Imágenes de páginas
PDF
EPUB

campamento, y á pesar de la sorpresa y de la oscuridad, resolvió defenderse á toda costa.

Dicho y hecho, con prontitud maravillosa el bizarro Valenzuela se formó una trinchera con cajas de galleta y con fardos de charqui ó Carne seca, y así en posicion, animaba á sus soldados con palabras y buen ejemplo á defenderse con valor y firmeza. En efecto, hacian una brillante defensa, cuando recibió una mortal herida que le dejó aun bastante vida para continuar mandando hasta que Valverde llegó á ocupar su lugar, pero tan desgraciadamente , que al punto se sintió herido como lo habia sido su capitan.

En este critico trance, tuvo que tomar el mando el alférez Monterilla, el cual continuó la resistencia con no menos valor que sus dos jefes, rechazando durante cuatro horas ataques continuos de un enemigo superior y furioso, en términos que de los cien granaderos que componian el destacamento, ya no le quedaban mas que diez y ocho; tal era la mortandaz y la sangre de aquella ardorosa lucha. Pero aun la crisis no habia llegado a su estremo, y muy luego les faltaron municiones á aquellos valientes. Lo cual visto por Monterilla, resolvió abrirse calle á la bayoneta con los pocos soldados que le quedaban por medio del enemigo, y en efecto lo ejecutó, llegó sano y salvo con ellos á Quirihue, en donde quedaron los heridos al cuidado del virtuoso Merino.

Sin duda el enemigo habia esperimentado muchas pérdidas; pero los pobres patriotas dejaron en aquel campo de batalla 82 muertos, sin contar los dos bizarros oficiales, cuya pérdida fué sumamente sentida en el ejercito, y sobretodo por Carrera, que habia puesto las mayores esperanzas en ellos.

CAPITULO xxvm.

Instruccion pública. — Nombramiento de una junta de educacion. — Escuela! de primeras letras.— Apertura del instituto nacional.— Profesores que tenia.— Formacion de una biblioteca pública.— Libertad de imprenta.

Mientras que por el sur, el ejército sostenia con mas ó menos buen éxito el honor de las armas chilenas, la junta gobernadora trabajaba en Santiago no solo por el buen órden y la buena armonia de la sociedad, sino tambien en fomentar los sentimientos patrióticos que podian salvarla y darle lustre. Los soldados de la patria arrastraban los peligros y males de la guerra, y peleaban por su libertad é independencia ; sus lejisladores establecian los cimientos de su civilizacion y de sus progresos hácia el bien y la prosperidad, y unos y otros ardian de amor por ella y anhelaban por verla colocada en el rango de las naciones mas felices y mas dignas de serlo.

Uno de los primeros pensamientos que habian sujerido los primeros gritos de independencia, habia sido el de reformar radicalmente la educacion moral é intelectual de la nacion; porque si era cierto que la instruccion en jeneral habia sido hasta entonces casi enteramente descuidada , ya fuese por indiferencia ó por cálculo del gobierno , con el fin muy mal entendido de dominar con menos resistencias, tambien lo era que habia muchos sujetos capaces, y bastante instruidos para apreciar su importancia en aquel momento en que se trataba de regenerarla á toda costa. Por consiguiente, no bastaba el emplear medios y fuerzas materiales para sacar triunfante la revolucion, sino que tambien se necesitaba alumbrar á los entendimientos para desarrollar la razon del pueblo y ponerlo en estado de apreciar su dignidad y su independencia.

En aquella época, el atraso en la instruccion era, como acabamos de decir, el fruto del descuido lamentable con que habia sido mirada hasta entonces. A los Hueveaños, y algunas veces ántes de llegará esta edad, un muchacho habia concluido el estudio de latinidades, y pasaba á filosofía y á sus silojismos, siempre especulativos, jamas prácticos ni aplicados á cosa alguna, y tan puerilmente ridiculos como las cuestiones que el jenio. escolástico habia imajinado para su uso. Al curso de filosofia seguia otro deteolojia, igualmente fundado en sofismas é hipótesis tan inintelijibles como inútiles (1).

