Imágenes de páginas
PDF

cautivos, que entónces lo eran del enemigo, todos los cuales ilos demas, así cautivos, como naturales de aquella tierra, añaden que fue en tanta cantidad la piedra que arrojó el volcan, í tan encendida, í tanta la multitud de ceniza ardiendo que cayó en el rio de Alipen, que ardian las aguas de manera que cocieron cuánto pescado habia en él; í corriendo su raudal hasta juntarse con el rio de Tolten, que es mui grande, le calentaron, i hicieron hervir sus corrientes, causando los mismos efectos desde que se juntaron los dos rios hasta la mar; de suerte que por tiempo de cuatro meses, ni se pudieron beber sus aguas, ni probar el pescado, que muerto dió en sus playas, i marjenó sus riberas, por el mal olor í sabor que el azufre les daba; í lo que no ménos espauta, con la abundancia de ceniza ipiedras que el volcan arrojaba, rebalsaron estos rios, í rebozaron sus corrientes tanto, que llegaron sus aguas espesas como argamasa, a innundarles sus campos, hasta entrárseles por las puertas de sus casas, con tenerlas situadas en lomas, laderas i sitios eminentes.

“Prosiguió el fuego del volcan con tal tesoní violencia, que partió por medio el cerro, por donde abrió boca cuando reventó, dejándole dividido en dos pedazos, el uno que cayó a la parte del oriente, í el otro a la del occidente;i la laguna dela Villarrica creció hasta derramarse por los campos, inundando las tierras i pueblos de los indios, que huyendo de la furia con que se les entraban por sus casas, no paraban hasta ganar las cumbres de los montes, donde aun se hallaban mal seguros de tanto pelígros. N i aumentó poco su pavor ímiedo la espantosa vista de un árbol que vieron correr sobre las aguas tan sesgo í derecho, que no lo estuviera mas asido de sus raíces a la tierra que le produjo. Iba

todo él ardiendo, i en su seguimiento una bestia fie— ra, llena de hastas retorcidas la cabeza, dando espantosos bramidos i lamentables voces, vision que dió motivo a la contemplacion piadosa a interpretar por ella aquel monstruoso animal que vió San Juan en su Apocalisí, en quien reconocen los escritores sagrados a la jentilidad, idolatríai deshonestid-ad, que tan arrraigada está entre estos indios. Con que parece podemos esperar en la Divina Misericordia se ha llegado ya el tiempo en que por medio de predicadores apostólicos, por quien clama ya este jentilismo, quiere que sea desterrada a despecho suyo esta bestia, que ha tenido tiranizada a su Dios í a su Rei esta tierra; i dando voces por ver— se desalojada i lanzada de su antigua posesion, abriendo el abismo su boca, la traguei consuma despedazada entre los dientes de sus furiosas olas i encendidas corrientes.

“Estas son las señales que parece ha dado el cielo (i así lo interpretan los indios refiriéndolas con tan gran pavor, temblor iconmocion de sus ánimos, que mudan semblantes, alteran la voz, i tiemblan de admiracion i espanto) de que quiere Nuestro Señor rindan ya su cuello al suave yugo de su cruz i lei evanjelica por medio de la obedienciaí sujecion a nuestro católico rei” (1).

IX..

El precedente bosquejo de la leyenda de la conquista de Chile está apoyado, como puede haberse observado, en la autoridad de cronistas nacionales, militares i eclesiásticos, pertenecientes a diversas épocas, los cuales a su turno se refieren al testimo

(1) Ovalle Hiatoríca Relacion del reino de 07n‘le, libro 7, capitulo 9,

Í

S. >

nio de documentos auténticos í de declaraciones de toda especie de personas.

Era, pues, jeneral i arraigada la opinion de que Dios habia favorecido a los reyes de España con una intervencion directa, icon milagros, para la ocn acion del nuevo mundo.

n toda la América Española sucedia lo mismo que en Chile.

Admitida una creencia semejante, no puede causar ninguna estrañeza el que despues de la majestad divina, se colocara la majestad real.

A la primera, pertenecia el cielo; a la segunda,po!‘ delegacion, la tierra.

CAPITULO III.

EL CULTO DE LA MAJESTAD REAL.

El paseo del estandarte—El sello real—Las acontecimientos domésticos de la familía real.———El retrato de Fernando vII enla Serena.

El vasallaje que sus súbditos de las Españas i de las Indias tributaban al monarca era una espocie de adoracion. .

La idea que tenían de su grandeza no podia ser mayor.

Quiero limitarme a citar algunos ejemplos de ello tomados de los escritores chilenos.

Felipe II es la musa a quien Ercilla invoca en la Araucamz. ..

Pedro de Oña, el primer poeta nacido en suelo chileno, en su poema titulado: Ignacio (le Cantabria, se prosterna ante Felipe II,

A quien por Dios de la prudencia
Prestar adoracion pudiera el mundo,
Si a mas de un Dios prcstara reverencia;

llama ánjel reí a Felipe III; i ensalza el grave seso de Felipe IV,

Que diestro gobernador dos mundos puede.

Dios, segun el jesuita Ovalle, habia creado ex profesa la América para el rei católico, a fin de estender por este medio su monarquía, i añadir a su

real corona las almenas de tantos i tan poderosos .

reinos e imperios, como los que en este nuevo mundo le habia dado

Bascuñan llama en el C’autiverio Feliz a Cárlos II “nuevo sol que nos alumbra, recto juez que nos encamina, i padre piadoso que nos alimenta”

El célebre obispo Villarroel, el autor del Gobierno Eclesiástico Pacifico, tiene a grande honra el reconocerse i proclamarse sumiso vasallo del rei, ponderando el afecto í la gratitud que le profesa

Esta creencia en lo que puede llamarse el. dogma de la majestad real se traducia naturalmente en un culto tan reverente, como el que se prestaba al mas santo de los objetos de la relijion.

La lei habia fomentado con especial esmero esta devocion a la dignidad real, creando signos í actos de deferencia que fortificasen en los ánimos de los poderosos i de los humildes, en el pueblo entero, la veneracion al amo í señor.

La mas antigua en Chile de las ceremonias a que aludo fué el paseo del real estandarte, que se

(l) Ovalle, Histórica ‘Bclacíon del reino de Chile, libro 4, capítulo 4, í

libro 8, capítulo 3.
(2) Bascuñan, Cauííverio Feliz, discurso 5 , capítulo 26.

(3) villarroel, Gobierno Eclesiástico Pacifico, parte 1. °’ , cucstíon 1. =7 ,l

artículo 8.

« AnteriorContinuar »