Imágenes de páginas
PDF
EPUB

propia de su carácter habia hecho creer á Felipe V que el emperador pondria inmediatamente numerosos ejércitos á su disposicion ; y en Viena habia prometido al emperador que el rey católico le daría cuantiosos subsidios para levantar y organizar las tropas. Pero luego que empuñó las riendas del gobierno español y se vió rodeado de los obstáculos y dificultades de su nueva situacion , conoció que era mas fácil hacer promesas que llevarlas á ejecucion. Embarazado con sus propios compromisos, sin encontrar dinero que enviar á Viena y acusado de infidencias y tratos dobles con las legaciones de Paris y Londres, incurrió á un tiempo en el desprecio de sus amos y en el del emperador , cuyo embajador , conde de Konigseg contribuyó á que Felipe V le arrojase á los dos meses desde la cumbre del poder á los calabozos del alcazar de Segovia.

Este severo, pero merecido castigo y la remocion de todos los funcionarios reputados como desafectos al Austria ó parciales de Inglaterra y Francia, entre los cuales cupo la suerte al marques de Grimaldo á Arriaza y al jesuita Bermudez, ministros de estado y de hacienda los primeros , y confesor del rey el último, dieron nuevo aspecto a la marcha del gobierno. Enviáronse al emperador cerca de ocho millones de reales: se aumentaron y organizaron nuevas fuerzas militares , juntando un ejército de veinticincomil hombres en Andalucia, con el cual abrió el sitio de Gibraltar en 11 de febrero de 1727 el marqués de las 'Torres, caudillo mas inesperto que el marqués de Villadárias , quien rehusó el mando considerando imposible esta empresa, mientras no hubiese fuerzas navales con que guardar y estrechar la plaza: mandóse embargar los buques ingleses que estuviesen en América , lo cual se ejecutó en Veracruz con el Principe Federico, pavio cuyo cargamento se estimó en diez millones de duros y era perteneciente a la compañía del mar del Sur : se alentó con promesas á los miembros de la oposicion en el parlamento inglés, diéronse alagüeñas esperanzas al partido jacobita , distinguióse con todo género de pruebas de afecto y consideracion a los duques de Ormond y Wharton, refujiados ingleses de aquel partido; y finalmente para vengarse la corte de Madrid del cruel desaire que el duque de Borbon la habia hecho, devolviendo desde Paris la infanta destinada en unatrimonio a Luis XV, unió sus esfuerzos al partido del duque de Maine, consiguiendo derribar del poder á aquel débil é inmoral ministro, cuyo puesto ocupó el obispo de Frejus , preceptor de este monarca , y conocião mas adelante como Cardenal de Fleury.

Aunque la avanzada edad y carácter conciliador de este eclesiástico y sus ideas favorables à la union de los Borbones hacian esperar fundadamente elfestablecimiento de la paz, no habiéndole sido posible satisfacer las pretensiones de las cortes de Madrid y Viena, hubo de continuar unido a los aliados de Hanover. Pusieron estos un poderoso ejército en las fronteras de Alemania ; y el gobierno inglés con los cuantiosos subsidios que generosamente le otorgó el parlamento , armó considerabies fuerzas marítimas, socorrió la plaza de Gibrallar y mantuvo sujeto al partido jacobita.

Todo amagaba á una guerra general: pero la muerte de la emperatriz de Rusia Catalina I, la conducta ambigua de Federico Guillermo de Prusia y la falta de recursos pecuniarios, amortiguaron en gran parte el ardor y esperanzas de los aliados de Viena. El emperador , no obstante la oposicion de la corte de Madrid, escuchó las proposiciones conciliatorias que se le hicieron por mediacion del Papa Benedic to XIII, y despues de varios proyectos y contra proyectos se firmaron en Paris el 31 de mayo de 1727 los articulos preliminares por los ministros del emperador, de Francia, de la Gran Bretaña y Estados Generales. No se hallaba presente ningun representante de España; pero el duque de Bournonville , embajador de Felipe V, aunque no estaba esplicitamente autorizado para ello, los firmó tambien en Viena el 13 de junio del mismo año en tantos ejemplares como siguatarios habian concurrido a la firma de Paris.

