Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cion de negros en Indias , en que los portugue deudas de las represalias que se hicieron en Porses tienen empeñado tanto caudal ha padecido tugal en el tiempo en que los principes palatinos grandes pérdidas y perjuicios por las vejaciones Roberto y Mauricio vinieron á apoderarse del que se le han hecho en Indias por los ministros dicho reino, sobre las cuales deudas han hecho del rey católico, estará obligado su Majestad los ingleses cuentas muy inmoderadas y pretencatolica á mandar reparar todos los daños que den que Portugal las pague, se obliga su Majespor la dicha causa hubieren resultado al asiento, tad catolica en caso que haya guerra , á no hay ordenar que en adelante se le observen pun cer paz ni tregua ó suspension de armas con la tualmente las condiciones del dicho contrato. corona de Inglaterra sin que dé por exento y 3.0

libre á Portugal de estas dichas deudas de las Si sucediere que haya guerra y que en Portu- represalias. Y en caso de no haber guerra , ingal haya falta de pan , su Majestad católica esta- terpondrá su Majestad católica su autoridad y rà obligado á mandar levantar la prohibicion de buenos oficios tan eficazmente, que el rey de Insacar pan del reino de Castilla para Portugal, y glaterra se convenga con la composicion de que Do prohibirá que de cualquiera de sus islas y do se estaba tratando, aceptando las treinta millininios se pueda sacar pan para el dicho reino, bras esterlinas que su Majestad portuguesa hacon tal que sea cargado en navios de naciones bia ofrecido para satisfaccion de los interesados, amigas.

dándole buena y segura consignacion , y diez 4.0

mil libras pagadas luego de contado, como se Y por cuanto en la verdadera amistad y buena lo tenia prometido ; porque puede suceder que inteligencia que se desea conservar entre ambas dandose

por ofendida

y quejosa de esta nueva coronas se deben evitar los daños que pueden alianza la corona de Inglaterra no quiera la ser reciprocos; y en la concordia que se hizo composicion de que se trataba , y que intente se entre los señores reyes de Castilla y Portugal le paguen las exorbitantes sumas que pide. en tiempo del rey don Sebastian, declarándose

6.° los casos en que los delicuentes se habian de entregar de parte á parte , y la restitucion de los Si por razon de esta misma deuda pasaren los hurtos, no podia comprenderse el jénero del ingleses á hacer represalias en algunos navios tabaco, que entonces no habia cuando se hizo la portugueses, su Majestad católica estará obliconcordia , y despues se ha introducido, de ma gado a hacerlos restituir prontamente, entrando nera que asi en Castilla como en Portugal es en todo el empeño que su Majestad de Portugal una de las principales rentas de las coronas su tomare sobre las represalias que se le hicieren estanco ; estará obligado su Majestad católica á por esta causa. hacer que en ninguna de sus tierras de los rei

7.o nos y principados de España se pueda introducir tabaco de Portugal, sea becho ó molido en Y como habiendo guerra podrá el rey de Inlos dichos reinos y principados, ó fuera de ellos; glaterra no pagar a la señora reina de la Gran y mandará destruir todas las fábricas que hubie-Bretaña doña Catalina los alimentos que la pare de tabaco portugues en los dichos sus reinos ga aquella corona , y no es justo que la convey dominios, como tambien las que se hicieren niencia que las tres potencias coligadas sacan de nuevo , inponiendo graves penas á los culpa- de esta confederacion ceda en perjuicio de la dos en estos delitos , y encargando su observan dicha señora reina de la Gran Bretaña , siendo cia y ejecucion no solo á los ministros de justi- manifiesto que de un daño causado asi á un tercia, sino tambien á los cabos y oficiales de guer cero en la persona de una tan gran princesa ra. Y de la misma suerte se obliga su Majestad resulta á las mismas potencias una obligacion, de Portugal á quc en su reino no haya fábricas no solo natural sino real para deberlo

reparar; de tabaco para introducir en Castilla, mandando se ha convenido y ajustado que en el caso sodestruirlas y evitarlas en la forma sobredicha. bredicho estará obligado su Majestad católica á 5.

