Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Gracias á los esfuerzos simultáneos de estos dos sobresalientes patriotas, la revolucion siguió muy luego un nuevo jiro, y tan pronto sosegada, tan pronto enérjica, segun las circunstancias, adelantaba á paso largo llevando tras sí al pueblo, y aun tambien á aquellos que no teniendo sistema ni partido que seguir, se mostraban moderados por temor de caer en escesos. La proposicion de los dos célebres escritores halló apoyo y fué votada por la mayoría de los habitantes. La junta de corporaciones se reunió para discutir sobre los intereses de la nacion, hacia el fin del mes de setiembre. Entre las cuestiones que se ajilaron, todas sumamente interesantes, se halló la que era concerniente á los Carreras, de la cual se trató en un sentido que les era enteramente desfavorable. En consecuencia, se decidió, á grande pluralidad de votos, íuese convocado un congreso nacional para el primero de enero, y que la junta gobernadora se trasladase á Talca. Bien que el motivo de estos dos votos no se hubiese manifestado claramente, no parecia dudoso que el objeto de la junta era acercarse del teatro de la guerra para observar la conducta de los jefes militares, y aprovechar la primera ocasion de deshacerse de los tres hermanos Carrera, reputados peligrosos para el país y para su gobierno , el cual necesitaba ser enteramente libre é independiente de travas y oposiciones imprudentes.

Pero en medio de todo esto, los miembros del poder ejecutivo, así como tambien los del senado, se vieron obligados á dar su dimision, á consecuencia de un voto que virtualmente les quitaba su carácter y autoridad. Hubo grandes debates en aquella ocasion, y para llegar * una solucion, se reunió segunda vez la junta de corporaciones, el dia 6 de octubre , y se decidió en ella que los

dos poderes continuasen ejerciendo sus altos ministerios hasta la reunion de un nuevo congreso.

Al mismo tiempo , el partido del Ayuntamiento habia alcanzado sus fines principales, que eran dar impulso á la revolucion, modificar una constitucion que se resentia de las tradiciones monárquicas y quitar el prestijio que tenian á los hermanos Carrera, los únicos que podian poner ostáculos á su ambicion. Los miembros de la junta, naturalmente, trabajaban por someterá sus adversarios, pero bajo de mano y sin declararles una guerra abierta. Don Francisco Antonio Perez sobretodo, temia malos resultados de una empresa que, á su parecer, tenia visos de resentimiento y de venganza, y por no verse mezclado en ella, dió su dimision, y fué reemplazado por el cura de Talca, don José Ignacio Cienfuegos, hombre de talento y de intriga, el cual ejercia un grande influjo en las provincias del sur, y se halló muy á tiempo en puesto y ocasion de combatir la necia credulidad de algunas cabezas que aun confundian la causa realista y la relijiosa en una sola ó idéntica.

Ya hemos visto como don Luis Carrera se habia hallado en Santiago testigo de las intrigas que se urdian contra su familia, principalmente contra su hermano don Miguel. Muy resentido de ellos, no solo se habia quejado altamente, sino que tambien habia dejado escapar ciertas espresiones de amenaza. En su resentimiento, no alcanzaba á comprender como era posible que los mismos cooperadores á la formacion de la constitucion, la hallasen en aquel instante defectuosa, y la tachasen de nulidad, solo porque les parecia ser favorable á su familia, y no habia sido promulgada con la plenitud de libertad que exijia un acto de tan suma importancia.

Acerca de esto, mas de una vez habia intentado quejarse abiertamente á la junta gobernadora; pero la filipica que el cura Arce habia lanzado contra ellos desde el pulpito, y el gran número de enemigos que tenian en la capital, le habian inducido á reflexionar que aun no era tiempo de levantar la cabeza, y resolvió volver á juntarse con su hermano afin de deliberar con él y abrazar un sistema de defensa; pero no pudo ejecutarlo y escribió á Talca, al obispo don Rafael Andreu y Guerrero, justamente de viaje á Concepcion, á donde probablemente iba por consejo de José Miguel, escoltado por una colunna mandada por don Rafael Soto, diciéndole todo lo que se habia tramado en Santiago contra su familia.