En cumplimiento de lo estipulado, el rey de Inglaterra dió órdenes á sus almirantes para suspender las hostilidades , restituir las presas hechas durante la guerra, no estorbar el paso á los galeones ó flota de España que venian de América y levantar el bloqueo de los puertos y costas españolas. Estas órdenes se trasmitieron á Mr. Vandermer, ministro de Holanda y encargado en Madrid de las legaciones de Inglaterra y Francia, para que comunicándolas al rey católico le pidiese la ratificacion y ejecucion de los artículos preliminares, Felipe V se negó á ello con diferentes pretestos, pero el verdadero motivo era su antipatia á la Inglaterra, y la esperanza de separar al gobierno francés de aquella alianza, con lo cual creía hacerse dueño de Gibraltar , cuyo sitio continuaba , y reservarse el valor del cargamento del Principe Federico como indemnizacion de otras reclamaciones pendientes , ó bajo el fundamento no bastantemente probado , de habérsele cogido haciendo el contrabando.

Aleatáronse aun mas las esperanzas de la corte de Madrid con la muerte del rey británico Jorge I. Creyó oportanísima esta ocasion para estimular los esfuerzos del partido jacobita é introducir la division entre ingleses y franceses. Pero sus cálculos y gestiones fueron vanas. Jorge II subió tranquilamente al trono, y su politica con la Francia fue igual a la de su antecesor. Felipe V tomó el partido entonces de reconciliarse con Luis XV, admitiendo las escusas de este monarca por la ofensa en el caso de la infanta: parecióle que anudadas nuevamente las relaciones, sería mas fácil inducir al cardenal de Fleury á separarse de la alianza de la Gran Bretaña.

Viendo el nuevo monarca inglés la resistencia del de España á cumplir los artículos preliminares, lejos de retirar las fuerzas estacionadas en las costas de la Península y de América , hizo nuevos aprestos militares y se dispuso seriamente a continuar la guerra. Pero deseoso de vencer antes por medio de la negociacion que de las armas, aprovechó la reconciliacion de los reyes de España y Francia, eligiendo al último como mediador. Eu setiembre de 1727 llegaron a Madrid el conde de Rottenbourg, nuevo embajador estraordinario de Luis XV: y como representante de Inglaterra M. Keene , sugeto amable, práctico en el idioma y costumbres de España, en cuyo pais era bien quisto despues de su larga residencia en clase de agente de la compañía del mar del sur. Rottembourg fue solemne é inmediatamente recibido : pero á M. Keene no se le adinitieron las credenciales hasta el mes de diciembre de este año. Tanta era la antipatia de Felipe V y de su esposa doña Isabel Farnesio hacia la loglaterra.

Sin embargo, las instancias y diestras gestiones del Cardenal de Fleury, la actitud firme y amenazadora del parlamento y gobierno británico y sobre todo una grave enfermedad que amenazó la vida de Felipe V y dió serios temores á la reyna sobre su situacion personal para lo sucesivo, triunfaron de la multitud de obstáculos que entorpecian la negociacion, y la corte de España aceptó al fin los preliminares de Paris , por medio de una Declaracion que firmó en el Pardo el ininistro de estado marqués de la Paz, juotamente con los plenipotenciarios de Austria , Francia, laglaterra y Holanda en 5 de marzo de 1728.

Tratado de paz, union, amistad y aliunza defensiva entre las coronas de España, Francia é

Inglaterra, ajustado y concluido en Sevilla el 9 de noviembre de 1729; al cual accedieron los Estados Generales de las Provincias-Unidas de los Paises Bajos. (1)

En el nombre de la Santísima Trinidad , Pa

ques de la Paz, de su consejo de Estado y su dre, Hijo y Espiritu Santo , tres personas dis- primer secretario de Estado y del Despacho, y al tintas y un solo Dios verdadero.

señor don José Patiño, comendador de Alcuesca Deseando las serenisimas Majestades del rey en el orden de Santiago, gobernador del consejo católico, el rey cristianisimo y el rey de la Gran de Hacienda y de sus tribunales , superintenBretaña, con igual empeño, no solo renovar y unir dente general de rentas generales, y su secremas estrechamente su antigua amistad, sino tam tario de estado y del despacho en las negociabien apartar todo lo que en adelante la pueda tur ciones de Marina, Indias y Hacienda: como bar, a fin de que estando unidos en los dictámenes tambien el rey cristianisimo para el mismo efecy en la inclinacion puedan obrar en todo confor ta al señor don Luis, marques de Brancas , temes desde hoy en adelante como los que no tienen niente general de los ejércitos de su Majestad mas que un mismo objeto y un mismo interés; cristianisima, caballero de sus reales órdenes y y habiendo confiado para este efecto el rey ca у de la insigne del Toison de Oro , teniente getólico su pleno poder para tratar en su nombre neral en el gobierno de Provenza, y su embajaal señor don Juan Bautista de Orendain , mar dor estraordinario cerca del rey católico : y asi

