproco del comercio que Articulo 11.o

la variedad de derechos con que están recargaLos súbditos de los sobredichos serenisimos das las mercaderías; descando su real Majestad contratantes gozarán reciprocamente en los do- católica remediar este mal en toda la estension minios de entrambos de aquellas exenciones de de sus dominios de Europa , de algunos años á portazgos ó tributos de que estaban en pacífica esta parte, á favor de la nacion inglesa, conposesion en tiempo del rey Carlos II , pero en sintió y determinó que suprimiendo los antiguos los términos mas ampliamente esplicados abajo derechos de las mercaderias que en su introen el artículo 13.

duccion ó estraccion antes de ahora se solian Articulo 12.o

cobrar, ó los que despues del fallecimiento de Cualquier navio que perteneciere á su Majes- Carlos II se impusieron; todo género de deretad cesárea, y con motivo de comercio entrare chos se reduzca en todas partes å una suma deen los puertos de España, deberá hacer dos de- terminada, hecha la regulacion á razon de diez claraciones de las mercaderías que hubiere re por ciento, la que se deberá pagar asi por la suelto descargar y vender alli, conviene á sa introduccion como por la estraccion, hecho el ber, la una para el arrendador de las rentas ó cómputo segun la estimacion y valor de ellas; y para el administrador de la aduana , y la otra esto se verificará no solo en los puertos de Capara el juez de contrabandos; y no le será licito diz, Santa Maria y otros de la corona de Casabrir antes los escotillones del navio hasta que tilla, sino tambien en otros, como son los de se le dé el permiso y hayan llegado los guardas Aragon, Valencia y Cataluña, csceptuadas so

lamente las provincias de Vizcaya y Guipúzcoa, | otro lugar del reino, ó de venderlas en aquel en las cuales se pagarán los derechos de entrada mismo , ó de llevarlas a su casa , les sea absoluy de salida en la misma forma y modo que hasta tamente permitido lo mismo, con tal que heaquí se ha observado, y se observa el dia de hoy chos los testimonios convenientes, aliancen la con los franceses, ingleses y holandeses. paga de los derechos, la que deberá hacerse dos

Pero los mercaderes, ó aquellos a quienes meses despues de la venta; lo cual ejecutado, pertenecieren los géneros, pagando una vez el se les darán las guias con que puedan traspordiez por

ciento en la introduccion ó estraccion tar las mercaderías, marcadas y señaladas con de España, los podrán trasportar libremente a el plomo, á otra parte, ó a cualquier lugar ó cualquier parte por mar ó por tierra ó por los puerto de los dominios de España en Europa, rios , a todas las partes de España, sin tener que y venderlas por junto , ó como vulgarmente se adeudar ningun otro derecho o imposicion nue- dice por mayor. Y si algun dependiente destinava en cualquier puerto ó parage adonde llevaren do á la cobranza de dichos derechos , habiéndodichas mercaderias ; y para esto bastará mani- sele mostrado y visto los despachos de la prifestar las certificaciones y despachos en que mera paga , y reconocidas las marcas y el plomo, conste el primer pago y los fardos con el plomo intentare cobrar otra vez los derechos, ó se y marcas acostumbradas. Esceptuánse, sin em opusiere al trasporte de dichas mercaderías, el bargo , los derechos de alcabalas, cientos y mi- tal pagará la multa de dos mil ducados aplicados llones , sobre lo cual se ha hecho una transac al real erario: lo que se ha de entender solacion separadamente (1).

mente de la primera venta. Pero si el mercader Habiendo espresamente convenido la sacra quisiere vender sus géneros por partes o por cesárea Majestad y la sacra real católica Majes-menudo, deberá igualmente pagar los derechos tad que respectivamente los súbditos de uno y segun los particulares reales reglamentos; y los otro, en todos sus estados, territorios y pro- oficiales no les podrán pedir mas que quince vincias existentes en cualquier region del mun reales de vellon por el despacho de las certifido, lengan y gocen todos los derechos, exen caciones ó cartas de pago, de que se habló ciones, gracias y libertades que fueron, son y arriba. fueren jamás concedidas a las naciones mas ami

