Imágenes de páginas
PDF
EPUB

vestidos, adornos y otros regalos para tenerlos siempre bien dispuestos en favor de su causa.

Pezuela tenia prevenido á Ossorio que embarcase las tropas disponibles, pues creia con razon sobrada que la conservacion del Perú era mucho mas importante que la de Chile; pero encargándole al mismo tiempo que dejara algunas en la provincia para que hiciesen la guerra de partidas sueltas y sostuviesen la moral de los indios. Visto el número de soldados que tenia á sus órdenes, dejó en Chile los batallones de Concepcion y de Valdivia, los dragones de la Frontera y de Chillan, etc., en todo mil seiscientos diez y ocho hombres, inclusos cuarenta y cuatro artilleros, y llevó consigo setecientos veinte y nueve, á saber, ciento noventa y seis infantes del batallon de Burgos, ciento cuarenta y cinco del de Arequipa, ciento ochenta y tres Infantes, cincuenta y tres artilleros, veinte y cinco zapadores, veinte guardias de honor y ciento siete dragones de Arequipa. Le acompañaron ademas treinta empleados, setenta y ocho paisanos de todas edades y doscientas cincuenta y cuatro mujeres, por manera que incluyendo los marineros, ascendia el total á mil setecientas doce personas, que se embarcaron en ocho baques de guerra y mercantes y se dieron á la vela el 8 de setiembre de 1818 (1).

Luego que Sanchez quedó de jefe único en la provincia de Concepcion se dedicó con toda la actividad de que era capaz, a conservar su influencia sobre los indios y a instruir á los reclutas que pudo proporcionarse. Su pequeño ejército se encontraba diseminado por toda la provincia : en Talcahuano habia la mayor parte del batallon de Concepcion; en Concepcion estaba el de Valdivia;

(1) ArcbWos de Lima.

en Chillan el escuadron de dragones de la Frontera, el de Chillan, una compañia de Concepcion y dos guerrillas; en la Florida los milicianos de la Florida, Rere y la infantería de los Angeles, con un destacamento de dragones de la Frontera, otro de infantería de Valdivia y dos piezas de montaña; por último, en los Angeles los escuadrones primero y segundo de milicias de la Laja. Él permaneció en Concepcion para recibir las tropas que se esperaban de Cádiz y que empezaban á llegar, y para protejer á Talcahuano, cuyas fortificaciones cometió Ossorio el desacierto de derribarlas en su mayor parte, con la esperanza de poder defender aquella plaza, al menos contra los ataques por tierra, ya que no le fuese posible hacerlo contra los de mar que eran precisamente los que temia, pues por los espias estaba enterado del celo y actividad que desplegaba el gobierno en organizar una escuadra.

[merged small][ocr errors]

CAPITULO LII.

O'Higgins se dedica con actividad á ia creacion de una escuadra.— Dificultad*; con que tropiexa. — Proteje á los corsarios.— La ffindkan atara sin éxito á la Esmeralda y el Pozarla. — Muerte de su comandante O'Brien. — El buque San Miguel es apresado.— O'Hlggins va i Valparaiso a activar el armamento de una pequeña escuadra.— Visita la escuela de marina.— Buques de que se compone la marina chilena.— Sale de Cádiz una espedicion militar contra Chile. — Rebelion en la Trinidad, de cuyas resultas este buque se dirijo á Buenos-Aires. — El gobierno anuncia immediatamente A O'Higgins este suceso, y le revela los secretos de la espedicion. — Parte para el taz una division mandada por el capitan de navio don Manuel Blanco Encalada.— En la isla de Santa Maria sabe que ha llegado i Talcahuano la fragata Ktina Alarla Isabel. — La ataca y se apodera de ella. — Vuelve á la Isla de Santa Mana y apresa otros buques del convoy. — Entusiasmo que produce este triunfo en Valparaiso y Santiago. — Fiestas y ovaciones al comandante don Manuel Blanco.