[merged small][ocr errors]

mismo el rey de la Gran Bretaña al señor don para procurar prontamente la satisfaccion, sus Guillermo Stanhope, vice-camarero de la casa dichas Majestades prometen acudir y asistir con de su Majestad británica , consejero en sus con los socorros siguientes , unda ó separadamente: sejos de estado y privado, miembro del parla esto es, su Majestad católica con ocho mil hommento de la Gran Bretaña , coronel de un regi bres de infanteria y cuatro mil de caballeria; miento de dragones, y su embajador estraordi su Majestad cristianisima con ocho mil hombres nario cerca de su Majestad católica, y al señor de infanteria y cuatro mil de caballería; y su don Benjamin Keene, ministro plenipotenciario Majestad britanica con ocho mil hombres de de su dicha Majestad británica cerca de la refe infanteria y cuatro mil de caballeria. Si la parte rida Majestad católica; los ministros enunciados atacada pidiere en lugar de tropas, bajeles de han convenido entre ellos en los artículos si guerra ó de trasporte , ó subsidios de dineguientes:

ro, tendrán libertad para elegir, y las otras Articulo 1.o

partes asistirán con los dichos bajeles o el dinero, Habrá desde ahora y para siempre una paz á proporcion del gasto de las tropas. Y para sólida, una union estrecha y una amistad since- quitar toda duda tocante á la valuacion de los ra y constante entre el serenisimo rey católico, socorros, sus dichas Majestades convienen en el serenisimo rey cristianisimo y el serenisimo que mil hombres de infanteria serán contados rey de la Gran Bretaña, sus herederos y suceso sobre el pie de diez mil florines de Holanda ; y res, como tambien entre sus reinos y súbditos, mil caballos sobre el pie de treinta mil florines para la asistencia y la defensa reciproca de sus es de Holanda al mes; y se observará la misma protados é intereses. Habrá igualmente olvido de todo porcion por lo que mira á los bajeles con que se lo pasado; y todos los tratados y convenciones pre debe concurrir: prometiendo sus dichas Majescedentes de paz, de amistad y de comercio con tades continuar y guardar los dichos socorros cluidos entre las potencias contratantes respecti- mientras la turbacion subsistiere. Y en caso que vamente serán, como en efecto lo son, renovados sea necesario, sus dichas Majestades se entrey confirmados en todos sus puntos (a los cuales socorrerán con todas sus fuerzas; y asimismo no se deroga por el presente tratado) en una declararán la guerra al agresor. manera tan plena y tan àmplia como si los dichos

Articulo 3.0 tratados estuviesen aquí insertos palabra por pa Los ministros de su Majestad cristianisima y labra: prometiendo sus dichas Majestades no de su Majestad británica, babiendo pretendido hacer nada , ni sufrir que se haga , que pueda que en los tratados concluidos en Viena entre ser contrario á esto directa ni indirectamente. el rey católico y el emperador el año de 1725 Articulo 2.o

habia diversas cláusulas que perjudicaban al conEn consecuencia de los cuales tratados, y á tenido de los articulos de diferentes tratados de fin de establecer solidamente esta union y cor comercio ó de paz concernientes al comercio, respondencia, sus Majestades católica , cristia- anteriores al referido año de 1725 ; su Majestad nisima y británica prometen y se obligan por católica ha declarado, como declara por el preeste presente tratado de alianza defensiva á ga sente artículo, que jamás ha entendido concerantirse reciprocamente sus reinos, estados y der, ni dejará subsistir en virtud de los dichos tierras de su obediencia, en cualesquiera par- tratados de Viena algun privilegio contrario a tes del mundo que esten situadas, como tambien los tratados confirmados por los artículos precelos derechos y privilegios de su comercio, en dentes del presente tratado. tendiéndose todo arreglado a los tratados; de