pagar en cada un año a la dicha señora reina Por cuanto entre Inglaterra y Portugal hay una tercera parte de lo que importan los dichos algunas dudas al presente sobre el resto de las sus alimentos , en la forma que al presente se

le pagan , y las coronas de Francia y de Portu- | fundar sobre ellas algunas pretensiones contra gal otras dos terceras partes , una cada corona; Portugal; su Majestad católica estará obligado a de suerte que por este medio quede su dicha hacer que Inglaterra y Holanda no intenten taMajestad británica totalmente indemne y rein- les pretensiones , tomando esta causa por tan tegrada de sus alimentos, pagándola cada una suya como el reino mismo de Portugal para lide las tres coronas una parte igual a cada una brarlo de cualquier intento que estas naciones de las otras dos.

tuvieren sobre las tales presas , entrando en Y porque en odio de esta misma alianza, aun la guerra que Portugal pudiere tener con las que no haya guerra podrán los ingleses buscar mismas naciones, si insistieren en esta prepretestos afectados para no pagar a la dicha se tension. ñora reina de la Gran Bretaña los referidos ali

10.o mentos , faltando á la condicion estipulada en las capitulaciones del dote , y en este caso con Por las capitulaciones que se hicieron con los curren las mismas razones sobredichas ; cuando

estados de Holanda se obligó Portugal á pagarles así suceda , estará tambien obligado su Majes cuatro millones de cruzados con las condiciotad católica á pagar á la dicha señora reina una nes y declaraciones estipuladas en el mismo tercera parte de los dichos sus alimentos en la tratado, consignándosele el pagamento en los forma arriba dicha , como tambien cada una de derechos de la sal de la villa de Setubal que las otras dos coronas coligadas otra tercera par cargasen los navios holandeses, la cual cantite igual , hasta que la corona da Inglaterra pa

dad está casi satisfecha. Y por cuanto en el trague realmente, como hasta ahora, los dichos tado hay una condicion de que si Portugal inalimentos á la dicha señora reina de la Gran terrumpiere el pagamento por cualquier causa, Bretaña , entrando el rey católico para este

reteniendo los derechos de la dicha sal, perefecto en todo el empeño que su Majestad de derá todo lo que hubiere pagado, y comenzaPortugal tomare en esta materia.

rá á pagar de nuevo los cuatro millones, y

negando Portugal los puertos á los dichos 8.°

holandeses no puede haber aquellos derechos, Y por cuanto habiéndose dado la isla de Bom ni continuárseles el pagamento; estará obligado bai al rey Carlos II de Inglaterra en la capi su Majestad católica á no hacer paz ni tregua ó tulacion del dote de la señora reina de la Gran suspension de armas con Holanda sino despues Bretaña con la condicion de conservar á los que se den por satisfechos de los dichos cuatro portugueses que en ella asistian con sus hacien- millones, cediendo la parte que se les quedare das, la tomaron los ingleses contra la forma de debiendo, como tambien de cualquier derecho la capitulacion é instrucciones que entonces se que en virtud de la capitulacion pudieren tener dicron para la dicha entrega , y fuera de esto se para la repeticion del pagamento por entero. apoderaron de la isla de Main, que ni se dió Y porque en odio de esta nueva alianza poni pertenecia a la de Bombai; en caso que haya drán en caso de no haber guerra , dificultar el guerra, no hará su Majestad católica paz ni tre- ajuste de las cuentas , intentando se les pague gua ó suspension de armas con Inglaterra, sin mayores cantidades de las que en la realidad se que restituya á la corona de Portugal la isla de les deben; en este caso, si fuere necesario,

inMain, y á sus vasallos ó herederos todo lo que terpondrá su Majestad católica sus oficios con les tomaron , y todo lo demas de que están en los estados, y hará que esten a lo que fuere jusposesion los ingleses contra la capitulacion. ticia y razon.

9.•

11.o

Podrán tambien los mismos holandeses en

Y como los mismos ingleses y holandeses se sintieron mucho en la guerra pasada de la buena acojida que los navios de corso franceses hallaron en los puertos de Portugal trayendo á ellos presas que habian hecho á las dichas naciones, y podrán ahora en odio de esta alianza

odio de esta alianza querer repetir é intentar algunas pretensiones sobre las pérdidas que tuvieron en la guerra del Brasil, principalmente sobre la artilleria que quedó en Recife y demas fortalezas del Brasil cuando fueron echados de

ellas por los portugueses : en cuyos términos su renuncia todo y cualquier derecho que pueda Majestad católica estarà obligado á hacer que tener en las tierras sobre que se hizo el tratado los dichos holandeses no prosigan cualquier in- provisional entre ambas coronas en 7 de mayo tento que tuvieren en este asunto, pues habien de 1681 y en que se halla situada la colonia del do pasado tantos años , bien se deja ver que ha- Sacramento, el cual tratado quedará sin efecto, cen estas pretensiones en venganza de su senti y el dominio de la dicha colonia y uso del cammiento , y no porque entiendan que tienen justi po á la corona de Portugal, como al presente cia para ellas. Y en el caso de haber guerra, ha- lo tiene. rå su Majestad católica que de la misma suerte