Los estudios que contribuyen á la gloria de las naciones, y sirven esencialmente á labrar su felicidad material , tales como la quimica, las ciencias naturales, la economia politica y otras, no eran conocidas alli ni de nombre, y si desde algunos años á aquella parte se insertaban en el programa de un colejio, debido á la sabia solicitud del benemérito don Manuel Salas, las matemáticas, el dibujo y la cosmografía, la enseñanza de todo esto se hacia de un modo muy superficial y defectuoso, en primer lugar, por el poco saber de los maestros, y en seguida, por la vijilancia inquisitorial que se oponia continuamente, de un modo ó de otro, á todo adelanto positivo y propio á desarrollar las faculta'des intelectuales de cuantos las estudiasen.

Por todas estas razones, la reforma de la enseñanza pública era de la mayor urjencia.

En el momento de ser revestido del poder, Miguel

(1) Yinauhe. Hist. manuscrita de Chile.

V. Historia. 28

Carrera habia adoptado con el apresuramiento de un buen patriota las benéficas ideas de aquellos ilustres Chilenos, y habia dado órdenes para la fundacion de un instituto nacional que le parecia ser el establecimiento mas propio á propagar en Chile una instruccion verdaderamente nacional. Desgraciadamente, la invasion de Pareja le habia obligado á salir de la capital, y habia tenido que apartarse de esta grande empresa, delegando todo este importante cuidado á sus colegas, principalmente á aquellos que la habian imajinado y que, por consiguiente, debian necesariamente poseer los secretos mas propios á llevarla á cabo.

Pero ántes de establecer estas escuelas superiores, se reflexionó naturalmente que era indispensable el preparar el pueblo á ellas dándole lecciones de primeras letras. Para realizar este pensamiento el gobierno nombró de comisarios de la ejecucion al senador don Juan Egaña, que ha sido uno de los mas celosos promotores de la instruccion chilena; al director jeneral de estudios don Juan José Aldunate, y al rector del convictorio carolino don Francisco José de Echaurren, igualmente celosos por el bien del país. La comision así compuesta tenia por objeto:

• El formar y presentar á la mayor brevedad un plan de educacion nacional que proponga la instruccion moral y científica que debe darse á todos los Chilenos, y la clase de virtudes que especialmente puedan hacer mas feliz este país y en que el gobierno debe empeñar sus cuidados para trasformarlos en costumbre, y hacer de ellos como un carácter propio y peculiar de los habitantes. » (1).

(1) Monitor araucano, n* 29.

Por aquí se ve que la instruccion moral quedaba inseparable de toda otra instruccion, y que, lejos de eso, debia sobresalir como indispensable á un pueblo sencillo en costumbres y conocimientos, y que en medio de sus esfuerzos por conquistar su libertad, habría podido dejarse llevar de inspiraciones de odio y venganza tan frecuentes en contrarios partidos.

Al principio, se pensó en constituir esta escuela de primeras letras obligatoria en todas las clases de la sociedad; pero muy pronto se pudo conocer que la circunstancia de haber muchísimos habitantes en el campo, como los hay aun en el dia, dejaría la ley jeneral sin fuerza ni accion sobre ellos, y hubo que limitar las pretensiones en este particular á fomentar dicha enseñanza por todos los medios posibles, especialmente por el de comunicarla gratuitamente. Así, en un reglamento firmado el 18 de junio de 1813, se mandaba que en todas las ciudades, villas y pueblos de cincuenta vecinos fuese establecida una escuela de primeras letras, la cual debia hallarse situada en medio de la poblacion, y costeada por los propios del lugar, con recomendacion especial de la preferencia que se habia de dar á dichos gastos sobre cualesquiera otros. Tal fué la importancia que aquellos dignos patriotas dieron Ala propagacion de los primeros elementos de instruccion jeneral. El reglamento prescribía ademas que en cada una de dichas escuelas debia:

«Haber un fondo destinado para costear libros, papel y demas utensilios de que necesitaban los educandos, de tal modo que los padres de familia, bajo ningun protesto ni por título alguno, sean gravados con la mas pequeña contribucion (1). »

'!) Monitor aranrano , 36.

« AnteriorContinuar »