Imágenes de páginas
PDF
EPUB

capitan Prieto. Clemente Lontaño los habia seguido eon el intento de apoderarse de ellos y de acampar en las vegas de Itata con toda su guerrilla reunida á la de Oiate; pero la proximidad del destacamento de don José Maria Benavente, establecido en Dihueño desde la toma de la Florida, le contuvo, y el convoy pudo llegar sin accidente á su destino. Con él venia el obispo Andrew y Guerrero, hombre ardoroso, entusiasta y capaz de contrapesar el influjo de los misioneros españoles por el prestijio de su dignidad y de su ministerio.

Desde aquel momento, ya Carrera no pensó mas que en llevar á ejecucion el plan de ataque que habia meditado y preparado desde su llegada á Concepcion. En consecuencia , ya algunos dias antes, despues de la marcha de Benavente para ir á desalojar el enemigo de la Florida, ha» bia mandado á su hermano José, que permanecia en Quirihue, se pusiese en movimiento para ir á reunirse al ejército en Bulluquin; pero, como siempre, José descuidó de ejecutar aquella órden, y no la ejecutó hasta algunos dias despues, de suerte que advertido del movimiento, el enemigo lo siguió y lo bloqueó en Membrillar, de donde no le fué posible salir. En tal situacion , pidió socorro á Alcazar, que"acababa de llegar á Talca con la espedicion chilena de Buenos-Aires; pero este oficial alegó para no enviarle el socorro pedido, que no tenia órdenes del gobierno para ello. Esta respuesta irritó sumamente á José, y aun mucho mas al jeneral en jefe, el cual no podia comprender que fuese sacrificada una division entera á una mera interpretacion de puro capricho , por lo menos, sino de malas intenciones. Sea lo que fuese acerca de esto, Carrera se apresuró á enviarle un refuerzo de trescientos hombres, entre los cuales habia

cien dragones y ciento y cincuenta fusileros de la guardia jeneral acampada en Dihueño.

Al mismo tiempo, envió otro refuerzo á CTHiggins, bajo el mando de Muñoz, para que a.tacase á Elorreaga, que estaba acampado en Rere, y el 8 por la mañana, se puso personalmente en marcha en la direccion de Membrillar para ir á tomar el mando de todas sus fuerzas reunidas, dejando el gobierno de Concepcion y de Talcahuano al coronel Spano con instrucciones reservadas.

Antes de cuarenta y ocho horas, despues de la órden de ponerse en marcha con su division, ya Benavente se hallaba sobre el Itata y forzaba Eantaño, al cabo de un corto tiroteo, á desalojar y á replegarse á Urejola, que estaba acampado en Quinchamali. Justamente en aquel instante, llegaba Carrera cerca de las alturas del Quilo, en donde supo que la division del centro habia sido desbloqueada , y resolvió marchará la Florida con la mayor parte de sus fuerzas a reunirse á O'Higgins. El ataque que este habia ejecutado contra Elorreaga no habia tenido mas resultado que el de cojer algunos realistas, y 400 vacas encerradas en un corral; pero en el hecho de seguir la retirada al enemigo hasta las márjenes del Itata, retardaba su llegada al punto de reunion jeneral, con gran sentimiento de Carrera, que temia se viese comprometida la division Benavente, acampada en la Florida, por su inferioridad numérica, si la otra no llegaba para sostenerla en caso que fuese atacada.

Otro motivo de grande impaciencia para él era el retardo de los caballos, cañones y municiones que habia mandado enviar de Concepcion á la division Benavente, retardo que llegó á inquietarle en términos de resolverse á retrogradar á Concepcion, á donde llegó el 10.

Cuatro dias despues, todos los objetos arriba dichos habian sido espedidos, y Carrera se ponia de nuevo en camino para la Florida y operar su juncion con O'Higgins.

Una vez reunidas las dos divisiones, emprendieron la marcha, y fueron á campar á las inmediaciones de Pantanülos; solo quedó en la Florida una guerrilla mandada por el teniente Cárdenas, encargado de protejer el transporte de los cañones y demas objetos que habian salido de Concepcion el 14.

El 16, las dos divisiones, cuya fuerza total era de ochocientos hombres, se pusieron en movimiento, y llegaron á las k al paso del Itata, llamado el Roble. Las descubiertas solas tiraron algunos tiros á la proximidad del vado de las piedras, situado un poco mas arriba.