15.o cedan toda la accion que tuvieren en este particular, como han de ceder la parte que se les Su Majestad católica no solo se obliga a guardebiere de los cuatro millones.

dar inviolablemente todos los artículos de este

tratado, sino tambien todos los de la paz ajusta12.

da entre las dos coronas en el tratado que se hiEn caso que haya guerra y quiera su Majes zo en el año de 1668, los cuales se tienen aquí tad de Portugal tratar de la restitucion de las por espresados y declarados , como si de todos plazas de Cochin y Cananor, estará obligado su y cada uno de ellos se hiciere especial mencion. Majestad católica á hacer que Holanda las res Y en caso de ser necesario , ratifica у

revalida tituya; no haciendo paz con ella , ni tregua ó de nuevo el dicho tratado ,

teniendo por

suplisuspension de armas sin la dicha restitucion y sin do todo cuanto de derecho se puede suplir, y que ceda cualquier derecho que tenga contra cabe en el poder real, aunque para esto sc neccPortugal por los gastos que hizo con la armada sitasc de declaraciones muy espresas. que tomó las dichas plazas, y en las fortificaciones

16." con que aseguró su defensa. Y no habiendo guerra, y queriendo su Majestad de Portugal tratar Por cuanto resultan reciprocas conveniende la restitucion de las dichas plazas en la for cias a las coronas de Castilla y Francia de la ma de la capitulacion hecha por don Francisco union de la nueva alianza , que por este tratado de Mello ; interpondrá su Majestad católica sus se consigue; estará obligado el rey católico, no eficaces oficios para que Holanda se acomode solamente a observar este tratado que con él se con las compensaciones que Portugal le hiciere celebra , sino tambien el que se hace para la de los gastos de la armada y fortificaciones. misma union у

alianza con el muy alto y muy

poderoso principe Luis XIV, rey cristianisimo 13.°

de Francia, quedando su Majestad católica por Habiendo guerra, todas las plazas que los por garante del dicho tratado para que se guarde tugueses tomaren en la India y costa de Africa a inviolablemente , como en él se contiene, y colos holandeses, que por ellos fueron tomadas á mo si se hubiese celebrado con su Majestad cala corona de Portugal, ú otras cualesquiera de tólica el dicho tratado. que estén en posesion, quedarán a la misma co

17.° rona de Portugal cuando se hiciere la paz, y no estará obligada á restituirlas, aunque por esta Si se llegare á romper la guerra con algun causa se deje de hacer ; antes en las capitulacio- principe ó potencia de Europa, su Majestad ca

ó declarará que estos no podrán repetirlas ni to sion de armas con ninguno de los dichos prinmarlas, y que su Majestad católica quedará obli- cipes ó potencias sin que en ellas entre tambien gado a la garantia de ellas en todo tiempo. la corona de Portugal , tratando de sus convc

niencias como de las propias de sus reinos y do14.°

minios , para que se ajusten con utilidad y venY para conservar la firme amistad y alianza taja de la misma corona. Y de la misma suerte,

у quitar todos los motivos que pueden ser contra armas con ninguno de los dichos principes ó rios á este efecto , su Majestad católica cede y l potencias, sin que en ellas entre su Majestad

[ocr errors]

católica , y trate de las conveniencias de su co quier modo que sea, renunciando todas las leyes rona como de las propias.

y costumbres , y todas las demas cosas que haya 18.9

y puedan hacer en contrario. Y para sé y firmeEsta liga y sus obligaciones reciprocas dura za de todo , he mandado otorgar el presente desrány tendrán efecto y vigor por espacio de vein- pacho de ratificacion, firmado por mí, y sellado te años.

