Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[merged small][merged small][merged small][ocr errors][merged small][ocr errors][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][ocr errors][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small][merged small]

LIBRERIA COLOMBIANA
CAMACHO ROLDAN & TAMAYO.-CALLE 12, NUMERO 78

-BOGOTA--

IMPRENTA DE “LA LUZ,” CALLE 13, NUMERO 100

Apartado 160, Teléfono 220.

AL CONGRESO DE COLOMBIA

(SESIONES DE 1890)

Reconstituída la Nación en forma de República unitaria, y abolida la Legislación propia de las Secciones soberanas e que había estado dividido el país, sucedió que las instituciones nacionales existentes eran en muchos puntos incompatibles con la nueva forma de Gobierno, por lo cual el Consejo Nacional Legislativo se dedicó á la tarea de allanar las dificultades que podrían ofrecer en su aplicación las instituciones del antiguo régimen. Desde luego, es claro que no era dable prever todos los inconvenientes que ocurrieran; ni posible armonizar, por medio de correcciones parciales, lo que por su naturaleza era inconciliable : circunstancias que contribuyeron en mucho á impedir al Consejo que llenase cumplidamente su elevada misión,

Aparte de esto, ejerció nociva y poderosa influencia sobre los Honorables Delegatarios un hábito que desgraciadamente nos es común á todos los colombianos, y que consiste en pretender hacerlo todo con demasiada prontitud; hábito que sin duda tuvo por causa, en su origen, el no haber advertido que se avanza más rápidamente cuando se camina con la lentitud circunspecta de una prudencia reflexiva, que cuando se procede precipitadamente. Una primera ley, defectuosa é incompleta, exigió la expedición de otra que corrigiese los defectos y llenase los vacíos de aquélla; mas como en la preparación de la segunda concurrieron las mismas causas que habían

existido respecto de la primera, el Consejo hubo de expedir varias leyes sobre unas mismas materias, y aclarar, reformar y derogar muchas de sus propias disposiciones. Tál fue el efecto del hábito de que he hablado, el cual, en el caso de que se trata, es excusable por la urgencia de las necesidades á que era preciso atender.

El estado caótico de nuestra Legislación me determinó á emprender el presente trabajo de codificación, tanto para reunir metódicamente las disposiciones sobre cada materia que se hallaban dispersas, cuanto para armonizarlas ó conciliarlas en lo posible. Hacer un libro útil, es decir, un libro que en manos de la autoridad la lleve á la aplicación de la ley, rectamente interpretada ; un libro

que

facilite á todos la consulta de las leyes, y allane dificultades; en una palabra, hacer un libro inspirado por el sentimiento del bien ha sido mi propósito desde que principié mis tareas; propósito que, lojos de minorarse, se ha vigorizado en el curso de ellas, porque cada día me persuado Inás y más del deber en que se halla todo 'hombre de servirle á su país, y en cuanto á mí, es muy grande este deber, porque yo he recibido de mi Patria honores y consideraciones. Por esto he procurado hacer algo en su servicio. Quiero, por algún motivo, merecer la estimación de mis compatriotas y hacerme digno de la gratitud nacional.

Ingrata habría sido mi labor si la hubiera comenzado y llevado á término bajo la influencia de otras ideas; si hubiera estado en mi ánimo encontrar defectos en cada ley, en cada uno de sus artículos; si yo acrecentara las dificultades en vez de allanarlas; si diera á las leyes una interpretación tal que aparecieran absurdas, opuestas, inconciliables. Más que ingrata, habría sidó mi tarea estéril, y tal vez perjudicial.

El bien público ha sido mi única guía. Por esto me atrevo á dedicar á la más augusta Corporación de mi Patria el fruto de mis trabajos y desvelos, en la confianza de que lo acogerá con benevolencia.

Honorables Senadores y Representantes.

MANUEL J. ANGARITA.

Bogotá, Agosto 18 de 1890.

ADVERTENCIAS UTILES

Esta obra constará de dos toinos. El segundo, que contiene Acuerdos de la Corte Suprema y comentarios sobre puntos muy importantes, circulará próximamente, y se venderá por separado.

Como el presente tomo se compone de partes diferentes, y algunas de ellas se imprimieron simultáneamente, no es uniforme la numeración de las páginas en todo él. Tienen nuneración propia estas partes: la Constitución, el Código Político y Municipal, el Código de Organización Judicial, los cinco Tratados y los Cuadros sobre división territorial. El tomo integro consta de cercu de ochocientas páginas.

• En cuanto á la Constitución, nos parece conveniente indicar que respecto de casi todos sus artículos, y á continuación de cada cual, se citan los números de los que gnardan relación con él; pero no se observa en las citas el orden de sucesión de los artículos, sino que se tiene en cuenta el grado de relación en que se hallan con el de que se trata. Por esta razón hay citas como éstas : 19, 2, 24, 8. Cuando después de citados uno ó más artículos hay otro ú otros cuya relación es un tanto remota, se separan de los primeros con un guión. A continuación de las concordancias se inencionan las leyes que están relacionadas con el artículo.

La extensión de esta obra ; la sostenida atención que ha sido necesaria para formarla, por la naturaleza de las materias que la constituyen, y el deseo de que los datos que contiene puedan ser útiles al Congreso en siis presentes sesiones, han sido causa de que hayamos carecido del tiem. po necesario para comentar todos los artículos de la Constitución, como era nuestra voluntad hacerlo; y para estudiarlos en su conjunto, desde el punto de vista de las libertades públicas.

Las resoluciones del Ministerio de Gobierno que se refieren al Código Político y Municipal, alcanzan hasta la publicada en los números 7,932 á 7,933 del Diario Oficial, y designada en esta obra con el númeTO XIII, página 80, á continuación del Código Político y Municipal, que fue la última de que se tuvo conocimiento el día que se puso en prensa el pliego que las contiene.

De las resoluciones del mismo Ministerio relativas al Código Civil, la última es la designada en el Tratado primero con el número LXXXI,

« AnteriorContinuar »