Miguel Carrera mandó acampar sus tropas en una posicion cubierta de árboles y rodeada de barrancos que no fué sin embargo del gusto de O'Higgins, el cual propusó ir á ocupar una colina que habia sobre el lago Avendaño, distante solo de ocho cuadras del punto escojido por Miguel Carrera. Confiado este en la poca probabilidad de que el enemigo pudiese pasar el rio, desechó el parecer de O'Higgins, y mandó plantar sus tiendas en las pequeñas eminencias que dominan el paso que tenian á la vista.

«Un cañon de á 4 con 40 fusileros guardaba el paso y era sostenido por un reten de 150 granaderos y voluntarios. La guardia nacional, que habia servido de infantería , ocupaba la izquierda de la línea de infanteria y era sostenida por lacaballería del capitan Benavente, que se campó en la arboleda que está al pié de la altura. La artilleria se colocó en el centro de la infantería. Todo el

campo se cercó de centinelas y se colocaron grandes guardias desde la hacienda de los Mardones hasta el vado del peñasco, que distaba una legua, al sur, del campamento (1).»

Sanchez, que tenia conocimiento del movimiento simultáneo de las tres divisiones, habia mandado á Urrejola atacarlas en detal antes que operasen su juncion. En aquel instante, Elorreaga llegaba bastante malo á San Xavier, dejando la tropa al mando de Don Pedro Ascenjo para dirijirse sobre Chillan. Deseando sacar partido de aquella division, Urrejola proyectó una sorpresa á favor de la noche y dió órdenes al valiente Lantaño para que la ejecutase con Ascenjo, militar no menos decidido y arrojado. Al mismo tiempo, afin de no dar sospechas al enemigo , y de desorientarlo, mandó á Oíate, que quedaba en el campamento al frente de Carrera, encendiese muchas hogueras, multiplicase las centinelas para aumentar los gritos de alerta á los oidos del enemigo, y mandase que todas las bandas de tambores tocasen la Diana.

En cuanto á él mismo personalmente, se quedó de observacion á poca distancia para defender el paso, y protejer, en caso necesario, la retirada (2).

El 17 octubre tuvo lugar la espedicion. Los realistas, haciendo un gran rodeo, pasaron el rio en el lugar llamado el Carrizal, junto al cerro negro, y desde allí, por una marcha muy forzada, se dirijieron hácia el campamento de Carrera, á donde llegaron antes del amanecer.

La primera guardia que encontraron fué la del teniente don Manuel Valenzuela, compuesta de cincuenta hombres, todos durmiendo, así como tambien su jefe, tan

(1) Diario de José Miguel Carrera.

(2) Conversacion con don Clemente Lantaño.

lejanos de temer una sorpresa, que hasta se habian quitado los uniformes. Por consiguiente el enemigo pudo degollarlos muy á su salvo, y todos, menos el teniente y muy pocos soldados, pagaron con la vida el increible descuido de las precauciones militares, que habia tenido su jefe.

Entusiasmados con este fácil éxito, los realistas aceleraron el paso para continuar la sorpresa contra el cuerpo reunido del ejército, al cual los pocos que se habian salvado de la primera guardia no podian haber llegado; pero aquí, las centinelas estaban vijilantes, dieron el alarma descargando sus fusiles, y uno de ellos, Miguel Bravo, prefirió dejarse inmolar ántes que ceder el paso al enemigo. De suerte que las tropas tuvieron lugar para formar, hacerse firmes y recibir la carga de los realistas, sin desconcertarse.

Se siguió desde luego una accion jeneral, en la cual todos se hallaron empeñados. El primero que se mostró á la cabeza de sus tropas fué O'Higgins, siendo tambien el primero que sacó su espada para rechazar la sorpresa. Se le vió mientras duró la accion siempre en los puestos los mas peligrosos, dando ejemplo de denuedo y de serenidad, y animando á sus soldados con palabras y hechos, á rechazar al enemigo , el cual, á pesar de su superioridad moral y numérica, se vio obligado á replegarse sobre una eminencia que se hallaba á poca distancia. O'Higgins siguió este movimiento y fué á ocupar con su coluna otra lomita en frente de la del enemigo, y distante de ella cuadra y media; y así situados, los dos partidos abrieron un fuego graneado, sostenido por algunas piezas de campaña, que dirijian con el mayor acierto el capitan de artilleria Morales y su teniente Don Nicolas García, bajo

« AnteriorContinuar »