Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Reconocimiento de la bahía de Bocas del Toro por D. Fabián Avances.—Año de 1787 (0

Extracto que presenta el Alferes de Fragata de la Real Armada Dn. Favián Abances del Viage y reconocimiento de Bocas del Toro, en virtud de las órdenes é instrucciones reservadas que le ha dado en Portovelo el 16 de Marzo del año de 1787 el capitán de Fragata de la Real Armada Don Luis Arguedas.

Desde el día 16 de Marzo del año de 1787 que me enteré de las órdenes é instrucciones que reservadamente me ha comunicado el capitán de Fragata de la R.1 Armada Dn. Luis Arguedas, por hallarse este Señor con orden del Exmo. Sor. Virrey de Santa Fee para regresar á Cartagena, hasta principios de Abril próximo me mantuve en Portovelo aguardando el Práctico Juan Bautista Páterson que devía venir de Sn. Fran.co de la Montaña, Provincia de Veragua, á este Puerto para seguir conmigo á las Bocas del Toro; y habiendo llegado el 4 de Abril dispuse mi salida, que á pesar de las pocas esperanzas que me dava la inconstancia del tiempo efectué el 14 del mismo mes á las ocho y media de la mañana con la Valandra Santiago y el Bergantín Amistad, que seguía á mis órdenes por las de S. E., al mismo destino, estando el viento variable y calmoso por el primer quadrante.

Siendo vna de las particularidades que devía observar en mi comisión reconocer con escrupulosa curiosidad la costa desde Portovelo al parage de mi destino, la fuy varajando y reconociendo á cortísima distancia, atravesándome las más de las noches para que no me quedase parte de ella por reconocer.

El 16 avisté á Punta Coclo y me entraron las calmas y

(1) Archivo de la Dirección de Hidrografía de Madrid.—Noticias Hidrográficas de la América Septentrional.—Tomo III.—Documento n.° 6. —Foja 45.—Estante C. 2.«

turbonadas de tercer quadrante, tan tenaces que hasta el 20 no sólo no pude grangear cosa alguna para el O. sino que me sucedía anocheser con Coclé y amanecer sobre Chagre, á pesar de conservar la maior parte de la noche proa del O. y O. N. O.; pero las calmas é incesantes aguaceros del O. S. con que las aguas corrían para E. N. E. más de dos millas por hora, me imposibilitavan de seguir mi Viage con la eficacia que deseava, frustrando quantos esfuerzos me fueron practicables para coger las Bocas del Toro; pues viendo que sin separarme de la costa no conseguiría ganar para el O., procuré tomar latitud de diez grados por ver si encontrando la Briza podía adelantar mi comisión. En efecto, hallé el 21 vientos del N. y N. N. E. bonancibles, con los que seguí á el O. y O. N. O. hasta conciderarme diez leguas á sotav.to de Bocas del Toro; pero la rapidez de las corrientes nos arrastró con tal violencia para el E. S. E., que quando imaginábamos por la estima recalar tanto abante con Bocas del Toro, nos hallamos sobre la punta de Miguel de la Borda el día 24, sin que de nuestra salida de Portobelo hubiésemos conseguido un solo día poder observar la altura meridiana del Sol ni vernos enjutos de los Chubascos que sin intermisión cayan sobre nosotros.

Conciderando la pertinacia del tiempo y que las tripulaciones con las continuas aguas ivan enfermando peligrosamente, tomé la buelta de Portovelo en donde fondeamos el 26 á las quatro de la tarde.

Hasta el día quatro de Mayo nos mantubimos anclados en Portobelo reparando algunas cortas averías y proveyéndonos de agua y leña, mientras no se mejoraba el tiempo que siguió con la misma inconstancia hasta este día, el que amaneció despejado y con apariencia de Briza; y sin embargo de estar el viento bastante flojo por el N., los vivos deseos de desempeñar mi comisión, que siempre me acompañaron, me esforzaron á dar la vela esperanzado en el buen semblante del día y lo efectué con ayuda de remolque, haviendo hecho señal al Bergantín para este efecto.

A las tres de la tarde conseguí estar fuera de puntas y refrescó el viento por el N. N. E., siguiendo las embarcaciones con proa del O. y O. N. O. hasta el día siete que saltando el viento al N. O. procuré atracar la costa por conciderarme sobre las Bocas del Toro.

El día 8 reconocí Punta Valiente, la que marqué á el S. E. de la aguja á distancia seis leguas, pero se llamó el viento al terral y hasta el día 11 estuve boltegeando sobre la Ysla de San Carlos y Cayos Franceses á fin de ganar la boca de enmedio, mas las aguas ivan con tan increíble rapidez para fuera, haciendo á corta distancia de la costa ángulo de reflección para el E. S. E. que tube creído perder quanto havía adelantado, y sin duda se verificara á no sacarme de este cuidado el día 11 vn vientecito galeno del N. con el que pude abocar la canal de Góngora y coger el fondeadero de San Carlos, lo que á mi imitación efectuó el Bergantín.

