Imágenes de páginas
PDF

de aquello era una invencion sin ningun funda— monto. . ‘ . ‘

Se refirió entónces un hecho que a haber real— mente sucedido, ma.nífestaria que la fe del padre Valdivia en la bondad de su plan era inquebrantable. . ‘.

1Un indio amigo que venía llegando de Arauco le aseguró delante de varias personas que los arauo‘anos tenían resuelto matar a los misioneros tan luego como entrasen en su territorio. . . ..

—¡Eso es falso! le habia contestado Valdivia, se— gun se contaba; i voi a hacerte‘ castigar por em— bustero. . . , ‘‘ .

El indio se rió.

‘.—Padre, aquí me tiene, le dijo, póngame en prision; i si cuando los padres entren a tierra de enemigos, no los matan, córteme la cabeza.

Luis de Valdivia despreció el aviso, persistien—, do en‘ que los misioneros debian ir a Arauco (1). ...Miéntrastanto, ocurría en el interior de Arauco. un. drama doméstico, que debia producir las mas fatales consecuencias. ‘ ‘ . l ¡_,

Este suceso, que‘tiene su importancia en la historia de Chile, ha sidonaturalmente referido por los cronistas nacionales; pero.ninguno de ellos se ha‘fijado enuna relacion hecha por el autor principal, que ha sido conservada con toda fidelidad.

Voi por mi parte a correjír esta omisim.‘

;.¡íEl 15 de.mayo de 1629, cayó cautivo de los araucanosen la.famosa batalla de las Cangrejéras el capitan chileno don Francisco Núñez de Pineda iBascuñan. ‘ . . . . ‘

Los indios prodigaron al prisionero toda especie

de atenciones por afecto a su padre don Alvaro,

'.

(1') .Alonsode Rivera, Carta a Felipe III, fecha 17 de abril de 1613.

militar envejecido en el ejercicio de las armas, el

cual era tan respetado de los indíjenas por un se

ñalado valor, como querido por la humanidad de les había dado frecuentes pruebas.

Cierta noche, tocó al cautivo alojar en el rancho del cacique Ancanamon..

Estaba el indio sentado gravemente junto a la fogata, donde se preparaba la comida.

Sus mujeres i otros araucanos formaban alrede— dor diversos grupos, guardando un silencio respetuoso.

-—¿Tengo entre los españoles opinion de soldado i de valiente? preguntó Ancanamon a Bascuñan.

—No hai entre nosotros araucano mas afamado que tú; hasta las mujeres‘i los niños conocen tu nombre, contestó el chileno.

Esta lisonjera respuesta llenó de satisfaccion al cacique.

———Siempre he sido afecto a los españoles i a su traje, dijo; i si los he combatido, ha sido solo por defender mis tierras, i por vengar el mayor de los

av1os.

—He oído hablar de eso, replicó. Bascuñan, acriminándote los unos, i disculpándote los otros. Desearia saber de tu boca la verdad.

n-—Si esto te complace, te contaré esa historia, dijo Ancanamon.

Entónces el cacique habló como sigue:

—Habras de saber que el patero o padre Luis de Valdivia, que se titulaba gobernador, nos envió a decir que venía comisionado por el rei para traer el sosiego a la tierra si nos comprometíamos a no hacer mal a los espanoles, así como éstos tampoco lo harían a nosotros.

Consentimos entónces en que viniera a mi dis— ‘

trito un español lenguaraz para discutir el asunto.

Efectivamente, vino un alférez llamado Pedro Meléndez con otro compañero mui conocedor de nuestra lengua. ‘

Los recibí en mi casa, i los regalé cuanto pude.

Habiendo hablado sobre la proposicion, convenimos entre varios caciques amigos que yo fuese a manifestar a las parcialidades de la costa hasta la Imperial la conveniencia de aceptar las paces que se nos ofrecian.

Al tiempo de mi partida, se me acercó una de mis mujeres para denunciarme que una española, en quien yo tenia una hija, había entrado en rela— ciones amorosas con Meléndez.

La noticia me inspiró algun cuidado i pesadum— bre, pero disimulé.

—Lo que cuentas es falso, dije a la india. No debe maravillarte que la española mire con bue— nos ojos a los de su tierra; otro tanto harías tú si estuvieras entre españoles, i encontraras ecasion de comunicarte con los tuyos.