Articulo 4.° suerte que las dichas potencias ó alguna de ellas, Habiéndose convenido por los arliculos prelisiendo atacadas ó molestadas por cualquier po minares que el comercio de las naciones inglesa tencia y con cualquier pretesto que sea , prome y francesa, asi en Europa como en las Indias, ten y se obligan reciprocamente á emplear sus seria restablecido sobre el pie de los tratados y oficios, luego que sean requeridas, para obte convenciones anteriores al año de 1725, y sener satisfaccion a la parte ofendida , y para im ñaladamente que el de la nacion inglesa en Amépedir la continuacion de hostilidades. Y si suce rica se practicaria como por lo pasado ; se condiere que los dichos oficios no fueren suficientes viene por el presente articulo , que se espedirán

todas las órdenes necesarias por una y otra par rica , fundadas sobre los tratados, sea en cuanto te sin alguna detencion, si ya no estan espedi á límites, ó en otra cualquier forma: y los di. das, sea para la ejecucion de los dichos tratados chos comisarios igualmente discutiran y decidide comercio, ó bien sea para suplir lo que pu rán las pretensiones que su Majestad católica diere haberse omitido al entero restablecimien- puede tener en virtud del tratado de 1721 para lo del comercio sobre el pie de los dichos trata- la restitucion de los bajeles tomados por la ardos y convenciones.

mada inglesa en el año de 1718: y despues de Arliculo 5.o ticulo

haber examinado, discutido y decidido los soAunque se haya estipulado por los prelimina-bredichos puntos y pretensiones, los menciores que todas las hostilidades debian cesar de nados comisarios harán una relacion de sus prouna y otra parte, y que en caso de acaecer en cedimientos á sus Majestades católica y británitre los súbditos de las partes contratantes alguna ca, las cuales prometen que en el espacio de seis desavenencia ú hostilidad, sea en Europa, sea meses despues de haberse hecho la dicha relaen las Indias, las potencias contratantes habian cion, harán ejecutar puntual y exactamente lo de concurrir a la reparacion de los daños pade que se hubiere decidido por diehos comisarios. eidos por sus súbditos respectivos; y que esto

Articulo 7.0 no obstante, se alega que por parte de los súb Se nombrarán asimismo por parte de su Maditos de su Majestad católica se han continuado jestad católica y de su Majestad cristianísima algunos actos de inquietud y hostilidad; se ha comisarios que examinarán todos los agravios y convenido por este presente articulo, que por generalmente cualquiera que las dichas partes lo que mira á la Europa, su Majestad católica interesadas tuvieren que formar respectivamenhará reparar cuanto antes los daños que en ella te, sea por la restitucion de los bajeles tomados se han padecido despues del tiempo prescrito ó apresados, sea por razon de comercio, limipor los preliminares para la cesacion de las hos tes o en otra cualquier forma. tilidades ; y por lo que mira á la América , hará

Articulo 8." tambien reparar cuanto antes los daños que alli Los dichos comisarios terminarán exactamense hubieren padecido despues del arribo de sus te su comision en el espacio de tres años, ó anórdenes á Cartagena el dia 22 de junio de 1728; tes si se pudiere , que han de contarse desde el y mandará su Majestad católica publicar las pro- dia de la firma del presente tratado, y esto sin hibiciones mas rigorosas para evitar semejantes otra dilacion ulterior por cualquier motivo o violencias de parte de sus súbditos: prometien pretesto que haya. do sus Majestades cristianísima y británica de

Articulo 9.o su parte, si se ofreciere caso tal, hacer reparar Se efectuará desde luego la introduccion de lo que así se hubiere hecho, y dar semejantes las guarniciones en las plazas de Liorna , Puerórdenes para la conservacion de la paz, de la to-Ferrayo, Parma y Plasencia en número de tranquilidad y buena inteligencia.

seis mil hombres de tropas de su Majestad catóArticulo 6.°

lica y á su sueldo, las cuales servirán para la Se nombrarán comisarios con poderes bas- mayor seguridad y conservacion de la sucesion tantes de sus Majestades católica y británica, los inmediata de los dichos estados en favor del secuales se juntarán en la corte de España en el renísimo infante don Carlos , y para hallarse en espacio de cuatro meses despues del trueque de estado de resistir á cualquiera interpresa ú opolas ratificaciones del presente tratado, ó antes sicion que se intentare en perjuicio de lo que se si se pudiere, para examinar y decidir tocante á ha arreglado sobre la dicha sucesion. los bajeles y efectos tomados en mar de una y

Articulo 10." otra parte hasta los tiempos señalados en el ar Las potencias contratantes harán desde luego toticulo precedente. Los dichos comisarios exami- das las diligencias que creyeren convenientes á la narán igualmente y decidirán segun los tratados dignidad y al reposo de los serenísimos gran dulas pretensiones respectivas que miran a los que de Toscana y duque de Parma, á fin que las abusos que se suponen haberse cometido en el guarniciones se admitan con la mayor tranquilidad comercio asi en las Indias como en Europa, y y sin oposicion al tiempo de presentarse á la vis. todas las demas pretensiones respectivas en Amé- í ta de las plazas en que deberán ser introducidas,