Crear una escuadra nacional fué desde que principiaron las guerras de la independencia, una necesidad reconocida por todos los hombres políticos del pais, de Carrera como de San Martin, O'Higgins, etc. El último especialmente la consideraba cuestion de vida ó muerte para la naciente república, porque veia que era preciso mudar el teatro de la guerra y llevarlo al Perú, fácil de ser invadido y único pais de la América del sur en que España dominaba con todo su poder y casi sin oposicion. Penetrado de esta idea y persuadido de que una escuadra seria el lazo que uniese los patriotas de los dos paises, empleó toda su intelijencia, su prestijio y su actividad en organizaria, y á los pocos meses se vió Chile á la cabeza de una marina militar que iba á dar dias de gloria ála historia de la independencia americana y particularmente al jenio que la habia creado.

La empresa no era fácil, sin embargo. Nunca Chile habia tenido un solo buque : su marina mercante se encontraba en el estado mas miserable : y el pais estaba falto de marineros, de oficiales y de recursos. El dinero enviado á los Estados-Unidos y á Londres para la compra de la escuadra, reunido con los donativos de los patriotas y el secuestro de los bienes de los realistas, no era suficiente á prometer grandes resultados. Verdad es que O'Higgins con política muy hábil empezó las hostilidades maritimas por incursiones de barcos pequeños armados en corso. En Valparaiso y Coquimbo se alistaron en estos barcos una multitud de marineros jóvenes pero valientes y audaces, que llevaron el espanto á toda la costa, avanzando hasta mas allá de Guayaquil, bloqueando en sus propios puertos á los buques peruanos y volviendo con presas que escitaban la codicia de otros marineros y les inducia á nuevos armamentos. O'Higgins se complacia en este estimulo, no solo porque era un medio de herir en el corazon al enemigo, destruyendo su comercio y promoviendo el descontento de los comerciantes con su ruina, sino porque veia en él una escuela práctica escelente para formar buenos marineros y hasta oficiales de marina , tan necesarios en la escuadra que su patriotismo estaba organizando.

El primer buque que sirvió en cierto modo de núcleo de esta escuadra fué el Águila, al que ya hemos visto tomado por sorpresa á Valparaiso, conocido mas adelante con el nombre de Pueyrredon y en seguida por el de Windhan, buque de ochocientas toneladas, de la compañia de las Indias, que Alvarez Condarco envió á Chile y que el gobierno compró muy caro la vispera de la batalla de Maypu, Los comerciantes estranjeros pagaron la

mitad de su costo, pero cuando O'Higgins supo que su intencion era armarlo en corso para especular con él, se empeñó en devolverles la cantidad que habian entregado, y le dió un destino enteramente militar.

Como hacia tiempo que los dos buques de guerra españoles la Esmeralda y el Pezuela bloqueaban el puerto de Valparaiso , O'Higgins proyectó atacarlos con el buque recientemente adquirido y en pocos días quedó este equipado y armado (1). El capitan O'Brien. que, procedente de la marina real de Inglaterra, habia entrado al servicio de los patriotas y asistido al combate entre la fragata inglesa Phcebe y la de los Estados Unidos Essec, tomó el mando del Aguila y en muy poco tiempo se alistaron trescientos cincuenta hombres, de los cuales unos ciento eran estranjeros y los demás chilenos, la mayor parte sin esperiencia del mar, pero tan llenos de buena voluntad que algunos que fueron desechados, se tiraron á nado para alcanzar al buque é ir en la espedicion. Los oficiales se sacaron tambien de estranjeros de todas naciones especialmente ingleses, que en jeneral no entendían el español, circunstancia que dificultaba mucho el que se comprendieran bien las órdenes en el buque. A pesar de estos inconvenientes, la fragata se hizo á la vela en la noche del domingo 26 de abril, y el dia siguiente á las siete de la mañana estaba á la vista de la Esmeralda. Creyendo el comandante de esta, Coig, que era el buque de guerra inglés con quien habia hablado otras veces, se puso en facha á esperarlo) lo mismo hizo el bric Pezuela, que se hallaba á corta dis

(1) Don Antonio Garcia Reyes dice que el Pueyrredon acompañala'! Windhan. Véase la muy interesante memoria que ba publicado sobre la primera escuadra nacional de Chile. .

« AnteriorContinuar »