Por un momento, se me pasó el pensamiento de matar al alférez; pero me contuve para que no se me tildara de traidor, i no se supusiera que por rechazar las paces, habia dado la muerte al men— sajero.

Por lo demas, me lisonjeé con que la cosa no seguiría adelante.

Miéntras yo andaba sirviendo a los españoles, itrabajaba para que los indios aceptasen el trato, Meléndez, no solo sedujo a su compatriota, sino que tambien me inquietó a dos muchachas, a quienes yo amaba con estremo.

Tres o cuatro dias ántes de que yo estuviera de vuelta en mi casa, el alférez previno sus caballos, i por la noche se huyó con la española i las dos indías al fuerte de Paicaví.

Cuando llegué, habiendo sabido el atentado que

aquel mal hombre habia cometido en ‘ mi familia,

lloré como una criatura la pérdida de mis mujeres.

A ese tiempo se me presentaron mis suegros, los padres de las muchachas; i me trataron con tanto furor, que solo les faltó matarme, diciendo que era traza mia el‘ haber enviado mis mujeres por delante para irme yo tras ellas a vivir con los españoles. .

Me vi en tan terrible aprieto, i tan lastír‘nado, que hube menester de toda mi prudencia i valor para no cometer una locura. ‘

Rogué a mis suegros que me asistiesen i acom— pañasen hasta el fuerte de Paicaví para ir a reclamar mis mujeres, asegurándoles que por mis razones í conducta se convencerian de mi inocencia, i de cuán injustas habian sido sus acrimina—‘ciones. ‘ ‘ ‘ . ‘ íí

Ellos, por el deseo que tenían de ver i recobrar a sus hijas, aceptaron al punto la invitacion.

Yo pensaba que los españoles, luego que‘ llegasemos a Paicaví, habian de restituirme mismuje— res, i de castigar al que habia cometido conmigo semejante maldad. .

Al otro dia por la mañana, salimos hasta veinte indios amigos i los caciques mis suegros, í.no pa— ramos hasta el fuerte de Paicavi.

‘Reclamé con toda eficacia mis mujeres indias, i el castigo del malvado que las habia robado. .‘ ‘

En cuanto ala éspañola, manifesté que podia quedarse, puesto que estaba entre los suyos.

Los del fuerte me respondieron con desabri‘mientoque las indias no querían volver a mi poder, porque ya eiancrístianas. . " ‘ ‘ ‘ c

‘No podia contenerme de furor; ‘ .

—¿Para qué las hicisteis cristianas con tanta

1 ul‘...

brevedad, les repliqué, sabiendo el modo como ese mal hombre las habia traído, sin aguardar el fin de mi viaje, pues es claro que sabiais andaba yo fuera de mi casa en cumplimiento de vuestro encargo? ¡Maldita sea la hora en que lo acepté! N egándome ahora mis mujeres, nos dais aentender que todos sois unos, i que solo pensais en destruirnos. ¡I luego decis que nosotros somos los traidores, í los que usamos de doblez!

Nos volvimos desconsolados í tristes, mis sue— gros sin sus hijas, i yosin mis mujeres, i ademas rabioso de haber admitido a aquel español en mi casa, í deseoso de hallar ocasion de vengarme del padre—gobernador, que envió a engañarnos i a

acer burla de nosotros.

Hasta aquí la relacion que el cacique Ancana— mon hizo a don Francisco Núñez de Pinedai Bascuñan.

Yo me he limitado a estractarla del Caute‘uerio Feliz, i a acortarla i ‘limarla algun tanto.

Ahora oigamos lo que todavía va a revelarnos el imparcial Bascuñan sobre este mismo suceso.

‘“Atóníto i suspenso me quedé por cierto, dice, habiendo escuchado la relacion de este cacique, que.nunca juzgué fuese tan verdadera, hasta que despues de conseguida mi libertad, me ínformé del caso de algunas personas antiguas i de crédito, i hallé ser a la letra de lo sucedido i de lo que el cacique me habia contado; i aun mas me añadieron, cuál fué el modo como engañó a las dos chinillas,

que luego que Ancanamon salió de su casa, trató

el Meléndez de llevarse a Paicaví la española; i aficionado de las dos chinas, le dijo a la mujer que importaría mucho llevar aquellas dos chinas para que la sirviesen. Cuadróle a la mujer el pensamiento, porque son cudíciosas í amigas de tener en

« AnteriorContinuar »