Las dichas guarniciones harán a los presentes , dichas guarniciones despues de establecidas en poseedores el juramento de defender sus perso- los estados de Toscana, Parma y Plasencia; resnas , soberanía, bienes, estados y súbditos en

pecto de que se presume que su Majestad catótodo lo que no fuere contrario al derecho de la lica y los serenisimos gran duque de Toscana y sucesion reservada al serenisimo infante don duque de Parma harán entre sí sobre ellas una Cárlos; y los presentes poseedores no podrán convencion particular, sus Majestades cristiapedir ni exigir nada que sea contrario a lo es nisima y británica prometen que luego que esté presado.

concluida la ratificarán y garantirán, tanto haLas referidas guarniciones no se mezclarán cia su Majestad católica, como á los serenisimos directa ni indirectamente, con ningun pretesto gran duque de Toscana y duque de Parma, como que pueda haber, en los negocios del gobierno si estuviese inserta palabra por palabra en este político, económico ni civil, y tendrán órden tratado. espresa de hacer a los serenisimos gran duque

Articulo 14.0 de Toscana y duque de Parma , todas las aten Los Estados Generales de las Provincias-Uniciones y honores militares que son debidos á das serán convidados á entrar en el presente los soberanos en sus estados.

tratado y artículos. Asimismo serán convidadas Articulo 11.o

ó admitidas de comun acuerdo al mismo tratado Siendo el objeto de introduccion de los dila- y artículos cualesquiera otras potencias que se chos seis mil hombres de tropas de su Majestad conviniere de convidar ó admitirlas. católica y á su sucido el de asegurar al serenisi Las ratificaciones del presente tratado se esmo infante don Cárlos la sucesion inmediata de pedirán y se permutarán en el espacio de seis los estados de Toscana, Parma y Plasencia; su semanas, ó antes si pudiere ser , contando desde Majestad católica promete tanto por sí como el dia en que se firmare. por sus sucesores, que luego que el serenisimo En fé de lo cual, nos abajo firmados ministros infante don Carlos su hijo, ú otro cualquiera plenipotenciarios de su Majestad católica , de su en quien recayeren sus derechos, se hallare en Majestad cristianisima y de su Majestad britapacifica posesion de los dichos estados y asegu nica, autorizados con sus plenos poderes que rado contra toda invasion y otros justos motivos

han sido comunicados de una y otra parte, y de recelo, hará retirar de las plazas de estos es que se hallarán abajo trasladados, hemos firmatados sus propias tropas, y no las que lo fuerendo el presente tratado , y hemos puesto los scdel serenisimo infante don Carlos ó del que le llos de nuestras armas. Fecho en Sevilla á 9 de sucediere en sus derechos, de suerte que por la noviembre de 1729. El marques de la Paz.dicha sucesion y posesion quede asegurado y li- | Don José Patiño. Brancas.-G. Stanhope.bre de todas contingencias.

B. Kecne.
Articulo 12.o

ARTICULOS SEPARADOS.
Las potencias contratantes se obligan y se em-

1.o peñan á establecer, segun los derechos de sucesion que se han estipulado, y á mantener al se Aunque conforme á los articulos preliminarenisimo infante don Carlos ó á quien pasaren res se haya referido en el artículo 4.• del tratasus derechos, en la posesion y goce de los es do firmado hoy, que el comercio de la nacion tados de Toscana, Parma y Plasencia; y una inglesa en la América se restablecerá sobre el vez que estuviere establecido en ellos, defen- pie de los tratados y convenciones anteriores al derle de todo insulto contra cualquier potencia año de 1725, sin embargo, para mayor claridad sea la que se fuere que intentare inquietarle: de se declara por sus Majestades católica y britániclarándose por este tratado garantes perpetua ca, aun mas en virtud del presente artículo , el mente del derecho, posesion, tranquilidad y cual tendrá la misma fuerza, y estará debajo de reposo del serenisimo infanle don Carlos, y de la misma garantia que el tratado firmado boy, sus sucesores en dichos estados.

que bajo de esta denominacion general se inArticulo 13.0

cluyen los tratados de paz y de comercio conPor lo que mira á otras disposiciones ó regla-cluidos en Utrech en 13 de julio y 9 de diciemmentos concernientes a la manutencion de las bre del año de 1713, en los cuales se compren

« AnteriorContinuar »