Vencida la maior dificultad pasamos la noche sin novedad, preparados para defendernos de qualquier insulto, y al amanecer del 12 mandé armar las Lanchas y salimos á reconocer la Ysla del Carenero, en la que no hallamos más novedad que haver visto que en la punta de la aguada frescas pisadas de Indios, y al bolvernos para abordo reparamos que en el frontero del O. de la Ysla Abances se divisaban dos Bugíos: pasamos á reconocerlos y no encontramos persona alguna, pero sí evidentes señales de haverla havido poco tiempo había, pues hallamos en una de las chozas vn frasco vacío, vna piedra de moler maíz, vn barril con vn poco de alquitrán, vn pedazo de calabrote, vna poca leña cortada de fresco y vna tabla de media vara en cuadro, colgada, en la que estaban escritos con piedra blanca tres renglones en Idioma Inglés, pero tan mal formadas las letras que ninguno de los que íbamos ha podido interpretar su traducción, y á la espalda pusimos en castellano el siguiente aviso:

«En el nombre de nuestro Monarca Carlos 3.° (que Dios guarde) Se hace saber á toda clase de Indios la buena Armonía que deseamos establecer con ellos. Para cuio fin se desea comparezcan en los Buques de Guerra que se hallan en este Puerto, en lo que experimentarán el más dulce trato y obsequio que sea dable; Yntimando al mismo tiempo á los vasallos del Rey de la Gran Bretaña la separación de estas costas, pues en el caso de que sean avistados por nosotros será forzoso llevarlos á disposición del Exmo. Sor. Virrey de Santa Fee, cuia capitulación está Publicada por parte de Su Soverano y tuvo fin en 19 de Marzo de 1787. A Bordo de la Valandra de S. M. El Santiago, al ancla en la Bahía de Bocas del Toro, á 12 de Mayo de 1787.=Fabián Abances».

El día 13 dí disposición de que repartiéndonos en las Lanchas saliese por vn lado el Piloto Práctico d.nJosef Antonio Morante, y Yo y Páterson por otro, á reconocer las diferentes Yslas y parages de esta Bahía para formar con el posible escrúpulo Plano de toda ella; y á las quatro de la tarde bolvió Morante con cinco Yngleses apresados, diciendo que al llegar con la Lancha haciendo sus marcaciones á los Cayos Tortugueros avistó una Goleta chica que estaba preparada á dar cebo, y que así que fueron por la tripulación de ella, que se componía de siete hombres, se embarcaron todos en vna canoa, desamparando la Goleta y poniéndose en fuga; pero siguiéndolos á boga tirada con la Lancha los alcanzaron y prendieron, y que buelto á la Goleta la había dexado custodiada con la tropa que llevaba la lancha al marido del Theniente de La Princesa d.n Mathías Campán, y dos Yngleses á su dotación, después de haver recogido las armas y municiones que tenían en un Bugt'o ¡mediato á donde estava la Goleta.

Hize varias preguntas á uno de los cinco Yngleses, que dixo ser Capitán de la Goleta, sin averiguar más de que el fin de su venida á Bocas del Toro havía sido el interés de la Pesca de tortuga, y que tenían vna porción de ellas acorraladas entre la Ys!a de Arguedas y la Costa.

Dí orden á Morante para que bolviese ¡mediatamente en la lancha, dexando los cinco Yngleses á mi Bordo y llevando vn carpintero y calafate para que con la maior brevedad la reparacen del modo pocible y la condugessen á este Puerto, recogiendo todos los vtensilios que tubiesse en tierra.

El día 14 continué el reconocimiento de las Yslas y sus canales, relevando sus principales puntas y valiéndome para la determinación de las distancias de las Bazes que á pesar de muchos inconvenientes me parecieron más apropósitos por no permitir lo inculto del terreno vsar de las que previenen las reglas mathemáticas, para poder con exactitud desempeñar vna comisión de esta naturaleza.

A las 6 de la tarde llegó d.nJosef Morante con la Goleta llamada Narisi y todos sus vtensilios, los que mandé inventariar con presencia del Capitán é individuos de su tripulación, para precaber se defraudase la más leve cosa, y se formó la correspondiente Sumaria, cuio encargo cometí al Theniente de La Princesa d.n Mathías Campán.

El 15 se tumbó la Goleta para recorrerla con la pocible formalidad; d.n Mathías Campán continuó la Sumaria y Yo y Morante el reconocimiento del Puerto para la formación de su Plano.

Hasta el día 18 se trabajó en la Goleta y reconocimiento consabido, aprovechando los ratos que las aguas nos dejaban trabajar, y estando ya lista y lastrada la Goleta la tripulé y guarnecí, mandándola con Morante y el Theniente de La Princesa, acompañada de la lancha del Bergantín Amistad, á buscar las tortugas y reconocer la Ysla de Arguedas y aquel parage de la costa, para donde se hicieron á la vela antes del medio día.

El 12, á las 11 de la noche, bolvieron Goleta y Lancha traiendo 34 tortugas, que fueron las únicas que hallaron en el corral, y en la Ysla encontraron muchos árboles de cacao de los que trageron algunas Mazorcas, que en sentir de los que tienen conocimiento de esta Fruta eran de excellente calidad.

El día 20 se ocuparon las Lanchas en hacer agua y leña, y hasta el 26 empleamos el tiempo en sondar y reconocer la canal del O. á donde fuimos con las Lanchas, pues aunque intenté ir con las embarcaciones maiores, la mucha corriente para el E. me impidió lo efectuase por no diferir demasiado mi Comisión.

El 26, teniendo ya lebantado Plano desde los Cayos Tortugueros hasta la punta de Airves, dí la vela para Portovelo sin pasar á reconocer la entrada y Laguna de Chiriquí, por hallarme falto de víveres, á pesar de tener las tripulaciones á media ración todo el tiempo que me detuve en Bocas del Toro.

Harto sentí dexar á mi Plano este lunar de imperfección, pero puedo gloriarme de haver logrado sacar vn diseño de las principales entradas de esta famosa Bahía, bas tante á facilitar á cualquiera inteligente Facultativo en el Pilotage la entrada á su interioridad. Confieso he sentido separarme de vn parage, que aunque tan falto de cultivo es deleitoso, y tan sano que en todo el tiempo que

« AnteriorContinuar »