Articulo 15.o gas, y especialmente a los súbditos y habitado La misma regla se ha de guardar respecto de res de la Gran Bretaña, á los de las Provincias los derechos de millones que se pagan por el Unidas de los Paises-Bajos y á las ciudades an- pescado y demas viveres; de suerte que no se seáticas, por tanto su real católica Majestad adeuden ni se puedan cobrar en su introducpromete y declara en estas que concede á los cion todo el tiempo que sus dueños los tengan súbditos de su cesárea Majestad pleno y efectivo depositados en los almacenes públicos; pero en uso de todo lo que se contiene en este artículo; caso que las quieran trasportar á los pueblos inde suerte que no sean obligados á pagar , asi por teriores del reino, ó venderlas en aquel mismo, la entrada como por la salida ó tránsito de las ó llevarlas a su casa , entonces se obligarán por mercaderias, otro derecho que el dicho diez escrito, dando la competente fianza , à la paga por ciento, del mismo modo que lo han solido de dicho derecho de millones, que deberá vepagar los ingleses, escepto los derechos de al

rificarse á los dos meses de la fecha de dicha cabalas, millones y cientos, respecto de los cua obligacion; lo cual ejecutado, se les concedeles se ha tratado lo siguiente.

rán sin dilacion los despachos necesarios por Articulo 14.o

dichos colectores ó administradores del referido Los súbditos de la sacra cesárea Majestad po derecho, entregandoles las mercaderias mardrán diferir la paga de alcabalas y de los lla

cadas con el plomo y señaladas con los márchamados cientos todo el tiempo que tuvieren sus mos; y las podrán trasportar á cualesquier lumercaderías con todo cuidado guardadas en los

gares donde se suelen gastar, y venderlas sin almacenes; pero si quisieren estraer de allí di

gravámen de nueva exaccion de millones. Y si chas mercaderias con el fin de trasportarlas á

trasportarlas a algun dependiente ó comisario recaudador de

millones, despues de habérsele manifestado los (1) Se comprende en los artículos 14 y 15.

debidos despachos, el plomo, las marcas y se

nales se atreviere á cobrar otra vez el mismo Majestad cesárea que residieren en los puertos derecho, ó se opusiere al trasporte ó venta de y ciudades de los reinos de Andalucia, Murcia, las mercaderias, el referido pagará la multa de Aragon , Valencia y Cataluña , y tambien en las dos mil ducados aplicados, como se dijo arriba, provincias de Guipúzcoa y Vizcaya, que arrienal real erario.

den las casas acomodadas para su habitacion, Articulo 16.°

y tiendas en que guarden las mercaderias, y Por lo que mira á los puertos de Guipúzcoa gocen de los mismos privilegios, libertades y y Vizcaya, no sujetos a las leyes de Castilla, en exenciones de que gozan en este punto los inellos se guardará el arancel que se espresa en gleses y holandeses: y el mismo derecho y priel articulo 15 en orden a los derechos prescri vilegio reciproco concede su Majestad cesárea tos á las demas naciones.

á los súbditos del rey de España en sus reinos Articulo 17.0

y provincias. Siendo mercaderías sumamente necesarias

Articulo 22.0 los mástiles de navio, bergas y palos para la Entre los mencionados privilegios son los construccion de bajeles mayores y menores; principales los siguientes : la facultad de mudar es nuestra voluntad esceptuarlas de la regla ge domicilio a su voluntad, sin que preceda licenneral, de tal suerte que su introduccion sea libre cia alguna : inmunidad en todo género de recode toda exaccion de derechos, por cualquier nocimiento, visita y molestia en sus habitaciotitulo ó motivo que fueren impuestos.

nes y tiendas por razon de sus mercaderías, Articulo 18.°

sino en el caso de haber alguna grave sospecha, Para quitar todo motivo de disputa que pueda ó de poderse probar algun fraude contra los sobrevenir entre los arrendadores de rentas y derechos reales, en cuyo caso tendrá lugar la los dueños de las mercaderias con ocasion de ta visita , con la prevencion de que esta se haga con sarlas, se ha convenido que el arancel de los la asistencia del consul, que será espresamente derechos, llamado vulgarmente tarifa, y el tra llamado para esto, no causando en lo demas tado de comercio entre su Majestad católica y otra molestia al mercader ó á sus mercaderias. el rey de la Gran Bretaña del año de 1716 en Pero si el mercader fuere convencido de que fuerza de la ejecucion del artículo 3.o del trata- introdujo fraudulentamente las mercaderias, se do de Utrech se observe por verdadera regla le confiscarán; y ademas de esto pagará las cosen este punto entre los súbditos de su Majestad tas de la visita, quedando libre su persona y cesárea y los arrendadores ó administradores las demas mercaderías. De la misma suerte su de rentas; de suerte que generalmente se pa Majestad cesárea promete a los súbditos de su gue el diez por ciento.