Guerrero, como ya se ha dicho, era uno de estos hombres que por su resolucion y manejo, son muy útiles para reanimar las esperanzas de un partido comprometido. Sus cualidades personales, el conocimiento que tenia de las cosas y de los hombres y sobretodo su carácter de obispo, le daban mucho ascendiente sobre los habitantes de la parte del norte; pero en Concepcion no tenia esta ventaja, porque alli, todos sabian que el arzobispo de Lima, por acuerdo de un consejo de teólogos y canonistas, le negaba el titulo de obispo de Santiago, y le ordenaba se restituyese, en el término de quince dias, á su iglesia del Paposo, en donde debia de residir como obispo de Epifania, bajo la pena de suspension (1). Los miembros del clero de la provincia de Concepcion , sabiendo como sabian que la sentencia del arzobispo de Lima contra Guerrero se hallaba apoyada por el concilio de Trento y por una bula de Benedicto XIV, contrarrestaban el influjo de este obispo del Paposo , y le impedian

(I) Gaceta de Lima .- ¡ Viva Fernando VII! n° 17.

de ejercerlo en favor del jeneral Carrera, desacreditándolo por toda la provincia. Mas á pesar de eso, no dejó Guerrero de ponerse á predicar públicamente en las calles y plazas sobre los deberes que la salvacion de la patria y la defensa de sus nuevas instituciones imponian á los patriotas, siendo el primero y mas esencial de estos deberes una entera y ciega sumision á la autoridad superior militar. Estos sermones de Guerrero se estendian y ampliaban, en seguida, en proclamas llenas de sentimientos heroicos á los habitantes de la provincia, sentimientos desarrollados con la mas sutil arleria, y que se dirijian al fin principal de atraer de nuevo la jurisdiccion de Arauco al partido de Carrera. En este particular, el obispo Guerrero se espresaba sin rebozo , exortando, en nombre de la relijion y de la patria, á una contra-revolucion, prometiéndoles su bendicion y muchísimas indulj encias.

CAPITULO XXXI.

La opinion jeneral favorable al partido del ayuntamiento.— Arribo de los auxiliares de Buenos-Aires.— El gobierno se traslada á Talca , dejando en su lugar un gobernador intendente.— Oficio de intimacion á Sanchez y respuesta de este jeneral.— El gobierno resuelve quitar á tos Carrera los mandos del ejército, contra el parecer deO'Higgins, el cual aconseja á Carrera dé su dimision. — Carrera resiste pojándose, para lejitimar su resistencia, en algunas corporaciones.— Toma de la Montonera Fontalva.— Arribada del Po. tillo á Aranco, y embarco de Cruz y de sus compañeros.— Miguel Carrera da orden para que sus dos (Ilusiones se replieguen á él.— Mackenna se va á Talca por mar, y negocia para que O'Higgins sea nombrado jeneral en jefe.— Luis Cruz renuncia, en nombre suyo y de su hermano, al mando del ejército, en favor de O'lliggins.— El gobierno depone i los tres hermanos.— O'Higgins va á Talca.— Miguel Carrera recibe el oficio de su reemplazo en el mando.

Ya el triunfo de la causa del ayuntamiento no era dudoso, puesto que la opinion jeneral se manifestaba en su favor y la revolucion contra los Carreras se hacia inevitable. La junta gobernadora, autora de esta revolucion, tenia mucho interés en aprovechar del estado de cosas, y de trasladarse con urjencia al medio dia para combinar sus planes, y trabajar en que el ejército abrazase la opinion jeneral.

En aquel momento llegaba de las cordilleras una colunna de trescientos hombres mandados por Santiago Carrera, los cuales componian el socorro que el gobierno habia pedido á la república de la Plata, cuando se esparció el ruido de la invasion de Osorio en el Huasco, y llegaban llenos de ardor por la defensa de la independencia americana. El presidente de la junta Miguel In

« AnteriorContinuar »