Imágenes de páginas
PDF
EPUB

iordat

The int. ed. was in zvots. (Madrid 1822-23); this ed., revised by

Teodoro Moreno, is plete in one volume (the top. notwithstanding).

[merged small][merged small][ocr errors][merged small]

DON JUAN SEMPERE.

* minos

Continuada hasta nuestros dias.

SEGUNDA EDICION.

TOMO I.

1

MADRID.

MPRENTA DE LA SOCIEDAD LITERARIA Y TIPOGRAFICA.

CALLE DE LA MANZANA, NUM. 14.

1844.

(2)

[ocr errors][merged small][merged small]

LIBRO PRIMERO.

CAPITULO PRIMERO.

Fuentes del derecho español , la legislacion romana , y. las costun.

bres godas, Ojeada sobre el gobierno y la legislación romana del tiempo de los reyes ŷ del de la República. Repugnancia de nobleza i la formacion de un código legal. De las Doce tablas. Monopolio de la jurisprudencia en la nobleza, Derecho Fláviano y Eliano. Deseos de Ciceron y de Julio Cesar sobre la publicacion de un nuevo código.

Aunque los españoles defendieron heróicamente sú indepen. dencia y su libertad mas de doscientos años contra los ataques y ardides de los romanos, al fin tuvieron que sujetarse á sú domi. nio, y despues al de los bárbaros del Norte, fundadores de la monarquía goda. D. Antonio Fernandez Prieto y Sotelo se entretuvo en disputar si el primer legislador de España fué Phoro é Neptuno, y en describir el gobierno de la Atlántida, suponiendo que el territorio de aquella isla fué el mismo que actualmen. te ocupa esta Península. Quien guste de fábulas y sueños podrá satisfacer su curiosidad leyendo los primeros capítulos de la his. toria del derecho Real de España de aquel abogado.

Para la verdadera historia del derecho español son mas necesarios otros preliminares, esto es, algunos conocimientos de los varios estados del romano y el visigodo, que fueron los verdaderos manantiales del actual.

Los primeros romanos se gobernaron con una constitucion, al parecer muy liberal, aunque bien examinada, no dejaban de envolverse en ella las semillas mas fecundas del despotismo.

Tepian reyes, pero estos no lo eran por derecho hereditatio, sido por eleccion del pueblo. Los reyes debian aconsejarse de un senado, compuesto en sus principios de cien personas, las mas distinguidas por su nobleza, sus talentos y su riqueza, que des. pues se fueron aumeptando hasta mas de trescientas. Y el pue.

blo debia ser convocado y congregado en los comicios, ó juntas generales, para deliberar y votar sobre las leyes, las elecciones de empleados públicos, y demás negocios de alguna importancia.

Con tal constitucion ¿ quién no habia de pensar que estarían bien asegurados los derechos de todos los ciudadanos, y la recta administracion de la justicia, que es la base mas fundamental de todas las sociedades? ¿Cómo podia temerse que unos reyes elegidos libremente por el pueblo, y asesorados de un cuerpo tan poderoso y respetable como el senado, podrían abusar de su autoridad ?

Mas en medio de aquellas, aparieneias de amor á la libertad y á la justicia, el astuto Rómulo, primer autor de la constitucion romana, tuvo buen cuidado de crear una guardia real de cele.rcs, ó jóvenes los mas valje es y mas adictos á su persona. Agregó á la corona el sumo pontificado , y con él la supremacía reJigiosa, que es la que mas influye en las costumbres, y la sumision de las naciones ignorantes. Se reservó el mando en jefe de la milicia ; ,la magistratura suprema, ó derecho de decidir en última instancia toJos los pleitos; la convocacion de los comicios , y otros derechos, con cuya política reinó treinta y siete años como le dió la gana (1); hasta que el senado, habiendo conocido su hipocresía, y no pudiendo tolerarla por mas tiempo, lo asesinó clandestinamente; ocultó su cuerpo, y para que el pueblo no se escandalizára y amotinára, le hizo creer que por sus grandes méritos habia sido arrebatado al cielo por los dioses en cuerpo y alma (2).

El despotismo puede paliarse y sostenerse con ardides y cautelas; mas tambien puede ser derribado y castigado con otros ardides y cautelas semejantes.

Enganado el pueblo con aquella superchería del senado, procuró este preocuparlo y enconarlo contra el gobierno monárquico, ponderando los grandes riesgos á que estaría siempre expuesta la libertad pública bajo el mando de los reyes; y a su consecuencia proyectó una regencia, en la que fueran alternando por turno los senadores. Mas bien presto se desengañaron los plebeyos de la supuesta conveniencia de aquel nuevo sistema, y conocieron que lo que el senado intentaba era establecer la aristocracia, y darles cien señores en lugar de uno; por lo cual se , amotinaron contra los nobles. Los padres de la patria, que así se llamaban los senadores, tuvieron

que

desistir de su proyecto, y para no perderlo todo se convinieron con el pueblo en que este elegiría otro rey; pero que no sería reconocido por tal hasta que el senado lo confirmára.

(1) Nobis Romulos, ut libitum, imperitàverat. Tacitus. Annal., lib. III,

(2) Livius, Histor. , lib. J. Dionysius Halicarnaseus, Antiquit. roman. lib. II , cap. 16.

cap. 21.

« AnteriorContinuar »