Majestad católica las mismas libertades y priviArticulo 19.•

legios en sus reinos. Por razon de los diversos géneros que acaso

Articulo 23. no se hallen espresados en dicha tarifa , ha pa

Los súbditos de los referidos serenisimos conrecido se esté a la antigua costumbre, segun la tratantes, que establecieren sus domicilios para cual se deberá hacer el avaluo por el arrenda sus negocios en los dominios de uno ú de otro, dor de rentas ó su sustituto; pero con esta ley y

en ninguna parte estarán obligados a manifestar condicion, que sea libre al propietario de las sus libros de cuentas, sino es para deducir almercaderias cederlas al arrendador por el pre guna prueba; ni con pretesto alguno será licito cio en que las avaluó , y este estará obligado á á nadie aprehender dichos libros, ó sacarlos de pagar luego incontinenti lo mismo en dinero su poder: los que tambien podrán escribir en la efectivo.

lengua que quieran, sin que sean obligados á esArticulo 20.0

tenderlos en otra. La sal de Hungria pagará el mismo derecho

Articulo 24. que la sal de España, y lo mismo se observará Los súbditos de una y otra parte de cualquier con la sal de España en los dominios de su Ma

calidad ó condicion que sean, no podrán ser jestad cesárea.

presos en sus personas, ni por los gobernadores Articulo 21.o

y ministros de justicia por causas de deudas púConcede el rey católico á los súbditos de su blicas ó privadas que no contrajeron ellos , ó de

[ocr errors]

son.

las cuales no hubiesen sido fiadores; ni tampoco y al rey, se establecerán cónsules nacionales que por semejantes causas podrán ser embargados defiendan los mercaderes súbditos de una y otra sus bienes y mercaderias durante la paz, ó so parte, los cuales cónsules gozarán de los mismos breviniendo su rompimiento. Y en este articulo derechos, facultades , libertades é inmunidades

de de que nayio , oficiales de mar y marineros, y tambien

gas. å los buques mayores y menores con toda su

Articulo 29. carga.

Tendrán estos consules particular facultad y Articulo 25.o

autoridad en los pleitos entre mercaderes y caDe la misma suerte las dichas naves, asi de pitanes de navios , ó entre estos y sus marineros guerra como de comercio ó de trasporte, ó de de conocer de ellos arbitrariamente y decidircualquier especie que sean , por ninguna ordenlos, ya provengan de soldadas y salarios, ya de general ni particular podrán ser embargadas,

otra causa ,

de
cuya

sentencia no se podrá apesea para el uso de la guerra ó para conducir lar á los jueces locales, sino á los que fueviveres, sino es habiéndose tratado especial,

ren constituidos por el principe cuyos súbditos libre y espontáneamente sobre esto con los capitanes ó con los mismos dueños de las naves.

Articulo 30.0 Y mucho menos podrán ser obligados por fuerza los oficiales de mar ó marineros á dejar Por lo que toca á los jueces conservadores que sus navios para servir en alguna escuadra que

en los antecedentes reinados ejercian en España se quiera tripular, ó en otra fuerza militar que el oficio de un magistrado muy considerable, y se levante, aunque sea por breve tiempo y con que antiguamente era concedido por los reyes á muy urgente motivo; pero si de su voluntad las naciones mas favorecidas, con potestad de se ofrecieren á servir, será libre el alquilar- conocer y juzgar privativamente sobre todas las los.

causas de sus nacionales, así civiles como cri

minales; se ha convenido que si su Majestad real Articulo 26.0

católica concediere en adelante este privilegio á Por lo que toca á la inmunidad personal, con

otra nacion , cualquiera que sea , se deba entencedida por el presente tratado a todos los co der concedido igualmente cl mismo á los súbmerciantes de cada uno de las dos partes y á sus

ditos de su Majestad cesárea. Pero en el intefamilias, se estenderá no solo a la exencion del rin se mandará severamente a todos los jueces servicio militar, sino tambien à la de tutelas, ordinarios y magistrados que les administren curadorias y administraciones de cualesquier pronta justicia, y la ejecuten sin dilacion , parbienes, negocios ó personas, si no es que ellos cialidad ni favor alguno. Ademas de esto, su por su voluntad quisiesen admitir semejantes Majestad católica consiente que de las sentencargos.

cias en las causas pertenecientes á los súbdilos

de su Majestad cesárea se pueda apelar solaArticulo 27.0

mente al consejo de comercio y no á otro tribuLes será libre nombrar abogados , doctores, nal. agentes y procuradores cuando tuvieren nece

Articulo. 31.o sidad de ellos; y si quisieren tener propios y particulares corredores, podrán elegir uno ú El derecho de estrangeria ú otros semejantes, dos de los que hubiere en el pueblo, los cuales, de ningun modo se ha de ejercer con subdilo presentados , serán recibidos y reconocidos por alguno de los dos serenisimos contratantes; sino habilitados para procurar por sí solos los nego antes bien, los herederos de los difuntos que cios que se les cometieren.

fallecieren en cualquier parte , pais ó provincia

en que se hallaren, les sucedan sin impedimenArticulo 28.°

to alguno en todos sus bienes muebles é inmueEn todos los puertos y principales plazas de bles, ya hubiesen muerto con testamento ó abincomercio, en que pareciere bien al emperador testato, segun las leyes de suceder y heredar

que rijan en la tierra donde se hallaren las he-,nistrándoles por su justo precio lo que necesirencias. Y en caso que dos ó muchos litigaren taren. entre sí sobre la herencia, entonces los jueces

Articulo 34.° del pais determinarán el pleito por sentencia definitiva.

