Discurso de su excelencia el Presidente de la República en la apertura del Congreso Nacional de ...

Portada
1872
0 Opiniones
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 7 - No ménos notables i elocuentes son las del Presidente de Chile, en su discurso de apertura del Congreso nacional, cuando al ocuparse de los ferrocarriles en esplotaeion i en via de ejecucion, dice con relacion al de San Rosendo, los Anjeles i Angol : " Con razon se promete el pais grandes beneficios de esta importantísima obra, " que está llamada a influir de un modo tan poderoso, no solo en la prosperidad del " comercio, de la agricultura i de la industria, sino, lo que es mas importante, en...
Página 7 - ... político, ni un solo motín militar. Ni por un instante se ha perturbado la marcha de sólido progreso realizado por una y otra generación. Los hombres y las instituciones tienen, sin embargo, su época. El estado social, político y económico de la República ha cambiado profundamente desde 1833. Hoy necesitamos otras condiciones de vida pública, pues las leyes de otra edad se vuelven ineficaces o caducas.
Página 18 - Es designado y removido por el Congreso con el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes de cada una de las Cámaras.
Página 19 - ... del intendente, al que estará subordinado en todo lo relativo a la elaboración, ejecución y coordinación de las políticas, planes, presupuestos, proyectos de desarrollo y demás materias que sean de competencia del gobierno regional. Los secretarios regionales ministeriales serán nombrados por el Presidente de la República de entre las personas que figuren en una terna elaborada por el intendente respectivo, y oyendo al efecto al Ministro del ramo.
Página 25 - Gobierno parlamentario, con partidos de ideas y organizados, que vivan de la libre discusión, de la vigilante fiscalización de los actos de los servidores públicos, del respeto recíproco y de la recíproca justicia, del ejercicio pleno de sus derechos, contribuyendo a producir el equilibrio armónico de los poderes públicos, por la mutua confianza de éstos en el uso digno y completo de las atribuciones que les están conferidas por las leyes y que emanan de la Constitución del Estado.
Página 9 - ... los de los partidos con doctrina y adhesiones eficaces en las corrientes puras de la opinión pública. El Gobierno representativo con poderes independientes y responsables, enteramente libres en el ejercicio de las atribuciones conferidas por las leyes. es el solo que corresponde a la República y el único dentro del cual los partidos históricos, esto es, los liberales y los conservadores, pueden tener una organización propia, capaz del bien y de dar sólida base a la perfectibilidad política...
Página 3 - El excesivo número de senadores i diputados i el voto acumulativo, han fomentado las desagregaciones del partido liberal, desorganizando los partidos tradicionales e históricos i produciendo en el Congreso una deplorable anarquía. A favor de la incertidumbre política creada por la diversidad e inconsistencia de los círculos personales, se han desarrollado ambiciones estéril izadoras de la labor parlamentaria i encaminadas fatalmente a producir el trastorno jencral.
Página 9 - ... Congreso; así como el Gobierno unitario, centralizado y con influencias poderosas para vigorizar el principio de autoridad, tiende a la consagración de la dictadura legal. Yo no acepto para mi patria la dictadura del Congreso, ni sostengo la dictadura del Poder Ejecutivo; quiero un régimen de libertad...
Página 10 - Dominados los partidos por su elevado espíritu de patriotismo, se han impuesto un cuerdo i oportuno silencio respecto de todas aquellas cuestiones que pudieran encender los ánimos i provocar irritantes discusiones. Siempre será...
Página 16 - ... pasajeras de Congresos sin partidos organizados, sin cohesión ni disciplina. Mientras el Poder Ejecutivo necesite del favor anual del Congreso para su permanencia, y mientras los caudillos y los círculos personales puedan, por combinaciones de ocasión, organizar mayoría para derribar o levantar Ministerios, será una quimera esperar la prescindencia absoluta del Poder Ejecutivo en la formación de Congresos de los cuales depende indirectamente su propia existencia.

Información bibliográfica