con el sello grande de mis armas. Dado en la Todas las cuales cosas contenidas en los 18 ciudad de Lisboa á 18 dias del mes de junio.articulos de este tratado han sido acordadas y Antonio de Oliveira de Carvalho la hizo año del concluidas por nos los sobrcdichos plenipoten nacimiento de nuestro señor Jesucristo de 1701. ciarios de sus Majestades católica y de Portu Mendo de Foyos Pereyra lo refrendé.- El rey. gal, en virtud de las plenipotencias concedi El cual tratado aquí escrito é inserto, como das á nos por sus Majestades; en cuya fé, fir arriba queda dicho, habiéndole yo visto , consimeza y testimonio de verdad hemos firmado у derado bien, y examinado le apruebo, ratifico y corroborado el presente tratado con nuestras confirmo, у

todas

y

cada una de las cosas en él manos y sellos de nuestras armas. En Lisboa á contenidas, y por la presente le doy por firme y 18 dias del mes de junio año del nacimiento de valido ; prometiendo en fé y palabra de rey obnuestro señor Jesucristo de 1701.- Rouillé. - servar y cumplir inviolablemente su forma y teEl marques de Alegrete.-El conde de Alvor. nor, y hacerle cumplir y observar sin hacer, ni Mendo de Foyos Pereyra.

permitir que se haga cosa alguna en contrario Y habiendo

yo

visto el dicho tratado de alian directa o indirectamente, en cualquier modo que za , despues de bien considerado y examinado, ser pueda, renunciando todas las leyes y coshe aprobado, ratificado y confirmado, apruebo, tumbres y todas las otras cosas que haya y pueratifico y confirmo todas y cada una de las cosas da haber en contrario. Y en testimonio de lo sucontenidas en él, y por la presente le doy por sodicho y para firmeza de ello mandé despachar bueno , firme y válido; prometiendo en fé y pa la presente, firmada de mi mano, sellada con el labra de rey observar y cumplir inviolablemen sello secreto, y refrendada de mi infrascrito te su forma y tenor , y hacerlo cumplir y obser secretario de estado. Dada en Madrid á 1.° de juvar sin hacer ó permitir que se haga cosa alguna lio de 1701.-Yo el rey.- Don José Perez de la en contrario directa o indirectamente en cual Puente.

Transaccion ajustada entre España y Portugal sobre las dependencias e intereses de la compañia

del asiento de negros en la América española (1); firmada en Lisboa el 18 de junio de 1701.

En nombre de la santísima Trinidad.

muy poderoso principe don Pedro II, tambien Por cuanto se ha estipulado en el artículo 2.o por la gracia de Dios, rey de Portugal, que se del tratado de nueva alianza y garantía del tes- repararian todos los daños que habian resultado tamento de don Carlos II rey católico de Espa á la compañía del asiento de negros de Indias por ña, en la parte que mira á suceder en todos sus las vejaciones y poca observancia con que los miestados y dominios el muy alto y muy poderoso nistros de su Majestad católica habian cumplido principe don Felipe V, por la gracia de Dios, rey las condiciones del contrato; ha parecido convecatólico de España , ajustado con el muy alto y niente á ambas Majestades se hiciese en artícu

(1) los asientos , tratados ó contratas del gobierno español con varios particulares y compañías estranjeras para surtir de esclavos negros Jas posesiones de Ultramar, fucron muy frecuentes desde principios del siglo XVI. Como en este tráfico se hacian crecidas ganancias, şal monopolio de la venta de negros se asiadia el fraude

de introducir otros csectos de comercio en los buques de los asentistas , los gobiernos de Europa procu aban por todos los medios ima jinables facilitar el privilejio para sus subditos. Carlos V le otorgó en 1517 á siis compatriotas los flamencos. Adquirieron estos tales beveficios con el asiento y se multiplicaron hasta tal punto en la

los separados una amigable transaccion de todos parados, los cuales han de tener si entera fuerlos derechos, acciones y pretensiones que po za y debida observancia como parte inseparable dian resultar á una y otra Majestad y á los inte del mismo tratado de nueva alianza y garantia, resados en la compañia , por cualquier causa que del cual será contravencion to lo lo que se dejare fuese, para que se quitase toda ocasion que pu de cumplir y guardar de lo que vá dispuesto y diese ser de menos satisfaccion a ambas Majesta- declarado en los artículos de esta transaccion. des, habiendo pleitos de que se seguirian dila