Su Majestad católica no permitirá ni por poArtículo 32.0

licia ni por otro algun pretesto se ponga limita

cion alguna al precio de las mercaderias de los Si alguna vez sucediere que un mercader ó súbditos de su Majestad cesárea, antes les será súbdito de los referidos serenisimos contratan- licito venderlas al precio que permite el uso cotes muriere en los dominios del otro, entonces mun del comercio; y de la misma libertad gosu cónsul ó algun ministro público de ellos que zarán los súbditos del rey católica en los domise hallare presente, irá á la casa del difunto y nios de su Majestad cesárea. tomará inventario de todas las mercaderías y

Articulo 35.o efectos, y asimismo de sus papeles y libros, y los guardará fielmente para los herederos, segun Si se confiscaren los bienes de algun mercader el poder que tuviere : pero si acacciere que un español o de algun súbdito de su Majestad cesamercader ó súbdito muera en camino ó en algun rea y se hallaren entre ellos algunos efectos perpueblo donde no haya cónsul, ni ministro pú- tenecientes á otro mercader o á otra persona blico de su nacion , entonces el juez del lugar particular, en este caso los efectos se restituirán hara el inventario en presencia de testigos con al dueño, aunque estuviesen vendidos, con tal el mayor ahorro de gastos que fuere posible, y

que todavía no se haya pagado el dinero en todo, consignará y depositará los efectos inventaria

ó en parte. Y en caso que dichas mercaderias ó dos en la cabeza de la casa ó en el dueño de ella

efectos que se hallaron en poder del mercader, para que los guarde con toda fidelidad; lo cual

cuyos bienes se aprehendieron, esten solamente ejecutado, dará aviso de todo al ministro de la

en depósito , y el depositario las hubiere vendinacion que resida en la córte, ó al cónsul del

do sin permiso del principal, entonces se conpueblo donde estuviere la familia del difunto, siderará el valor de dichas mercaderias como para que los dichos puedan enviar persona que verdadero depósito, y se pagará por derecho recoja los bienes inventariados y pague las deu de antelacion á dicho principal. das.

Articulo 36,0
Articulo 33.°

Se permite a los súbditos y embarcaciones de Si una embarcacion de alguno de los dos se su Majestad cesárea llevar todo género de frurenisimos contratantes ó de algun súbdito suyo, tos y mercaderías de las Indias orientales á cualnaufragase en dominios de uno de ellos, en talquiera de los dominios y estados del rey de Escaso ni los oficiales del real patrimonio ni los de paña, é introducirlas, con tal que conste por rentas podrán pretender derecho alguno sobre los testimonios de la compañía de las Indias que ella. Y se prohibirá severamente todo robo á se ha formado en la Flandes austriaca que son cualesquier personas particulares; antes bien el de los paises adquiridos y de las colonias ó facseñor, ó el magistrado del pueblo mas cercano torias de dicha compañía , ó que hayan proveestará obligado á dar todo socorro y ayuda a los nido de ella ; y bajo de esta consideracion logra. perdidos, y á salvar del buque naufragado todo rán los mismos privilegios concedidos á los súblo que pudiere, y ponerlo en recaudo. Pero por ditos de las Provincias-Unidas por las reales céel derecho de salvamento gozarán del cinco por dulas de 15 de junio y de 3 de julio del año de ciento segun la estima de las mercaderías, y se 1663, que se publicaron en 30 de junio y 4 de les satisfarán los gastos hechos en tan piadosa julio de dicho año. Ademas, su Majestad catóobra. Pero si la embarcacion , aunque muy mal- lica declara que concede á los súbditos de su tratada , quedase entera , y no hubieren pereci- Majestad cesárea todo lo que fué concedido á los do los oficiales ni los marineros; á estos les Estados Generales de las Provincias-Unidas de tocará el cuidado de salvar las cosas, a los cua los Paises Bajos por el tratado del año de 1648, les se dará pronto socorro y asistencia , sumi tanto respecto de las Indias, como de todas las

« AnteriorContinuar »