Imágenes de páginas
PDF
EPUB

habiéndose verificado ya que el año abundante ni por 2 reales fanega se le ha encontrado salida. Esto lo sabe el exponente por los más antiguos vecinos y lo ha tocado con la experiencia el tiempo de su gobierno.

En esta virtud no le parece al informante que puedan contribuir los indios tributarios con otro extipendio que el que les está señalado en la retasa que rige, hecha últimamente por el real tribunal de cuentas, á menos que con el tiempo se mejore la suerte de esta provincia; pero V. S. S. resolverán lo que sea de su agrado. = Dios guarde á V. S. S. m.s a.s Cartago, 21 de Mayo de 18o2.=Thomás de Acosta=Señores*de la Junta Superior de Real Hacienda de este Reino.

[graphic]

Informa de D. Tomás de Acosta sobre los productos agrícolas de Costa Rica. —Año de 1802 (0.

M. I. S. = La divina providencia ha libertado hasta ahora de la plaga de langosta á esta miserable provincia que la padeció en los años anteriores. Sin embargo, en vista de lo que V. S. me previene en el oficio de 22 del próximo pasado, prevendré inmediatamente á los jueces de estas poblaciones que estén muy atentos y apuren sus providencias para perseguirla y exterminarla siempre que de la provincia de Nicaragua pase á ésta.

La necesidad de granos no es menos aquí en el día que la que V. S. me indica sufren las provincias de la costa del sur desde San Miguel á Soconusco, pero mediante las providencias tomadas de acuerdo con este ayuntamiento, haciendo matar diariamente aquel número de reses que ha parecido suficiente para el abasto público y hacer superabundantes siembras de maíz, de las cuales se empieza ya á comer, aunque tierno, del que llaman chagüite, que se siembra por Enero, y por este medio espero que no será la necesidad tan extrema, sin embargo de que las fuertes y continuas lluvias del año pasado perdieron las milpas, causa de la presente escasez de víveres.

Los socorros, que es otra cosecha de maíz que se coge en Octubre, ayudará también á sobrellevar la actual indigencia de este grano, y así cuando esté al acabar el maíz de los chagüites estará ya el de los Socorros en estado de poderse comer.

Las milpas, que es otra cosecha que se siembra en Abril y se coge á fin de año, son las que se siembran más abundantes y en toda la provincia, pues los chagüites y socorros no prueban bien en todas partes, como lo ha acre

(1) Archivos Nacionales de Costa Rica.—Sección Histórica.

ditado la experiencia; y hasta la presente estas tres clases de maíz tienen el mejor aspecto y prometen abundante fruto, según dicen los inteligentes agricultores.

En cuanto al trigo, como aquí poco comen pan y que la harina, ya por no ser superior ya por los costos que tiene su condución á otras provincias, no tiene salida, no se hace de este grano abundantes cosechas, pero sí la suficiente para el surtimiento de este país y alguna poca que va á Nicaragua, más por encargo que por comercio. De este grano hay dos cosechas al año, una por Febrero y otra por Agosto, y la que actualmente se está segando me aseguran es regular.

Los frijoles y chícharos también se producen aquí y más de los primeros por ser lo que más se consume, pues de lo segundo se hace poco aprecio, por lo cual y porque el alimento más general es el maíz, son muy cortas las cosechas de aquellos granos.

Lo mismo y por la misma razón sucede con el arroz, el cual es común sentir de estos vecinos que sólo se produce en el paraje nombrado Río Grande é inmediaciones de Esparza, y efectivamente no le siembran en otra parte.

Las papas sólo se cultivan en un terreno alto cerca de esta ciudad, y dicen estas gentes que en ninguno otro se producen. Éstas se cogen á principio del año en regular cantidad y se hace consumo de ellas en la cuaresma, en cuyo tiempo se llevan algunas cargas á León.

En cuanto á que se hagan siembras extemporáneas de los granos y raíces sobredichas, á más de que por la presente necesidad se carece absolutamente de semilla, dudo que puedan hacerse aquí jamás, siendo el motivo las continuas fuertes lluvias que anualmente se experimentan desde Abril ó Mayo hasta Noviembre ó Diciembre y tal vez más. Con todo, lo consultaré con los prácticos en agricultura y si fuere posible se ejecutará.

Espero en el Todopoderoso que por las providencias tomadas y buena apariencia que tienen los plantíos, no será la necesidad pública tan grande ni general que falte absolutamente que comer á estos vasallos del rey, pero sí dudo pueda esta provincia socorrer á las otras por las razones expuestas, y porque en el caso de que hubiere abundancia de víveres capaces de exportación debería hacerse por mar y en Punta de Arenas no hay en el día ni aun canoas y rarísima vez barcos mayores.

Con éste creo haber satisfecho muy pormenor al citado oficio de V. S., á quien continuaré dando parte, como me ordena, en los meses sucesivos, del estado de víveres de esta provincia.=Dios, etc. Cartago, 31 de Julio de 1802. =M. I. S.=Thomás de Acosta = M. I. S. P. Don Antonio González Saravia.

Carta del gobernador de Costa Rica sobre la necesidad de componer el camino que conduce á Panamá ó de abrir otro nuevo.—Año de 1802 (0.

M. I. S.=Habiéndome participado que desde el día 15 hasta el 22 del pasado se experimentó en los contornos de Sabegre, distante de esta ciudad como 40 leguas en el camino de Panamá, un fuerte temporal de viento y lluvia, el cual ha aterrado considerable multitud de árboles, aun de los más corpulentos y robustos, y que éstos han cerrado enteramente el camino é interceptado la comunicación con las reducciones de Boruca, Térraba y Guadalupe que se hallan en los confines de esta provincia, consideré precisa su composición y que debía hacerse por los que más le frecuentan, como son los indios de las tres dichas reducciones, los de la misión de Orosi y los tributarios de Tobosi y Aserry, y en consecuencia mandé luego que los de Guadalupe, Torraba y Boruca, viniendo hacia el norte, compusiesen hasta Savegre, y que los de la misión de Orosi con los de Tobosi y Aserry fuesen de norte á sur haciendo la misma operación hasta el mismo Sabegrer donde se les unirán los mozos de la hacienda de ganado que allí tiene la cofradía de Nuestra Señora de los Angeles y otros operarios de las haciendas de la Candelaria, situadas en el enunciado camino.

Dadas estas disposiciones, que entonces juzgué oportunas, han regresado los trabajadores y acordes me dicen que ni en tres meses pueden desembarazar el camino de los muchos y gruesos árboles que han caído y obstruído el paso; que después de esta operación se necesita igual tiempo para allanarlo, por los grandes zanjones que formaron las lluvias y los derrumbos ó pedazos de montaña que se han precipitado en él.

En vista, pues, de que la composición no es asunto de

[merged small][ocr errors]
« AnteriorContinuar »