ARTICULO 1.6 ciones y perjuicios; quedando esta materia con Que su Majestad católica cede todas las acciosus dependencias compuesta de suerte que cesen nes que tiene y puede tener contra la compañía todos los motivos de escándalo ó queja en virtud del asiento de negros, que le competan y pueılan de esta transaccion; para cuya conclusion y ajus- competir por cualesquier causas , razoncs, funte han dado sus Majestades plenipotencias, es á damentos, fraudes y contravenciones que haya saber ; su Majestad católica por su parte al señor habido en el tiempo de la obligacion de csie conde Rouillé, presidente en el gran consejo de su trato, cediéndolas todas su Majestad católica coMajestad cristianisima y su embajador en esta mo si no hubiesen acontecido. corte de Lisboa : y su Majestad de Portugal por la suya á los señores Manuel Tellez de Silva, Quc su Majestad católica dá por estinguido y marques de Alegrete, conde de Villarmayor, co acabado el contrato de este asiento, aunque le mendador de las encomiendas de san Juan de falte parte del tiempo que habia de durar su obliAlegrete y Lagares de Soure de la orden de Cris-gacion, desde el dia en que se ajusta esta transacto, san Juan de Moura y santa María de Albufei

cion. Y respecto de que en el intervalo de tiempo ra, de la orden de Avis, del consejo de estado y que precisamente ha de haber para que lleguen gentil-hombre de cámara de su Majestad de Pur á Indias las órdenes de su Majestad católica enque lugal y veedor de su hacienda ; Francisco de Taasi lo mande declarar, podrán haber llegado alvora, conde de Alvor, señor de la villa de Moita, gunas embarcaciones á Indias que hayan llevado alcaide mayor de Pinhiel, y comendador de las

negros para la provision de este asiento en la forencomiendas de san Andres de Freijeda, Porto ma de la condicion 6.", sc practicará con estas Santo, santa Maria de las dos iglesias, y san Sal- | embarcaciones y en la venta de los negros lo misvador del Basto de la orden de Cristo , del con mo que si hubiesen llegado en el tiempo en que sejo de estado y presidente de lo ultramarino; y existia la obligacion del contrato , guardandoal señor Mendo de Foyos Pereira, comendador seles todas las exenciones, libertades y frande la encomienda de santa Maria de Massaon de quicias en él estipuladas. Y si hubiese algunos la orden de Cristo, del consejo de su Majestad

negros que por la obligacion del asiento se hade Portugal y su secretario de estado. Los cua yan introducido en las Indias y estuvieren por les dichos plenipotenciarios, usando de los po- vender, se guardará con ellos lo dispuesto en deres que les son concedidos han celebrado у la condicion 28. ajustado entre si amigablemente la transaccion

3.° abajo escrita, que contiene catorce artículos se Que su Majestad católica mandará poner en su

America, que babiendo llegado á sobrepujar el número de españoles ridieron a las manos en la isla de Santo Domingo, mataron al gobernador de ella en 1522 y llegarou a atacar el fuerte. El gobierno procutó desde entonces limitar considerablemente los asientos. Casi abian desaparecido en 1580: pero los apuros del tesoro y la precien de reembolsar á los genoveses cuantiosas sumas que habian facilitado para la espedicion de la invencible armada , inovieron á Felipe 11 a conferirles el privilejio del asiento. Desde 1893 hasta ei aio de 1600 le tuvo Gomez Reinel. En este año se hizo la contrata par el tiempo de nueve con el portugues Juan Rodriguez ConLobo , gobernador de Angola. Se obligó á surtir anualmente las pasesiones de l'Itrainar con 4250 esclavos, pagando tambien anualfaetité al rey 162.000 ducados. Muerto en 1603 este asentista, recaFá el contrato en su bermano Gonzalo Vaez Continho al cual se lo

bajaron 22.000 dicados de la cuota anual serialada á Juan Bodriguez.

En 26 de setiembre de 1615, sc eontrató el asiento con otro portugues llainado Antonio Fernandez. Delvas por tiempo de ocho años. So obligó á introducir 3.500 esclavos en cada uno y á satisfacer a erario 115.000 ducados. En 1623 le tuvo por otros ocho años Manuel Rodrigucz Lamego, tambien portugues; el cual prometió dar al rey la suma de 120.000 ducados é introducir 3.500 esclavos. Fin nalmente los Portugueses Cristóbal Mendez de Sossa y Melchor Gomez Anjel contrataron el asiento por ocho años en el do 1631, dando al gobierno 95.000 ducados y 2.500 esclavos a las provincias de altıamar.

La guerra que sobrevino despues entre España y Francia u otro motivo que ignoramos interrumpió la práctica del asiento basta

« AnteriorContinuar »